GDK – Capítulo 951

0

Capítulo 951: Los accidentes ocurren


“Sólo déjanos el resto a nosotros. ¡Me encargaré del asunto de Andrina!” Dijo Han Jin confiadamente. Al parecer estaba bastante emocionado después de conversar mentalmente con ella.

“¡Así es, lo haremos apropiadamente, descansa tranquilo!” Andrina dijo con una sonrisa. Le daba vistazos frecuentes a Han Jin mientras hablaba.

Él estaba más familiarizado con la distribución del Pandemonio. En aquel entonces cuando Han Shuo creó las formaciones en el interior, Han Jin y el resto lo había estado ayudando, aparte de su padre, él y los otros cuatro eran quienes conocían mejor el valle.

Con él ayudando a la chica, Han Shuo creía que sería capaz de alcanzar su mayor potencial. Viendo que los dos estaban tan confiados, los dejo hacer lo que quisieran. “Muy bien, tengo algunas cosas que atender”.

Le dio a Han Jin algunas instrucciones finales a las que debía prestar atención sobre ciertas formaciones especiales antes de dejar la alteración y mejoramiento de las torres de energía a la pareja.

Cuando Zovic llegó, le reportó a Han Shuo que las fuerzas de la Alianza de Cazadores de Dioses habían entrado al Pandemonio. Tyre, Logue, Wasir y Ossora podrían lanzar un ataque en conjunto en cualquier momento.

Los Superiores de la Alianza parecían poderosos y unidos como nunca antes, lo cual no era bueno para los Soberanos en la Franja. Sería una batalla muy difícil para los Soberanos, por decir lo menos.

Sin embargo, Han Shuo sabía que debían tener sus propias cartas de triunfo. Habían fortificado la Franja por años, así que mientras pudieran tomar ventaja apropiadamente del terreno al establecer poderosas formaciones en lugares estratégicos, podrían darle a los invasores un golpe catastrófico y poseer una oportunidad de ganar la guerra.

Por ejemplo, el Osteoburg de Logue contenía intensos elementos de la muerte, gracias a las centurias de trabajo que el dedico, podría ser mucho más poderoso dentro de ese lugar y posiblemente podría derrotar a Tyre en ese lugar, mientras se pudiera volver uno con la energía de la muerte de su base.

Si los cazadores de dioses invadieran el Osteoburg, Logue podría utilizar su base para incrementar la fuerza de sus subordinados hasta el punto en que un grupo de estos pudieran repeler a un dios supremo de su nivel. Y si él y sus dioses altos trabajaban juntos, posiblemente podrían incluso aniquilar directamente a un dios supremo.

Lo mismo aplicaba para Tyre, Wasir y Ossora. Mientras hicieran un buen uso de las ventajas que tenían y crearan algunas oportunidades, definitivamente estarían en una mejor posición en la batalla y tendrían la oportunidad de ganar.

Después de alcanzar el fondo del Pandemonio, Han Shuo localizo al sustituto de Han Hao y le pregunto, “¿cuánto tiempo le tomará a tu cuerpo principal el regresar?”

“Ya estoy en la Franja. Debería llegar en unos tres días más”, el pequeño esqueleto respondió después de pensar un poco.

Asintiendo, su padre dijo, “estoy espiando a Dagmar y los otros utilizando un demonio que tiene unida una hebra de mi consciencia. Actualmente, todavía se están recuperando. Creo que no entrarán en el Pandemonio en al menos diez días o medio mes. Contigo, tus hermanos, Andrina, Sanguis y el resto aquí, Dagmar y sus compañeros no serán capaces de atravesar nuestras defensas tan fácilmente”.

“¿Vas a marcharte?” Han Hao quedó en blanco por un momento antes de darse cuenta de algo por las palabras de su padre y preguntó.

“Si. Saldré un momento. No te preocupes, regresaré inmediatamente una vez que el asunto esté completado. Dadas tus habilidades y el poder defensivo del Pandemonio, Dhaka y el resto no serán capaces de entrar fácilmente al valle. ¡Estarán bien!”

“¡Adelante! Cuidaré bien de este lugar”.

Después de informarle al pequeño esqueleto sobre los usos de varias formaciones en el valle y cómo operarlas, Han Shuo se sintió lo suficientemente seguro para marcharse a su tarea.

En la Cueva Helada en el Pico Glacial, Wasir estaba sentado con las piernas cruzadas como una escultura de hielo, permitiendo que el frió que helaba los huesos lo rodeará.

Una figura entró en la cueva y reportó respetuosamente, “¡Señor, recibimos información de que los Superiores de los Dominios del Espacio y del Destino están en camino!”

El hielo que lo rodeaba repentinamente se quebró y se partió en incontables trozos mientras Wasir emergía de este. Una poderosa energía glacial fluía desde él como si lo estuviera reanimando. Su energía parecía haberse vuelto una con la Cueva Helada.

“Angelo, ¿estás seguro de estas noticias?” él finalmente preguntó después de terminar algo de calentamiento.

Angelo, quien también cultivaba en la energía del agua, dio unos pasos hacia atrás. El frió que estaba irradiando de Wasir era muy aterrador hasta el punto de que incluso él no podía soportarlo. “Estoy seguro. Se dirigen al Pico Glacial. Los dos Superiores en camino también son los que se dice son los más misteriosos. Nadie conoce su verdadero poder. ¿Qué deberíamos hacer?”

