GMR Capítulo 5

0

Capítulo 5: Cambios de una noche (1)

No tenía sentido mostrar que estaba enojado. Frey era un estudiante mientras que él era un profesor. Si se rebajaba a su nivel, su autoridad solo se desplomaría. Kevin sonrió y aplaudió.

“Está bien. Hay cosas que son más importantes que las clases. Estoy seguro de que no perderías todo ese tiempo. Ciertamente, tienes mucho que mostrar.”

“Gracias.”

“En ese caso, dejemos la charla y empecemos.”

Kevin abrió y hojeó el libro de texto. Sonriendo, dijo.

“Frey, aquí tengo una pregunta para ti.”

Los estudiantes contuvieron la respiración. Las preguntas de Kevin eran conocidas por ser engañosas. Nunca hizo preguntas que pudieran adivinarse fácilmente. Además, el castigo por no responder correctamente fue severo. Además de modificar calificaciones, hubo momentos en que los estudiantes tuvieron que permanecer de pie hasta el final de la clase. Para empeorar las cosas, el objetivo de Kevin era Frey, que nunca antes había asistido a sus clases.

“¿Cuáles eran los tres artefactos usados por el Guerrero Mágico Kassajin?”

Frey no respondió. Los estudiantes pensaron que esa fue pregunta era de mal gusto. El Rey Guerrero Mágico Kassajin fue el Guerrero Mágico más grande de la historia, sin embargo, la mayoría de los estudiantes orientados a la magia en Westroad lo conocían solo como uno de los compañeros del Gran Mago Lucas. Algunos ni siquiera tenían idea de quién era Kassajin. Por supuesto, no es que haya sido omitido por completo de “La Historia de la Magia”. Más bien, su mención solo abarcaba solo tres líneas, ya que había recorrido el camino de un guerrero.

Por supuesto, la información sobre qué artefactos usó se omitió por completo del libro. Kevin lo miró y dijo.

“¿Hay algo mal? ¿Frey? ¿Acaso no usaste tu tiempo adquiriendo conocimientos mientras no venías a mis clases? ¿O es que los logros de un Guerrero Mágico no son dignos de tu tiempo?”

Frey permaneció en silencio. Justo cuando quiso empezar a responder, una estudiante sentada en la parte de atrás habló por él.

“La pregunta no tiene sentido. Hasta donde yo sé, apenas hay mención al Rey Guerrero Mágico Kassajin en los libros de Historia de Magia.”

Por un momento, Kevin guardó silencio. Si no fuera por sus lazos de sangre con la academia, Isabelle Triznine habría sido expulsada del aula de una manera más terrible que Frey.

Ella siempre interfería con sus clases en todo aspecto posible.

Kevin respondió con aire de suficiencia.

“Kassajin fue la primera persona en desarrollar un método para utilizar maná mientras se entrena habilidades físicas. Aunque su búsqueda fue para un fin diferente al de la Magia que todos aquí conocemos, no se puede negar sus logros en Magia.”

“Pero Kassajin era un artista marcial que usaba el maná solamente para entrenar el cuerpo. Una persona así no puede ser considerada un mago.”

Eso era cierto. El conocimiento de Isabelle estaba muy por delante de sus compañeros y nadie negaría que estuviera al nivel de un profesor. Pero la sonrisa astuta aún permanecía en el rostro de Kevin.

“Entonces, ¿estás ignorando a todos los que siguen el camino de un GuerreroMágico, Isabelle?”

“… Esa es una interpretación un tanto extravagante.”

“Oh, puede ser así. Sin embargo, si los Guerreros Mágicos deben o no ser considerados magos es todavía un gran debate en la comunidad académica. Es un tema delicado que a veces puede llevar a una competencia de orgullo entre sociedades científicas. Si bien es importante expresar tu opinión, presta más atención a tus comentarios. Si quieres triunfar como Maga, claro está.”

“Pero…”

“A quien le pregunté es a Frey, no a ti, Isabelle.”

Isabelle se mordió el labio. Para empezar, le desagradaba Kevin y pensaba que era un tipo repulsivo. Era de los que disfrutaba atormentar a los débiles para su propia satisfacción. También era muy consciente de esa mirada lujuriosa que a menudo recorría su cuerpo.

Incluso ahora, Kevin creía que estaba siendo discreto, pero Isabelle lo sabía. Se sentía horrible cuando él la miraba con sus ojos, como si mil insectos se retorcieran por todo su cuerpo.

Los ojos de Kevin se entrecerraron al notar la expresión en el rostro de Isabelle.

‘Una lástima, si no fuera por su relación con la Academia…’

Frey, quien permaneció en silencio durante todo el intercambio, finalmente respondió.

