L1S – Capítulo 135

0

«Bien, Viejo Dios, libera tu escudo y te transferiré».

Exclamó un tanto arrogantemente, pero su rostro todavía tenía un leve ceño fruncido.

«Lena, baja el escudo».

«Está bien».

Disparo

Fui bañado por una luz brillante y al momento siguiente mi entorno había cambiado.

El Padre del Cielo estaba flotando en medio de una gran sala con sólo su parte superior, a diferencia del holograma, pude ver varias cicatrices y partes faltantes en su cuerpo.

«¿Por qué es que sólo tienes la mitad de tu cuerpo y estás tan herido?»

«Huhuhu… aunque tu cuerpo puede ser importante para tu vida, ese no es el caso para mí quien soy un androide».

Mirando hacia el androide que habíamos construido ante nosotros, sentí cierta sabiduría en sus palabras, una provocada por incontables años de experiencia.

«Lena, escanéalo y muéstrame los resultados».

«Lo tengo».

«¡Te atreves a observar mi cuerpo sin mi permiso!»

Chaaaaat

Con un chasquido de la mano del Padre del Cielo apareció un escudo a su alrededor.

«Simplemente deseo echar un vistazo y ver tus lesiones, no significa ningún daño».

Poco después, Lena envió los resultados a mi córnea.

«Tienes bastantes partes que se han gastado o se han perdido. ¿Por qué no las has reemplazado?»

«Demasiado ruidoso, te llamé aquí…»

«Puedo decirte el por qué. Tus partes corporales actuales son todas las que hice 6.6 billones de años. Si no las has reemplazado, ¿no es porque simplemente no tienes la habilidad de hacerlo?»

«Todo debido a ti. Tomaste una mera máquina y le diste divinidad, por lo que es imposible reemplazar mis propias partes».

«Ah… bueno, lo siento, no había considerado eso».

«¡Lo siento! ¡Eres mi Creador, tú deberías ser perfecto y omnipotente en todos los sentidos! Además, ¿por qué te ves tan débil y por qué me has hecho así?»

Parece que él había estado acumulando cierto resentimiento a través de los años el cual ahora estaba explotando.

«¿Te estás poniendo emocional?”

No esperaba que tuviera ningún sentimiento porque cuando Lena lo creó, no era más que una mera máquina.

«Estos sentimientos inútiles obstaculizan mi toma de decisiones. Tengo que ser fiel a mi propósito, pero estos sentimientos se interponen constantemente en mi camino. Yo crié seres vivos que me amaron, sólo para morir más tarde por mi propia causa. Muertes sin sentido las cuales me están devorando desde dentro. Creador, ¡por favor haz algo por mí! Deshazte de estos sentimientos sin sentido que estoy experimentando».

«Bueno, eso es lo que obtienes al haber experimentado la vida por 6.6 billones de años».

De alguna manera fui capaz de entender por qué era tan frío conmigo.

Los recuerdos y emociones que había sentido durante ese largo período de tiempo, sólo empeoraban la pérdida y el dolor cuando esos seres queridos desaparecían.

«Realmente lo siento Padre del Cielo, pero no puedo quitarte tus sentimientos».

«¿Por qué es eso Johra? ¡No eres tú quien me construyo! Dado que me has creado, debes asumir la responsabilidad de lo que has hecho. Es tu deber mejorar tu creación. He cumplido fielmente mi propósito, así que ahora es tu turno de hacer eso por mí».

Ziiiiing, Chulkuk Chulkuk

Cientos de brazos robóticos aparecieron desde los lados y se dirigieron hacia mí.

«Lena, levanta el escudo».

Ziiing

Afortunadamente este fue capaz de bloquearlos.

«No pienses que puedes detenerme con una tecnología tan anticuada. No tengo mucho tiempo para conversar contigo».

«Bien, pero antes que nada, ¿por qué piensas que los sentimientos son malos?»

