GDK – Capítulo 954

0

Capítulo 954 Completa aniquilación


Dennis y Mascy habían llegado con nada más que su confianza. Con la bruja siendo capaz de predecir cada acción y Dennis encerrando todo el Pico Glacial, Wasir era esencialmente un tiburón en una jarra; una amenaza inofensiva. Sin embargo, poco esperaban que las cosas se volvieran de esta manera. No sólo eran incapaces de acabar con el Soberano y sus subordinados, ahora también se encontraban en una difícil situación.

Han Shuo descendía desde los cielos y utilizaba el intento asesino que rodeaba su cuerpo para formar una mano gigantesca, haciéndola descender sobre Dennis y Mascy para sujetarlos.

Wasir extendió su mano y sacó del interior de la cueva un carámbano de diez metros de largo. Se miraba como un cristal precioso que emanaba un humo blanco como resultado de la energía extremadamente helada que contenía.

La energía helada contenida en el interior del carámbano parecido a una lanza era tan poderosa que parecía como si fueran la cristalización de la misma Cueva Helada. En el momento en que el Soberano golpeó con esta, causó que la temperatura alrededor de la Cueva Helada se redujera incluso más.

La mano gigantesca estaba descendiendo. Junto con el aterrador frio, los sonidos de crujidos podían ser escuchados mientras rastros de humo comenzaron a aparecer.

Mascy se las había arreglado para forzar a que Han Shuo saliera después de muchas dificultades, sólo para descubrir que en ese momento ella era el objetivo principal. Inmediatamente trato de acercarse a Dennis.

Este había sacrificado mucho para escapar de la formación de espada de Han Shuo. Sujeto a Mascy y se teletransportó una vez más a lo alto del Pico Glacial.

Los dedos de la bruja se estaban moviendo sobre la bola de cristal pareciendo como si estuviera tejiendo algo en su interior. Uno tras otro, los hilos verdes que salían de sus dedos formaron una imagen misteriosa.

Repentinamente, el cuerpo de Wasir se endureció. El carámbano en su mano parecía haber perdido el control mientras parecía apuntar hacia Han Shuo.

El repentino cambio fue tan rápido que el Soberano no pudo detener el ataque a tiempo. El carámbano perforó hacia la palma gigantesca de Han Shuo.

“¡Bryan, muévete!” gritó.

“¡No te preocupes!” Dijo Han Shuo desde atrás de su palma antes de desmaterializarla. El intento asesino del que estaba formado la palma se dispersó inmediatamente.

Al mismo tiempo, una figura repentinamente pasó a Dennis con una velocidad cegadora.

Pero con un pensamiento, las Diecisiete Espadas Voladoras aparecieron de la nada una vez más para rodear a la pareja de cazadores. Estaban a punto de ser atrapados una vez más.

Sin embargo, habiendo tenido una experiencia previa lidiando con las espadas, Dennis tenía su guardia arriba. No espero a que las espadas descendieran sobre él e inmediatamente se teletransportó sin dejar que estas lo rodearan exitosamente.

El poder de Mascy por si solo era capaz de causarle pequeñas distracciones a Wasir. Sin Dennis trabajando con ella, estaba lejos de ser capaz de asesinarlo.

Cuando el carámbano se disparó hacia el cielo, la energía divina del Soberano se volvió rabiosa dentro de su cuerpo para contrarrestar la misteriosa energía que los frenaba por dentro. Ahora que no tenía que preocuparse por la cuchilla espacial cortándolo como antes, sólo le tomó tres respiraciones para liberarse.

Mascy escupió una bocanada de sangre por el contragolpe de tener su energía del destino repelida por Wasir. La sangre cubrió la bola de cristal en sus manos, haciendo que se viera bastante horripilante.

“Dennis, vamos a retirarnos”, dijo impotente con una apariencia pálida.

Bajo la presión de las espadas voladoras, Dennis no tenía más opción que teletransportarse constantemente a distancias cortas. Con Mascy no siendo capaz de contener a Wasir, perderían tarde o temprano, así que ella tenía que advertirle para que se retiraran.

Dennis sabía que la situación en ese momento estaba en desventaja para ellos. Viendo que Mascy estaba lastimada y era incapaz de ser una amenaza para Wasir, repentinamente se dio cuenta de que mientras su combinación funcionaria en contra de alguien a la par con ellos, sufrirían cuando estaban en contra de dos tipos.

Él también quería marcharse inmediatamente, pero los cazadores de dioses que él y la bruja llevaron con ellos todavía estaban combatiendo en el Pico Glacial. Para comenzar sus subordinados casi estaban en el lado perdedor y si él se marchaba junto a Mascy, ninguno de ellos podría sobrevivir.

Esos hombres eran los subordinados de élite de ambos. Si fueran eliminados, seguramente sufrirían enormes pérdidas. Incluso si la Alianza de Cazadores de Dioses se las arreglaba para derrotar a la Franja, al final los dos serían presionados fuertemente para no obtener ningún botín si sus subordinados se perdían.

Con eso, Dennis vaciló mientras trataba con fuerza encontrar una oportunidad para abrir otra fisura espacial a través de la cual sus subordinados pudieran retirarse.

