Thanatos se había desvanecido después de ese día. Bueno, en verdad no se había ido, sino que se volvió invisible y persiguió cada uno de mis pasos. Aunque yo no sabía el alcance total de sus poderes, ella seguramente sería útil. Además, era bueno saber que nadie más podía verla aparte de mí.

El problema era que independientemente de a dónde fuera, seguramente me seguiría.

La habitación era un hecho, el laboratorio, durante la cena e incluso mientras me bañaba o en el baño.

Sólo Imaginen un Dios de la Muerte flotando a su lado, observando cada uno de sus movimientos.

La única situación donde ella no podía quedarse a mi lado era cuando Vez no estaba cerca.

Era el único momento en el que estaba libre de Thanatos.

“Jillian, Jerna, Mayardus, no se alejen demasiado de mí”.

“Si Maestro. ¿Estás esperando que se vuelva peligroso?”

“¡Hmph! No soy tan débil”.

Aunque Jillian era rápida en aceptar mis preocupaciones, la Princesa era demasiado orgullosa. También era un Nosferatu que era un vampiro élite, por lo que su fuerza era decente. En un rango B+, estaba casi en el nivel de un dragón regular.

En ese momento estábamos limpiando un piso de la Mazmorra Killion al que nadie había llegado anteriormente, pero mi asistencia no era necesaria en absoluto. Durante el año pasado, los miembros de mi grupo realmente ganaron mucha experiencia y fuerza, convirtiéndose en aventureros de primera categoría.

“Jerna, prepárate, hay un grupo de hombres lagarto adelante”.

Mayardus fue la primera en notar al enemigo con su percepción mejorada. La clase de Jerna ya había avanzado a un Archimago.

“¡Espíritus de Hielo prestan atención a mi llamado, descienden y congelan todo ante nosotros!”

Después de su hechizo, las decenas de Hombres Lagarto que estaban cargando hacia nosotros fueron instantáneamente enraizados en su lugar, habiéndose convertido en monstruos congelados. Los Hombres Lagarto eran criaturas genéticamente modificadas, por lo que ellos eran bastante débiles hacia la magia del hielo.

“¡Mi turno, Tormenta de Fuego!”

Jillian tenía el mismo dominio del elemento fuego igual que la Antorcha Humana. Sólo que era diferente de la habilidad convencional, más bien era una habilidad esper. A diferencia de la magia regular que normalmente existía como una fuerza externa, Jillian incluso podía controlar el fuego dentro de su propio cuerpo.

Hwarrrrr

Kieeek Kieek

De acuerdo a las lecturas de Lena su Tormenta de Fuego alcanzó los 2.000 grados centígrados. Entre la magia del hielo, Tormenta de Fuego y Mayardus perforando personalmente sus corazones con sus manos desnudas, el grupo de Hombres Lagarto fue rápidamente atendido.

“¿Qué piensas, Johra? ¿Todavía te preocupas por nosotros?”

“Si hubiera algo de lo que preocuparse, no sería en contra de algunos hombres lagarto insignificantes”.

La verdad, la razón por la que los quería cerca era para mantener a Thanatos alejada, pero no podía decirles eso.

“Johra parece estar muy cerca de nosotros desde que Melpomene escapó, ¿estás pensando que también escaparemos?”

“No es…”

Jillian cortó a Jerna, pero la Princesa continuó.

“Eso fue culpa de Johra por exagerar con ella. Melpomene debe haber sufrido demasiado en sus manos por lo que su escape está justificado ya que debe haber temido por su vida”.

Vi a Thanatos darme una sonrisa espeluznante desde lejos.

“Está bien si escapó debido a que todavía puedo saber dónde está y que está a salvo”. No tengo prisa por ir a buscarla y estoy dispuesto a dejarla en paz”.

“¿Qué, llegaste tan lejos como para implantarle un dispositivo de rastreo?”

Jerna me preguntó algo desconcertada.

“Bueno, es por su seguridad”.

“Está bien Johra, no vamos a huir de ti, ya hemos jurado servirte hasta el día de nuestras muertes”.

Fui tocado por el comentario de la princesa, pero estaba preocupado de que después se convirtiera en algo como Thanatos.

