GDK – Capítulo 959

0

Capítulo 959: ¿A quién podrías matar?


Sin el apoyo del trió de Dhaka, los cazadores de dioses no eran rivales en absoluto para los soldados de la Casa Han. Su masacre continuó sin un final a la vista.

Rose, Romon, Sanguis, Zovic y Bollands, las élites de la Casa Han, tomaron parte en la caótica pelea. Incluso los subordinados de Han Hao, junto a los guardias principales de la casa o sus subordinados personales, utilizando las formaciones demoníacas de combate, trabajando en conjunto para pelear con los cazadores de dioses.

Los invasores no eran rivales. En el momento en que Ossora llegó con sus hombres, sólo sirvieron para acelerar la muerte de los cazadores. Estos no tuvieron más opción que escapar en lugar de esperar a que Dhaka y el resto regresaran para que los ayudaran.

En aquel entonces, ya habían sufrido una enorme pérdida por parte de Han Hao en el valle con las tres montañas, con la mayoría de ellos aún sin recuperarse de las heridas que sufrieron aquel día. Enfrentándose con peleadores aterradores, era como si se hubieran olvidado de que sus líderes no estaban con ellos y escaparon del lugar.

Mientras corrían, los guerreros de la Casa Han les dieron caza. Usando su familiaridad con el terreno, fueron capaces de emboscar a los cazadores que huían hacia muchas esquinas antes de darles otro fuerte golpe.

Aun así, esta debería ser una victoria perfecta para ellos, no debería sufrir ningún incidente a lo largo del avance. Los guerreros repeliendo a los invasores pensaron en abrumar por mucho a sus enemigos y cargar temerariamente sin preocuparse por los riesgos.

Pronto, encontraron que los cazadores de dioses confundidos parecían haber recuperado nuevamente su valor para pelear. Uno tras otro, atacaron como perros locos acorralados.

Bollands, Sanguis y Gilbert estaban peleando al frente y se asombraron al ver el cambio. No entendían por qué los cazadores de dioses que escapaban desesperadamente repentinamente contratacarían con un valor recobrado sin preocupación por sus propias pérdidas. Obviamente no eran competencia para los guerreros de la Casa Han y todavía así parecían haber vuelto a descubrir una nueva confianza para defenderse. ¿Cuál era la fuente de su nuevo espíritu de pelea?

Bollands sentía que algo estaba mal. Antes de que los cazadores de dioses se acercaran, ordenó, “¡regresen!”

“¿Por qué? ¡Han venido a morir y nosotros simplemente estamos concediendo sus deseos! Jaja, me preocupa que no seamos suficientes para asesinarlos“, dijo Gilbert mientras le daba una mirada de curiosidad a Bollands.

“¡Algo aquí apesta!” respondió, “¡todos, regresen en este momento!”

“¡Gilbert, vamos!” Sanguis gritó en el momento que Gilbert estaba por responder. “Hay refuerzos. ¡Puedo sentir un montón de intento asesino acercándose!”

Gilbert, ahora genuinamente sobresaltado, ya no desperdicio el tiempo hablando y se retiró mientras gritaba, “¡todos, regresen! ¡Detengan la persecución, es una maldita trampa!”

En el momento en que los peleadores escucharon la advertencia de Gilbert, inmediatamente regresaron desde donde estaban. En ese momento, muchos de los expertos repentinamente aparecieron detrás de los cazadores que escapaban. Era fácil ver por el color de sus vestimentas que no eran subordinados de Dhaka, Dagmar o Asser, sin embargo, se veían sedientos de sangre. Una cosa estaba fuera de cuestión, también eran cazadores de dioses.

“Son los que están persiguiendo a Ossora. Maldición, ¿no acaba de decir que se las arregló para perderlos?” Sanguis dijo cuándo dio un vistazo hacia atrás.

Gracias a su reacción a tiempo, sus subordinados podrían ser salvados. Mientras los líderes quizás podrían sobrevivir al choque, los otros guerreros normales de la Casa Han habrían perecido por el repentino ataque que pudo haber ocurrido.

El pensamiento de la simple posibilidad de que esto ocurriera causó que Sanguis quisiera maldecir a Ossora por guiar inadvertidamente a esas personas al Pandemonio. Lo menos que podría hacer sería asegurarse de que no estaba siendo seguido antes de ir al valle.

“¡Rápido, corran!” Bollands grito incluso más fuerte mientras sentía una enorme presencia desde atrás. Definitivamente había un Superior entre los perseguidores.

Solo les tomó un vistazo para poder decir que no eran rivales para los nuevos invasores. De pronto, una gentil brisa causó que una persona se manifestara.

Con una sonrisa gentil, el Superior Miller creó una barrera frente a Sanguis, Gilbert y Bollands.

Los tres hombres frente a Sanguis no pudieron detenerse a tiempo y chocaron con la barrera, sólo para ser repelidos. Ninguno de ellos se las arregló para pasar a través.

Repentinamente, un feroz tornado, hecho de la energía divina de un dios supremo, se formó cerca de ellos. El aire mismo se convirtió en afiladas cuchillas que laceraron la piel y la carne de los guerreros, antes de partir sus cuerpos en un instante.