Mientras él contemplaba como hacer eso, Han Shuo estaba enfrentando su propio dilema. Dada su fuerza y la de Wasir, podría acabar fácilmente con Dennis y Mascy. Sin embargo, con él siendo un cultivador del edicto del espacio, era capaz de seguir teletransportándose para evitar ser rodeado por sus espadas voladoras.

El Pico Glacial era un lugar muy grande y Dennis no mantenía un punto fijo por mucho tiempo y el teletransportarse un poco no drenaría mucho su energía divina. Así, él no sería capaz de capturarlo, ni que decir de enfrentarse a él en una pelea apropiada.

Si estuvieran peleando en el Pandemonio, Han Shuo tendría por lo menos siete trucos que podría utilizar para tomar ventaja de las formaciones demoníacas dentro del valle para alterar las leyes físicas del ambiente. De esa manera, Dennis no sería capaz de moverse fácilmente, haciendo que fuera mucho más fácil para él derribarlo.

Era muy malo que en su lugar la batalla tomará lugar en el Pico Glacial. Simplemente no había una formación que pudieran utilizar. El constante frio que se reunía allí no era suficiente para congelar el espacio mismo, así que Dennis era capaz de evadir con facilidad.

Cuando Han Shuo notó que Dennis miraba a los cazadores de dioses de vez en cuando, supo que lo preocupaba. Y con eso, tenía que continuar aplicando presión en Dennis con sus Diecisiete Espadas Voladoras incluso si no era capaz de atraparlo, con eso impediría que hiciera una fisura espacial por la que sus subordinados escaparan.

Han Shuo y Wasir mantuvieron la gran presión, sin darle a Dennis una oportunidad de abrir una fisura. En un momento, estaba en lo alto del cielo, al otro estaba abajo en las montañas y al siguiente estaba entre sus camaradas peleadores. Y aun así, los dos eran incapaces de lograr detenerlo.

La pelea entre los cuatro se sentía como en un punto muerto.

Una idea tras otra surcó en la mente de Han Shuo. Su consciencia parecía como un vórtice y un cielo nublado, rotando rápidamente en espiral.

Las ideas eran todas rechazadas por él mismo. Tenía que pasar a través de las incontables ideas por aquella que pudiera matar a Dennis y Mascy con seguridad para lograr que no fueran capaces de escapar del Pico Glacial.

Quizás como resultado de toda su contemplación, las espadas voladoras se volvieron ligeramente lentas, dándola a Dennis y Mascy algo de tiempo para respirar.

Dennis, como un cultivador del edicto del espacio, notó el ligero cambio. Cada vez que él se teletransportaba, las espadas parecieron ralentizarse un segundo o dos, así que trato de moverse más y más rápido.

Después de decenas de repeticiones, las espadas ahora parecían mucho más lentas que antes. Ya no parecían ser capaces de mantenerse tras él.

‘¡Debería ser tiempo suficiente!’ Él inmediatamente dio un toque con su energía espacial, causando que la tela del espacio a su alrededor ondulara mientras rasgaba una fisura espacial detrás de sus subordinados.

“¡Retirada!” Dennis les gritó a sus subordinados quienes estaban retrocediendo constantemente. Se teletransportó a donde sus subordinados se reunían con un cálculo preciso.

Los cazadores de dioses que estaban siendo aniquilados por los subordinados de Wasir y los demonios de Han Shuo vieron la fisura espacial detrás de ellos y se apresuraron por la oportunidad para escapar.

“¡No! ¡Bryan, detenlos!” Wasir gritó mientras cargaba hacia ellos sin preocuparse por algo más.

Como si hubiera sido despertado por el grito del Soberano, Han Shuo, quien había estado completamente de pie mientras cazaba a Mascy y Dennis con sus espadas voladoras, repentinamente pareció notar algo. Cargo frenéticamente hacia la pareja.

“¡Bryan, Wasir, regresaremos cuando nos encontremos con los otros Superiores! ¡Para entonces, el Pandemonio y el Pico Glacial serán borrados! ¡Jajajaja!” Dennis se apresuró mientras sujetaba a Mascy y volaba hacia la fisura.

Repentinamente, las Diecisiete Espadas Voladoras cargaron con más fuerza que antes. Al mismo tiempo, los demonios volaron de regreso hacia el Caldero de la Miríada de Demonios. Dejando salir una enceguecedorá y aún así oscura luz, que arremetió en contra de Dennis y Mascy con una fuerza abrumadora.

“¡Adiós!” Dennis dijo mientras aceleraba una vez más, pasando a través de la fisura espacial. Justo cuando los dos entraron, las espadas voladoras y el caldero estallaron en la fisura, causando una emanación de una clase de luz centelleante.

“¡Nooo!” El grito de agonía de Dennis salió desde el interior de la fisura. Su mano salió de la fisura como si quisiera salir de esta, aun así fue arrastrado nuevamente al interior con una gran fuerza.

“¡Aaaaaaagh!” grito Mascy y Dennis antes de que la fisura desapareciera con una destello de luz. Se había ido del Pico Glacial junto con la pareja y cientos de cazadores de dioses.