GMR S2 Capítulo 59

0

Joanna estaba absorta en un sentimiento de libertad que nunca había experimentado en su vida.

Su rostro estaba pálido y sentía que se derrumbaría en cualquier momento. Su mente se sentía confusa y todo lo que veía parecía borroso.

Y, sin embargo, en este estado, pudo sentir incluso el más mínimo cambio que sucedió a su alrededor. Desde el más mínimo cambio en la dirección del viento hasta un grano de arena rozando su mano.

¿Era así como se sentía cuando tomaba drogas?

Nunca los había probado antes, así que no estaba segura.

“¿Cuánto tiempo he estado así?”

Joanna podía recordar todo claramente desde el principio.

Las Bestias Demoníacas se abalanzaron hacia ella. Al principio, pensó que Lucas todavía estaba cerca.

Ella no pensó que realmente la había dejado. Estaba segura de que él la ayudaría cuando las cosas se pusieran realmente peligrosas. E incluso pensó en lo enojada que estaría con él después.

Pero ese pensamiento desapareció cuando las primeras garras de las Bestias Demoniacas le rasgaron el muslo.

El dolor no era severo, pero estaba ahí. Su piel estaba más desgarrada de lo que esperaba y su sangre fluía libremente.

Fue esta herida la que la despertó como un chorro de agua fría.

A partir de ese momento, luchó ferozmente contra las Bestias Demoníacas, pero fueron persistentes. No les importaba si incluso les volaban las piernas o los brazos. Incluso si perdieron la mitad de sus cuerpos, todavía cargaron hacia Joanna sin dudarlo.

Sin embargo, sus hechizos eran lo suficientemente poderosos como para destruirlos por completo.

“¡Hyper Rayo!”

Joanna gritó un hechizo.

Una poderosa esfera de energía se disparó hacia la multitud de Bestias Demoniacas Beasts. Después de una pequeña explosión de aire, las partes del cuerpo volaron.

Pero Joanna ya había dirigido su atención a otra parte. La mitad de las Bestias Demoníacas todavía estaban vivas.

Ella recurrió a su maná una vez más.

“Todavía tengo suficiente maná, pero …”

Su cabeza se sentía como si estuviera en llamas.

¿Su fuerza mental estaba llegando al límite?

Era posible. Después de todo, esta era la primera vez que se encontraba en una situación tan desesperada. Nunca antes había luchado contra tantos enemigos. Más importante aún, estaba sola.

Un mago sin un guerrero para bloquear desde el frente no podría mostrar ni un tercio de su verdadero poder.

Dos … No, si tuviera siquiera una persona para bloquear el frente, todos estos debiluchos habrían muerto en un instante.

‘No. Puede que aún sea difícil.”

Sus ojos se volvieron hacia el camión. Y fue justo a tiempo cuando vio a un grupo de bestias demoníacas arrastrándose hacia él.

“¡Muro de fuego!”

¡Fwoosh!

Las llamas se elevaron desde el suelo y quemaron los cuerpos de las Bestias Demoníacas. Al mismo tiempo, había ajustado el poder de su hechizo para no dañar el camión.

Eso también fue un problema. Nunca antes había peleado en una situación como esta. Todos estos problemas se acumularon de una manera sutil que redujo la capacidad de combate de Joanna a su peor nivel.

Si hubiera incluso otra persona allí o si hubiera menos enemigos, ella podría haber usado hechizos a distancia al contenido de su corazón.

“…”

Estaba sin aliento y todo su cuerpo estaba cubierto de sudor frío.

Ni siquiera podía permitirse el lujo de pensar.

Solo había dos pensamientos dando vueltas infinitamente en su cabeza.

Deshazte de las Bestias Demoniacas y protege el camión.

¿Qué podía hacer ella?

Había decenas de oponentes en su contra.

Lo más importante en las grandes batallas era tener un conocimiento firme de todo en el campo de batalla. Tener dos objetivos o, si se lo puede permitir, tres.

Muévete constantemente. Y busca siempre el camino más eficaz.

Todas estas eran cosas que le habían enseñado, pero fue solo después de haber sido puesta en una situación tan extrema que pudo ponerlas en práctica.

Su resentimiento hacia ese hombre había desaparecido sin dejar rastro, y la desesperación que sintió cuando se dio cuenta de la situación también lo hizo. Ahora, su mente estaba completamente en blanco.

Lanzó hechizos como si estuviera en trance.

Más grande.

Más rápido.

Más eficiente.

Algo en su corazón comenzó a agitarse.

Justo cuando un inexplicable placer comenzaba a invadirla.

¡Grieta!

“¡Aak …!”

Las garras de una Bestia Demoníaca rasgaron su hombro, haciendo que su carne se rompiera en pedazos.

A diferencia de la herida en su muslo, esta herida fue casi fatal. En un instante, casi perdió su brazo derecho.

‘Duele.’

Me dolió mucho.

Sus lágrimas amenazaron con caer al sentir un dolor que nunca había experimentado en su vida.

En un instante, su mente comenzó a vacilar.

Las garras y los dientes de las Bestias Demoníacas podrían tener veneno. Si no actuaba rápidamente, podría tener que amputar su brazo.

Un miedo repentino surgió ante ese pensamiento.

Su concentración se estaba agrietando y su maná estaba a punto de dispersarse.

¿Qué estaba haciendo ella ahora mismo?

Ella no podía recordar. El dolor había hecho que sus pensamientos se desorganizaran.

Un poco más. Sintió que podría haber captado algo si hubiera tenido un poco más de tiempo.