“¿Quieren continuar? Estaba planeando ir un poco más allá este día”.

“Entiendo, apresúrate junto a Jerna. Princesa, tú también”.

Todos asintieron con la sugerencia de Jillian y nos adentramos más en la mazmorra.

Ya habíamos alcanzado el límite de lo que había sido previamente mapeado en la Mazmorra Killion, pero no habíamos descubierto ningún camino que condujera a los niveles más profundos.

Dos de los cinco caminos aún no habían sido explorados, por lo que debería estar en uno de esos dos.

“¿Haremos el azul hoy?”

“¿No nos habíamos decidido por el rojo?”

En cada una de las cinco entradas, los círculos mágicos que conducían dentro tenían una cierta joya mágica colocada dentro de ellos. Todo lo que quedaba ahora era el rubí rojo y el zafiro azul.

“Prefiero el azul…”

“¿Qué tal si dejamos que la mayoría decida?”

“¿Qué es una mayoría?”

“¿Huh, no sabes sobre la mayoría? Es cuando eliges algo basado en lo que la mayoría de la gente elije”.

Parecía que la democracia aún no había aparecido en ese mundo.

“Si decides hacerlo de esa manera, ¿no se quejarán las pocas personas cuyas opiniones fueron ignoradas?” La princesa preguntó fríamente.

“Cierto, pero si sigues la opinión sobre unos pocos e ignoras a la mayoría, ¿no serán muchas quejas en su lugar?” Le respondí.

“No sé, en tales situaciones ¿no es más fácil preguntar cuál es la voluntad de Dios?”

“Correcto”.

“El maestro tiene ideas tan únicas”.

“Démosle un intento entonces, ¿cómo se hace?”

La Princesa terminó aceptando al final y fue sometido a votación.

“¡Azul! El color de hoy es azul”.

La matriz mágica de zafiro era la que esperábamos que fuera más profundo.

“¿Esta lleva a una próxima etapa?”

En esas mazmorras, el área de transición entre etapas generalmente estaba protegida por un monstruo jefe.

Esta vez llegamos al túnel, donde sólo había un camino custodiado por un enorme dragón negro.

“No veo otra forma de rodearlo”.

Preocupado asentí de regreso. Aunque los tres parecían emocionados de enfrentarse a un dragón, sabía que su éxito reciente se había subido a sus cabezas y que no eran sus oponentes.

“Bueno, no sería tan malo para ellos el sufrir un revés o dos”.

“El dragón puede hablar, ¿entonces por qué no intentamos comunicarnos primero?”

“¿Es posible que nos deje pasar sin luchar?”

Asentí de regreso.

“Todavía hay una posibilidad de resolver esto pacíficamente”.

“¿Te ha pasado antes?”

“Sí… entonces, ¿qué debería decir?”

Desafortunadamente, las cosas no funcionaron como esperaba, ya que nunca se molestó en responder.

Kooooooooh

Tan pronto como nos acercamos, el dragón comenzó a inhalar profundamente.

“Maldición, ponte detrás de mí, ¡lanzará un aliento de dragón!”

“Oh, pero ¿qué hay de ti maestro?”

“Espíritu…”

“¡Jerna! Deja de perder el tiempo y ponte detrás de mí. ¡Princesa, tú también!”

¡Pooooah!

Di un paso adelante para recibir el peso de su ataque, sin embargo, justo cuando el aliento del dragón estaba a punto de disiparse, el dragón negro levantó su garra y señaló hacia atrás.

“¡Trueno de Thor! ¡Trueno de Thor! ¡Trueno de Thor!”

¡Pazzik! ¡Paaazik!

Los tres rayos cayeron detrás de mí. El escudo Rohim apenas fue capaz de hacer frente al nivel. 9 alientos de dragón y se hizo añicos al instante cuando se enfrentó a los tres hechizos de rayo.

“Lo siento, Johra, no fui capaz de bloquear esos hechizos, abrieron el escudo demasiado rápido”.

Miré detrás de mí y vi tres cadáveres carbonizados. Sólo la Princesa se retorcía ligeramente debido a la vitalidad mejorada de los Nosferatu, pero aún tardaría mucho tiempo en resucitar.

“¡Maldita seas, Krishna! ¡Cómo te atreves a matar a mis discípulos!”

