GMR S2 Capítulo 18

0

GMR S2 – Capítulo 18:

Justo cuando Min Ha-Rin se llenó de una sensación extrema de pérdida, una nueva energía pareció llenar el vacío dentro de ella.

Maná.

Woowoong-

Su Danjeon se cambió a una Zona de Maná, y el maná comenzó a llenarla.

‘¿Cómo es posible?’

La expresión de Min Ha-Rin se volvió complicada. Se sentía como si algo loco acabara de suceder dentro de su cuerpo.

Fue en ese momento que Lucas habló.

“El primer paso está completo, así que puedes relajarte.”

“Puah…”

Fue solo entonces cuando Min Ha-Rin dejó escapar el aliento que había estado conteniendo.

Lucas le tendió una toalla.

Fue entonces cuando se dio cuenta de que todo su cuerpo estaba cubierto de sudor.

“Debido a que todo tu ki ha sido liberado, sentirás un agotamiento temporal. Sientes que no tienes fuerza en tu cuerpo, ¿no es así?”

“Sí.”

“No habrá problemas, por lo que no debes tener miedo.”

“Gracias.”

Mientras la miraba limpiarse con la toalla seca, dijo Lucas.

“Revisé tu cuerpo. Tus vasos sanguíneos están muy limpios. Puedo ver lo en serio que estabas con tu habilidad con la espada.”

Sus palabras hicieron que Min Ha-Rin se avergonzara tanto que terminó frotando una mancha que ya había limpiado.

“… ¿Eso significa que-?”

“Así es. Todavía quedan algunos residuos, pero eso no será un problema. Tomaremos un descanso de diez minutos antes de pasar al paso 2.”

“¿Paso 2…?”

“Eliminaré las impurezas de sus vasos sanguíneos, órganos, músculos y esqueleto. Aumentará la velocidad con la que puedes usar tu Maná.”

Tuvo una sensación siniestra cuando escuchó la palabra impurezas, pero no tuvo tiempo para pensar demasiado en ello.

Después de unos diez minutos, se sentó de espaldas a Lucas una vez más.

Lucas colocó la palangana frente a ella antes de decir. (Es un recipiente para lavarse)

“Esto dolerá un poco.”

“¿Eh?… ¡Hup!”

En ese instante, un dolor intenso pareció atravesar su columna vertebral.

“¡¡…!!”

Min Ha-Rin apretó las mandíbulas con fuerza. Sin embargo, no pudo evitar que sus gemidos de dolor se filtraran.

Una corriente eléctrica pareció correr por su cuerpo, comenzando por su cabeza. Era como si la estuvieran pinchando con miles de agujas.

Las lágrimas brotaron de sus ojos.

Pero lo que sucedió a continuación fue lo más impactante.

“U-, ¡urk…!”

Se sentía como si algo se le hubiera atorado en la garganta. Como si un bulto subiera por su esófago.

“¡Blech!”

No pudo contenerlo y terminó vomitando.

Entonces, un bulto negro maloliente cayó en la palangana frente a ella.

Lucas lo miró y dijo.

“Huele muy mal… Así que parece que escupiste la mayoría de las impurezas. También es solo una pequeña cantidad, lo que significa que su cuerpo estaba limpio tal como esperaba. Esto podría terminar antes de lo que pensaba.”

Min Ha-Rin miró la masa negra en la palangana con una mezcla de horror y disgusto. Era tan repugnante que le dio náuseas.

“E-Eso… ¿vino de dentro de mí?”

“¿Por qué preguntas eso cuando lo escupiste tú misma?”

Lucas luego miró a Min Ha-Rin antes de continuar.

“Tus dientes frontales son negros. No se ve muy bien, así que deberías enjuagarte la boca.”

“¡…!”

Min Ha-rin se sorprendió por un momento antes de agarrar bruscamente la botella de agua de plástico que Lucas le estaba ofreciendo.

Luego rápidamente se enjuagó la boca con agua antes de mirar a Lucas con ojos resentidos.

“… Maestro, ¿te han dicho alguna vez que eres muy desconsiderado?”

“Lo he escuchado innumerables veces antes, pero no lo entiendo. ¿Tú también lo crees?”

“…”

¿Cómo podía decir eso en un tono tan sorprendido? ¿No tenía conciencia de sí mismo en absoluto?

Min Ha-Rin se quedó sin habla.

Lucas continuó con una expresión que mostraba que no entendía.

“En primer lugar, las impurezas habrían salido de todos los orificios de tu cuerpo. No solo la boca, sino también los ojos, la nariz, los oídos y los poros. Lo ajusté para que solo necesitaras escupirlos de tu boca. Incluso te preparé una palangana y agua con anticipación. Creo que es muy considerado.”

Ese no era el problema.

Min Ha-Rin contuvo las palabras que quería decir.

“… Yo también lo creo. Gracias por su consideración, Maestro.”

Mientras pensaba que tomaría algún tiempo descifrar la personalidad de su nuevo Maestro, una vez más se llevó la botella de agua a los labios.

***

Mafia Roja.

Era el nombre de una organización criminal rusa. La civilización declinó, la población se redujo drásticamente a menos de mil millones y el territorio a través del cual los humanos podían moverse libremente se redujo a menos de la mitad, pero las organizaciones criminales como esta no desaparecieron.

