L1S – Capítulo 058

0

«Sólo les advertiré a ustedes Elfos esclavos glotones esta vez. Últimamente ha habido mucha pereza durante el trabajo, y hay rumores de una rebelión. Si tal cosa ocurre, su castigo será muy severo, les pido a todos que presten atención a esta advertencia».

Cuando el capataz terminó de hablar, me acerqué a él con Pirin y le informé nuestra decisión de unirnos a las luchas de gladiadores.

«Aunque no entiendo por qué dos jóvenes débiles como ustedes quieren ser gladiadores, no tengo más remedio que consentir porque esa es la voluntad del Señor».

Una termita dorada increíblemente grande se nos acercó y nos llevó a la lucha del coliseo mientras nos vendaban los ojos.

«¿Por qué no puedo estar sola? ¡Quiero pelear sola!»

«Lo siento, pero las reglas establecen que debe haber tres personas en un equipo».

Una caballero con una pequeña figura vistiendo una armadura brillante fue rechazada por no tener ningún compañero de equipo. Me gire para preguntarle a nuestro guía termita.

«¿También tenemos que ser un equipo de tres?»

«Para los esclavos, es posible registrarse en equipos de dos».

«¿Podemos permitir que ella se una a nosotros?»

El insecto me dio una rápida mirada antes de informar a la dama en nuestro nombre. «Ella acepto unirse a tu grupo, así que ve rápidamente y registra a tu equipo antes de que sea demasiado tarde. Esperaré aquí hasta que hayas terminado tus peleas de gladiadores».

Dejando atrás a la termita dorada, fuimos a hablar con la caballero.

«Gracias por ayudarme chicos, comenzaba a molestarme».

«Encantado de conocerte, mi nombre es Biny y ella es Pirin».

«Uh… cierto, pueden llamarme… Valen».

El hecho de vacilar al decir su nombre nos llevó a creer que nos había dado un alias. Aun así, no importaba para los gladiadores y estábamos contentos de tener un miembro adicional, incrementando nuestra oportunidad de ganar el campeonato.

Después de terminar el registro, Valen vino y nos dijo.

«Sólo necesitan esconderse detrás de mí cuando comience la pelea porque se pondrá bastante desordenado».

Nosotros sólo entendimos el significado de sus palabras en la primera ronda.

Estábamos peleando en el quinto y más bajo coliseo designado para los luchadores recién llegados y los esclavos. No había muchos miembros en la audiencia pero el número de concursantes era bastante alto. Éramos casi 100 gladiadores en una arena de un tamaño decente.

«Hay una cantidad sorprendentemente grande de gladiadores élficos».

Fue justo como Pirin había mencionado, muchos de ellos se habían unido por el deseo de ganar un deseo del Rey, pero en su mayor parte no pudieron asegurar el campeonato.

«¿Tenemos siquiera oportunidad?»

Simplemente mirando alrededor vi a muchos guerreros que parecían mucho más fuertes que nosotros.

«No se preocupen pequeños elfos, sólo manténganse a salvo detrás de mí».

Valen había hablado mientras sostenía una pequeña daga y un escudo en cada mano.

¡Timbre!

El toque de la campana marcó el inicio de la pelea. Si eras enviado fuera del ring, inconsciente o te rindes voluntariamente, entonces serás eliminado. Si puedes sobrevivir durante 15 minutos, pasas a la siguiente ronda. Después de dos rondas de calificaciones, los equipos restantes se enfrentaran en los partidos eliminatorios para decidir quién es el campeón.

«¡Vayan! ¡Aaaah!»

«¡Señorita Valen!»

Valen se lanzó en medio de la lucha, lo que provocó que gritáramos aterrorizados.

¡Puuuk Pung Puppebuc!

Sin embargo, al momento siguiente apareció una vista increíble. A pesar de tener un porte pequeño de sólo 160 cm de altura, cuando chocó con un guerrero de la tribu Lycan, que era varias veces más grande que ella, fue el otro el que salió volando fuera de la arena.

Ella después golpeó a otro con su puño y ocurrió el mismo resultado, aturdiendo a todos los gladiadores a su alrededor. Sin embargo, Valen ya estaba dando vueltas, hambrienta de otro oponente.

«¿No es ella demasiado fuerte?»

«¡Vamos Valenny!»

Sin responder a nuestros vitoreos ella continuó eliminando a siete gladiadores más en la arena.

