GMR Capítulo 18

0

Capítulo 18: Preparación y Entrenamiento (4)

Frey miró a su alrededor de inmediato.

Ispaniola era una ciudad pequeña y aislada.

Sin embargo, los rostros de los residentes no tenían esa sensación de despreocupación generalizada que era común en las ciudades rurales.

La razón era un poco obvia.

“Está junto a la cordillera, por lo que los monstruos deben de bajar con frecuencia.”

Los rostros de los guardias eran solemnes y había muchos mercenarios caminando.

La ciudad era tan ruidosa como cualquier otra, pero la atmósfera estaba llena de tensión, similar a la sensación de caminar sobre hielo fino.

Como sería de esperar de ubicaciones geográficas peligrosas, la seguridad era una prioridad.

En primer lugar, Frey compró comida y agua. La bolsa que había comprado era bastante grande, por lo que incluso cuando compró más de lo que necesitaba, todavía quedaba mucho espacio.

“Con todo esto, fácilmente puedo durar tres semanas.”

Luego, se dirigió a un bar.

El bar que eligió era uno en el centro de la ciudad que estaba lleno de mercenarios.

Sin embargo, al contrario de lo que se creería, el bar no era ruidoso, en cambio, los mercenarios se concentraban en beber su alcohol en silencio y las palabras solo se decían de vez en cuando.

Lo que también era inusual, era que el interior del bar estaba oscuro a pesar de que era mediodía.

Frey miró a su alrededor una vez antes de dirigirse al mostrador.

“Bienvenido.”

Un gigante calvo, que parecía ser el dueño, lo saludó.

Frey se sentó en la barra y habló en su tono habitual.

“Un vaso de cerveza. Y algo de comer.”

“¿Y si no sabe bien?”

“El pan y la carne son buenos. Siempre que me llene el estómago.”

El dueño asintió y trajo la comida después de un rato.

Fue una comida sencilla de pan y sabrosas salchichas.

Frey tomó un sorbo de cerveza antes de mirar al dueño y decir:

“¿Estás familiarizado con las montañas de Ispania?”

“¿Eres un mercenario?”

Frey asintió con la cabeza.

El dueño miró su apariencia antes de soltar una carcajada.

“Hmm. Por lo que puedo decir… acabas de empezar a trabajar como mercenario. ¿Me equivoco?”

Estrictamente hablando, de hecho, estaba equivocado. Frey se encogió de hombros en lugar de responder.

Entonces el dueño negó con la cabeza.

“Ya lo sé. Crees que por vestir una armadura a prueba de agua y usas una nueva espada en tu cintura, entonces puedes vencer a un dragón. No quiero decir que esté mal. La pasión es un privilegio exclusivo de los jóvenes.”

Ser joven y valiente. Quizás había pasado tanto tiempo que ya ni siquiera podía recordar cómo era.

“Pero has venido al lugar equivocado. Las montañas de Ispania no es un lugar al que deba venir en busca de una aventura.”

“Se llama el Paraíso de los Monstruos. Ya lo sé.”

“No, no sabes nada.”

El dueño dijo como si estuviera masticando las palabras. Cuando Frey lo miró con ojos curiosos, negó con la cabeza.

“Perdóname. Yo también tuve un hijo. Tenía alrededor de tu edad. También quería convertirse en mercenario desde muy joven. Era un buen chico.”

Al mirar la cara del propietario, Frey no pudo evitar preguntar.

“Tu hijo ahora…”

“Él está muerto. Murió en las montañas de Ispania. Ya han pasado 2 años.”

“Lo siento.”

Continuó con un suspiro.

“Él acompañaba a una madre y una hija que fueron a recoger hierbas. La hija apenas regresó con vida a la ciudad.”

El miró fijamente a Frey.

“Nadie se burlara de ti, así que vuelve a casa. No estoy tratando de proyectar a mi hijo sobre ti. Pero debes saber que incluso los mercenarios más grandes llaman a ese lugar las Montañas del Infierno.”

El propietario pensó que Frey lo entendería si decía esto. Esperaba sinceramente que este joven no perdiera la vida a una edad tan temprana.

Pero Frey vació silenciosamente su taza antes de decir.

“Quiero saber qué tipos de monstruos aparecen en las montañas.”

“Ohh. ¿No tienes intención de regresar?”

“Tengo una razón para ir allí.”

Frey dijo con voz tranquila.

El propietario solo podía negar con la cabeza, aunque no lo dijera, obtendría la información de otra parte. El dueño se rascó la cabeza.

“No me culpes más tarde.”

“¿Por qué iba a culpar al propietario?”

“Ai. Me temo que no podré dormir bien esta noche.”

El dueño siguió hablando.

