GMR S2 Capítulo 354

0

La luz de los candelabros de arriba se reflejaba brillantemente en el vino.

Peran tomó un pequeño sorbo del líquido de olor dulce en su boca. No solo rodó sobre la lengua como la seda, sino que también fluyó por su garganta casi como si tuviera mente propia.

Este fue, sin duda, un vino de clase alta.

“Si te parece bien, ¿puedo tomar un trago también?”

Su expresión casi se endureció como una piedra cuando escuchó la repentina voz.

Una mujer estaba parada detrás de él con una brillante sonrisa.

Era Iris.

De una niña ingenua a una belleza seductora.

Iris Phisfounder era una mujer capaz de cambiar por completo su aura dependiendo de su sonrisa.

Peran apartó deliberadamente los ojos de su rostro. Acababa de humedecer su boca, pero ya se sentía como si estuviera intoxicado. Esta era la prueba de que ya estaba siendo observado por Iris.

“Sería un honor, mi señora.”

Después de recibir una copa de un mesero que pasaba, cortésmente le sirvió vino a Iris.

Tintinar-

Golpearon ligeramente sus copas antes de llevarlas simultáneamente a sus labios.

Excepto que, esta vez, Peran apenas pudo saborear el vino.

“Estoy sorprendida.”

“¿Qué quieres decir?”

“Nunca pensé que te encontraría en Yuterdam.”

“…”

Si había que creer en sus palabras, eso significaba que no había venido hasta aquí para encontrarse con Peran… En verdad, eso era obvio. Después de todo, Peran no le había informado a nadie que vendría a Yuterdam.

Sin embargo, eso no significaba que pudiera ser demasiado rápido para saltar a cualquier conclusión.

Después de todo, esta persona era la Bruja Negra.

Era una maestra de la negociación y una maga en lo que respecta al lenguaje y el habla.

Incluso los políticos experimentados no eran más que bebés recién nacidos frente a ella, por lo que para ella, mantener ocultas sus intenciones era tan fácil como respirar.

“El juego a veces sirve como una excelente distracción. Siempre y cuando no te excedas.”

“Huhu, todavía no creo que hayas venido hasta aquí para voltear algunas cartas.”

“…bien. Naturalmente, vine aquí por otros asuntos, es solo que lamentablemente no puedo decirle a la señorita Iris de qué se trata.”

En lugar de insistir hasta el final en que no tenía ningún otro objetivo, era mejor admitir que tenía otros asuntos y afirmar que eran demasiado privados para compartirlos. Por supuesto, no se olvidó de mezclar un poco de firmeza en su voz.

‘Ella nunca debe enterarse de Lady Snow.’

Si bien Iris era miembro de la facción moderada, de ninguna manera era una aliada. De hecho, ella era alguien que la alianza había considerado un enemigo potencial.

Por lo tanto, era imperativo para él ocultar el hecho de que Snow, la líder de la alianza, actualmente vagaba por el pequeño camino entre la vida y la muerte.

“¿Para qué vino aquí la señorita Iris?”

“Vine a encontrarme con el Señor de Yuterdam.”

“… ¿El Señor de Yuterdam?”

No pudo evitar volver a preguntar.

Iris rió suavemente antes de asentir.

“Sí. Últimamente he tenido algunos problemas, así que quería pedir la ayuda del Señor.”

“Entonces, ¿por qué Pelea Numérica?” (TL: Hubo un error tipográfico en los raws del capítulo anterior. Es Number ‘Fight’ (파이트) y no Number ‘Five’ (파이브). Pensé que el nombre era extraño, pero lo acepté).

“Es aburrido solo esperar.”

Fue gracias a este aburrimiento que Peran perdió la mitad del dinero que ganaba con ella.

Fue cuando.

“…Perdóneme.”

Un joven alto se acercó a ellos y miró a Iris antes de abrir la boca.

“¿Eres la dama Iris?”

” ¿Eres…?”

“Soy el asistente de Lady Asilla, Merad.”

“Oh, llegaste mucho más rápido de lo que esperaba.”

“… Me dijeron que si no venía a toda prisa, la Casa Dorada podría haber perdido todo nuestro dinero por completo.”

Cuando escuchó las palabras de Merad, Iris dejó escapar una risa suave.

“Eso no es cierto. Para un casino de este tamaño, tomaría alrededor de una semana, incluso para mí.”

“Yo, ya veo.”

Ella decía que sería posible en una semana.

Peran no pudo evitar sentir una oleada de asombro por Iris.

La hermosa mujer en cuestión colocó su copa de vino sobre la mesa antes de girarse hacia Peran.

“Quiero darte algo a cambio del excelente vino, Peran. ¿No vendrás conmigo?”

