L1S – Capítulo 053

0

‘Maldición, ¡cómo se atreve ese tipo a convertirme en un no muerto! ¡Voy tener mi venganza por las muertes de mis colegas y pagara al menos mil veces peor!’

Lorina, que recientemente había sido convertida en un esqueleto guerrero, estaba chasqueando los dientes con enojo. Estaba llena de desesperación, enfrentada a bestias mucho más fuertes dentro de esas praderas. No tenía armas y sólo tenía su cuerpo de no muerto para confiar. Naturalmente ella no retuvo ninguna de sus habilidades previas y no tenía el lujo que Johra tenía con una habilidad de resurrección. La única habilidad que tenía ahora era la posibilidad de verificar la página de Estado.

¡Zzic!

[+12 puntos de experiencia]

[Conocimiento adquirido de Ratones de Campo]

‘Maldición, ¿por qué es tan difícil atrapar a un ratón tan débil? ¡Qué vergüenza, definitivamente te haré pagar por esto!’

Ella procedió a cazar más y más roedores pequeños que vagaban por las llanuras. Su viaje de venganza había comenzado, pero lo que estaría esperando al final aún no se había visto.

«Me pregunto si debería haberle dejado un arma, parece estar forcejeando demasiado».

«Creo que ya eras muy misericordioso, permitiéndole seguir viviendo».

«No Valenor, para ella esa lastimosa existencia es mucho peor que una muerte rápida».

Era justo como esperaba, Lorina odiaba su forma actual y la desgracia que implicaba todo ello. Aun así, había logrado levantarse y emprender el camino de la venganza en mí contra.

«¿Debemos seguir adelante?»

Mientras estábamos ocupados discutiendo las luchas actuales de Lorina en el Nuevo Continente, mis tropas habían comenzado su ataque en contra de los ejércitos del Rey Demonio.

Mientras sus tropas estaban en el rango F ~ E, difícilmente podían competir con mis élites. No sólo eran de un rango más alto, sino que habían aprendido a funcionar bien como una unidad cohesiva en su último año de entrenamiento. Si agregamos mi poder y el de Valenor a la ecuación, la derrota del Rey Demonio era inevitable.

Su ejército se había desgastado en los últimos meses, luchando batallas día tras día. Habían sucumbido rápidamente ante mis élites, y los únicos que quedaron en pie fueron los que rodeaban al antiguo marqués.

Intercambié una mirada con el Rey Demonio y me sorprendí al ver que no le afectaba en lo más mínimo.

«¿Eres el Rey No Muerto?»

«En efecto… y supongo que tú eres ese Marqués. También mataste a Talvin que había actuado como un embajador, ¿no es cierto?»

«Era natural matar a un hombre que había abandonado su orgullo».

«¡Cómo te atreves a decir eso, eres tú quien ha perdido su orgullo! ¡El objetivo eterno de los Asmodianos es regresar a nuestra tierra natal! ¿Qué hay de ti, incluso tienes un hogar al cual regresar? ¡Ese día asesinaste a nuestra gente y hoy pagarás por esos crímenes!»

Era Brugan, el líder de la división Asmodiana de Necrópolis quien gritó con enojo.

«Bueno, Marques, es demasiado tarde para arrepentirse ahora de todos modos, así que ya no importa».

«Johra puedo hacerme cargo de él, no he hecho mucho en esta expedición».

Valenor finalmente estaba cansada de acechar en el fondo y quería estirar un poco sus piernas.

«Claro Valenor, te dejaré ese tipo».

Sólo quedaban unos 100 de ellos, pero sólo el marqués estaba dispuesto a luchar. Brugan realmente quería pelear con él, pero yo sospechaba del rango del Rey Demonio y no confiaba en que pudiera ganar. Por eso permití que Valenor saliera y luchara contra él.

«¿Eres un dragón?»

«¡Vamos, peleemos! Aunque probablemente terminará en unos segundos, ¡aún te resultará doloroso!».

‘Valenor, ¿dónde aprendiste a hablar así?’

Tenía curiosidad sobre dónde había aprendido eso y parecía que el marqués también estaba sorprendido. En verdad, el marqués no era una persona terrible, simplemente era otro gobernante ambicioso y quería ganar más poder. Desafortunadamente para él, estábamos en campos opuestos y tendría que lidiar con él para la futura estabilidad de mi Necrópolis.

‘Valenor, ten cuidado tiene una habilidad especial llamada Heraldo de la Destrucción, podría ser peligroso si te atrapa por sorpresa’.

