GDK – Capítulo 964

0

Capítulo 964: Ese fue un espectáculo decente


Después de algunos días apresurándose, Han Shuo y Wasir finalmente alcanzaron una cordillera a unas decenas de kilómetros del Pandemonio. Han Shuo observó en la dirección del valle y su apariencia se ensombreció cuando descubrió que algo estaba ocurriendo allí. Como él había hecho por sí mismo las formaciones de allí, conocía muy bien sus funciones y efectos. Podía sentir fácilmente el flujo anormal de energía desde lo lejos.

Había fuertes oleadas de energía yuan alrededor de la Formación Aniquiladora del Cielo así como en la cámara secreta de control. La activación de la primera era señal de que un enemigo aterrador había entrado en el Pandemonio y la última era una señal de que los miembros de la Casa Han se habían retirado a la cámara secreta debido a un peligro extraordinario. De lo contrario, no habría una buena razón para que las barreras demoníacas de la cámara secreta se activaran. Inmediatamente, aceleró incluso más en dirección del Pandemonio.

“Bryan, ¿hay un problema?” Wasir podía decir con facilidad que algo le molestaba.

Su pregunta causó que Han Shuo se ralentizara ligeramente. Después de observar nuevamente las energías cerca del valle, tomó una respiración profunda para calmarse, tranquilizando su mente en pánico. Con su mente y alma ahora firmes y tranquilas, algunos pensamientos destellaron a través de su mente.

“Definitivamente algo ha ocurrido en el Pandemonio, pero las poderosas formaciones defensivas que coloque en la cámara secreta todavía están operando. Eso significa que la última línea de defensa todavía se encuentra en pie”, explicó con calma, ya sin apresurarse a regresar. “Estoy seguro de que Dhaka y el resto entraron al Pandemonio. Sin embargo, no hay manera de que sean capaces de atravesar todas las formaciones defensivas en tan poco tiempo. Debe haber otra fuerza que forzó a mi gente a que escaparan al centro de control, así que paso algo malo”.

El mejor que nadie conocía el poder de las defensas. Sin mencionar que había revisado el poder de Dhaka y el resto durante la batalla del Mar Brumoso y no pensaba que fueran capaces de romper todas las defensas en tan poco tiempo. Era debido a que tenía esa confianza sobre las defensas que se atrevió a ir al Pico Glacial para salvar a Wasir.

“Quizás algunos otros enemigos se infiltraron en el lugar”, dijo Wasir, dado que creía en lo que Han Shuo dijo sobre las defensas del valle.

“¡Eso no debería ser posible! ¡Nadie puede entrar al Pandemonio tan fácilmente a menos que sea uno de nosotros!”

“Supongo que averiguaremos lo que pasó una vez que estemos allí”.

Han Shuo asintió e iba a hacer lo que dijo Wasir. Repentinamente, sintió un ligero pulso que venía desde la distancia. Inmediatamente, envió una débil hebra de su consciencia, emanando ondulaciones de alma desde su cuerpo.

“¿A quién tratas de contactar?” Preguntó Wasir. Las ondulaciones emanando desde el cuerpo de Han Shuo eran realmente sutiles. No lo habría notado de no estar tan directamente cerca de él. Siendo un poderoso dios supremo, Wasir sabía que debía ser alguna clase de técnica de comunicación que se basaba en un acuerdo de frecuencias entre dos personas u otras características de las ondulaciones que se centraban en ser capaces de enviar información a través de distancias amplias.

“Lo verás en un segundo”, Han Shuo dijo mientras guiaba a Wasir a que fuera a una esquina de las montañas cercanas.

El Soberano se preguntaba por qué parecía completamente calmado a pesar de que algo estaba ocurriendo en el Pandemonio y trataba de adivinar quién era la persona que trataba de contactarlo. ¿Colocó otro peón en contra de Dhaka, Dagmar y Asser? ¿Por qué tendría algo que ver con esos tres?

Justo cuando dejaba que su imaginación corriera salvajemente, una débil luz se disparó desde las nubes oscuras antes de aterrizar frente a Han Shuo. Se veía como la figura de una persona.

“¡Salas!”

“¡Wasir!”

Los dos se gritaron uno al otro como si se hubieran encontrado con su némesis. Las energías del hielo y el rayo llenaron los alrededores, como si pudieran chocar inmediatamente.

“¡Todos somos aliados!” Dijo Han Shuo, deteniéndolos de actuar imprudentemente al cargar entre ellos. “¡Tranquilos, somos aliados!”

Tanto Salas y Wasir no estaban conscientes de que estarían trabajando uno con el otro y casi entraban en una pelea.

“¡Dentro de todos los que podría imaginar, eres quien menos pensé que estaría en la lista!” Dijo Wasir, su expresión fría se derritió en una plana sonrisa. “Bryan, incluso arrastraste a Salas. ¡Estoy asombrado! ¡Verdaderamente eres aterrador!”

Han Shuo había derrotado a Salas y tomó su lugar en la Franja, arruinando sus prospectos en ese lugar. Sus rencores deberían ser irreconciliables de cualquier manera. Así, ellos en realidad habían estado trabajando juntos de forma secreta. Si Wasir no lo hubiera visto por sí mismo, no lo habría creído incluso si otros le llevaran pruebas.

