GMR S2 Capítulo 439

0

El recuerdo de esa pesadilla aún era vívido.

“Él murió.”

“¿Qué…?”

“Es algo que él quería desde hace mucho tiempo, y fue su propia voluntad. Incluso si soy su discípula, no tengo derecho a impedir que haga lo que quiere.”

Una mujer de pelo negro como ella. Ella no era tan mala. Para ser honesta, no había muchas cosas que pudieran pasar por su mente, pero definitivamente había algunos puntos que no podía ignorar. Además, mirando hacia atrás, probablemente Sedi no la odiaba tanto.

Sin embargo, cuando escuchó eso, Sedi casi había matado a esa mujer, Min Ha-rin, en un instante.

“Tú… ¿De qué demonios estás hablando?”

Ciertamente había varias razones por las que estaba emocional y enojada.

Su expresión distante y tono bajo. Todo esto le mostró que Min Ha-rin estaba tratando de mantener la compostura.

¿Había perdido la cabeza?

¿Podría esta mujer realmente mostrar esa actitud al hablar de la muerte de su Maestro?

El rostro de Min Ha-rin se acercó. No fue otra que ella quien lo hizo así. Antes de que Sedi se diera cuenta, había agarrado a Min Ha-rin por el cuello y la acercó más.

“… no trates de andarte por las ramas, dímelo claro. ¿Qué le pasó a mi padre?”

De hecho, ella ya lo sabía. Probablemente lo hizo.

Sin embargo, tal vez, tal vez no fue así, no fue posible.

Ella negó la realidad. Y deseó desesperadamente que la respuesta que recibió fuera diferente de lo que esperaba.

“Él está muerto.”

Ella no podía respirar. Su pecho se sintió apretado y su mente se quedó en blanco.

Mientras esto sucedía, su boca se movió y preguntó.

“…¿muerto?”

“Sí.”

“¿Y tú… lo dejaste solo?”

La boca de Min Ha-rin se abrió de nuevo. Probablemente tenía algo que decir sobre la situación.

Pero Sedi no podía aceptarlo.

Bump, Bump.

Su visión se estremeció con los latidos de su corazón. Antes de que se diera cuenta, los alrededores se sentían como si se hubieran vuelto negros, y sentía que cada sonido se había vuelto distante como si sus tímpanos se hubieran roto.

“…Bien. Está bien ya que ustedes sobrevivieron, ya que él les salvó la vida.”

“No me parece.”

“Cierra. Tu. Boca.”

Si eso fuera realmente cierto, eso no habría sucedido.

¿Realmente quería morir?

Entonces, ¿qué pasa con ella?

¿La relación con ella no era importante para esa persona? ¿Era tan insignificante que él no le diría nada ante la muerte?

…Ella lo supo. Al final, Sedi fue quien se obligó a sí misma a ser su hija, y fue Sedi quien se aferró al título de familia.

Sin embargo, Lucas aceptó su terquedad.

“No aceptaré esto.”

Sería más exacto decir que ella no podía aceptarlo.

Sentía que si aceptaba los hechos que se revelaron tal como son, se volvería loca.

* * *

…Cuando su cabeza se enfrió, se dio cuenta de algo.

El hecho de que Min Ha-rin fuera así no significaba que no estuviera triste. Ella debe haber estado experimentando un dolor similar al de Sedi.

Sin embargo, curiosamente, ante la muerte de un ser querido, un mortal parecía mucho más maduro que Sedi.

Incluso si era solo un acto, todavía era increíble. Porque Sedi ni siquiera podía hacer eso.

—Respetó y aceptó la elección de su Maestro.

La Min Ha-rin en su memoria parecía hacer esa afirmación.

“¿Tu respuesta fue correcta?”

¿Fue correcto aceptar la muerte de Lucas?

‘…’

No. Eso no estuvo bien.

Esa podría ser la respuesta correcta para Min Ha-rin. Incluso para esa mujer llamada Beniang. Y también podría ser la elección correcta para los otros discípulos.

Sin embargo, no lo fue para Sedi Traumen. Nunca lo fue

Una hija nunca podría aceptar la muerte de su padre tan fácilmente.

“En cualquier caso, es la vida de su Padre… No diré cosas infantiles como esa.”

Sedi se secó las lágrimas.

Luego miró hacia el cielo con sus ojos rojos e hinchados.

“Solo… porque quiero.”

Eso fue todo.

