GDK – Capítulo 962

0

Capítulo 962: Asalto subterráneo


Regis no se sorprendió por la reacción de Han Hao. Dadas las circunstancias, retirarse era simplemente la acción más sabia. Lo que no esperaba, sin embargo, fue que Han Hao sería tan decisivo para marcharse con Zovic sin decir nada más.

Casi inmediatamente, una luz brilló a través de las grietas en el bloqueo antes de estallar, enviando metralla a volar hacia el escudo de hueso blanco. El hermoso escudo se partió en pedazos antes de convertirse en polvo.

Los ojos de Regis brillaron con electricidad. Se centró en Han Hao mientras pensaba en ello y se burlaba. “Tienes una reacción decente. Debes ser alguien talentoso. Me pregunto qué tan lejos puedes correr”. Justo después, se lanzó hacia él, acelerando a través del pasadizo oscuro como un relámpago.

Han Hao, quien estaba tirando de Zovic, sintió que Regis se acercaba por detrás. La disconformidad que estaba sintiendo era señal de que el superior hacia centrado con firmeza su alma.

“¡Zovic, márchate primero!” Aflojó su mano antes de dar la vuelta y empalar su lanza de hueso en el suelo. Mientras esta se hundía, dejaba salir una luz extraña. Repentinamente, la tierra firme alrededor del pasaje ondulo como una alfombra siendo agitada y se disparó hacia Regis. La energía de la muerte causó que incontables pinchos afilados de hueso se manifestaran alrededor del pasadizo angosto y se enfrentarán hacia el Superior.

“¡Ten cuidado!” Zovic dijo antes de girar para correr.

“¡No está mal Han Hao!” Regis lo alabó una vez más. Desatando su poder completo en el pasadizo angosto, enviando relámpagos que crepitaban mientras partían los pinchos de hueso uno tras otro.

Con una ligera mirada de reojo, envió dos relámpagos desde sus ojos que serpentearon hacia la ‘alfombra’ de tierra, neutralizando exitosamente el ataque.

“¿Huh?” Cuando el polvo se asentó, Regis repentinamente se dio cuenta de que había perdido completamente el rastro de Han Hao. “Realmente es alguien rápido…” Su boca se curvó con una sonrisa pensativa mientras murmuraba, “esto tampoco es malo. Me ahorraría mucho esfuerzo si pueden lidiar con todos ellos a la vez”.

Mientras que Han Tu estuviera en el palacio subterráneo, podría crear nuevos pasadizos por cualquier parte que quisiera gracias a su afinidad con el elemento de la tierra. No era de sorprender que utilizara sus habilidades para su completa ventaja para ayudar a los otros en la Casa Han.

Justo después de que Zovic entrara en la habitación, un nuevo agujero apareció en el muro frente a él. Inicialmente, tuvo sospechas por su presencia, pero pronto entendió algo y entró sin ninguna vacilación. En el momento en que entró, el agujero en el muro se cerró, sin dejar ninguna diferencia a su estado anterior sin que la menor grieta pudiera verse.

Lo mismo ocurrió dentro del palacio subterráneo por donde quiera que hubiera un miembro de la Casa Han. En el momento en que entraban, los agujeros se cerraban y volvían a su estado anterior. No sólo eso, muchos agujeros existentes se derrumbarían para detener a los cazadores de dioses que los perseguían. Han Tu utilizó su poder en conjunto a su familiaridad con la estructura del palacio subterráneo para guiar a los miembros del clan hacia el centro de control pesadamente defendido.

Con su apoyo, los miembros núcleo fueron capaces de escapar con vida de la persecución frenética de los cazadores de dioses. Sin embargo, el propio Han Tu todavía tenía que entrar en el centro de control. Actualmente, se estaba ocultando en una esquina remota dentro del palacio subterráneo, haciendo todo lo que podía mientras observaba la situación a través de varios espejos.

Aparte de Han Jin, Han Huo, Han Mu y Han Shui, también estaba acompañado por Andrina, quien se miraba un tanto dudosa. Estaba sujetando sus manos con Han Jin y observaba con sus ojos como el cristal, como Han Tu realizaba sus maravillas. Parecía bastante asombrada y confundida de como un dios alto en la etapa temprana como él podría ser capaz de tener tanta maestría con la manipulación de la energía de la tierra, especialmente como podía abrir nuevos pasadizos a lo lejos.

