L1S – Capítulo 149

0

“Ha pasado un tiempo, ¿no es así?”

“¿Cómo es posible que estés aquí ante mí?”

“Debido a que mi destino es conocerte, a pesar de que ya me mataste una vez”.

“Entonces lo recuerdas, Lorina”.

Correcto, la que estaba sentada frente a mí era en realidad la misma Lorina de la Liga de la Reencarnación. Estaba vestida con un brillante vestido dorado y me miró con arrogancia con un aura de la realeza.

“Desde luego, ¿has olvidado cuál era el propósito de la Torre de Dios? Para preservar todo de una forma que trascendiera el tiempo y el espacio, aquí puedo recordar todo”.

“¿Entonces no eres Lorina?”

“Bueno… puedes pensar en Lorina como mi imagen que fue diseñada como una característica de seguridad para garantizar la armonía del plano”.

“¿Una característica de seguridad?”

“Ya no tiene ninguna importancia, así que creo que puedo activar la función final”.

“¿Cuál es la función final?”

“Oh, no seas tan apresurado, ¿qué te parece tomar un té?”

Culkuk Culkuk

Con un giro de su mano apareció un juego de té junto a una mesa y sillas.

Tomando asiento, tome mi taza. Era un té caliente con una esencia fresca a limón.

“¿Qué pasa, no quieres beber?”

Mientras contemplaba si era seguro beberlo, Lorina se burló de mí por mi cautela.

“¡Hmph! Conversión de Especies: ¡Dios!”

Me transformé nuevamente en un Dios.

Era algo que sólo era posible una vez que mi Creación de Magia hubiera alcanzado el nivel 9.

Hasta ese punto, no lo había usado para no afectar el flujo de la historia, pero ya habíamos superado eso y no sentía ninguna razón para sufrir de sus burlas.

“¡Jo Jo Jo! Entonces te has convertido en un Dios, ¿así es como te ves como un humano? Eres sorprendentemente guapo, ¿quieres salir alguna vez en una cita?”

No pude evitar fruncir mí ceño.

Aunque definitivamente era hermosa, su risa trajo malos recuerdos de la vieja Lorina.

“No”.

“¿Me hace falta encanto?”

“Lorina, rápido dime todo lo que sabes, no tengo mucha paciencia. ¡Creación de Materiales!”

Con el ceño fruncido por desprecio, creé un Redentor y la até en esa prisión esférica.

¡Crujido!

A pesar de las restricciones hechas con una aleación súper reforzada, se liberó como si fuera la más simple de las cosas.

“Puedes ser fuerte, pero déjame recordarte que en este espacio no puedo ser tocada”.

“Admito que eres más fuerte de lo que esperaba, pero no pienses ni por un segundo que es todo lo que tengo”.

Hablé confiadamente mientras sacaba a Excalibur y disminuía el tiempo.

“Oh, ¿acabo de decirte que en este espacio mis palabras son absolutas?”

Mi ralentización de tiempo no afectó su habla de ninguna manera, claramente era ineficaz.

“Huh… ¿podría ser que tú eres el Todopoderoso?”

“Jaja… quizás”.

Lorina soltó una risa perlada mientras sorbía un poco más de su té.

“¡Dame una respuesta directa!”

“Dios… tan directo como siempre. De todos modos, ya que estás aquí, creo que debo mantener mi parte del trato”.

“¿Que trato?”

“Veamos…”

Levantándose y moviéndose detrás de su trono, abrió un cofre y comenzó a hurgar en él. Seguí detrás de ella para tener una mejor vista.

“¿Es este?, ¿no, no todavía? Juro que estaba aquí por alguna parte…”

Cientos de objetos salieron del pequeño cofre.

‘Johra parece que el cofre está conectado a un espacio diferente’.

Lena dio una explicación a la ridícula situación.

“¡Oh! ¡Aquí está!”

Lorina sacó un pequeño huevo, de unos 3 centímetros de diámetro.

“¿Qué es eso?”

“Es tu amante”.

“¿En serio?”

Corrí hacia ella y traté de quitárselo, pero desapareció y reapareció en su trono.

“¿No deberías estar preguntando cortésmente?”

“Entrégalo”.

“Huh, ¿se supone que eso es cortés?”

“Realmente apreciaría que me lo dieras”.

“¡No-oh!”

Lorina exclamó mientras agitaba su dedo índice ante mí.

¡Jovencita!

Al no tener otra opción, me postré en el suelo y le suplique.

“Me encantaría que me lo entregaras”.

“¡Eso es más apropiado! Aquí tienes, he mantenido hasta el final mi parte del trato”.

Mientras sostenía el huevo en mis manos, Lorina se desvaneció sin dejar rastro.

Busqué varias veces por todo el palacio, pero no había señales de ella, de hecho no había señales de vida en toda la ciudad.

“Johra, hay un dragón rojo dentro del huevo”.

“Bueno, como esperaba”.

Yo sostuve el huevo cuidadosamente mientras caminaba por el palacio blanco y dorado, hasta que una vez más alcance las nubes.

“¿Era por aquí?”

“Sí, el patrón coincide con el camino por el que entramos”.

Mientras seguía caminando llegué a un gran castillo azul.

“Parece un castillo de hielo, ¿no es esto un cuento de hadas?”

Todo ese palacio era exactamente igual al que yo acababa de encontrar cuando me encontré con Lorina.

Estaba bastante cansado de todo eso cuando noté que dos personas me esperaban en la sala del trono.

“Entonces, ¿ahora son ustedes dos?”