Los ojos de Sanguis se volvieron rojo sangre, sacó su espada del color de la sangre, la cual dejó salir un rayo de cinco metros, haciendo que el aire oliera a sangre. La sangre fresca parecía fluir alrededor de la misma espada, haciéndola ver incluso más siniestra. El cuerpo de Sanguis se llenó de un resplandor sangriento antes de fusionarse con su espada y perforar hacia la barrera de Miller a toda velocidad.

Con el sonido de un rasgado, un enorme agujero fue abierto en la barrera que podía dejar que tres personas pasarán a la vez. Sanguis fue el primero en pasar, con Bollands y Gilbert siguiéndolo por detrás. Algunos de sus subordinados fueron rápidos al notar la apertura y entraron, escapando de la barrera de viento.

Sin embargo, algunas docenas más no fueron afortunadas. Antes de que fueran capaces de escapar, notaron que el agujero se cerrará. En ese momento, la barrera se reforzó con un elemento del viento incluso más denso, sellando completamente su ruta de escape.

“¡Hmph!” La expresión de Miller era de sorpresa, no habiendo anticipado que Sanguis atravesara su barrera. Aunque había colocado casualmente la barrera en ese lugar, todavía no era algo que alguien pudiera dañar fácilmente. La habilidad de Sanguis para canalizar toda la fuerza de impulso en un punto para ser desatada en el menor tiempo creando una destrucción sin paralelo amplió los horizontes de Miller.

Con una capa incluso más gruesa del elemento del viento reforzando la barrera, el Superior continuó su ataque utilizando cuchillas de viento sobre los guerreros que quedaron en el interior, convirtiéndolos en una pasta sangrienta. Luego se convirtió en una ráfaga de viento que fluyó a través de la barrera que hizo para atrapar a Sanguis y el resto.

“¿Qué hay del resto?” Gilbert rugió en el momento en que dejó la barrera.

Bollands no dijo nada. Su expresión era mortalmente fría. Sabía que habría algunos guerreros que no podrían lograrlo. Los peleadores de su calibre definitivamente no durarían más que unos pocos segundos en contra del Superior. La preocupación de Gilbert era inútil, seguramente ya habrían muerto para ese momento.

Viendo que Bollands permaneció en silencio, este ya podía adivinar lo que les ocurrió. Sus ojos se enrojecieron mientras decidía dar la vuelta y entrar en una pelea desesperada. De la nada, su cuerpo se detuvo en medio del aire, parecía como si ya no fuera a retirarse.

“¡Sujétalo!” Bollands le dijo a Sanguis antes de que también extendiera su mano. Él y Sanguis, cada uno se las arregló para sujetar uno de sus brazos antes de que volarán de regreso al Pandemonio, ignorando las protestas del dragón.

“Pequeño, realmente tienes un poder único. Jaja… ¡Quédate y déjanos investigar exactamente qué es!” Miller dijo detrás de ellos. Repentinamente, rodeo a los tres con otra barrera de viento que no podía siquiera compararse con la anterior.

En el momento en que Sanguis la vio, inmediatamente giró para ver con enojo a Miller. Sabía que en esta ocasión, no sería capaz de atravesar la barrera, así que no se molestó en desperdiciar algún esfuerzo. Sería más productivo pelear con el Superior. Incluso si no lo mataba, al menor podría herirlo de alguna manera si peleaba lo suficientemente fuerte.

En el momento en que Bollands y Gilbert vieron que Sanguis se rindió en tratar de escapar, sabían que estaban en un punto crucial. Era como si hubieran dejado de lado el pánico anterior mientras centraban sus miradas de enojo sobre Miller.

Los otros guerreros se quedaron de pie y en silencio detrás de ellos. Ninguno de ellos mostró el menor rastro de debilidad o miedo. Parecían completamente calmados, como si la muerte no fuera más que un inconveniente menor para ellos para el que ya estaban preparados.

Miller no tenía prisa por atacar. Se aseguró de observar sus miradas antes de alabar, “como se esperaba de tropas élite como ustedes. No es de sorprender que Dhaka y el resto se derrumbaran así. Bien, ahora tienes que hacer una elección. ¡Sometan sus almas inmediatamente y juren su lealtad a mí o serán asesinados justo en este momento!”

“¿A quién podrías matar?” alguien dijo desde las profundidades del área. Una rasgadura apareció detrás de Bollands mientras un Han Hao de apariencia sombría emergió con su lanza de hueso. Observó con furia a Miller antes de girar hacia Bollands y el resto. “Ustedes no tienen nada que hacer aquí. ¡Regresen al Pandemonio!”

“Jaja, he escuchado mucho de tu reputación, Han Hao.| ¡Es seguro que te ves bastante animado!” Miller dijo mientras aplaudía emocionado. “Sin embargo, ¿piensas que serás capaz de protegerlos?”

“¡Eres libre de intentarlo!” Han Hao concentró su atención en Miller, señalando con su lanza de hueso como si fuera su mayor enemigo. Las siete púas de hueso en su espalda también comenzaron a sacudirse pesadamente.