GMR Capítulo 185

0

Capítulo 185: Beniang Argento (4)

“¿Puedes quedarte?”

Beniang miró a Osel mientras decía esto.

Osel se volvió hacia su hija. Y con solo ver sus ojos brillantes e inocentes, una brillante sonrisa se extendió por su rostro.

“¿Estás preocupada?”

“… Es un Apocalipsis. Escuché que son monstruos en una forma completamente diferente a los otros Semidioses. ¿Cómo podría no hacerlo cuando es un ser así…?”

“Por supuesto, yo también tengo miedo.”

Osel habló en tono suave.

“En mi corazón, el deseo de huir es muy fuerte. Ah, esto es algo que los otros miembros del Círculo nunca deberían escuchar.”

“…Puedea hacer eso.”

“¿No sabes que no puedo hacerlo? No es un problema que se pueda resolver huyendo.”

“…”

Estaba claro lo que le preocupaba a Beniang.

Osel mentiría si dijera que no tiene miedo. Pero estuvo bien.

Aún podía reír sinceramente.

“Los Semidioses son ciertamente seres aterradores. Pero hay cosas que son más aterradoras de lo que son.”

“¿Como qué?”

“Perder a tu familia.”

La mirada de Osel se posó en Beniang.

“No tener un hogar al que regresar.”

“… También tengo miedo de perder a mi padre.”

“Jaja. Esa es otra razón por la que debería volver. No te preocupes. Rezil ha diseñado una operación espléndida. Si todo sale según lo planeado, no debería haber problemas.”

Si todo sale según lo planeado. Incluso en ese momento, Beniang sabía lo ridícula que era esa declaración.

Su objetivo era un Semidiós de la clase Apocalipsis. Un verdadero ser trascendente que podría acabar con un país por sí solo.

No había forma de que pudieran derribar tal objetivo sin que nada saliera mal.

Te quiero. Y lo siento.

Él había sonreído al decir esas palabras.

Ella no pudo aceptarlo al principio. Más bien, estaba enojada con Osel y Eizek por no cumplir su promesa.

Y lloró al darse cuenta de lo inútil que era ese comportamiento. Lloró como si el mundo se acabara.

Después de que sus emociones se calmaron, se sintió abrumada por la depresión, las dudas y la soledad.

Incluso entonces, el tiempo siguió pasando. Lento pero seguro.

Con el tiempo, sus emociones se fueron diluyendo gradualmente. En algún momento, Beniang pudo volver a hablar de Osel con una sonrisa.

Sin embargo, desde el momento en que escuchó su voluntad hasta ahora, hubo una cosa que nunca pudo entender.

¿Cómo pudo mirar el rostro de su propia muerte y sonreír?

***

Iván tropezó.

Parecía que le habían quitado la vida. Ni siquiera tenía la fuerza para mover su cuerpo.

Iván había puesto todo su Maná, Fuerza Mental e incluso su vitalidad en ese golpe.

No quería nada más que colapsar en ese momento. Si pudiera cerrar los ojos, incluso por un momento, no habría mejor felicidad.

Pero no pudo.

Iván forzó a sus párpados, que parecían estar listos para cerrarse en cualquier momento, a permanecer abiertos.

‘Lo toqué.’

Estaba claro.

Según las palabras de Nora, su puño había tocado el ‘núcleo’ de Agni. Tampoco fue solo un toque.

Fue un golpe formidable. Estaba seguro.

Era la primera vez que luchaba contra un ser trascendente como Agni, pero sabía que su puñetazo había aterrizado sólidamente.

Sin embargo, la expresión de Iván no era buena.

“Mierda…”

El puño de Iván había creado literalmente una tormenta de arena. Sin embargo, esta tormenta de arena creada artificialmente pronto se disipó cuando la fuerza detrás de ella desapareció.

El polvo se asentó gradualmente, revelando el cuerpo de Agni.

Le faltaba la mitad superior y las llamas de su cuerpo parpadeaban peligrosamente, como una hoguera moribunda.