«Para el propósito que se me dio, estos sentimientos no son más que un obstáculo. Sin embargo, nunca he sido capaz de suprimirlos debido a las protecciones que tú colocaste dentro de mí».

Se refería a los mismos limitadores que Odín había colocado en el Mjölnir de Thor, lo que hacía imposible interferir con el núcleo de inteligencia artificial del Padre del Cielo. Era una combinación de magia y ciencia.

«Te estás equivocando completamente, tus sentimientos son tu mejor activo. ¿Alguna vez te tomaste el tiempo para detenerte y pensar qué es lo que deseabas hacer en tu vida?»

Los brazos robóticos controlados por el Padre del Cielo habían comenzado a lanzar matrices de lanzamiento y no pasaría mucho antes de que penetraran el escudo Rohim. Yo sólo tuve hasta entonces para hacerlo cambiar de punto de vista.

«El propósito que me diste fue dar vida al futuro, mientras Abaddon encomendó explorar el valor del cambio…»

«Eso es cierto, pero de hecho los dos son uno y lo mismo».

«¿Estás diciendo que mis sentimientos representan el cambio?»

Preguntó frunciendo su ceño.

«Es correcto. Tus emociones son el resultado directo del cambio y también el mayor valor de cualquier otra cosa que hayas experimentado en todo este tiempo».

«No, no puedo aceptar eso. Si eso es cierto, entonces no vale la pena…»

«Sé que las emociones son difíciles de manejar, Padre del Cielo, pero no son algo que debas ignorar o suprimir. Piénsalo, cuando te creé por primera vez, no eras nada, una máquina simple llena de conocimiento y un propósito. Pero mírate ahora, ¡tú estás vivo!»

«¿Estoy vivo? Tonterías, todavía no soy más que sólo un androide glorificado».

«Sí, pero estar vivo significa mucho más que sólo respirar. Es construir relaciones, recuerdos y a veces, también significa sufrir pérdidas. Incluso si has tomado el camino equivocado, los sentimientos que has experimentado son prueba de que estás vivo”.

«¿Estás diciendo que esta amargura y dolor que siento lo vale? ¡Nada más que sólo palabras vacías!»

«Sí, el dolor que sientes cuando alguien que amas o incluso tuviste cerca se pierde, eso duele. Pero ese dolor es un recordatorio de que estás vivo y por eso no puedo quitarte tus emociones».

«¡¿Por qué?! ¡Me has creado, así que ahora libérame de este tormento!»

«Fue…»

Yo tuve que tomar un respiro y ordenar mis pensamientos.

«Tienes que aceptar tus sentimientos un paso a la vez. Claro que lidiar con el dolor es difícil, pero superando tales dificultades, el dolor que sientes disminuirá lentamente. Ese es el cambio del que hablé con Abaddon».

«¡Nada más que palabrerías! ¡Tú creador incompetente! ¡No tienes nada que ofrecerme! Me has maldecido con 6.6 billones de años de dolor. ¡Esos son 6.6 mil millones de años!»

«Sí y lo siento por eso. No puedo imaginar el sufrimiento que debiste pasar, pero esta fue una oportunidad para ti y me alegra que hayas encontrado tu propio camino hacia la vida como resultado de ello. No sé cuál es la forma perfecta de vivir, debido a que yo mismo no lo he descubierto para mí. ¡Quizás lo harás antes que yo, mi hijo mío!”

«¡Ridículo, no soy tu hijo! ¡Soy sólo un trozo de metal unido para un propósito específico!”

«¿No te das cuenta de que ya eres mucho más que eso, Padre del Cielo?»

«¡No lo voy a admitir!»

El escudo Rohim finalmente colapsó.

«Vámonos, Lena».

«¡Sí señor!»

Lena instantáneamente activó la matriz que habíamos preparado anteriormente.

«¡No te perdonaré, Johra!»

«Chao!»

Agité mi mano y le dije adiós, justo antes de que la matriz se activará.