“El Paraíso de los Monstruos. Tal y como dice el apodo. Todo tipo de monstruos pueden aparecer en esa cordillera. Goblins, Ogros, Trolls, Dragones… no hay un monstruo que no esté en esas montañas.”

Quizás el dueño recordó algo que lo asustó, ya que su rostro se puso pálido.

“Eso no es todo. Trolls de dos cabezas o albinos, goblins que pueden lanzar veneno… hay muchos mutantes por todas partes.”

El propietario explicó todo lo que sabía. De hecho, estaba tratando de demostrar que entrar en esas montañas era una idea desesperada. Sin embargo, dejó de exagerar cuando vio los ojos tranquilos de Frey.

“Entiendo.”

Después de escuchar la explicación, Frey asintió y se puso de pie.

Sin embargo, cuando estaba a punto de pagar, el propietario negó con la cabeza.

“No aceptaré tu dinero. Cuando vuelvas con vida, lo aceptaré.”

Frey detuvo la mano que estaba a punto de sacar de su bolso y se río.

“Esa no es una actitud adecuada para los negocios.”

“Eres como mi esposa regañándome. Está bien siempre que pueda alimentar a mi familia.”

Frey se apartó de su asiento. Ahora tenía suficiente dinero, pero no quería rechazar el favor del propietario.

“Fue una gran comida. Especialmente las salchichas.”

“Eres diferente. Por lo general, las conversaciones aquí son sobre cadáveres de monstruos o alcohol.”

El dueño sonrió.

“Recordaré tu cara. Por favor, vuelve con vida. Cuando lo hagas, cocinaré salchichas aún más deliciosas.”

“Eso espero.”

Cuando Frey se dio la vuelta, el dueño giró a llamarlo.

“Oh, sí, los cadáveres han estado apareciendo cerca de las montañas estos últimos días”.

“¿Fueron los monstruos?”

“No. Las heridas fueron hechas con armas.”

Hechas con armas…

Frey comprendió de inmediato lo que quería decir el propietario.

“¿…Alguien está matando gente en las montañas?”

“Eso es lo que parece. Incluso algunos de los mejores mercenarios fueron atacados. Nadie sabe si es un asesino o un grupo, pero lo que sí sabemos es que son muy hábiles.”

“¿Se han descubierto cuerpos recientemente?”

“Así es.”

La expresión del dueño se volvió pesada, tal vez estaba pensando en su hijo.

“Los guardias están haciendo sus investigaciones, pero aún no ha habido resultados. Hasta donde yo sé, también se han contratado algunos mercenarios, pero todavía no hay pistas. No sé qué pretendes hacer, pero vas a ir a las montañas, así que ten cuidado.”

Le estaba recordando que no pinchara la colmena sin ninguna razón. El lugar al que se dirigía ya era peligroso, por lo que no había razón para agregar más.

“¿Estaba buscando algo en las montañas?”

O tal vez estaba buscando a alguien.

Frey asintió.

“Seré cuidadoso.”

Frey finalmente dejó el bar e inmediatamente después dejó Ispaniola.

Luego vio una calle enorme.

“Mac dijo que medio día de caminata desde aquí me permitiría llegar a la entrada.”

Había pensado que sería un viaje pesado ya que conducía a la cordillera, pero sorprendentemente, en realidad era lo suficientemente suave como para llamarlo camino.

Frey tuvo este pensamiento mientras caminaba por el sendero.

La mazmorra de Schweitzer probablemente no era una cueva.

‘Una montaña que atraviesa las nubes, con un hermoso lago en la cima y una isla serena en medio del lago.’

Las palabras anteriores de Schweitzer fueron las mejores pistas.

Y tenía una idea de lo que estaban describiendo.

“Ungwanbong. La montaña conocida como la Montaña Dragón.”

En la cima de la montaña debería haber un lago volcánico y probablemente había una pequeña isla en el medio.

Así que solo necesitaba encontrar la pequeña isla.

El problema era que no había una forma fácil de llegar.

Si estuviera en las afueras, incluso un novato podría hacerlo. Pero cuando llegase a la mitad, los niveles de los monstruos se dispararían.

Si quisiera lidiar con ellos sin esfuerzo, tendría que tener al menos 6 estrellas.

Por supuesto, eso no fue un gran problema. Aquí, en las montañas de Ispania, el maná natural era muy alto, por lo que si encontraba un lugar para establecerse y entrenar aquí, su nivel aumentaría rápidamente.

Probablemente tomaría alrededor de un mes.

‘He llegado.’

Frey pensó para sí mismo.

Frente a él, se podía ver un frondoso bosque. Los bosques continuaban subiendo por las montañas y había cientos de montañas a su vista.

En otras palabras, finalmente había llegado a las montañas de Ispania.

“Ahora es cuando realmente empezaré.”

Apretando el puño, Frey se dirigió al bosque.