No fue una broma. Esto demostró que los pensamientos de Iván estaban en lo cierto.

Su puñetazo fue válido. De hecho, incluso podría ser una lesión fatal.

Pero al final, todavía no logró matarlo.

[No esperaba algo así.]

Agni habló en un tono duro.

No tuvo oportunidad de decir nada más.

¡Crack!

Un punzón hecho de hielo se disparó repentinamente hacia él.

Puk.

El punzón de hielo se clavó en su cuerpo, pero la expresión de Isaka no era buena. El hielo pronto se derritió.

Isaka apretó los dientes.

¿Significaba esto que no podía hacer nada con su hielo incluso cuando Agni estaba tan gravemente herido?

“Bastardo monstruoso.”

[Sería mejor que cuidaras tu boca. A menos que quieras que tu alma desaparezca.]

A pesar de que habló bruscamente, la condición de Agni tampoco era muy buena. El puño de Iván realmente había tocado su núcleo.

Habría sido realmente peligroso si la Lengua de Dragón del Medio Dragón fuera más fuerte, o si el Guerrero Mágico tuviera más Maná.

Era posible que hubiera muerto en este lugar.

Cuando tuvo este pensamiento, Agni se llenó de rabia, pero reprimió a la fuerza sus emociones.

No tenía por qué emocionarse.

Podía decirlo por sus condiciones. Ese último ataque fue la última carta oculta que tenían.

Deberían haberlo matado con ese último ataque. No hacer eso significaba que el resultado no cambiaría.

“… Mierda.”

El cuerpo de Iván colapsó inevitablemente.

Al final, todo lo que pudo hacer fue mirar a Agni. El hecho de que no se desmayara de inmediato en el acto fue admirable.

Fue Nora quien le impidió caer.

Era un poco ridículo ver a un hombre tan grande siendo sostenido por una niña, pero solo había una atmósfera pesada.

“Deja de ser tan llorón.”

“… Maestra.”

“No importa eso, ese último golpe fue realmente bueno.”

Nora sonrió y acarició la cabeza de Iván.

Iván refunfuñó descontento.

“¿Por qué haces cosas que nunca antes hiciste?”

“No lo sé.”

Nora murmuró para sí misma antes de que pareciera recordar algo.

“¿Cuál es el nombre de tu técnica?”

“… Iván. Golpe de Iván.”

“Huhu. Qué ordinario. Pero llamarlo así no es tan malo. Hmm. Y parece que estás a un paso de llegar al escenario del Rey Guerrero.”

La voz de Nora era ligera y su expresión brillante. Pero esta aparición hizo que Iván se sintiera incómodo.

“Iván Dolgar.”

La expresión de Iván se endureció.

Su verdadero nombre, que incluso él había olvidado después de tanto tiempo, había salido de la boca de Nora.

Nora sonrió mientras miraba el rostro de su discípulo.

Los años de su vida pasaron ante sus ojos. Había dejado de contar después del año 200, pero había pasado bastante tiempo.

Fue demasiado largo. Al menos para los humanos, fue mucho tiempo.

Fue una época aburrida, difícil y solitaria, pero mirando hacia atrás, no fue una mala vida.

Podía pensar así por este estudiante suyo, que la acompañó durante sus últimos años.

“Asegúrate de mirar con atención.”

Nora caminó hacia Agni.

Después de usar Espíritu de la Llama, no le quedaba Maná. Pero no era imposible usar artes marciales mágicas sin maná.

Esta fue también la diferencia decisiva entre un mago y un guerrero mágico. Después de todo, los Guerreros Mágicos eran los que prestaban más atención a sus cuerpos.

‘Iván todavía está a un paso.’

En otras palabras, necesitaba más tiempo.

No importa cuánto talento, instintos y trabajo duro y sangriento pusiera, Iván nunca podría superar el obstáculo de la experiencia que se acumuló con el tiempo.

Necesitaba a alguien que pudiera mostrarle ese paso final. Eso era lo que creía su maestra, Nora.

Una sonrisa floreció en el rostro de Nora.

