GMR Capítulo 172

0

Capítulo 172: Nornir (4)

Se sentía como si hubiera pasado mucho tiempo desde que se conocieron.

Cuando tuvo este pensamiento, Agni no pudo evitar sentirse un poco extraño.

Ni siquiera había pasado un mes desde la última vez que había hablado con el Señor. Y para los Semidioses, que tenían una vida eterna, un mes no era mucho tiempo.

Aun así, Agni no pudo evitar sentir que este mes había sido bastante largo.

Sin embargo, ocultó sus pensamientos y preguntó.

“¿Qué estás haciendo aquí, Señor?”

[Lo siento, Agni. Pero sabes que no me movería por tu territorio sin ningún motivo.]

“Por supuesto que sí. Algo debe haber pasado. Tengo curiosidad. ¿Qué fue exactamente lo que te trajo a Silkid?”

El Señor no tuvo tiempo para charlas ociosas.

Por el momento, estaba lidiando con la eliminación del Círculo y la subyugación de los países mortales, incluido Kastkau.

Su territorio también era varias veces más grande que el de Agni, Nozdog y Ananta. Especialmente después de que tomó el control del territorio de Leyrin.

[Vine aquí para buscar algo.]

“Para buscar algo…”

Agni no podía imaginar lo que podría ser.

Inclinó la cabeza.

“¿Lo encontraste?”

Después de guardar silencio por un momento, el Señor finalmente dijo.

[No.]

Eso fue inesperado.

¿El Señor no logró encontrar lo que buscaba?

Pero el Señor continuó con voz desinteresada.

[Pero no me importa demasiado. Solo hay un número limitado de personas que podrían hacerlo.]

“Bueno, parece que ya lo tienes bajo control.”

[Así es. Solo necesito esperar hasta que su cola sea lo suficientemente larga para pisar.]

“…”

[Por cierto, la situación en Silkid no parece ir tan bien como esperaba.]

Dos semidioses ya habían muerto. El Señor probablemente también lo sabía.

El Señor se volvió para mirar a Agni y dijo.

[Si no te importa, puedo echarte una mano.]

“No. Me niego.”

Agni habló con firmeza.

Conocía el poder del Señor. Si se revelaba, entonces el caos en Silkid no duraría ni siquiera hasta el anochecer.

Pero no pediría ayuda. Hacerlo solo dañaría el orgullo de Agni como Semidiós.

Por lo tanto, era completamente inaceptable para él permitir que el Señor hiciera lo que quisiera en su territorio.

El Señor asintió con la cabeza como si esperara tal respuesta.

[Ya veo. Entendido. Entonces, en ese caso, espero que termines bien.]

“Bien. Vendré a verte tan pronto como termine aquí.”

El Señor se fue con un asentimiento.

Luego, Agni se levantó de su asiento en el trono.

Mientras hablaba cara a cara con el Señor, Agni había notado cómo sus sentimientos habían cambiado.

Después de enterarse de lo que le sucedió a Leyrin, se sintió profundamente preocupado.

La razón por la que no había hecho ningún movimiento en Talhadun era porque no estaba seguro de ello. No sabía lo que quería hacer.

Pero en ese momento, Agni había llegado a una conclusión.

La muerte de Leyrin fue lamentable, pero no había ninguna razón para traicionar al Señor.

Siguiendo la voluntad del Señor. Ese era el único significado de su existencia.

‘No soy como Riki.’

Mientras pensaba esto, Agni se sacudió la última duda.

Ya no había razón para ser descuidado en el desierto. Era hora de expulsar por completo a las ratas.

“Vamos, mis camaradas.”

Los que estaban alrededor de Agni se pusieron de pie con él.

Incluso cuando se había perdido en sus pensamientos, Agni no dejaba de escuchar los informes sobre la situación en Silkid. Sabía la razón por la que el país casi destruido aún no se había rendido por completo ante ellos.

El Gran Guerrero Iván.

El foco rebelde se había unido en torno a este hombre.

Esto significaba que no sería demasiado difícil.

Mientras lo aplastara, este país se sometería a él.

***

‘Dejarás de ser un Mago.’

Frey no podía dejar de pensar en el peso de esas palabras.

Él mismo, no ser un Mago. Ni siquiera podía imaginarlo.

A pesar de que había abrazado muchas cosas diferentes desde que se convirtió en ‘Frey Blake’, las palabras de Elliah eran correctas.

El Maná seguía siendo la base de Frey.

En cuanto a sus pensamientos sobre el Poder Divino.

‘Es un poco extraño.’

Pensó en los Apóstoles de los Semidioses. El Cristal que había absorbido después de matar a uno de ellos le había permitido aumentar su Maná.

Incluso en ese momento, había sentido que tal cosa era vagamente contradictoria.

Frey frunció el ceño.