Joanna se derrumbó impotente en el suelo. Y en un instante, las Bestias Demoniacas cargaron hacia su forma indefensa.

Solo podía mirarlos acercarse a ella con ojos llenos de desesperación.

Ella no quería morir de esa manera …

[Termina el encantamiento.]

Una voz sonó en su cabeza.

Su mente, que se había vuelto borrosa, se aclaró de repente.

Las bestias demoníacas también dejaron de moverse. No, no eran solo las Bestias Demoníacas. Parecía que el espacio mismo se había detenido.

En este mundo extraño, Joanna finalmente pudo volver a pensar con claridad.

‘Ummm…’

[¿Por qué bajaste la guardia? ¿Por qué dejaste de enfocar tu maná? ¿Y todavía te atreves a llamarte Archimaga?]

Joanna se estremeció levemente ante la reprimenda.

“Pero … duele tanto …”

[Cálmate. Si eres un Archimaga, nunca debes detener un hechizo que hayas comenzado a lanzar. Termina el hechizo. Incluso si te arrancan las extremidades, las costillas se clavan en los pulmones o te cortan la lengua.]

“Yo … yo …”

Archimago.

Era una palabra que amaba y odiaba a la vez.

Ella lo sabía.

No era digna de ese título.

Joanna era solo un producto terminado de la Institución de Magos de Norteamérica.

Ella era la prueba de que se podía crear un Archimago simplemente usando un régimen de entrenamiento establecido y una mejora mecánica de maná. Sin necesidad de experiencia práctica o investigación independiente.

Las implicaciones fueron grandiosas.

Aunque variaba según el individuo, implicaba la posibilidad de que los Archimagos pudieran ser “producidos en masa” en Estados Unidos. Era algo que conmocionaría al mundo entero.

Joanna también estaba orgullosa de ese hecho.

De los cientos de solicitantes, ella fue la única que se convirtió con éxito en Archimago. Los mejores después de ella solo podrían alcanzar 5 estrellas en el mejor de los casos.

Ella era la única especial. Una de los pocas Archimagas de 7 estrellas en América del Norte.

Eso era lo que pensaba que era.

Pero en su primer día en Asia, se dio cuenta de que era solo una rana en un pozo.

Conoció a un “verdadero Archimago”.

Un Gran Mago que estaba en un nivel completamente diferente al de un Mago fabricado.

¿No eran las mismas 7 estrellas?

Sin embargo, Joanna no creía que pudiera derrotarlo, aunque fueran cinco.

Los Cazadores Asiáticos se rieron de Joanna. Y los otros Archimagos de América también la ignoraron.

Nunca lo dijeron abiertamente, pero estaba claro que nunca la trataron como a una compañera. Sus pensamientos eran obvios.

“Qué vergüenza para América del Norte”.

Estúpida.

Pero lo que más le dolió fue que no pudo refutar sus críticas.

Esos recuerdos se habían convertido en un trauma y se quedó con ella en forma de pesadillas.

Desde entonces, Joanna nunca había ido a una misión. Y si ella fue, solo fueron misiones extremadamente seguras sin ningún riesgo en absoluto.

En cambio, ganó reconocimiento visitando eventos o reuniéndose con celebridades.

Esto permitió que Joanna se convirtiera en una de las cazadoras más famosas de Estados Unidos. Sin cumplir realmente con los deberes de un cazador.

Cuando conocía a Magos por debajo de su nivel, mostraba sus colmillos porque no estaba orgullosa de sí misma.

Ver a alguien que se hacía llamar mago le recordaba a sí misma en el pasado.

Un producto defectuoso.

Un perdedor afortunado que ni siquiera calificó como 6 estrellas, sin mencionar las 7 estrellas.

Esa era su identidad.

[Un archimago no es algo creado por la suerte].

‘Que sabes…’

[Puedo garantizar que te lo mereces.]

“¡…!”

Esas palabras hicieron que el corazón de Joanna se sacudiera violentamente.

Esas eran las palabras que más quería escuchar de alguien.

[Y te daré una misión. No es tu destino ser destrozada por estas Bestias Demoníacas. Supera esta prueba.]

“¿Qu-, quién … eres tú …?”

[…]

Ella no recibió respuesta. La presencia en su mente se fue desvaneciendo lentamente.

… El ser se había ido.

Joanna sintió que el dueño de la voz estaba en algún lugar lejano, y solo le había hablado de pasada.

“El dueño de esa voz … De ninguna manera …”

Ella había oído hablar de eso.

Era una historia legendaria que a menudo se interpretó como rumores infundados.

Que había una voz que solo podían escuchar los elegidos.

‘Si era…’

Si esa era realmente “su” voz …

Si ese ser realmente le estaba hablando …

¡Entonces fue una revelación!

Joanna no tenía defectos.

Ella levantó la cabeza, su expresión cambió por completo.

‘Me lo merezco.’

Ella era alguien que tenía las calificaciones para ser un Archimago, un ser digno del título de Gran Mago.

Entonces ella no podría morir allí. No había forma de que ella muriera.

En el mejor de los casos, esto fue solo una prueba.

Un coraje desconocido estalló dentro de Joanna. Apretando los dientes, se puso de pie lentamente.

El dolor en el hombro y el muslo parecía haberse aliviado un poco. Sabía que era solo una ilusión, pero no le importaba.

“¡Kiieek!”

“¡Kyak! ¡Kyak! “

Docenas de bestias demoníacas se lanzaron simultáneamente. El tiempo, que se había detenido, se reanudó una vez más.

¡Fwoosh!

Las llamas estallaron alrededor del cuerpo de Joanna.