Por eso, de ahora en adelante, lo que iba a hacer era completamente farisaica. Sedi entendió y aceptó ese hecho primero.

Su desesperación por volver a encontrarse con Lucas era una completa negación de la elección de Lucas, que tenía algún tipo de motivo oculto.

No fue diferente de eso.

* * *

Sucedieron muchas cosas.

Y ella renunció a mucho.

Se hizo más difícil día a día, pero su deseo por su objetivo no se desvaneció en lo más mínimo. La hizo feliz, pero por otro lado, también estaba asustada. No podía decir qué pasaría si esa aspiración desapareciera.

Tenía miedo, pero no se rindió.

En algún momento, dejó de moverse y recordó su objetivo.

Y encontró una pista para hacer realidad su deseo.

* * *

Picaba. Pero eso fue todo.

Lucas se frotó la mejilla.

No dolió tanto como sus ataques anteriores. O al menos ese debería haber sido el caso, pero esa bofetada en la mejilla dolió más que el hormigueo en la barbilla o el estómago palpitante.

“Es Traumen.”

La voz de Sedi todavía no cambió mientras hablaba.

“… todavía estás diciendo eso.”

“Lo diré una y otra vez. Y hablo en serio. Este tipo de acto no funciona, Padre, deberías rendirte.”

“¿Crees que estoy actuando?”

“No quiero responder más preguntas tontas.”

Sedi se tocó la mano. Era la mano que había abofeteado la mejilla de Lucas.

“Sé que has pasado por mucho. Debe haber sido muy duro. Todavía parece que lo es.”

“…”

“Me preguntaste antes, ¿no? Si haría una diferencia si me dijeras, ¿lo decías en serio?”

“Por supuesto…”

“Mírame y dilo.”

No pongas tus ojos en mí.

Las palabras que acababa de decir. Y el final de sus palabras que se había impedido decir antes.

Las palabras que escuchó.

“¿Estás dudando porque es difícil incluso hablar de eso? ¿Cuán inmensas fueron las cosas por las que pasaste?”

“…¿Qué estás tratando de decir?”

Las comisuras de la boca de Sedi se levantaron. En otras palabras, ella sonrió.

“…ah. Bueno, solo tengo una pequeña duda. Desde la perspectiva de Padre, puede parecer alucinante, pero en realidad podría no ser tan importante.”

“¿Crees que estoy exagerando?”

“Yo no dije eso.”

Lo sabía en su cabeza. Que esto era solo una provocación infantil.

Nada más que una provocación a medias para que Lucas abriera la boca.

Incluso Lucas lo sabía.

“¿Qué sabes de mí?”

Y, sin embargo, una voz clara y enojada aún salía de sus labios.

“¿Sabes lo que es estar siempre obligado a tomar decisiones no deseadas? ¿Tienes alguna idea de lo que se siente no poder morir cuando quieres y no poder vivir cuando quieres?

“¿En serio? Debe haber sido duro.”

La sonrisa desapareció de los labios de Sedi.

“Entonces, ¿qué pasa con padre? ¿Sabes cómo me sentí? Espero que no lo hayas olvidado. Deliberadamente elegiste morir en los preliminares.”

Por un momento, Lucas no supo qué decir.

“Estoy seguro de que pensaste que era una muerte sin remordimientos. Bueno. Fui yo quien obligó a Padre a asumir el papel. Probablemente ni siquiera pensaste en mí antes de morir.”

“No. Que…”

“Tranquilizate. Es mi turno de hablar.”

Lucas cerró la boca.

“¿Sabes cómo me sentí cuando moriste así? Como si esa persona no tuviera nada que ver conmigo. Fue tan ridículo que ni siquiera me dejaste una sola palabra antes de morir.”

“…”

Lucas recordó ese momento.

Justo antes de partir para luchar contra Nodiesop, cuando estaba listo para aceptar su muerte, cuando terminó su despedida final con Min Ha-rin.

Solo se había sentido despreocupado en ese momento. Solo había pensado que finalmente podría escapar de su terrible destino. Ni siquiera pensó en Sedi.

“Lo siento.”

No pudo evitar disculparse por eso. Pero la expresión de Sedi empeoró.

“Mierda. No lo mencioné porque quería escuchar algo así. Solo porque mostré mis emociones no significa que me volví infantil. Yo solo…”

“…”

“…como mi padre me dijo hace mucho tiempo. Lo pensé desde entonces. Cómo debe tratar un padre a su hija. Tú que puedes hacer por mí. Un ideal…”

La voz de Sedi se volvió un poco ronca.