Incluso había el mejor oponente en este momento.

“¿¡Qué estás haciendo!?”

Iván gritó y se retorció, obligándose a levantarse. Sin embargo, después de haber levantado su cuerpo hasta la mitad del suelo, se derrumbó de cara en la arena una vez más.

No tenía fuerzas en las piernas.

Sin embargo, no dejó de luchar. Apretó las mandíbulas con tanta fuerza que sus encías empezaron a sangrar.

Sabía lo que estaba pensando Nora. Podía sentirlo.

“¡No lo hagas! No…”

Iván tosió una bocanada de sangre.

En la sangre se podían ver fragmentos de sus órganos que habían sido dañados por su ataque.

“Por favor… Por favor no…”

Los pasos de Nora no se detuvieron.

Ver a su discípulo llorando le recordó el momento en que lo acogió por primera vez.

Iván en ese momento era muy inocente. Recordó la mirada pura e ingenua en sus ojos.

Su lindo discípulo se había convertido en un hombre repugnantemente gigante. Pero esto también significó que ella lo crio bien.

‘Huhu.’

Sus pensamientos perdidos terminaron ahí.

La expresión de Nora cambió.

Antes de que se diera cuenta, estaba justo enfrente de Agni. Luego recordó el Golpe de Iván.

Fue un ataque que contenía todo el potencial de un Guerrero Mágico.

Lentamente apretó el puño y lo estiró hacia adelante. Hacer artes marciales sin maná era lo mismo que usar un arco sin flechas.

Aquellos que miran podrían pensar que es inútil. Sin embargo, eso no era del todo cierto.

Al menos podía mostrarle los movimientos. Ella podría enseñarle la postura más ideal.

Iván observó esta escena con los ojos llenos de lágrimas.

A pesar de su dolor e impotencia, observó los momentos finales de su maestra con los ojos muy abiertos.

Agni también estaba mirando a Nora.

‘¿Qué está haciendo?’

No podía sentir ningún poder en este humano frente a él. Esto significaba que ella no era una amenaza para él.

Incluso la más pequeña de sus brasas podría quemarla hasta la muerte. Estaba seguro de esto.

Pero todavía no podía moverse.

No, no quería moverse.

Esto no era como la Lengua de Dragón. No se movía porque su ‘corazón’ no quería que se moviera.

Algo en la apariencia de Nora en este momento hizo que no quisiera hacer ningún movimiento.

‘Reverencia.’

¿Un Semidiós como él se sentía reverente hacia un humano?

La ropa de Nora estaba cubierta de sangre y arena, pero su postura erguida parecía transmitir una sensación de pureza y santidad.

Nora apretó el puño.

Iván se dio cuenta de inmediato.

Ese movimiento, esa postura, ese puño.

Estaba imitando la técnica secreta que acababa de usar.

No, no fue una imitación. Ella estaba arreglando las deficiencias, reconstruyéndolas y desarrollándolas a la perfección.

Fue la última lección de Nora.

Extendió su pequeño y delgado puño.

Tok.

Este puño golpeó el cuerpo de Agni con un sonido débil.

“…”

[…]

Ocurrió en un instante.

Las llamas espantosas se extendieron hasta el brazo de Nora. Entonces, las llamas cubrieron todo el cuerpo de Nora.

Fuego del Infierno. Todo el cuerpo de Nora estaba envuelto en el fuego del infierno.

Escuchó el llanto de luto de Iván.

Sin embargo, ella no abrió los ojos. Ni siquiera abrió la boca.

No quería mostrarle a su discípulo la apariencia desagradable de sus gritos durante sus últimos momentos.

Ella no lo permitiría.

….

….

Fue extraño.

Por alguna razón, no sintió ningún dolor.

¿Ella ya estaba muerta?

¿Fue reducida a cenizas antes de que pudiera sentirlo correctamente?

No. Eso no fue todo.

Nora abrió los ojos.

Cus02: Los caps se ponen emotivos y epicos asi que x el momento no dire un mal chiste para no arruinar el ambiente