Kung Kung Kung

“Jo jo ~ Mi aliento fue bloqueado por un simple mortal, sin mencionar que incluso sabes mi nombre”.

El dragón negro Krishna me miró con curiosidad mientras se acercaba.

“No pareces tener miedo de mí”.

Rápidamente alcancé sus gigantescas fauces que ahora estaba al alcance de mis brazos y agarré un diente expuesto.

Phaassss

El dragón que previamente había confiado en que sus defensas nunca podrían ser atravesadas por un simple humano, ahora se echó atrás con miedo.

“¿Qué… Tú no puedes ser humano? ¿Eres un Mesías? No, no puede ser, el sello de los Dioses todavía está en su lugar por lo que no serias capaz de ingresar si ese fuera el caso. ¿Qué eres tú?”

Había retrocedido cautelosamente, mirándome desde una distancia de cien metros.

“Sólo quédate quieto como un buen niño. Si te mueves, estás muerto”.

Gire mi espalda hacia él y comencé a lanzar mi Canción de la Resurrección.

“¿Te atreves a darme la espalda a mí, la encarnación de la muerte y la destrucción? ¡Ja ja, te aplastaré como el pequeño insecto que eres!”

Kung Kung Kung

Airadamente se precipitó hacia mí en un intento de aplastarme.

‘¿Huh? ¿Por qué se detuvo el dragón? Por supuesto, el escudo de Rohim había sido alzado a su potencia máxima, por lo que no debería haber un problema, pero él no pudo haberlo sabido’.

“Johra, el dragón negro parece estar bajando su cabeza hacia algo”.

‘Hmm… ¿Inclinándose? Oh, Correcto’.

Recordé que Thanatos todavía estaba cerca.

Se decía que los dragones negros representaban a la muerte y la destrucción, por lo que era natural que fueran subordinados del dios de la muerte, Thanatos.

“Kuuuooo… ¿Cómo es que puedes oírme?”

Un montón de sonidos fuertes se originaron detrás de mí, pero no pude darme la vuelta para mirar o interrumpiría mi Canción de la Resurrección.

“Johra, el dragón, acaba de estallar en miles de pedazos”.

‘Qué…’

Finalmente, mi hechizo terminó. Todavía tomaría un tiempo para que los tres recuperaran su conciencia, pero seguramente quedarían conmocionados por la escena que tenían ante ellos.

“Hay trozos de carne por todas partes…”

“¿Cómo estás, Maestro? Puse a ese tipo grosero en su lugar, así que merezco un elogio, ¿cierto?”

Thanatos bajó su cabeza expectante, tal vez queriendo ser acariciada.

“Hmm… lo hiciste bien, pero esperaba usarlo para atemorizar a mis discípulos”.

Froté su cabeza con una expresión de arrepentimiento.

“Oh… no lo sabía. La próxima vez lo dejaré medio muerto en su lugar”.

“No, simplemente, no lo ataques en absoluto. Estos pequeños no crecerán si lidias con cada situación problemática. Un oponente difícil es una oportunidad para estimular su crecimiento”.

“Oh ~ La sabiduría del Maestro es incomparable. Soy tan tonta, permíteme castigarme a mí misma”.

¡Shaak!

Thanatos cortó instantáneamente uno de sus brazos y me lo presentó.

“Por favor acepte las disculpas de esta esclava incompetente”.

Fruncí el ceño al ver su miembro amputado.

“En el futuro no hagas eso nuevamente. Me perteneces en su totalidad, por lo que no puedes lastimarte sin mi permiso”.

“Perdóname… fui demasiado impulsiva, Maestro”.

“Detén eso Thanatos, mis discípulos despertarán pronto”.

“Sí, Maestro, continuaré observando desde lejos”.

Thanatos desapareció tan rápido como apareció.

‘Huu, el acosador más grande de la historia, ¿en qué se ha convertido mi vida?’

Mientras murmuraba para mí mismo, los tres finalmente se despertaron.

“Ugh… ¿qué ocurrió?”.

“Maestro ¿a dónde se fue el dragón?”

“Cómo estás… espera, ¿no estábamos peleando contra un dragón negro?”

“Um… ¿cómo debería explicar esto?”