“…la relación padre-hija ideal.”

Esas fueron obviamente las palabras de Lucas.

“Quiero decir. Hice las cosas que dijo Padre. Lo pensé seriamente, más seriamente que cualquier otra cosa en mi vida. Por eso, cuando escuché que mi padre había muerto, todo en lo que podía pensar era en volver a encontrarte de alguna manera.”

“…”

“Y esta es mi respuesta.”

Sedi dio medio paso adelante.

Luego, sin dudarlo, abrazó a Lucas.

“…”

Esta era la primera vez en su vida que Lucas había sentido tal calidez.

“Lucharé por ti.”

Algo pareció subir por su garganta.

“No importa lo que sea, me desharé de todo lo que te molesta.”

Fue entonces cuando se dio cuenta de la razón.

Nunca nadie le había dicho algo así a Lucas.

Todos, incluidos sus amigos más cercanos, consideraban a Lucas alguien en quien confiar. Incluso Kasajin, el único con una actitud diferente, quería una relación en la que se apoyaran mutuamente.

Esta fue la primera vez.

Que una persona quisiera asumir esa responsabilidad en su lugar.

Lucas siempre había sido la sombra de alguien. Él había sido su sombra.

Y ahora.

La hija que había olvidado y que seguía olvidando, estaba tratando de convertirse en su sombra. Ella le estaba diciendo que pelearía en su lugar.

Esas palabras lo ahogaron.

“Así que solo di algo. Todo lo que quiero es que mi padre me mire y me diga.”

Fue en ese momento que innumerables voces resonaron en su cabeza.

[¿Qué demonios estás haciendo? Lucas.]

[¿Por qué estás dudando? Realmente no estás considerando lo que ella dijo, ¿verdad?]

[Eso no va a funcionar. ¿Por qué crees que permitimos que nos absorbieras y te dimos nuestra fuerza?]

[…es tu responsabilidad. Te confiamos nuestros sueños incumplidos porque queríamos un ‘Lucas’ con otra posibilidad de cumplirlos.]

El dolor, que se sentía como si su cerebro estuviera siendo apuñalado por una aguja, se desvaneció un poco.

Para que pudiera ignorarlo.

“Entonces, ¿escucharás?”

Lucas habló.

“Las situaciones en las que estuve. Las cosas que sucedieron.”

Por primera vez, Sedi sonrió de verdad.

“Dime.”

* * *

El habló.

Lucas le contó a Sedi sobre su situación.

Fue todo lo contrario de lo que sucedió antes. Sedi solo hizo algunas preguntas simples que nunca interrumpieron el flujo y solo escuchó a Lucas. Casi no hubo ningún cambio en su expresión.

La voz de Lucas era el único sonido en la habitación, pero el ambiente era tierno.

Y cuando terminó su historia, Sedi dijo sin rodeos.

“Lo siento.”

“…¿eh?”

Lukas se sorprendió por la repentina disculpa.

“Las cosas por las que pasó mi padre no fueron una broma. Entiendo por qué ni siquiera querías pensar en ello. Difícilmente podrías permitirte… Mierda. Si ese tipo de Dios todavía estuviera vivo, me encantaría patearle el trasero.”

“…”

“De todos modos, está bien. Recibí la solicitud de padre.”

“¿Recibiste?”

Sedi habló de una manera indiferente.

“La mujer llamada Pale te está molestando, tienes curiosidad sobre la identidad del Mago de Origen y quieres saber la verdad sobre el Castillo*. ¿Hay algo más?” (TL: Al referirme a *lo que supongo que es* el castillo del Rey del Vacío, usaré ‘Castillo’ como una forma de diferenciarlo).

“…”

Lucas…

Pensó que su situación era más complicada que eso. Había muchas cosas que quería lograr, y pensó que ninguna de ellas podría resolverse de inmediato.

Pero cuando Sedi lo presentó así, sus objetivos no parecían tan buenos como pensaba.

“Eso es cierto, pero…”

“Bueno.”

Sedi se levantó de su asiento. Luego, se dio la vuelta como si fuera a alguna parte.

“¿A dónde vas?”

“Encargarme de lo más cercano.”

“¿Lo más cercano?”

“Pale. ¿No está todavía en Demonsio?

Con una sonrisa maliciosa, Sedi hizo crujir los nudillos.

“Comencemos con esa mujer. Después de todo, todavía le debo algo.”