No entendía por qué se molestaba en equiparse una daga y un escudo, sus puñetazos y patadas por sí solos eran lo suficientemente terroríficos. Donde fuera que ella fuera, los luchadores se dispersarían con miedo, como Moisés partiendo el mar rojo.

Hihihic

Oops

Cualquier persona con la mala suerte de ser atrapado en su rango de ataque era castigado sin excepción.

¡Timbre!

Cuando volvió a sonar la campana de los 15 minutos, quedaban menos de 10 gladiadores en el escenario.

«¡Ah, fue un buen calentamiento! Incluso me las arregle para no matar a nadie controlando adecuadamente mi fuerza».

Valen se rio para sí misma de muy buen humor, pero para nada cansada.

«Señorita Valen, ¿cómo es usted tan fuerte?»

«Oh-ho… ¿no es esta la fuerza de un hombre cualquiera?»

La atrape murmurando para sí misma, pero no encontré ninguna razón para objetar. Afortunadamente, encontramos una camarada muy poderosa.

La misma situación ocurrió en la próxima ronda de clasificación. Valen corría como un semental enfurecido, golpeando alrededor de la competencia como si los otros estuvieran hechos de papel. Cuando finalmente llegó el momento, sólo 10 afortunados quedaron una vez más en el escenario.

El siguiente paso era la ronda de 16 y nuestro equipo sólo necesitaría ganar 4 veces más para coronarnos campeones.

«¡Gracias otra vez, Valen!»

«Oh, no es nada especial, es sólo que estos oponentes son demasiado débiles, ustedes serían capaces de hacer lo mismo».

Como era posible, estaba seguro de que cualquiera de esos oponentes que ella envió volando podría ser más que un rival para Pirin y para mí. Sin mencionar que nuestros futuros oponentes sólo serían más fuertes.

“En realidad, nos sentimos un poco avergonzados ya que eres la única que pelea todo el tiempo».

«¡Ah, no te preocupes, si no fuera por ustedes dos, ni siquiera habría podido unirme!»

«Bien, entonces gracias.»

Pirin y yo no podíamos haber estado más agradecidos. Con la ayuda de Valen avanzamos a cuartos de final, semifinales y finales. Era la primera vez que alguien se defendía de sus golpes y patadas.

«¡Maldita sea!»

Nuestro oponente era un guerrero humano junto con dos soldados esqueletos que parecían increíblemente fuertes. Al verlos, la escuché gruñir por primera vez.

Los esqueletos sólo se quedaron atrás y observaron a Valen pelear contra el guerrero humano. Aunque tratamos de unirnos y ayudar, estos se estaban moviendo demasiado rápido como para mantenernos al día.

¡Puk pupupupu puk!

«Mierda»

Él fue el primero en resistir sus golpes, y Valen lo miraba con ojos como dagas.

«No olvides que no podemos excedernos… ¡oye, sólo contrólate! ¿De acuerdo?»

El humano estaba hablando casualmente con Valen, como si tuvieran una historia.

«¡No, en una pelea necesitas dar lo mejor de ti!»

El piso del estadio, que estaba hecho de roca sólida, fue aplastado por el peso de su siguiente paso.

«¡Aiii me rindo!»

Viendo la determinación de Valen, el hombre saltó fuera del ring.

«¡Hey! ¿Por qué estás huyendo?»

«¡No es necesario ir más lejos!»

Huyó con sus soldados esqueletos y Valen lo persiguió.

«¡Wow!»

Finalmente, Pirin y yo fuimos los campeones coronados.

«Pirin ¿Podemos nosotros dos realmente aceptar este resultado?»

«No tenemos muchas opciones, dijeron que no pudieron ubicar a Valen».

«Cierto…»

Aunque los organizadores del torneo la buscaron por todas partes, ella no estaba en ninguna parte. Seguíamos siendo parte del equipo ganador a pesar de no haber peleado ni una vez, y fuimos asignados para reunirnos con el Rey de Necrópolis por la mañana.

«Entonces mañana…»

«¡Sí, lo hicimos!»

«Todo fue gracias a Valen».

Intercambiando una mirada de complicidad, ambos estallamos en risas. Pensé en las hazañas heroicas de Valen y pensé que en ese momento ya podría estar en la otra mitad del mundo.

Al día siguiente fuimos invitados al palacio real para la ceremonia de premiación. Mientras marchaba junto con los ganadores de los otros coliseos, noté los rostros de los ciudadanos de Necrópolis brillando intensamente. Tenían una apariencia feliz y saludable que hablaba en cantidad de su calidad de vida en esta ciudad.

«Estoy tan celoso de ellos, Pirin».

