“¡Melpomene, ponte de rodillas!”

“Si maestro”.

Sosteniendo su pecho con dolor, no tenía más remedio que obedecer debido al contrato de esclavo.

“Explícame ¿por qué hiciste eso?”

Hable cruelmente, apenas capaz de controlar mi enojo.

“Es debido a una de las profecías de mi hermano”.

“¿Qué profecía es esa?”.

“Es la de que el usuario de este collar seguramente morirá”.

“Ya veo, bien entonces”.

Colocando mi mano en su corazón, lance mi habilidad.

“Crear Material: Arsénico”.

“Kuh…”

Coloqué el arsénico directamente en su corazón, causando que ella vomitara violentamente y se desmayara poco después.

“Lena, ¿puedes confirmar su muerte?”

“Ha sufrido un paro cardíaco, pero todavía hay una ligera actividad cerebral, sin embargo, el arsénico está bloqueando todos los neurotransmisores, por lo que no pasará mucho tiempo”.

“¿Cuánto tiempo hasta que esté completamente muerta?”

“2 minutos y 14 segundos hasta que esté clínicamente muerta”.

Sosteniendo el cadáver de Melpomene en mis brazos, miro hacia abajo con tristeza.

“Qué profecía tan problemática. ¿Yo moriría si tuviera que usar el collar? Pero si tuviera que usarlo, ¿no podría retirarlo hasta que haya ascendido a la divinidad?”

Cuando la fuerza de la vida de Melpomene se escapó, el collar se reveló nuevamente. Traté de extender mi mano y tomarlo, pero se desvaneció cuando me acerqué.

“Supongo que no es tan simple. Debería apurarme y completar la Mazmorra Killion”.

“Johra, todos los signos de la vida se han desvanecido, está muerta”.

“Está bien, Lena, por favor sella la habitación”.

“Las ondas de sonido y los rayos de luz están bloqueados y el escudo Rohim ahora está activado”.

“Bien”.

Comencé a lanzar mi Canción de la Resurrección. Era una hermosa melodía que de otro modo yo sería completamente incapaz de reproducirla. El hechizo se filtró en su cuerpo haciendo que se bañara en un nimbo dorado. Después de unos treinta minutos dentro del hechizo, nuevamente tomo su primer aliento.

Sacando una silla me senté y comencé a leer un libro titulado, Genealogía de los Dioses, esperando a que ella despertara.

Tomo un tiempo, pero finalmente recuperó la conciencia y reunió el poder para preguntar.

“Um… ¿no morí?”

“Correcto, moriste”.

“¿Así que morí y ahora soy un fantasma?”

“No, no dejé que ocurriera, me engañaste así que no podía dejarte salir tan fácilmente”.

Hablé con un tono sombrío, pero escuchando mi respuesta, Melpomene no pudo evitar soltar algunas débiles risas.

“¿Me mataste y después me trajiste de regreso?”

“Sí”.

“¿Por qué no sólo me dejaste morir?”

“Necesito el collar que tienes alrededor de tu cuello”.

“Creo que ahora se ha ido”.

“No, todavía está allí, simplemente no quiere ser visto”.

“Supongo que sólo diciendo lo siento no es suficiente, ¿verdad?”

Melpomene me estaba dando sus ojos de cachorrito triste pero mi corazón no vacilaría fácilmente.

“En efecto”.

“¿Entonces tienes curiosidad de saber por qué? ¿Por qué es que llevo el collar?”

“Sí, recién me acabas de decir que el que lo usara moriría”.

“Sí, estaba establecido que ocurriera hoy, el día 95 después del nacimiento de tu hijo”.

“Entonces tú incluso sabías la fecha exacta, ¿cómo te enteraste de la ubicación del collar?”

“Hubo una ocasión en la que me enteré de una conversación entre tú y la hermana mayor, hablando sobre el collar. Después me enteré de que lo había guardado en el laboratorio y después de venir aquí en varias ocasiones, fui capaz de confirmar su ubicación exacta”.

“Lena, ¿qué clase de medidas de seguridad tienes en realidad en este lugar?”

“Johra, la última vez me dijiste que no vigilara a las personas cercanas a ti”.

Hm, vagamente recordé haber dicho algo con esas líneas.

“Al menos esa profecía ha sido completada”.

“Sí, todo eso gracias a ti”.

“En el momento en que me puse el collar, descubrí las condiciones necesarias para convertirme en un dios”.

‘Parece que sólo puedes descubrir la información una vez que lo usas’.

“Dime cuáles son los requisitos”.