En verdad, sus posibilidades de perder ante el Marqués deberían ser cercanas a cero porque sólo tenía un rango D+. Sin embargo, esa habilidad especial era tal que podía trascender los niveles.

«Te arrepentirás de empujarme hasta mis límites, ¡lanzaré un verdadero desastre sobre este mundo! ¡Tú que habitas en las profundidades de mí, ofrezco mi sangre y alma como sacrificio! ¡Ven y causa la destrucción de este mundo!»

Cuando el Marqués terminó de lanzar su hechizo, humo oscuro salió de él.

«¡Valenor retrocede!»

Pensé que sería peligroso, así que intenté que se detuviera, pero ella no me escuchó.

«¡Puedo lidiar con eso! ¿Qué es eso?»

‘¡Kung!’

Un gran puño emergió detrás del humo y golpeó a Valenor. Incluso si ella estaba en su forma polimorfa, fue sorprendentemente incapaz de superar esa nueva criatura. Teniendo en cuenta su peso, muy pocas criaturas eran lo suficientemente fuertes como para enviarla a volar.

«¿Estás bien, Valenor?»

«Sí, simplemente me pilló por sorpresa, eso es todo».

Cuando el humo negro se dispersó, emergió un gigante de cuatro metros de altura. Era completamente negro, con una armadura dorada protegiendo sus puntos vitales. Sin embargo, el humo negro permaneció alrededor de su cabeza, impidiéndonos ver su rostro y dándole un aura amenazante.

«¿Te atreves a golpear a mi esposa?»

El gigante negro no respondió. A pesar de usar mi vista especial, fui incapaz de ver ninguna fuerza de vida lo que era increíblemente inusual.

«Yo.Seguiré.La.Voluntad.Del.Que.Me.Invoco.Aquí».

Después de decir unos balbuceos incomprensibles muy parecidos al estilo de conversación del Golem Matilda, levantó la mano e inició un extraño cántico, y una clase de magia comenzó a formarse alrededor de su puño.

‘Gnoss, ¿qué es esa cosa?’

‘Ese es un Golem de la Destrucción, fue creado por Altos Dioses. Es una creación con una poderosa magia que no requiere guía, su único objetivo es la destrucción. Es un oponente bastante malo para ti porque es una vasija sin vida, por lo que muchos de tus hechizos son ineficaces en su contra’.

Todo quedó claro gracias a la explicación de Gnoss. No tenía fuerza de vida porque simplemente era un golem creado por los Altos Dioses.

«Mmm… ¡Arácnidos, Hormigoides, sofóquenlo con veneno!»

¡Chittit!

Parecía que ese nivel de veneno no tenía ningún efecto en absoluto.

‘Gnoss, ¿cuál es la habilidad mágica alrededor de su mano?’

‘Es probablemente una magia de destrucción extremadamente potente. Continuará cantando así por medio día, y luego toda vida dentro de un radio de 10 kilómetros, dejará de existir’.

‘Wow, qué resultado tan devastador’.

‘Era una creación de los Altos Dioses de cuando todavía estaban en guerra entre ellos. Cuando los mundos Mortales y Divinos fueron separados, sus poderes fueron sellados y los Golem se convirtieron en lo que conocemos como Reyes Demonios’.

‘¿Hay alguna manera de detenerlo?’

‘Sus resistencias físicas y mágicas están en un nivel muy alto debido a que está protegido por innumerables hechizos defensivos lanzados por los Altos Dioses’.

«¡Venganza!»

Valenor saltó e intentó patearlo, pero como resultado sólo fue enviada a volar.

«Cuidado Valenor, no es un oponente al que le puedas ganar».

‘Gnoss, ¿qué rango tiene ese tipo?’

‘Está en el rango B+ ~ A-, pero si tomas en cuenta su armadura y hechizos defensivos sería un A+. Es increíblemente resistente, lo cual tiene sentido ya que fue creado para luchar en contra de los dioses’.

‘Este tipo de problemas deben tratarse con dioses, tienen que limpiar su propio desorden’.

«Estaremos retrocediendo, ¡este no es nuestro problema!»

«¡Si Señor!»

«¡Johra!»

Valenor me miró con tristeza, pero simplemente sacudí mi cabeza. Hice mi parte al lidiar con los Guerreros y el Rey Demonio.

«¡Retirada!»

En nuestro camino de regreso advertimos a la Unión Humana usando el Rugido de Dragón de Valenor que morirían a manos del Golem de la Destrucción si se quedaban allí.

