“¡Comencemos la próxima partida! Pero, empatar ya no está permitido”.

Abaddon exclamó con una expresión más seria, pero yo respondí con una sonrisa descarada.

“¿De qué estás hablando Abaddon? ¿Acaso no admitiste haber perdido?”

“Sí, así que comencemos rápidamente la próxima partida”.

“¿Ya has olvidado tu promesa? ¿No estuvimos de acuerdo en que el ganador obtendría todo lo del perdedor?”

“Sí, pero ¿no aceptaste jugar nuevamente?”

Yo sacudí mi cabeza y hablé con arrogancia.

“No había aceptado eso, de ahora en adelante todo lo que era tuyo ahora es mío, ¿cierto?”

Abaddon respondió con un ceño fruncido, “tienes razón”.

Imagine que nunca había perdido ninguna apuesta en su vida. Era por eso que no tenía idea de cómo reaccionar en semejante situación.

“Es como dijiste, todo se ha convertido en mío, entonces ¿eso no te incluye a ti, Abaddon?”

Me miró con ojos llenos de odio. Fue sólo en ese momento que se dio cuenta de la trampa en la que había caído. Quizás nunca había esperado perder, así que ahora estaba un poco asustada.

“¿Entonces lo que estás diciendo es que ahora que todo lo que fue mío es tuyo y que no aceptarás una revancha?”

Preguntó con irritación, claramente teniendo dificultades para controlar su temperamento.

“No, naturalmente, las tres promesas deberán ser respetadas. Me perteneces completamente, el universo no será destruido y nuestra batalla prometida ocurrirá cuando nos encontremos. ¿Qué opinas?”

“Es… Es… es como dijiste. Entonces, ¿cuándo nos encontraremos nuevamente?”

“Oh, estoy pensando en volver a mi propia vida, así que supongo que será entonces”.

Abaddon miró con ojos muy abiertos.

“Tu nombre era Johra, ¿cierto?”

“Sí, soy Johra, el Dios de la Creación”.

“Hm… lo recordaré. Entonces, antes de que nos encontremos, tengo algo que impartirte”.

“¿Qué es?”

“Soy todopoderosa en este universo, pero incluso yo no puedo afectar el tiempo. Lo que estás haciendo, moverte en el continuo del espacio tiempo conducirá a un gran desastre, uno que resultara en la destrucción de todos los universos e incluso evitará tu renacimiento”.

“¡Qué! ¿Es tan arriesgado?”

“No tengo ninguna razón para mentirte. Ya acepté mi derrota”.

“Entonces, ¿no puedo volver?”

“Quizás con tu habilidad para construir matrices tan precisas podría ser posible, pero te echaré una mano por si acaso”.

“¿Por qué me ayudarías, no me odias?”

¡Jajaja!

La risa estruendosa de Abaddon sacudió los cielos.

“¡Detente Abaddon! ¡Lastimas mis oídos!”

“Es cierto que hasta cierto punto te odio, después de todo eres la primera existencia en ser capaz de hacerme sufrir una derrota. Incluso Sha y L no pudieron hacerlo, sólo tuvieron éxito en atraparme temporalmente”.

“Lo sé y parece que ahora has vuelto”.

“Correcto, entonces más que nada, estoy interesada en ti, el primer ser en hacerme sufrir la derrota. La destrucción del universo siendo detenida no es lo más importante para mí, tengo más curiosidad por ti que por cualquier otra cosa en este momento”.

“¡Qué! ¿Estás hablando del fin del universo y toda la vida dentro de el como una especie de broma?”

“Bien, no es más que una broma para mí. Una vez que tienes la habilidad de recrear universos y vida, entonces su valor cae sustancialmente a tus ojos”.

Sentí cierta simpatía por la evidente soledad en sus ojos vacíos. La soledad de alguien que no tiene rival y está por encima de todos los demás.

“Estás equivocada, Abaddon”.

“¿Cómo es eso?”

“Incluso si tú puedes crear algo en este universo y sabes todo lo que está ocurriendo dentro de el, ese es tu límite”.

“¿Límite?”

“Sólo tómame por ejemplo, no fuiste capaz de vencerme. Pregúntate por qué fue eso. ¿No se supone que eres lo más cercano a la omnisciencia y la omnipotencia?”

Ella lo pensó cuidadosamente durante un tiempo antes de contestar.

“¿Estás hablando de cambios?”