“Era matar a todos aquellos cercanos a ti”.

El precio a pagar por la divinidad era realmente bastante elevado. Me alegro de no haber usado el collar y no haber enfrentado tal dilema.

“Como se esperaba, no es tan fácil convertirse en un Dios”.

“¿Ya lo sabías?”.

“Sí”.

“¡Así que es por eso que todavía debes probarlo!”

“Correcto”.

“Pero maestro”.

“¿Qué ocurre?”

“Creo que la maldición cambio desde que morí y regrese a la vida”.

‘Oh, ¿la muerte puede hacer que la maldición cambie? Eso es bastante ventajoso para nosotros, considerando que puedo revivirla con facilidad’.

“Entonces, ¿qué clase de maldición es?”

“Necesito dormir con un millón de hombres”.

“Hmm…”

‘Entonces las condiciones no sólo están relacionadas con la muerte’.

“¿Maestro realmente necesitas este collar de regreso?”

“Sí”.

“Ya veo. Entonces lo devolveré, sólo dame algo de tiempo por favor”.

“¿Cómo lograrás devolverlo?”

“Te acabo de decir que necesito dormir con un millón de hombres, entonces puedo levantar la maldición y entregarte el collar”.

“Uh…”

Aunque ella me había traicionado hasta cierto punto, no fue hasta el punto en que quisiera que se acostara con un millón de hombres. Sin mencionar que ya habíamos tenido sexo y Viezda estaría terriblemente decepcionada si alguna vez se enteraba.

“Ya me has traicionado una vez, pero como si eso no fuera suficiente, ¿ahora quieres dormir con un millón más de hombres después de haber compartido la misma cama? No lo permitiré”.

“¿Entonces, qué debería hacer?”

“Muere”.

“¿Qué?”

“Morirás y morirás de nuevo hasta que aparezca la maldición apropiada. Conviértete en un dios y sírveme para expiar los pecados que has cometido. Ese es ahora tu camino por delante.

“Bueno… Si lo dices así, ¿pero no es porque también sientes algo por mí?”

Melpomene tenía una sonrisa encantadora al saber que yo no quería que se acostara con otros hombres, pero todavía era un poco incómodo ya que básicamente la había condenado a múltiples muertes.

Desde ese día sólo hemos dormido dos horas por día, pasando el resto del tiempo matando y luego reviviendo Melpomene. Después de varios usos logramos perfeccionarnos hasta convertirlo en un arte, por el cual la mataba de la manera más rápida y menos dolorosa, lo que provocó que mi Canción de la Resurrección subiera a nivel 4.

De esa manera los siguientes nueve meses pasaron volando y fue el primer cumpleaños de Veznos.

“¡Feliz cumpleaños Veznos!”

El enorme salón del comedor fue decorado con colores brillantes. Era el mejor cumpleaños al que había asistido en este mundo.

“¡Felicidades, Vez, aquí yo preparé esto para ti!”

Jillian le entregó un juego de ajedrez que él personalmente había tallado.

“¡Wow! ¿Qué es esto?”

Vez ahora tenía el conocimiento de un estudiante de secundaria y el cuerpo de una niña de cinco años debido a su Crecimiento Rápido. La combinación de genes de un elfo lunar y un metahumano le dio un impulso increíble en su capacidad de aprendizaje.

“Se llama Ajedrez. Es un juego que el maestro nos mostró primero y ahora tú también puedes jugarlo”.

Los ojos de la Princesa y Jerna comenzaron a brillar. Pronto tendrían otro digno adversario.

“Yo preparé esto para ti Vez. Estaba un poco preocupada acerca de lo rápido que crecía tu cabello, así que aquí tienes”.

Jerna le entrego una horquilla de color rojo oscuro que combinaba a la perfección con el elegante cabello rubio de Vez.

“¡Wow! Es perfecta, ¿puedo probarla ahora?”

Jerna asintió emocionada y le ayudó a ponérsela.

“Bien… no pude preparar nada especial, a pesar de que eres la hija del hombre que me salvo…”

Ella le entregó a Vez un joyero que había guardado desde sus días en el palacio.

“Hermana princesa, esto es demasiado así que no puedo aceptarlo”.

Vez ya era lo suficientemente sabia como para rechazar un regalo tan costoso.

“Está bien, he estado tratando de dejar atrás mi pasado, por lo que realmente me estarías ayudando al liberarme de tal carga”.

“¿Papá?”

“Está bien, puedes aceptar su regalo”.

“Gracias hermana princesa, lo atesorare”.