Después de que regresé a Necrópolis, las noticias de su masacre seguían llegando, primero asesino a los soldados aliados que rechazaron retirada, antes de moverse al sur. La única buena noticia en todo ese asunto era la muerte del Rey Demonio.

Mientras estaba sentado cómodamente en la torre de observación que domina mi Necrópolis, el dragón Rojo se me acercó. Estaba solo en ese momento porque le pedí a Valenor que hiciera algo para mí. “Señor, ¿has escuchado hablar del Golem de la Destrucción?»

El Dragón Rojo me preguntó cuidadosamente desde la distancia, claramente con una intención oculta.

‘Sí, estaba presente en el momento de su invocación’.

Respondí telepáticamente debido a nuestra distancia.

«¿Estás dispuesto a dejarlo correr desenfrenadamente?»

‘No es mi responsabilidad, fueron los Altos Dioses quienes lo crearon, así que los Dioses deberían hacerse cargo de eso’.

«Los Altos Dioses han jurado no interferir directamente en este mundo. Por lo tanto, nos corresponde a nosotros lidiar con ese heraldo de la muerte”.

‘¿Por qué no bajan sus Mesías para tratar con eso entonces?’

«Sólo mira a Noradriana, los Mesías también tienen sus propias limitaciones. Quizás sólo usted es el único que podría detener esa abominación”.

‘Tan molesto, entonces ¿por qué no intentan ir ustedes chicos?’

«No tengo otra opción, el Golem de la Destrucción eventualmente vendrá a Necrópolis y entonces podre participar ya que estoy obligado a defender este lugar”.

«¿Es esa tú excusa?»

«Señor, ¿no sabes que el Golem no se detendrá hasta que destruya toda la vida? Es seguro que llegará eventualmente a Necrópolis».

«¡Maldición! ¿Por qué soy responsable de este desastre causado por los Altos Dioses?»

«…»

El Dragón Rojo no respondió y el simplemente agitó sus alas, manteniendo su posición.

«Mi madre dijo que si detienes a ese Golem, ella te ofrecerá una compensación».

«¡Ja, ja, una recompensa de un Mesías! Estoy deseando que eso llegue».

Decidí que podía terminar con eso y al menos obtener una compensación, ya que parecía que de todos modos tendría que lidiar con ello eventualmente.

‘Alpeon, hazte cargo de las cosas mientras estoy fuera’.

«¿Te irás ahora, Señor?»

«Primero tengo que preparar algunas cosas, como dragón debes aprender a ejercitar tú paciencia».

«¡Señor, mientras hablamos, miles están perdiendo sus vidas!»

«¡Suficiente! ¿Por qué intentas hacer que parezca que sus muertes son mi culpa? Si te sientes tan responsable, te doy permiso de volar y luchar contra él, pero yo me moveré a mi propio ritmo».

El Dragón Rojo regresó al lado de Noradriana, y después de una breve discusión voló hacia el Norte con sus hermanos a su lado, buscando al Golem por ellos mismos. Desgraciadamente estaban desinformados de las habilidades del Golem y no serían capaces de detenerlo. Aun así, al menos podrían retrasarlo un poco y comprar algo de tiempo para que yo llegue y me ocupe de ello.

‘Señor, he llevado a tu habitación lo que me pediste’.

‘Buen trabajo’

Llevando conmigo mis pertenencias, volé hacia el norte. Sabía que Valenor se enojaría si descubría que me fui para hacer esto yo solo, pero no quería arriesgarme a ponerla en peligro.

Sentí que era mi responsabilidad enfrentar cualquier amenaza externa hacia Necrópolis y sabía que en el peor de los casos reviviría con mi Vasija de Vida.

Después de un largo vuelo, finalmente descubrí al Golem de la Destrucción en la distancia. Las fuerzas aliadas lo estaban ahogando con magia y flechas, así como Alientos de Dragón de mis guardianes. Aun así, causaban daños insignificantes en el golem y persistía con su canto.

‘Gnoss ¿cuánto tiempo hasta la próxima explosión?’

‘¿Quizás alrededor de cuatro horas?’

‘Bien, es un poco apretado, pero debería poder hacerlo’.

«¡Todo el mundo aléjese, yo me haré cargo de esta monstruosidad!»

Grité a aquellos que estaban atacando al Golem. Gracias a mi Aura de Terror, no lo pensaron dos veces antes de escuchar mis palabras y retirarse.

«¡Maldición, qué problemático!»

Volé directamente al cielo, más y más alto. El aire continuó disminuyendo hasta que rompí la atmósfera del Mundo y miraba al hermoso planeta blanco y verde desde el espacio.

