“Killion, tengo un favor que pedirte”.

“Soy el fiel servidor de Johra”.

Sentí un leve remordimiento al verlo actuar tan educadamente hacia mí.

“Sé lo que ocurrirá en el futuro”.

“Me siento sorprendido por su gran poder, señor”.

“Así que básicamente, necesito que recuerdes lo que voy a decirte y se lo transmitas a Metatrón”.

“Entonces… ¿es esa realmente mi tarea?”

“Sí, de hecho es tu destino”.

“Muy bien, Johra, dado que es mi destino, no tengo más remedio que aceptarlo”.

Sentí algo de lástima por él al ver la resolución en su rostro, pero era un sacrificio necesario para garantizar el futuro correcto”.

Después de unas tres horas de explicaciones, había terminado de darle a Killion mis instrucciones detalladas.

“Eso es increíble, Johra”.

“No realmente, es sólo un pequeño truco que alguien como yo quien conoce el futuro puede emplear”.

“Muy bien”.

“Espera un momento, Lena, ¿preparaste los planos que te pedí?”

“Los proyectaré como un holograma”.

Con eso fui capaz de crear el producto.

“Aquí, usa esto Killion. Será necesario para llevar a cabo tu tarea”.

“¡Sí señor!”

Killion y yo pasamos los siguientes 60 días con el fin de que se familiarizara con eso.

“Tengo que ir a encontrarme  con el Padre del Cielo, ¿tienes una nave de repuesto que pueda usar?”

“No es necesario, puedes tomar ésta. Yo simplemente usaré una cápsula de escape”.

“Está bien, rezaré por tu éxito, Killion”.

“Gracias por tus bendiciones, mi señor”.

“Cuando nos encontremos la próxima vez, te saludaré cordialmente una vez más”.

“Sólo al escuchar eso, ahora me siento completo”.

“No, más bien es debido a que estás realizando un sacrificio digno”.

“Sí, entonces me iré primero. Al parecer cuando nos encontremos podríamos estar en lados opuestos”.

“Hm… eso deberá pasar, así que no hay razón para sentir miedo”.

Killion se inclinó profundamente antes de desaparecer en los rayos de luz mientras usaba su transmisor de partículas. En la distancia su cápsula de escape apareció y abrió una puerta MRL (más rápida que la luz) en la que desapareció.

“Al parecer los dados han sido lanzados. Era la opción más segura para resguardar el futuro”.

Hablé en voz alta mientras miraba las estrellas.

Hacer un sacrificio por el bien de los demás. Tuve problemas justificando mis acciones. Sin embargo, para que un individuo tenga el coraje de sacrificarse voluntariamente en beneficio de los demás, uno sólo podría llamarlo heroico. Pero fuera de ello, desde el punto de vista de ese héroe, sigue siendo una vida infeliz.

‘He sacrificado tantas cosas, ¿y todo para qué?’

Teníamos que matar con el fin de recolectar experiencia y evolucionar, a menudo poniéndonos en situaciones de vida o muerte.

Les había pedido a muchos de los que me rodeaban que se sacrificaran por el bien de mis amigos y familiares quienes eran más cercanos a mí.

Desde la perspectiva de la selección natural, tal vez todo eso era normal. Aun así, ahora era el Dios de la Creación y tenía que hacer lo que fuera necesario. La justicia no existía en la naturaleza. Ya no tenía que reflexionar sobre mis propias acciones y simplemente debía tomar el camino de las necesidades.

Cerré mis ojos y llegué a esa comprensión, experimentando un cambio fundamental en mi alma, antes de abrirlos nuevamente.

“Lena, pilotea la nave, me reuniré con el Padre del Cielo”.

“Entendido”.

Cuando la nave espacial alineó su curso, las constelaciones que se podían ver en los hologramas de la IU cambiaron. Poco después se abrió la puerta MRL y Lena comenzó su cuenta regresiva.

“3… 2… 1, entramos exitosamente al hiperespacio. De acuerdo a mi lectura, sólo saldremos en 3 horas, 27 minutos y 14 segundos.

“Wow, esto es bastante confuso”.

La puerta MRL era una tecnología que usaba el espacio tiempo en sí mismo, permitiendo un viaje que excedía la velocidad de la luz.

El hiperespacio que resultó de tales acciones proyectó imágenes de todo lo que ocurrió en mi vida

Era como si la muerte estuviera destellando ante mis ojos mientras miraba una película de toda mi vida. Desde el tiempo que pasé en la escuela secundaria el cual ya no podía recordar, hasta caerme por la boca de inspección, mi lucha por sobrevivir en ese nuevo mundo como un no muerto y mi lucha con los ángeles. Todo fue retratado ante mí y sin saberlo comencé a derramar lágrimas.

“En retrospectiva he vivido una vida realmente solitaria”.

Durante las siguientes tres horas vi esa pseudopelícula de mi vida una y otra vez, hasta que finalmente llegamos.

“Entrando al espacio normal en 3… 2… 1. Todo el equipo parece estar funcionando correctamente, hay una gran cantidad de naves en nuestra proximidad”.

“Bien, abre una línea de comunicación e informales mi nombre y mi intención de encontrarme con el Padre del Cielo”.

“Entendido”.

Tardé unos momentos antes de que apareciera ante mí un holograma del Padre del Cielo.

“Ha pasado bastante tiempo, Johra. Parece que has regresado”.

Ver su rostro petulante casi me hizo perderlo. Él sabía desde el principio cuándo sería que yo regresaría.

“Padre del Cielo te has vuelto bastante imprudente, tratando a tu creador de esa manera”.

“¿Ah en serio? No tengo una impresión tan fuerte de eso, ya que fue hace mucho tiempo. De alguna manera, mi así llamado Creador es ahora mucho más débil que yo, y puedo destruirte con un solo dedo”.

No estaba seguro de cómo debería responder a eso, pero sabía que no podía mostrar ninguna debilidad.

Sólo podía rechinar mis dientes con ira y soportarlo.

Sabía que el Padre del Cielo había estado completamente consciente de mi regreso, pero viendo que no hizo ningún esfuerzo para enviarme lejos, estaba claro que no tenía buenas intenciones.

En otras palabras, se había convertido en mi enemigo a pesar de que yo era el que lo había construido.

Esto sólo alimentó mi determinación mientras le respondía al holograma con confianza.

“Si, has cometido algunos errores, pero es normal ya que tu aún eres joven. Limpiaré tu desastre ya que conozco la debilidad de Metatrón”.

Noté una expresión compleja llenando su rostro.

Su reacción estuvo dentro de mis expectativas ya que Metatrón era su único rival.