“El Guante del Rey Tigre, el Cinturón de Gigante y el Collar del Vendaval.”

“…”

Los ojos de Kevin se abrieron mientras Isabelle miraba a Frey con asombro.

“¿Me equivoqué?”

Su memoria era confusa, aunque Frey omitió esa parte.

“Eso es… correcto.”

“Que alivio.”

Hubo un alboroto entre los estudiantes. Frey respondió las preguntas con facilidad a pesar de que estaban destinadas a ser casi imposibles de adivinar. Pero sería aún más extraño si no lo supiera. El Gran Mago Lucas y sus compañeros eran muy cercanos. Esos cuatro eran como una familia. Desde sus comidas favoritas hasta sus hábitos más triviales, los conocía todos.

Mientras Frey recordaba, su expresión se atenuó por un momento. Kevin se puso solemne de inmediato.

“Esa pregunta era solo de calentamiento. Todavía tengo mas preguntas para ti, Frey.”

“Está bien.”

Frey estaba bastante satisfecho con la situación.

***

‘Increíble…’

Kevin miró a Frey boquiabierto. Su atención estaba fija en el libro como si no estuviera interesado en lo más mínimo en lo que Kevin tenía que decir.

“¿Respondió a todo correctamente?”

Desde la pregunta sobre Kassajin, Kevin había hecho otras cinco preguntas. Todas ellas eran lo suficientemente difíciles como para desconcertar incluso a los mejores estudiantes. Sobre todo las dos últimas, ya que solo podían ser respondidas por profesores de un campo especializado.

Frey no respondía de inmediato. Antes de responder, permanecería en silencio como si estuviera reviviendo viejos recuerdos. Su silencio duraría desde unos pocos segundos hasta un minuto completo.

Pero todo lo que salía de la boca de Frey terminaba siendo correcto. Kevin sufrió una total pérdida.

¿Realmente era Frey Blake? Le habían dicho que sus notas no eran malas. Sin embargo, cada vez que Frey lo miraba, Kevin se encogía como un ratón frente a un gato.

Los ojos de Frey brillaban con cada respuesta que daba, mientras que la voz de Kevin se marchitaba gradualmente. Finalmente, no pudo hacer un solo sonido y solo pudo quedarse quieto.

‘¡A pesar de que se supone que es la vergüenza de la Academia Westroad!”

El Frey del pasado ya se habría vuelto rojo remolacha. Pero, ¿qué pasa con el Frey actual? No se acobardaba en lo más mínimo. No se enrojecía ni tartamudeaba. En cambio, sus ojos estaban lúcidos y su voz llena de vitalidad. Kevin estaba muy familiarizado con este tipo de personas. Solo aquellos que tenían una fuerte confianza en sí mismos se comportaban de esa manera.

¡Como el profesor Dio y la profesora Adelia!

‘¡Imposible!’

¿Cómo podría Frey estar en la misma liga que los dos profesores más distinguidos de la Academia Westroad? Kevin inmediatamente salió de sus pensamientos.

‘Eso era bueno.’

Kevin nunca hubiera soñado con algo así, pero cuanto más difíciles se volvían sus preguntas, más útiles eran para Frey.

A Frey realmente no le importaba si se equivocada. Más bien, eso era lo que esperaba en cierta parte. Quería confirmar que la magia no había retrocedido durante 4.000 años. Pero una pregunta para sus respuestas nunca llegó.

Ningún campo de la Magia había progresado ni una pizca. Era absurdo. Era especialmente risible llamar a la era en la que la magia brillaba con más intensidad hace 4,000 años como la “Edad de la Luz”.

“¿Hay algo más que quieras preguntar?”

Kevin se quedó sin habla por la pregunta de Frey. Por un tiempo, solo pudo morderse los labios hasta que sus ojos bajaron al libro de texto.

“… Página 131.”

Kevin no pudo ocultar su humillación. Acababa de admitir la derrota durante su propia clase.

En poco tiempo, llegó el momento de terminar la clase. Kevin miró a Frey con el ceño fruncido y luego se despidió.

‘Tengo que ir a almorzar a la cafetería.’

Cuando Frey recordó la comida especialmente deliciosa que había en la cafetería, se le hizo agua la boca. Desde que logró escapar del abismo, comer se volvió muy agradable.

Frey se levantó de su asiento y se dio cuenta de que los estudiantes que lo rodeaban lo habían estado observando durante algún tiempo. Muchos parecían reacios a hablar. Frey ya había sido objetivo de David. Muy pocos de ellos estaban en condiciones de poder ignorar las advertencias de David.