‘El Maná y el Poder Divino pueden reemplazarse entre sí.’

Ahora, no tenía más remedio que aceptar este hecho.

La teoría de que estos dos poderes existían en polos completamente diferentes era cierta. Sin embargo, la idea de que nunca podrían mezclarse y nunca coexistir podría haber sido un error

Dependiendo de cómo se usaran, era posible aumentar o disminuir su poder.

Los cuerpos de Frey e Isaka eran prueba de eso.

Por supuesto, el principio detrás de esto aún no se había entendido. Actualmente no se pudo explicar.

Esta exploración se sumergió tan profundamente que su resultado sería muy difícil de ver con una nave mortal.

‘Ese es un asunto que se considerará otro día, pero no ahora.’

En cambio, lo que tenía que pensar ahora era cómo aprovechar este hecho.

Frey recordó el Cristal de Riki, que todavía estaba en su bolso.

El Poder Divino contenido en ese cristal probablemente estaba más allá de toda descripción. Después de todo, él era el sin corona. Segundo entre los Semidioses.

El Poder Divino de ese ser, que era al menos medio paso más fuerte que los otros Apocalipsis, estaba contenido en esa pequeña cuenta.

Si Frey absorbiera esa cuenta, ciertamente se volvería más fuerte. Era posible que su Poder de Rayo incluso superara al de Indra.

Sin embargo, como dijo Elliah, podría perder su identidad como Mago como resultado.

Era posible que incluso perdiera su identidad como humano.

“…”

Frey de repente se sintió pesado.

Quería confrontar a los Semidioses con maná, hechizos y ciencia mágica.

Quería vencerlos usando el poder de los humanos.

‘¿Es realmente imposible?’

Para derrotar a los Semidioses, necesitaba robar su poder. Esa era la única respuesta que había obtenido después de agonizar por ello durante mucho tiempo.

Frey se sintió frustrado por la inutilidad de su situación.

“¿Estás dudando acerca de usar tu Poder Divino?”

Era la voz de Isaka.

Frey se volvió para mirarlo.

El padre y el hijo no tuvieron un reencuentro emotivo. Después de todo, la última vez que se vieron, los dos habían intentado matarse entre sí.

Sin embargo, Frey no sintió nada hacía Isaka. Y lo realmente interesante fue que Isaka lo miró de la misma manera.

Frey podía sentir el Poder Divino en el cuerpo de Isaka.

Quizás él solo era segundo después de los Semidioses.

“Cada vez es más difícil usar la magia. Por otro lado, mi uso del Poder Divino se ha vuelto mejor que nunca. No es solo eso. Incluso mis habilidades físicas han mejorado en general. Con la forma en que estoy ahora, triturar rocas con mis manos no sería un desafío.”

Esto significaba que el Poder Divino no solo existía como una forma de energía, sino que también tenía una profunda influencia en el resto de su cuerpo.

“Usaré este poder para luchar contra los Semidioses. Y los mataré.”

“¿No eres el subordinado de los Semidioses?”

“¿Subordinado? Si eso fuera cierto, no los habría traicionado.”

Isaka resopló con frialdad.

Luego murmuró asertivamente.

“Yo era solo una marioneta, no, incluso menos que eso.”

“…”

“Por eso elegí traicionarlos. No pensé en el futuro. No podía permitírmelo ya que ni siquiera estaba seguro de lo que me pasaría. Pero no importa lo que enfrente en el futuro, no me arrepentiré. Porque mis oponentes ahora son los Semidioses.”

Después de perderlo todo, lo primero que sintió Isaka fue impotencia. Luego ira hacia los que manipularon su vida.

Solo podía moverse de acuerdo con sus deseos como una marioneta atada a cuerdas. Hubo momentos en los que hizo cosas que pensó que eran de acuerdo con su propia voluntad, pero resultó que habían sido organizadas por ellos entre bastidores.

Si tenía la oportunidad de darles el más mínimo golpe, estaba dispuesto a tirar todo lo que tenía.

“No eres Frey.”

Isaka murmuró.

“No estoy seguro de los detalles, pero estoy seguro de eso. Pero ahora mismo no me importa. Todo lo que me importa ahora es que tus colmillos son lo suficientemente afilados como para desgarrar las gargantas de los Semidioses.”

Ya lo había tirado todo.

Isaka ya no se consideraba a sí mismo como el jefe de la familia Blake ni como un Mago. Tampoco le importaba cuál era realmente la identidad de Frey.

Ni siquiera le importaba la muerte de su esposa, Leita.

“Si tienes la intención de destruir a los Semidioses, te ayudaré.”

Después de decir eso, Isaka se fue.

Frey suspiró.

***

Había pasado un día.

Después de otra hora, el hielo que rodeaba a Norn se derretiría.

Fue en ese momento cuando llegó Iris.

