GMR Capítulo 10

0

Capítulo 10: Talento Revelado al Mundo (1)

“Tengamos una comida abundante esta vez.”

Kunst, capitán de los notorios Saqueadores Rojo Sangre de las Islas Oscar levantó la cabeza mientras decía esto.

“¿Será uno grande esta vez?”

El tuerto que estaba a su lado también levantó la cabeza.

Aunque este hombre parecía muy tonto e ingenuo, era un loco que se sacaba el ojo mientras decía: “Los piratas solo deberían tener un ojo.”

Bueno, no había nada de qué sorprenderse. Había mucha gente loca allí.

Kunst se acarició la barba y dijo.

“Un barco que transporta a estudiantes de la Academia Westroad pasará por la isla.”

“¿No sucede esto dos veces al año? Además, ¿no tienen barcos de guerra que los vigilan?”

Estas palabras vinieron del Vice Capitán. Era un hombre débil, pero era muy inteligente y astuto, así fue como llegó a su puesto actual.

“El Nitilus los tiene. Pero los que siguen al Cortes son diferentes. Van a través de Geotanbul, lo que significa que tendrán que pasar por las Islas Oscar.”

Kunst se río a carcajadas.

“Solo tienen dos buques de guerra de escolta con solo unas 50 armas.”

“¿Están pasando cerca de las Islas Oscar?”

El tuerto preguntó enojado.

Lo que estaban haciendo era similar a una rata que sacude el culo mientras camina por la guarida de un gato.

Sin embargo, el Vice Capitán fue mucho más cauto.

“Tienes que recordar. La Academia está repleta de gente talentosa que es importante para el Imperio. No importa lo poco que sea, debería haber algo de protección …”

“Dos Magos de Batalla de 4 estrellas los escoltan.”

“¡Magos de Batalla!”

El tuerto no pudo evitar gritar ante esas palabras. Incluso algunos piratas cercanos palidecieron al escuchar eso.

Los Magos de Batalla de 4 Estrellas eran demonios inigualables en un campo de batalla naval. De hecho, algunos de los hombres aquí habían presenciado una escena así antes.

“¿Vamos a atacar un barco protegido por Magos de Batalla? Capitán, ¿Tiene algún problema en la cabeza?”

El Vice Capitán no pudo evitar preguntar con brusquedad.

Kunst se río a carcajadas ante esas palabras.

“Me he golpeado un par de veces. Por supuesto, estoy bien independientemente de eso. Mi querido amigo, no es que no tengamos ninguna posibilidad de ganar. Porque tenemos un anciano que nos ayudará…”

“¿Anciano?”

“Jeje.”

En ese momento, un sonido oscuro vino detrás de Kunst y todos los piratas se sorprendieron.

Aunque estaba oscuro, deberían haber sabido si había alguien detrás de Kunst.

Aunque la persona vestía una túnica negra, no debería haber sido difícil para ellos verla.

Los rostros de los piratas quedaron asombrados cuando se quitó la capucha y se reveló el rostro.

“¡Huk…!”

“¡Fa-, un Fantasma!”

“Hik…”

Era un esqueleto andante. Un esqueleto blanco sin carne.

En el lugar de sus ojos, había profundos agujeros negros llenos de llamas rojas.

Los marineros solían tener fuertes creencias en la superstición. En particular, tenían especial miedo de los espíritus malignos del mar y los barcos fantasmas.

La apariencia del esqueleto les recordó ambas cosas.

Kunst disfrutó de las expresiones de sus hombres con una mirada triunfante en su rostro.

“Déjenme presentarles a Dullard. Un Lich.”

***

Frey se sentó en la cubierta del barco y miró a su alrededor.

Había pocas personas además de los marineros, y un hombre que estaba dando órdenes aquí y vio a Frey antes de acercarse a él.

“¿Hay algún inconveniente?”

Frey se dio cuenta de que era el capitán y negó con la cabeza.

“Sólo vine a tomar un poco de aire fresco.”

Frey inconscientemente habló cortésmente con el capitán debido a su edad y título.

Los ojos del capitán brillaron.

“Él es alguien de clase.”

El capitán era solo un plebeyo que había sido empleado por el Imperio, y, como la mayoría de los estudiantes lo sabían, los que lo abordaban generalmente lo trataban mal.

El capitán incluso estaba acostumbrado después de experimentarlo durante mucho tiempo. El hecho de que este estudiante usara un tono cortés al hablar con los marineros demostró que era alguien con una experiencia increíble.

Por supuesto, no era un indicador definitivo de que tuviera una buena familia. Había muchos estudiantes que no tenían ni rastro de elegancia o cortesía a pesar de que provenían de grandes familias.

De cualquier manera, el hombre frente a él era realmente extraordinario.

El capitán se quitó el sombrero y se inclinó cortésmente.

“Mi saludo llegó tarde. Soy Mac Martínez, Capitán del Cortes.”

“Soy Frey Blake.”

“¡Ah! Eres un hijo de la familia Blake.”

La sorpresa en los ojos de Mac se notó fácilmente.

Después de hacer esto durante tanto tiempo, pudo memorizar los nombres de algunas de las familias nobles. Había escuchado que la familia Blake era una de las familias más prestigiosas de la región.

‘De hecho… es un niño de una gran familia noble.’

Mac estaba interiormente lleno de admiración, sin embargo, era solo una ilusión.

Si hubiera sido alguno de los hermanos mayores de Frey, se habría sentido decepcionado.

En cualquier caso, a Mac le gustaba este joven, así que sonrió antes de decir.

“¿Puedo sentarme a tu lado?”

Frey se río de eso porque era un poco extraño.

“¿No eres el dueño del barco?”

“Jaja.”

Significaba que su permiso no era necesario.

Mac se encariñó cada vez más con Frey.

Frey murmuró suavemente mientras miraba alrededor de la cubierta.

“Es un buen barco. Lo más importante de la navegación es la división de roles, aunque soy un poco ignorante en estos temas, la tripulación parece muy organizada.”

“Todos fueron seleccionados cuidadosamente. Aunque pueden no ser muy inteligentes, todos son buenos en sus propias tareas.”

El elogio a la tripulación y al barco.Fue el mayor elogio que pudo recibir un capitán. Incluso esas palabras vacías lograron hacerlo sentir bien.

Mac no pudo evitar sonreír y reír felizmente.

“Entonces, ¿qué piensa hacer en la ciudad capital?”

“Planeo usar la Piedra de Teletransporte allí.”

“Entiendo. Lo he usado una vez antes. En un abrir y cerrar de ojos, llegué de Passfield al otro lado del mar del Este. No estoy seguro de cuándo volveré a usarlo, ya que es demasiado caro para mí.”

Frey miró a Mac.

La persona frente a él era un capitán que probablemente había viajado por el mundo.

“Voy a las montañas de Ispania en el norte. ¿Tiene una ruta recomendada?”

“¿Las montañas de Ispania?”

¿No era ese el lugar que se llamaba el Paraíso de los Monstruos? ¡Eran las montañas del infierno de las que incluso a los soldados de clase A les resultaría difícil regresar con vida!

Era prácticamente un suicidio que un mago fuera allí sin ninguna protección.

Pero Mac era inteligente.

Sabía que si preguntaba, no obtendría una respuesta completa.

Mac pensó por un momento antes de abrir la boca.