“También estoy bastante sorprendido. Eres alguien que no se sometería siquiera ante Tyre, aun así, ¿Por qué dejaste el Pico Glacial para venir aquí?” Salas miró a Wasir extrañamente antes de girar hacia Han Shuo. “No es de sorprender que fueras capaz de dejar tu marca en la Franja. Es sólo a partir de este día que verdaderamente estoy convencido de tus habilidades”.

Ahora, los dos Soberanos de la Franja expresaron su admiración por Han Shuo al mismo tiempo.

“No continuemos con esto”, Han Shuo dijo, sin dejar que eso lo afectará. Tenían que lidiar primero con el Pandemonio. “Salas, has estado monitoreando a Dhaka todo el tiempo, ¿cierto? ¿Qué ocurrió?”

Mientras hablaba, Han Shuo envió varios demonios al valle. Sin embargo, lo que vieron no era suficiente para informarle sobre lo que ocurrió verdaderamente en el lugar, así que todavía necesitaba preguntarle a Salas.

“Primero, Dhaka, Dagmar y Asser entraron en el Pandemonio. Los tres se movieron como predije y fueron atrapados como dijiste. Sin embargo, puede que no lo hayas descubierto, pero después de que los tres llegaron, Miller, Isaiah y Regis también llegaron.

“¿Qué está ocurriendo?” Han Shuo estaba muy sorprendido.

“No lo vi con mis propios ojos, pero puedo estar seguro de que Isaiah y el resto entraron en el palacio subterráneo del valle a través de un camino directo. Puedo apostar a que eres capaz de adivinar quien los guió al palacio subterráneo”.

“¡Definitivamente fue Ossora!” Han Shuo interrumpió, “en principio Regis, Isaiah y Miller estaban apuntando a Ossora, así que él definitivamente tiene una parte en su aparición en este lugar. Dadas las defensas del Pandemonio, no serían capaces de entrar sin que ese viejo los guiará”.

Cuando dijo eso, la expresión de Salas se volvió sombría. “Fuiste capaz de adivinarlo todo. Imagino que desde hace mucho levantaste tu guardia en contra de Ossora”.

“Dagmar, Dhaka, Asser, Isaiah, Miller, Regis y Ossora… ¡Hay siete dioses supremos en el interior!” La expresión de Han Shuo se volvió grave. “Entre todos debemos llegar a algo. Esta batalla no será una sencilla. Afortunadamente, el Pandemonio es mi base, de lo contrario, no tendríamos ninguna oportunidad”.

“Dhaka, Dagmar y Asser todavía están atrapados, ya que Isaiah y el resto no los han liberado. Los únicos con los que debemos lidiar son Ossora, Isaiah, Miller y Regis”, dijo Salas.

“Entonces será mucho más fácil para nosotros actuar”. Han Shuo se relajó y medito. “Ustedes dos todavía no deben mostrarse. Déjenme ir a dar un vistazo. Creo que Ossora todavía no sabe que ya sé lo que ocurrió y tratará de apuñalarme por la espalda más tarde. Lo dejaré hacer lo que quiera…”

Después de su discusión, se decidió que Wasir y Salas deberían permanecer ocultos mientras que Han Shuo entraba solo al Pandemonio.

“¡Está aquí!” Gritó Ossora.

“¡Finalmente, ha regresado!” Isaiah y el resto estaban regocijados. Habían estado esperando por mucho tiempo, solo para que el maestro del lugar se mostrará para entregarles los secretos de todo en el Pandemonio. De esa manera, finalmente, podría tomarlo por completo.

“Definitivamente todavía no sospecha de mí”, dijo Ossora, “debemos hacer un espectáculo convincente. Mientras pueda atraparlo con la guardia baja, seré capaz de mutilarlo. Después de eso, ustedes tres se mostrarán y podremos dominarlo completamente. Después, al chantajearlo utilizando a sus esposas y amigos, seremos capaces de hacer que escupa todos sus secretos”.

“Entonces, ¿qué estamos esperando?” Dijo Isaiah.

Ossora se marchó inmediatamente y se lesionó ligeramente a sí mismo, tratando de parecer como si estuviera escapando de algo. Mientras tanto, Isaiah, Miller y Regis lo perseguían y parecía como si estuvieran a punto de derribarlo.

‘Es un espectáculo bastante convincente, les concedo eso’. Han Shuo se burló en su mente y fue a una enorme formación en el Pandemonio para comenzar a operarla. La formación se movió inmediatamente hacia donde estaba Isaiah y envolvió a Ossora en su interior.

“¡Hey, Ossora!” El Superior de la Oscuridad, Asser lo saludo. Había sido atrapado dentro por todo un día y noto que alguien aparecía junto a él, aunque no esperaba que fuera uno de los Cinco Soberanos.

“¿Huh?” El rostro de Ossora era de duda. “¿Por qué estás aquí?”

“¡Iba a preguntarte la misma cosa!” Asser se rio antes de darse la vuelta para atacarlo. Hasta donde él sabía, Ossora era alguien que ayudaba a Han Shuo, así que debía atacar primero para tener la ventaja.