Como la hija de la Diosa del Destino, Andrina tenía un conocimiento profundo de las Doce Fuerzas Fundamentales, familiarizada con sus propiedades únicas así como lo que se podría lograr en cualquier etapa. Su madre le había explicado mucho de eso a detalle.

Dejando de lado a los dioses altos, incluso los dioses supremos como Isaiah u Ossora no podrían ser capaces de hacer lo que hacía Han Tu. Eso era notable.

Apretando con fuerza la mano de Han Jin, susurró, “¿de dónde viene todo su poder? ¿Por qué parece tan extraño? ¡Es como si la tierra fuera parte de su cuerpo! Esto es demasiado maravilloso. ¡Si no lo viera con mis propios ojos, no me atrevería a creer que los cultivadores de la tierra podrían obtener logros hasta este grado!”

Han Jin vaciló por un momento antes de señalar a Han Mu, Han Shui y Han Huo. “No es sólo Han Tu. Los otros tres y yo somos excelentes utilizando las energías correspondientes a nuestros elementos. Jeje, esto es algo que nuestro padre nos regaló”.

“Bryan… Él… Él realmente es…” Andrina sacudió su cabeza con una mirada resignada.

“¡Alguien está aquí!” Han Tu gruñó mientras señalaba el muro cercano como si su némesis se estuviera acercando. “¡También es un cultivador de la tierra! ¡Probablemente detectó que la fuente de los cambios ocurridos alrededor del palacio subterráneo viene de aquí! ¡Si no es Ossora, debe de ser Isaiah!” Exhalo y repentinamente abrió sus ojos.

“¿Cómo vas?” Han Jin preguntó.

“Casi está listo. Ya envié a aquellos que necesitaba. Todavía quedan algunos guerreros, pero hay demasiados, lo mejor que puedo hacer es hacer un camino de escape para que vayan a la base de nuestro Hermano Mayor”, respondió.

“Muy bien. Luego, también nos iremos”, Han Jin dijo después de algo de consideración.

Justo en ese momento, Han Tu y Han Mu sintieron que alguien estaba cerca. Incluso Han Jin podía sentir una fuerza opresiva que se acercaba. Ya fuera Ossora o Isaiah quien se estaba acercando a ellos a toda velocidad.

Como cultivadores de tierra, incluso si no podían utilizar la energía de la tierra de la forma en que lo hacía Han Tu, los últimos bloqueos no eran capaces de detenerlos ni un poco. Por no mencionar, que como Han Tu estaba utilizando sin parar la energía de la tierra, eran capaces de rastrear su localización.

“¡Realmente son veloces! ¡Vamos!” Han Mu gritó mientras daba un paso hacia atrás.

Han Tu se levantó y abrió un agujero en el muro antes de saltar en el. Han Jin, Han Huo y el resto lo siguieron sin vacilar, antes de que la cámara secreta colapsara repentinamente. El agujero que Han Tu había abierto se cerró como los anteriores.

La tierra misma comenzó a sacudirse fuertemente, acompañado de un fuerte estruendo por encima. Una figura podía ser vista emergiendo desde la tierra en el camino por donde habían dejado la cámara secreta.

Isaiah sintió los alrededores y resopló. Agito sus manos ampliamente, apartando el muro por donde Han Tu y el resto habían entrado, haciendo un enorme agujero y revelando las espaldas de todos.

“¡Bingo!” Se burló y cargó directamente, como un experto en el reino del dios supremo, él definitivamente no era alguien para tomar a la ligera. Mientras su control sobre la tierra podría no ser tan refinado como el talento único de Han Tu, su poder de ataque definitivamente estaba muy por encima del zombi dado su cultivación.

Solo con su poder sin fin, podía afectar la composición de la tierra para reformarla con su voluntad. Mientras que no era capaz de convertirse uno con la tierra como Han Tu, podía utilizar su energía divina para influenciar la tierra misma.

Se las arregló para rasgar un camino amplio solo con fuerza bruta. Utilizando su energía divina, reunió una enorme cantidad de elemento de la tierra en su cuerpo, permitiendo que cada paso que daba sacudiera todo el palacio subterráneo.

