L1S – Capítulo 148

0

Mientras me acercaba a la cueva, mi resolución fue sacudida.

¿Qué pasa si la cueva estaba totalmente vacía?

¿Qué haré entonces?

¡Suspiro! Tranquilizando mi mente, entré. Al igual que en mi memoria, estaba el gran altar, pero en esa ocasión la gema dentro de la cual residía Gnoss no estaba allí. En cambio, había una llave grande e impresionante.

‘Esa es la llave que la Princesa me entregó en aquel momento’.

Pensé para mí mismo mientras la tomaba.

Claramente, alguien había dejado eso allí para que lo encontrara y lo usará para abrir la Torre de Dios.

“Johra, esa es la misma llave que la última vez, la de la extraña masa atómica”.

“Sí, parece que tendremos que hacer un viaje a la punta de la Antártida”.

“Sacaré un mapa”.

Usando el disco, volé hacia donde creía estaba la Torre de Dios.

‘¿Quién podría haber dejado esa llave para mí? No pudo haber sido Metatrón o el Padre del Cielo, ya que no deberían conocer esa parte del futuro. Entonces, ¿quién es la causa por la que desaparecieron todos los que son tan valiosos para mí? ¡Realmente no tengo ni idea!’

Intenté desesperadamente deducir quién sería mi nuevo oponente mientras que yo volaba al sur.

“Es enorme. Es como…”

“Es como las raíces de Máquina. Se extiende tan arriba que se conecta a nuevos mundos”.

Miré hacia la torre que era tan alta que atravesaba las nubes y parecía extenderse por el infinito.

KuuKuuuKuung

Mientras me acercaba a la torre, tres bolas de fuego cayeron ante mí.

“¿Estás tratando de detenerme?”

Tres ángeles gigantes aparecieron en el aire.

“14 alas, debe ser la clase más alta de un ángel, un Querubín”

“Ah, ¿entonces ustedes son la creación máxima del Padre del Cielo?”

¡HooWuonng!

Sin molestarse en responder, el ángel más cercano a mí balanceó su espada en llamas, incinerando el mismo lugar en el que yo había estado anteriormente, sin embargo, simplemente había pasado junto a ellos mientras me dirigía a la torre.

No podían bloquear mi camino desde que manejaba Excalibur, la cual podía controlar el tiempo y el espacio.

¡Ruido sordo! ¡Ruido sordo! ¡Ruido sordo!

Escuché los sonidos de los Querubines corriendo apresuradamente hacia mí, pero simplemente los ignoré y con calma inserte la llave.

¡Clic!

Decenas de millones de círculos mágicos se activaron y el escudo invisible que custodiaba la torre desapareció.

La Torre de los Dioses finalmente fue abierta.

Me di la vuelta porque había dejado de escuchar el sonido de los Querubines acercándose, pero me di cuenta de que el tiempo se había detenido.

“¿Se ha detenido el tiempo? Qué dramático”.

Tomando la manija de la puerta, la abrí y camine al interior, descubriendo una dimensión completamente nueva. Estaba en lo que parecía un mundo nuevo. Desprovisto de todo, excepto de un espacio vacío y una escalera que parecía atravesar el cielo.

“¿Es esta la infame escalera hacia el cielo?”

“No sé cómo se creó esta dimensión, pero no parece haber ningún peligro”.

“Sí, quien diseñó esto lo hizo enorme”.

¡Golpe!

Di mi primer paso en la escalera.

“Johra, ¿vas a subir?”

“Naturalmente, desde que recibí una invitación sería grosero no mostrarme”.

Contesté mientras yo continuaba trepando.

Pronto perdí la noción del tiempo mientras el sol brillaba 24/7 y no había noche. Caminé durante lo que parecieron siglos hasta que en un momento me di cuenta de que a mi lado apareció un conjunto único de nubes.

“Qué hermoso”.

“Johra esas nubes no son normales. La densidad es tan alta que uno puede caminar fácilmente sobre ellas”.

“Oh, déjame intentar”.

¡Puuk!

Mi pie se hundió un poco, pero por todo lo demás, soportaba mi peso. Se sentía como caminar en algodón.

“¡Tan suave!”

Caminé felizmente, disfrutando de la sensación de ligereza y lo suave de las nubes.

“Me he alejado demasiado de las escaleras”

“No te preocupes Johra ya que tengo todo el palacio registrado, podemos regresar en cualquier momento. También, creo que hay algo por allí”.

“¿Qué?”

Caminé en la dirección que Lena me señaló durante aproximadamente medio día hasta que llegué ante un castillo hecho de una piedra blanca pura. El techo estaba chapado en oro y reflejaba espléndidamente la luz del sol.

“Es bastante grande, pero ¿por qué te parece tan familiar?”

Llegué ante las puertas del castillo y el puente descendió.

“¿Me estaban esperando?”

Caminé por las calles dentro de los muros del castillo y cada edificio estaba formado por la misma piedra blanca pura con las puertas y techos decorados en oro.

“¿Hay alguien viviendo aquí?”

Caminé por las calles de la ciudad pero no pude encontrar ningún signo de vida.

“Espera, ¡Necrópolis! ¿No se ve como mi vieja ciudad?”

Tomé medio día para deambular y finalmente hacer la conexión. La arquitectura y el arreglo urbano era exactamente como lo había sido en mis recuerdos de Necrópolis.

Incluso el interior de los edificios se reprodujo cuidadosamente, hasta los muebles y las herramientas. Parecía que hasta segundos antes de mi llegada, esa había sido una ciudad vibrante. Lo único que se sentía extraño era el hecho de que todo era de color blanco.

“Si el exterior es muy similar, entonces el interior del castillo también debe ser idéntico”.

Reconocí la entrada al palacio en el que había residido anteriormente, junto a la entrada había dos armaduras vacías como guardias.

¡Tintineo, tintineo!

Las armaduras se movieron y abrieron las puertas cuando me acerqué.

“Parece que he sido invitado a entrar…”

Cuando entré a lo que parecía ser mi anterior sala del trono, vi a alguien orgullosamente sentado en el trono.

“Ah… entonces eras tú”.