“¿Vas a la cafetería?”

Uno de ellos era Isabelle. El poder de la academia era mucho más grande que el de David. Ella miró a Frey directamente con una curiosidad irresistible ardiendo en su mirada aparentemente tranquila.

‘Se ve como una persona completamente tranquila.’

Isabelle conocía a Frey. La Casa Blake era una apreciada y reconocida por sus magos. Cuando escuchó por primera vez que se estaba por ingresar un mago de la Casa Blake, ella esperaba a alguien con un talento increíble.

Pero expectativas de Isabelle pronto se hicieron añicos. Era seguro decir que Frey no tenía ningún tipo de talento. Si no fuera por la Familia Blake, ni siquiera se le habría permitido asistir a la academia.

Frey había cambiado de la noche a la mañana. La cobardía que plagaba cada uno de sus pasos se desvaneció. Ya no estaba subordinado a David y su grupo cuando intentaron jugar con él.

Ni siquiera se sintió intimidado por la avalancha de preguntas de Kevin, incluso las respondió con facilidad.

Frey pasó junto a ella y siguió caminando. Por un momento, Isabelle estaba aturdida.

‘¿Estoy siendo ignorada?’

Era la primera vez que la ignoraban desde que ingresó a la academia. Aturdida por un momento, se apresuró a persiguió a Frey. Esta vez, ella se paró frente a él y habló con mayor claridad.

“Frey Blake.”

Solo entonces Frey le dedicó una mirada a Isabelle, poniendo los ojos en blanco.

“¿Estás hablando conmigo?”

“Así es.”

“No lo sé. Solo estoy yendo a la cafetería.”

Frey no se detuvo ni siquiera al contestarle. Naturalmente, Isabelle siguió persiguiéndolo.

“Sobre la última pregunta que el profesor Kevin te preguntó.”

La última pregunta. ¿Qué pasaba con ella? Frey lo pensó y pronto se le ocurrió una respuesta.

“¿Los tres métodos de entrenamiento de Schweitzer?”

“Si, esa misma.”

Mientras hablaban, llegaron a la cafetería. Frey tomó su almuerzo después de cambiar su Ticket de Almuerzo y se sentó. Isabelle puso su bandeja frente a él.

La gente de los alrededores se agitó a la vez.

Isabelle fue una de las estudiantes más populares. No fue solo por su relación con la academia. Sus notas eran lo suficientemente sobresalientes como para colocarla entre las tres primeras y su apariencia era hermosa. Incluso David había expresado su favor a Isabelle en varias ocasiones.

Pero ahí estaba, sentada junto al peor estudiante, Frey, comiendo su almuerzo.

Isabelle, ¿sentándose con él? A excepción de los que estaban en el mismo curso que Frey, la mayoría de los estudiantes miraban ferozmente en su dirección.

“Tenía entendido que Schweitzer había desarrollado dos métodos de entrenamiento. Asimilación y Amplificación. Antes también mencionaste Batalla. Es la primera vez que escucho de ella.”

“Así que era eso.”

Sin embargo, Batalla también era el más peligroso de los tres métodos. Frey cortó un gran trozo de salchicha y se lo comió. Fue extremadamente delicioso.

“Al principio, pensé que solo estabas diciendo lo primero que se te venía a la cabeza. Pero por la reacción del profesor, la respuesta parecía ser correcta.”

“¿Qué estas tratando de decir?”

Isabelle vaciló por un momento, entonces continuó.

“¿Qué tipo de entrenamiento es Batalla?”

Era lo que a Isabelle le traía más curiosidad. Frey respondió casualmente.

“¿En qué etapa te encuentras ahora?”

“Alcancé las 3 Estrellas.”

Isabelle habló con humildad, pero Frey se sorprendió y se sintió asombrado, pero no lo demostró. Luego dijo asintiendo.

“Eso está bastante bien para tu edad.”

En ese momento, Isabelle sintió como si estuviera hablando con un Viejo Mago Sabio en vez de Frey. Pero entonces ella recordó su situación y pareció arrepentida.

“Parece como si no tuvieras quejas.”

“Eso es correcto.”

Frey terminó su comida en un abrir y cerrar de ojos, mientras que Isabelle solo había comido dos bocados de su ensalada.

“Me iré primero entonces.”

“Espera un minuto. ¿Qué tipo de método es Batalla?”

“Consulta los libros, lo que yo sé puede no ser cierto.”

Su conocimiento podría estar desactualizado, por lo que no estaba seguro de si ocurriría algún extraño efecto secundario. Frey salió de la cafetería, la convicción detrás de su mirada desconcertaba a Isabelle.