“¡Oh no!” Gritó Han Tu. Un elemento de la tierra extremadamente denso y poderoso alteró la composición de la tierra a su alrededor, llenándola con la energía divina de Isaiah. El zombi había perdido su control sobre la tierra. El pasaje frente a él comenzó a encogerse mientras su control sobre el mismo comenzó a desaparecer.

“¡Aquí voy!” Andrina gritó en ese momento. Han Jin sintió un aterrador poder viniendo desde su mano. Sólo la activación simultánea de cientos de torres de energía podría causar semejante reacción tan poderosa. Una luz cegadora se disparó desde el cuerpo como diamante de Andrina hacia el Superior que se acercaba.

Golpeado por el repentino estallido de luz, Isaiah pestañeó y no tuvo más opción que guardar su energía divina que infundió en la tierra para defenderse en contra del movimiento. Causó que un muro firme se materializara frente a él.

El choque causó un temblor tan enorme que todo el mundo en el palacio subterráneo pudo sentirlo, especialmente por el polvo y las rocas que caían desde la parte de arriba.

“¡Grandioso!” Han Tu dijo con alegría. Noto que la energía de Isaiah se había ido de la tierra a su alrededor. Un pasaje se abrió una vez más frente a él todos cargaron rápidamente en el.

Sabiendo que un poderoso cultivador como el Superior estaba justo detrás de ellos, el resto no se retrasó y corrieron tan rápido como podían. Antes de que el Superior pudiera reaccionar, ya se habían alejado.

Pronto, los Cinco Zombis de Élite y Andrina pasaron a través de la barrera y llegaron al centro de control, el cual era una amplia cámara subterránea secreta. Sobre ellos se encontraba un monolito redondo tallado con el contorno del caldero. El monolito no sólo podía reunir la energía elemental del ambiente, también recogía las almas que aquellos que morían en el Pandemonio.

“¿Por qué tiraste de mí tan apuradamente? ¡Sólo es Isaiah! ¡No le tengo miedo!” Andrina se quejó.

Han Jin sonrió incómodo y dijo, “sólo estaba preocupado de que pudieras estar en peligro…”

Escuchando eso causó que ella sonriera dulcemente. “¡Con esta cosa preciosa de aquí, incluso Isaiah no puede atraparme!”

Sorprendido, Han Jin preguntó, “¿entonces se puede utilizar para asesinar a Isaiah? ¡Si es así, regresemos y acabemos con él!”

“Sólo puedo utilizarlo para mantenerme con vida. No puede matarlo”, dijo Andrina, sacudiendo su cabeza. “Mi madre no me deja matar personas sin una buena razón. Me dio el Espejo del Destino, sin embargo, no seré capaz de asesinarlo”.

“¿El Espejo del Destino? ¿El arma divina de la Diosa del Destino?” Stratholme exclamó. Se preguntó qué clase de caos podría desatar Andrina si realmente manejaba el espejo.

“¿Quién no está aquí?” Han Hao le preguntó a Phoebe con las cejas arrugadas. Después de todo lo que habían experimentado, Phoebe, Emily y las otras mujeres ya no culpaban a Han Hao por ser muy cauteloso, sabiendo que si no fuera por su rápida reacción, pidiéndole a Han Tu que evacuara a todos, muchos de ellos estarían muertos para ese momento.

Phoebe miró en los alrededores de la cámara de control con una expresión pensativa antes de decir, “todos lo que vinieron del Continente Profundo deberían estar aquí”.

“Muy bien”. Han Hao se giró hacia los Cinco Zombis de Élite y dijo, “¡sellen la entrada!”

Los cinco utilizaron inmediatamente sus poderes elementales para cerrar los muros. Coloridas energías irradiaron desde sus cuerpos antes de filtrarse en los muros a su alrededor. La habitación retumbó y crepito mientras ellos trabajaban, como si un enorme mecanismo comenzara a activarse.

Al mismo tiempo, una porción de energía yuan de la Formación Aniquiladora del Cielo se dirigió a la cámara secreta mientras toda clase de formaciones defensivas se manifestaban en los muros. Dhaka, quien había estado atrapado dentro de la formación anteriormente mencionada, notó el cambio. Aunque la presión en él se aligeraba considerablemente, todavía le tomaría algo de tiempo antes de poder emerger de esta.