«Sí, si nuestra gente pudiera simplemente tragarse su inútil orgullo, estoy seguro de que finalmente podríamos unirnos a esta ciudad justa y llegar a ser como esos ciudadanos”.

«¡Debemos esforzarnos para ser aún más felices que ellos!»

«¿En verdad?»

Pensando en la posibilidad, Pirin y yo comenzamos a reír.

Eventualmente, llegamos y nos alineamos con los otros ganadores ante la torre del observatorio del gobernante de Necrópolis.

«El Rey está satisfecho con sus victorias».

Tak

Una persona voló desde la torre y tocó el suelo silenciosamente, pensé que debía haber sido una habilidad mágica.

Ella era una niña de 160 cm de altura, quien descendió desde arriba como una diosa celestial.

«Yo Valenor, esposa de su Rey, he venido a escuchar sus deseos».

La voz de la niña que clamaba ser Valenor era idéntica a la de Valen. Incluso muchos de sus gestos eran iguales.

Pirin y yo nos miramos a los ojos.

«¡Valen!»

Hablamos entre nosotros simultáneamente. Valenor, que había estado escuchando los deseos de los otros campeones, se dio la vuelta y nos miró con dureza. Después de escuchar a todos los otros ganadores, ella finalmente llegó ante nosotros.

«¿Y qué es lo que desean los Elfos?»

Dudé por un momento antes de hablar valientemente.

«Me preocupa que mi gente se rebele, ¡espero que puedan encontrar una solución a ese problema!»

«¿Qué?»

El rostro de Valenor se frunció y, después de un momento de reflexión, voló hacia la parte superior del observatorio.

«Pueden irse, sus deseos han sido escuchados. Sin embargo, los dos elfos se quedarán atrás».

Después de un rato, la voz de Valenor resonó desde lo alto del observatorio, y no pudimos evitar mantenernos enraizarnos ansiosamente en ese lugar.

¡Tak!

Ella finalmente voló hacia abajo.

«¡Ustedes Elfos, es mejor que mantengan el secreto de que soy Valen!»

Valenor nos miró y susurró con fuerza.

Luego nos dio un lindo guiño y nosotros asentimos de regreso.

«Mi esposo se encargará de la situación para que ya no tengan que preocuparse por su gente».

Nos sentimos aliviados por sus palabras. Valen, no, Valenor, era alguien en quien nosotros podíamos confiar.

«Pero hay una condición».

Pirin y yo la miramos nerviosamente.

«Ustedes tendrán que actuar como intermediarios y embajadores para los Elfos».

Todo fue viento en popa desde allí.

Con el fin de descubrir quiénes eran los responsables de difundir los rumores que encendieron ese espíritu rebelde, todas las partes involucradas recibieron un juicio justo. Los elfos eran los jurados y los culpables fueron encontrados y tratados en consecuencia.

Desde ese día, Pirin había sido designada como la representante de los esclavos elfos. Ella era una intermediaria, recogiendo quejas de su gente para entregarlas a Necrópolis, y se actuaba con ello sobre las decisiones de la ciudad.

Necrópolis decidió hacer tres promesas importantes que se habían convertido en la esperanza de mi gente. Desde entonces, ninguno de nosotros pensó en alguna vez levantar armas contra ellos.

La primera promesa era que el Señor de Necrópolis encontraría Elfheim. La segunda era que después de diez años de servidumbre, los elfos serían aceptados gradualmente como ciudadanos de Necrópolis. La tercera y tal vez la más importante era que dentro de 20 años los elfos serán guiados a su tierra natal en Elfheim. Sin embargo hasta ese momento, tendrían que dedicarse de todo corazón al éxito de Necrópolis.

Ninguno de los Elfos se oponía a tales condiciones tan generosas y si algún Elfo intentaba actuar sin control, se manejaba internamente. Nada se interpondría entre nosotros y nuestro sueño de regresar a casa. Después de todo, para una raza con una larga vida como los elfos, 20 años era un período de tiempo relativamente corto.

«¿Soy sólo yo o los elfos parecen más saludables y felices que cuando llegaron? De alguna manera, siento que he sido engañado».

«Estoy de acuerdo Johra»

«Hmm… incluso si huele sospechoso, realmente no puedo hacer cambios importantes en el público o perdería cara, tendré que encontrar una manera de castigarlos individualmente en secreto».

Desde el observatorio, el Rey de Necrópolis había visto funcionar todo, y estaba teniendo pensamientos oscuros sobre hacer que los Elfos sufrieran secretamente.