‘Esto debería ser suficiente’.

Saqué Excalibur y lancé Gravedad Arriba varias veces hasta que su peso coincidió con el de Valenor, había incrustado algunas de mis mejores gemas atribuidas con gravedad en Excalibur que activé, aumentando aún más su peso.

Calculando su dirección, la dejé caer cuidadosamente y la seguí de cerca. A medida que aceleró a una gran velocidad, la seguí por detrás, asegurándome de hacer algunos pequeños ajustes para que golpeara correctamente.

«Debería estar bien desde aquí».

Después de estar seguro de que golpearía, disminuí mi velocidad con mi magia Vuelo. Excalibur procedió a perforar al Golem justo en la cabeza. Aunque fue creado con una increíble resistencia física y mágica, Excalibur era una espada muy afilada e indestructible. Combinado con el aumento de peso y velocidad, no era algo que sus defensas pudieran soportar.

¡Quaauaaaqang!

Un gran cráter se había formado en el suelo donde había golpeado y el Golem había desaparecido por completo sin dejar rastros. Excalibur había perforado profundamente en la corteza del planeta, descansando en un charco de magma.

«Qué increíble poder».

Los que habían estado parados a los lados y vieron lo que había pasado estaban estupefactos. Nadie había pensado que el Golem que había resistido todos sus ataques sería manejado simplemente dejando caer una espada.

Enfrié a Excalibur con varios Muros de Hielo y la devolví a su peso normal antes de descender a recuperarla. Limpié la suciedad de ella, la até a mi espalda y regrese a la superficie.

«¡Wow!»

«¡Él lo hizo!»

«¡Larga vida a Necrópolis!»

¡Ooooh!

Vitoreos resonaron cuando partí con los cuatro dragones a remolque.

«Tch, qué problemático».

Murmuré para mí mismo.

Al regresar, tuve que sufrir las interminables quejas de Valenor porque me había ido sin ella. Realmente había estado enojada y preocupada por mí y no me dejaría ir ligeramente.

Cuando finalmente se calmó, me dispuse a disfrutar del espectáculo de la vida de Lorina.

‘¡Ja, sólo nivel 3! Todavía tiene que huir si encuentra cinco Ratones de Campo’.

Lorina había luchado por hacerse cargo de cuatro Ratones de Campo, lo que la hacía infeliz. Era tan patético de su parte tener dificultades para enfrentar criaturas tan débiles.

‘¿Debería cazar un Jabalí de Pradera después?’

Estaba avergonzada por el hecho de que se había escapado de esos jabalíes en varias ocasiones. Trabajando duro, creó una trampa elaborada y reunió su hierba favorita para atraerlo. Sin embargo, a pesar de no entender la trampa, el jabalí se las arregló para sólo comer la hierba sin activarla.

‘¡Maldición! ¿Cómo podría un simple jabalí ser tan astuto?’

La inteligencia era la clave para sobrevivir en la naturaleza. Cuanto más tiempo lograra sobrevivir, más astuto se volvería. Era la regla de este mundo, los que eran más inteligentes podían subir más de nivel y gobernar sobre los otros.

‘Hmm… Lorina parece estar luchando bastante, ¿debería darle un arma?’

«Johra, ¿qué estás pensando? ¿Estás mirando otra vez a la mujer que convertiste en guerrero esqueleto?»

Asentí a la pregunta de Valenor.

«Valenor, la próxima vez vamos a darle alguna arma y armadura baratas».

«¿Ahora la estás ayudando?»

«¡Sólo quiero darle algunas falsas esperanzas!»

Aunque dije eso, de hecho quería ayudarla un poco. Esperaba que mejorara un poco, después de todo, cuanto más se sube, más fuerte se cae. Eso era parte de mi plan de venganza.

Más tarde por la noche, el Dragón Rojo llegó a mi observatorio.

«Señor, mi madre quiere verte».

Aunque hablaba sin rodeos, se podía escuchar una cierta cantidad de respeto en su voz.

«¿Quieres ir a dar un paseo Valenor?»

«¡Seguro, Polimorfismo!»

Subiendo sobre su cabeza, nos dirigimos a encontrarnos con Noradriana.

«¡Gracias por tú duro trabajo, Señor! Escuché que lograste ocuparte del Golem de la Destrucción».

«En efecto, así que ¿por qué querías verme?»

“Puede que no sea suficiente, pero te daré mi posesión más preciada”.

Miré a Noradriana mientras empezaba a mascullar un hechizo mágico con una voz suave.