En cambio, se podría decir que esta era fue una época de creciente prosperidad para ellos.

Para la Mafia Roja, la década del 2000 podría considerarse una pesadilla. Debido a las políticas agresivas implementadas por el partido, las organizaciones criminales en Rusia estaban prácticamente al borde de la aniquilación y las fuerzas restantes que apenas lograron salvarse se vieron obligadas a huir al extranjero.

No sería suficiente decir que fue su momento más miserable, pero de alguna manera, pudieron mantener su nombre.

Entonces, el mundo se puso patas arriba y básicamente alcanzó un estado cercano a la anarquía.

Fue entonces cuando el inframundo de Rusia tuvo una espléndida resurrección.

La Mafia Roja rápidamente ganó poder y se convirtió en un grupo que era varias veces más grande y más aterrador que en su apogeo.

Incluso si actuaran abiertamente como comerciantes del mercado negro en una zona residencial de una ciudad importante de Rusia, no tendrían que preocuparse por las inspecciones.

Esto no pudo evitarse.

La Asociación de Cazadores estaba prácticamente actuando en calidad de gobierno mundial. Sus principales enemigos eran los Demonios, no la mafia. Y tenían muy poco personal.

No tenían los medios para restringir las diversas actividades de la organización.

Por eso, el joven jefe de la organización, Vaches Bondarenko, estaba bastante satisfecho de poder vivir en esta época.

“¿Hablas en serio?”

Vaches no pudo evitar preguntar de nuevo.

Estaba mirando al hombre frente a él con ojos sospechosos.

“¿Alguna vez me he equivocado al hacer un trato?”

El hombre del traje se encogió de hombros mientras decía esto.

Vaches se río.

“… Por supuesto que no. Ah, por cierto, tuve una pesadilla en la que me quemaron hasta morir anoche.”

“Dicen que los sueños suelen significar lo contrario.”

“Kikiki. Así es.”

Vaches se río entre dientes.

“Lo aceptaré. Secuestrar a un hombre soltero no es un problema.”

“Gracias. La recompensa será el doble que la última vez.”

Los ojos de Vaches se agrandaron ante esas palabras.

“¿El doble que la última vez…? Eso son 10 millones de dólares…”

“¿Qué? ¿No es suficiente?”

“De ninguna manera.”

Vaches negó con la cabeza.

Fue suficiente; de hecho, fue demasiado. Pedir más sería codicioso.

“Lo dijiste tú mismo, así que no te daré ni un centavo más. No vengas llorando conmigo más tarde.”

“Por supuesto.”

El Dólar era la única moneda del mundo que había mantenido su valor original.

El continente norteamericano al otro lado del mar se llamaba Paraíso. Un lugar donde se podría vivir una vida con la que solo se soñaba. Era el único lugar del planeta donde la palabra paz todavía podía usarse para describir.

Por eso el Dólar se había convertido en la moneda común del mundo, o, para ser precisos, en la única moneda.

Por supuesto, debido a la situación, el valor del dinero no era el mismo que solía ser, pero 10 millones seguían siendo una suma considerable.

Cuando el hombre del traje se fue, la mano derecha de Vaches se le acercó.

“Este es un gran problema. Secuestrar a una persona por 10 millones.”

“No bajes la guardia. Hay poca información sobre él, por lo que podría ser más importante de lo que pensamos.”

Después de decir eso, Vaches se río.

“Por supuesto. Si realmente fuera un pez gordo, no hay forma de que no lo sepamos.”

“Kuku. ¿Dónde está ahora?”

“En la rama europea de la Asociación de Cazadores. En otras palabras, justo debajo de esta ciudad.”

El hecho de que la sucursal europea de la asociación estuviera debajo de la ciudad era un secreto a voces del que casi todos los habitantes de la ciudad estaban al tanto.

El hombre frunció el ceño ante las palabras de Vaches.

“¿Es un cazador?”

“No lo es.”

“Mmm. Me alegra escuchar eso, pero… ¿Cómo supo ese hombre que el objetivo está en la sede de la sucursal europea?”

Vaches respondió con indiferencia a las palabras de su subordinado.

“Eso no es nada. Ese tipo es un cazador europeo que trabaja en la sede.”

“¡Ah…!”

“En cualquier caso, la información es clara, así que memoriza la cara del objetivo.”

Los otros miembros de la organización que entraron en la sala miraron la imagen borrosa en la mesa. Parecía que habían cortado un clip de imágenes de CCTV o tomado la imagen con una cámara oculta.

Sin embargo, no les resultó difícil captar las características generales y los rasgos aproximados del hombre de la imagen.

“Su nombre es Lucas. Lo agarraremos cuando venga a la ciudad, así que manténgase alerta.”

Uno de los subordinados miró la foto y sonrió.

“Sería una suerte para nosotros si llega lo más tarde posible.”

“Tienes que ser educado. Eso es un cuerpo de $10 millones. Si es obediente, podemos terminar con esto sin lastimarlo.”

Vaches encendió un cigarrillo y sonrió.

“Siempre y cuando sea obediente.”