“¿Eh?”

“¿No tienes negocios con ella también?”

“…”

¿Cómo lo supo?

Peran tenía una sensación sofocante en el pecho, pero trató de ocultarlo lo mejor que pudo.

“Entonces, por favor.”

“¿Está bien, Merad?”

“Eso…”

Merad, que tenía una expresión avergonzada en su rostro, trató de decir algo, pero pronto, su rostro cambió y asintió.

“Comprendo. Entonces, ustedes dos, por favor vengan conmigo.”

Iris siguió a Merad con una sonrisa. Peran miró su espalda por un momento antes de dejar escapar un suave suspiro.

Desde que conoció a Iris, no podía evitar la sensación de que ella lo estaba arrastrando.

“Probablemente no haya nadie que pueda tomar la iniciativa cuando ella está cerca.”

Como mínimo, le resultaba difícil imaginarse a Iris siendo guiada por alguien.

… Ahora no era el momento de pensar en estas tonterías.

Con un silencioso movimiento de cabeza, los siguió.

* * *

“Oye hermano. Si no quieres jugar más, ¿por qué no cedes tu asiento?”

“…”

“Oye. ¿No me escuchaste…”

Cuando el hombre grande frunció el ceño, el hombre que estaba a su lado lo contuvo.

“Oye, eso es suficiente. Perdió como 1000 monedas de oro en la última ronda.”

“¿Qué fue eso? ¿De qué sirve apostar si vas a perder tanto?”

“Olvídalo. Mira su rostro, esta es probablemente su primera vez en un lugar como este. Imagina lo terrible que se sentiría pisar mierda de perro tan pronto como salgas por la puerta.”

“…Ah.”

Con un resoplido bajo, el hombre se acercó a Lucas y le dio una palmadita en el hombro antes de entregarle una moneda de oro.

“Cómete un plato de sopa caliente de camino a casa. Tu cabeza todavía estará caliente, así que evita ir a un bar, ¿de acuerdo?”

“…”

Lucas miró la moneda en su mano con consternación.

Una moneda de oro.

Esta moneda de oro, que brillaba en su palma, era ahora la totalidad de la fortuna de Lucas.

…En otras palabras, a Lucas no le quedaba dinero.

1200 monedas de oro.

Solo le tomó una hora perder todo el dinero que Peran le dio.

‘Imposible…’

Algo que debería ser casi imposible probabilísticamente había sucedido.

Por lo que había visto, podía ganar nueve de cada diez juegos en el casino.

E incluso del que no estaba completamente seguro, confiaba en que sus posibilidades de ganar eran al menos del 90%. Apostar con tales probabilidades no podría llamarse juego de azar.

Pero perdió.

Perdió una y otra vez.

De hecho, sería más fácil decir que nunca ganó.

En términos de probabilidad, había hecho miles, no, decenas de miles de cálculos.

No hubo ninguna trampa, entonces, ¿cómo pudo suceder esto?

‘… solo una ronda más.’

En teoría, la probabilidad de perder 15 veces seguidas era casi nula.

Pero Lucas suspiró mientras miraba la moneda de oro en su mano.

“…¿Qué haces?”

Se preguntó a sí mismo.

Después de mirar por un rato más, se levantó y salió del edificio.

Estar de pie en el viento frío por un tiempo le permitió volver gradualmente a sus sentidos.

Nunca volvería a apostar. En serio.

Justo cuando tomó esta importante decisión.

Whoosh-

“…”

La expresión de Lucas cambió sutilmente.

Tenía una sensación extraña. Una sensación como si el aliento de alguien acabara de rozarle la cara.

Era un rastro de magia. También se hizo de una manera extremadamente sigilosa. Si todavía hubiera estado en el edificio, probablemente no lo habría notado en absoluto.

Lucas entrecerró los ojos.

‘¿Quién es?’

Obviamente lo había hecho un mago de alto nivel.

¿Era uno de los subordinados de Diablo?

Lucas instintivamente buscó su espada, pero no había nada en su cintura.

Antes de abordar el barco, había comprado una espada nueva, pero la había dejado en la tienda de Héctor. Esto se debió a que las armas no estaban permitidas en el casino.

En ese momento, el consejo de Snow volvió a sonar en su oído.

Ten tu espada a tu lado en todo momento.

Si esas palabras se olvidaron tan fácilmente, entonces su peso ya se había reducido considerablemente.

Sin embargo, no era como si estuviera completamente indefenso.

Se metió la mano en el bolsillo.

“…”

Al sentir el toque frío de la daga, Lucas miró a su alrededor y trató de encontrar la fuente de la extraña sensación.