Tenía el mismo aspecto que la última vez que la había visto, y cuando vio a Frey, no mostró ninguna reacción.

Frey no pudo evitar sentir que estaba manteniendo intencionalmente su distancia debido a él.

De hecho, Iris no apartó los ojos de Elliah.

“El Señor se ha ido.”

“¿Encontró lo que estaba buscando?”

“No.”

Iris negó con la cabeza.

“¿Qué diablos estaba buscando el Señor en primer lugar?”

“…”

Elliah fue quien hizo la pregunta, pero Iris se volvió para mirar a Frey.

“Deberías saber.”

Esas palabras hicieron que Frey pensara en Dro.

La idea de que él era el que el Señor estaba buscando se hizo más pronunciada.

“¿Está él contigo?”

Iris bajó la mirada por un momento. Luego se volvió hacia Elliah y dijo.

“Me gustaría hablar con él por un momento.”

Elliah parecía un poco disgustada, pero pronto suspiró.

“Adelante.”

Solo Iris y Frey se quedaron en la habitación.

Fue Iris quien abrió la boca primero.

“¿Confías en mí?”

Frey nunca hubiera imaginado que esas serían sus primeras palabras.

Iris no lo apresuró.

Ni siquiera estaba mirando a Frey. En cambio, mantuvo los ojos en el suelo.

Frey tenía muchas cosas en la cabeza.

Las cosas que Iris había hecho y su actitud actual comenzaron a mezclarse y formar un sentimiento indescriptible en su pecho.

“No lo sé.”

Frey decidió evitar la pregunta.

Iris se quedó en silencio por un momento.

Parecía haber olvidado todo lo que quería decir. Al menos, hasta que perdiera la compostura, Frey no podría saber lo que estaba pensando.

Fue cuando.

[Invócame.]

Frey escuchó una voz pesada en su cabeza.

Había pasado mucho tiempo desde que escuchó esta voz. Fue Asura.

Nunca se puso en contacto con Frey primero a menos que fuera por una buena razón.

Iris miró a Frey y dijo.

“Lo extraño un poco. Asura. No puedo creer que hayas firmado un contrato con él. Huhu. En los viejos tiempos, nunca imaginé que…”

En ese momento, los ojos de Iris se llenaron de emoción. Pero cuando eso sucedió, Iris de repente dejó de hablar antes de volver a su actitud originalmente fría.

“Parece que tiene algo que decirme.”

“Creo que sí. Me está pidiendo que lo llame.”

“No me importa.”

A diferencia de cuando habló con Elliah, Iris estaba usando un tono más suave.

Frey convocó a Asura, que apareció en un tamaño moderado.

“Ha pasado un tiempo, Asura.”

“Así es. Pero no vine aquí para recordar los viejos tiempos contigo, Iris.”

Asura miró a Iris con una mirada curiosa.

“Tú, ¿qué hiciste exactamente en el Mundo Demonio?”

“¿De qué estás hablando?”

“No finjas ser inocente. ¿Crees que no me daría cuenta de que estás corriendo con Lucifer?”

Frey se sorprendió por esas palabras.

“Fue realmente asombroso que un humano hubiera logrado ir al Mundo Demonio, pero… si fueras tú, podría entender. En lugar de eso, tengo más curiosidad por saber por qué irrumpiste en el Infierno de la Desesperación. Parecía que estabas intentando desenterrar algo…. Kuku. Gracias a ti, pude disfrutar viendo a Barbatos enojado.”

Mundo Demonio, Señor Dragón, Dro.

Esas tres palabras comenzaron a alinearse en la cabeza de Frey y miró a Iris con una expresión firme.

¿Fue ella la que llevó a Dro a Silkid?

“Pero quiero saber cuál era tu objetivo. Acabas de excavar el suelo antes de irte. ¿No estabas detrás de la cosa enterrada allí?”

Frey se volvió para mirar a Asura, quien continuó con su tono aparentemente curioso.

“Estoy hablando del Dragón Gigante. No puedo creer que tuve la oportunidad de ver un Dragón en el Mundo Demonio. Ni siquiera puedo empezar a imaginar cuánto tiempo lleva enterrado allí. Lucifer es probablemente el único que lo sabe.”

“¿El cadáver del Dragón todavía está allí?”

Asura miró a Frey y negó con la cabeza.

“Está mal llamarlo cadáver. Todavía está vivo.”

“¿Qué?”

Las palabras que Asura dijo a continuación fueron aún más impactantes.

“Incluso tuvimos una breve conversación. Luego volvió a desmayarse y volvió a hibernar.”

La confusión floreció en el rostro de Frey.

¿Incluso le habló en el Mundo Demonio?

¿No significaba eso que el Señor Dragón no había sido completamente liberado del sello y despertado, pero todavía estaba allí?

‘…Si es así.’

Entonces, ¿quién era el hombre de cabello negro que conoció en el desierto?