Después de eso, todos los sirvientes de la casa entregaron sus propios regalos y Vez siempre mostraba una sonrisa radiante. Como su padre, al verla tan feliz naturalmente también llevo una sonrisa a mi rostro.

“Esto es todo lo que tengo para darte”. Melpomene lentamente se dirigió al centro del salón y comenzó a cantar con su rica y pura voz élfica.

”Uhm… no es esa canción…’

“Johra, ¿no es eso similar a tu Canción de la Resurrección?”

Lena y yo teníamos la misma pregunta, ya que fuimos capaces de encontrar varias similitudes entre ellas.

La canción de Melpomene era muy similar a mi Canción de la Resurrección, pero otros nunca serían capaces de reconocer ese hecho.

Sus letras hablaban de los dioses y el dolor de los humanos. Era un choque entre la eternidad y la mortalidad. Todos escuchamos con gran atención, observando cantar a Melpomene.

“Johra, mira a Vez”.

Viezda se acercó y apoyó su cabeza en mi hombro. Ambos volteamos para ver a Vez que ahora brillaba con una brillante luz azul.

“Johra, ¿dijiste que Vez era un Semidiós?”

“Correcto”.

“Creo que la luz representa sus sentimientos, por lo que en este momento debe estar muy feliz”.

Viezda puso sus brazos alrededor de mi cintura y miró a nuestra hija con una sonrisa. Ambos estábamos contentos, al ver a nuestra hija mostrando una gran sonrisa.

Incluso estaba feliz con la actuación de Melpomene, a pesar de su traición anterior. Naturalmente, eso no cambió el hecho de que tenía que matarla más tarde esa noche.

“¿Por qué estás dudando, Johra?”

Ya la había matado innumerables veces, pero por alguna razón esa noche era diferente.

‘¿Es realmente tan importante para mí convertirme en Dios? ¿No puedo encontrar un término medio con los Altos Dioses y lograr un acuerdo? Incluso después de matarla cientos de veces todavía teníamos que encontrar una maldición fácil. ¿Realmente valía la pena someterla a tanta tortura?

Ugggg

Mientras yo contemplaba otras acciones, Melpomene se adelantó y con decisión apuñaló su arteria carótida.

Devastado, la mire. Necesitaba que muriera, pero era incapaz de hacerlo por mi propia mano. Me quedé allí, mirando su cadáver durante unos segundos, suspirando por mi propia debilidad y elogiando su decisión.

Después de resucitarla, habló con una voz alegre, a diferencia de alguien que acababa de regresar de entre los muertos.

“Maestro, creo que esta vez es al indicada”.

Por lo general, repetíamos ese proceso 10 veces por noche, por lo que había experimentado la muerte aproximadamente 2700 veces en esos últimos nueve meses.

“Ciertamente morir es doloroso, agotador tanto física como mentalmente. Aunque no era fácil por mi parte matar a alguien que me importaba, todavía era mucho más difícil hacer la parte de morir. Y aun así, ella era lo suficientemente fuerte como para seguir adelante y suicidarse, sabiendo que aliviaría mi mente de la carga de hacerlo yo mismo. Después de experimentar la última, yo había elegido poner fin a esa farsa, pero por suerte se produjo un milagro.

“¿Estás segura?”

Le respondí a Melpomene.

“Sí, creo que no debería ser demasiado difícil satisfacer estas condiciones”.

“¿Qué es en esta ocasión?”

“Experimentar 100,000 muertes”.

“¿Qué? ¡100.000 veces!”

“Comenzaré”.

“Espera”.

Kuhh

Una vez más se cortó su propia arteria carótida, antes de que yo pudiera terminar de hablar. A través de los innumerables experimentos que habíamos hecho, aprendimos que cuanto menor era la lesión, más rápido sería resucitarla, por lo que cortar su arteria carótida era la forma más eficiente.

‘Uh… ¿pero las condiciones no se restablecen después de cada muerte? Creo que sólo podremos descubrirlo una vez que ella vuelva a la vida’.

Después de poco tiempo, volvió a abrir sus ojos.

“¿Maestro?”

“¿Melpomene estas despierta?”

“Sí”.

“¿Estás bien? ¿Cambió la condición?”

Melpomene sacudió su cabeza y respondió.

“He completado la primer muerte”.

‘¿Es eso alguna clase de condición especial? Esto debe ser un caso especial’.

Kuhh

Melpomene una vez más se suicidó sin darme la oportunidad de decir ni una palabra más.

“Melpomene se convirtió en una profesional en morir…”

Y así pasamos esa noche en un ciclo de muerte y resurrección, creando un nuevo récord.