“Correcto, los cambios que el tiempo produce son la esencia de la existencia. Aún no has tenido la oportunidad de descubrir eso”.

“¿No es el cambio sólo una transición del presente al futuro?”

“Quizás, pero si tú experimentarás la vida y el universo durante los próximos 20 millones de años, tal vez tu opinión sobre el asunto puede cambiar”.

“¿Es eso lo que piensas? ¿Puedes garantizarlo?”

“Bueno… al menos eso creo”.

“¿Nos volveremos a encontrar en 20 millones de años?”

“Bueno eso depende…”

“Bien, entonces es una promesa”.

“¿Qué? No dije nada”.

“No, tú ya has consentido. Puede que no lo hayas dicho en voz alta, pero lo has aceptado en tu mente”.

“¿Qué?”

Abaddon dejó escapar una risa malvada. Me había atrapado anhelando ver cuánto habría cambiado después de 20 millones de años.

‘Maldición’

“Anteriormente había prometido que a darte una mano en tu regreso, así que lo haré ahora y las otras dos veces que saltes”.

“Uh…”

Necesitas ir 20 millones de años en el futuro, pero ese podría ser un salto muy grande y podría colapsar sobre sí mismo. Sería mejor hacerlo en tres saltos separados y entre cada salto necesitarás reparar el continuo tiempo.

“¿Podre restaurarlo?”

“Parece que aún no lo has hecho, pero tienes la capacidad de restaurar el tiempo y el espacio. Simplemente encuentra la paradoja espacio tiempo causada después de cada salto y arreglala. Puede ser un poco tardado, pero después de eso debería estar bien”.

“Ja, casi suena como una búsqueda”.

“Correcto, algo como eso”.

“¿Y cómo hago para encontrar esa paradoja?”

“Te puedo ayudar con eso”.

“¿Vas a aprovechar esta oportunidad para reunirte antes para avanzar en la fecha de nuestra batalla predestinada?”

Ella sacudió su cabeza en respuesta.

“Voy a sellar todos mis recuerdos y me convertiré en una compañera que te ayudará, hasta la cita de nuestra batalla”.

“Eres más amable de lo que esperaba”.

“Es porque quiero experimentar lo que afirmaste sobre el cambio y la esencia de la vida con una mente abierta”.

“Creo que es una gran elección, Abaddon”.

“Sin embargo, me gustaría crear un ser que retenga algunos de mis poderes y recuerdos, para que me los devuelva cuando llegue el momento”.

“Hm… ya veo, ¿hay algún recipiente aceptable?”

“Claro, ¿quieres hacerlo?”

“Sí, también estoy de acuerdo en que sería un desperdicio no usar tus poderes para ayudar a los desarrollos del universo. Lena, prepara un androide que actuará como el guardián de toda la vida”.

“Lo tengo”.

Después de unos diez meses de trabajo, la mejor creación de Lena se completó y Abaddon selló parte de sus poderes y recuerdos dentro de él.

“Gracias Creador, usare este poder para proteger toda la vida humana y cuando llegue el momento te lo devolveré”.

“Uhm, ¿le diste instrucciones adecuadas?”

Sin embargo, Abaddon había caído en un sueño profundo después de transferir sus recuerdos y poder. Mientras tanto, el androide estaba examinando su nuevo cuerpo.

“Creo que yo debería decidir tu nombre”.

“Abaddon ya había decidido”.

“¿Qué?”

“Ahora tengo los recuerdos de Abaddon, ¿recuerdas? Mi nombre es El Padre del Cielo”.

“¿Qué? ¡Espera, tú eres El Padre del Cielo!”

“Sí, Abaddon había aprendido sobre el futuro de tus recuerdos, así que tendré que actuar de una manera que sea coherente con ese futuro. Comenzaré ayudando a esos hombres rata en sus evoluciones”.

“Grandioso, ¿entonces harás todo lo que puedas para asegurar que mi futuro se haga realidad?”

“Sí, todo se hará de acuerdo con la voluntad de mi Creador, Johra deberá ser transferido 6,62 millones de años al futuro. Tengo trabajo que hacer”.

“¡Hey! ¡Espera un momento!”

Pero el androide que se convirtió en El Padre del Cielo desapareció en el aire.

“Parece que todo el futuro en el que yo había vivido fue una consecuencia de las acciones que he tomado aquí…”

Miré hacia el desierto infinito.