“Espacio… Destino…” Wasir frunció el ceño, como si estuviera pensando en algo muy importante. “Superiores que cultivan en esos edictos arcanos sin lugar a dudas son algo a tomar en cuenta. Se dice que el edicto del destino es el más misterioso entre las Doce Fuerzas Fundamentales. Sólo hay unos cuantos cultivadores del edicto del destino que se las han arreglado para alcanzar la etapa del dios alto en el universo, así que deben ser realmente discretos e impresionantes. ¡Me pregunto qué clase de fuerza tendrán esos Superiores!”

“¡Señor, las personas que cultivan la energía del espacio también son muy poderosas! Si alcanzan el reino del dios supremo, serán capaces de irrumpir en el Pico Glacial sin que nadie lo note. ¿Debemos hacer algunos preparativos?” Angelo parecía estar muy ansioso. Pensaba que Wasir era poderoso, pero era solo un hombre y los oponentes eran dos poderosos Superiores que venían de camino. No sabía si Wasir por sí mismo podría lidiar con ellos.

“Cualquier preparación que pueda hacer ya ha sido realizada”, dijo Wasir, sabiendo lo que Angelo estaba implicando con su pregunta. “Aquellos como nosotros que cultivamos la energía del agua debemos permanecer frios como el hielo incluso al enfrentar una amenaza abrumadora. ¡Si quieres avanzar a la siguiente etapa, debes recordar el no tener ningún miedo o pánico incluso si estás por morir!

“¡Gracias por tus enseñanzas, Señor!” Angelo estaba verdaderamente agradecido mientras lo observaba con adoración.

Entre los cinco Soberanos de la Franja, el más difícil de llevar era Wasir, aun así era famoso por un trato particular que tenía. Cualquier cultivador de la energía del agua sería capaz de hacer enormes progresos después de recibir consejos cruciales de su parte.

Les daría generosamente consejos de cultivación sin ninguna reserva incluso con alguien como Angelo en el reino del dios alto en la etapa tardía, quien tenía el potencial de mejorar hasta su nivel gracias a esas enseñanzas. Era como si no temiera que sus subordinados se volvieran más poderosos que él.

Era gracias a esto que la mayoría de los usuarios de la energía del agua de los doce Dominios Divinos se unirían a él cuando llegaban a la Franja.

“Puedes marcharte. Diles que ya no sigan en guardia en las afueras del Pico Glacial y que entren a la Cueva Helada. Activa todas las torres de energía para reunir toda el aura glacial alrededor del pico. En cuanto a los que no practican en la energía del agua, diles que se retiren a las montañas por ahora”, ordenó Wasir.

Angelo asintió y se marchó para extender sus palabras. Pero antes de que los hombres del Soberano pudieran llevar a cabo sus órdenes, una enorme fisura en el espacio tiempo apareció de repente sobre el Pico Glacial. Incontables figuras emergieron desde la rasgadura espacial y aterrizaron en el pico antes de que comenzaran a buscar a sus objetivos.

“Wasir, puedo predecir cada uno de tus movimientos. No hay manera en que puedas ganar. Piensa que tu destino está sellado, pero el de tus subordinados no. Deja tu Pico Glacial y ten una charla con nosotros si no quieres que ellos mueran como tu”, dijo una vieja bruja con la marca de un pentagrama en su pecho. Llevaba una bola de cristal de un color verde brillante. Su voz sonaba con una cadencia misteriosa que flotaba en el aire del pico.

Mientras hablaba, más y más figuras salieron de la fisura, antes de que un anciano con largas cejas emergiera y cerrará la rasgadura como si estuviera cerrando una cortina.

“Wasir, con Mascy prediciendo tus acciones y yo sellando el espacio en los alrededores, no tienes oportunidad, ni siquiera de escapar”, dijo sonriendo el viejo. Camino hacia la Cueva Helada y alzó sus brazos, causando que el espacio tiempo mismo se retorciera y las olas se agitaran a través de este.

Como Angelo y los otros querían buscar refugio en la caverna, repentinamente notaron que la naturaleza del espacio había cambiado. No eran capaces de moverse en absoluto y no podían hacer lo que Wasir les había ordenado.

“Uno para predecir mis acciones y otro para cerrar el espacio. ¡Ustedes dos poseen la combinación más poderosa que he visto! ¡Debo ser bastante afortunado!” Dijo Wasir desde el interior de la cueva. Estaba de pie en la entrada y observaba fríamente a los dos líderes.

“¡Wasir, no sólo tu destino está sellado, el destino de la Franja también ha sido sellado!” dijo solemnemente la vieja bruja llamada Mascy con sus dedos sobre su bola de cristal. Era como si conociera el destino de todas las cosas.

“¡No eres una diosa suprema!” El Soberano dijo repentinamente después de ver intensamente a Mascy.

“Aquellos que cultivan en el edicto del destino…” Mascy dijo mientras señalaba en la dirección del Dominio del Destino, “¡… Nunca se convertirán en un dios supremo, ni siquiera en un dios supremo a medias, aparte de esa persona! ¡Sin excepciones! ¡Nosotros no somos como tú, tú puedes alcanzar el reino del dios supremo sin un Epitomé, pero nosotros siempre permaneceremos en el reino del dios alto!”

Después de una pausa, Mascy se burló. “Pero esto es más que suficiente…” Arrugó sus cejas mientras su bola de cristal brillaba repentinamente. “¡Dennis! ¡Actúa ahora! ¡Al parecer está esperando a alguien… Alguien a quien mis visiones no son capaces de predecir!”