GDK – Capítulo 950

0

Capítulo 950: Amor a primera vista


Cuando Han Shuo regresó al Pandemonio, estaba sorprendido al encontrar a Andrina esperando por él. Era obvio por el aura que emanaba de ella que ahora se había vuelto más poderosa que cuando estaban en el Dominio de la Oscuridad.

Ella era conocida de los miembros de la Casa Han, especialmente Fanny, desde que ella viajó al Continente Profundo con Han Shuo para llevarlos al Elysium. Fue invitada al Pandemonio cuando los miembros de la Casa Han notaron que estaba fuera. De lo contrario, incluso con su fuerza actual, no había manera de que pudiera irrumpir en el valle y permanecer ilesa.

Han Shuo había desplegado una tonelada de aterradoras formaciones alrededor del Pandemonio como prevención ante la invasión de la Alianza de Cazadores de Dioses. Indudablemente sería herida si trataba de irrumpir en el valle.

Andrina había estado esperando en el Pandemonio por algunos días y había comenzado a explorar cada aspecto de la zona. Las defensas del valle estaban primariamente hechas de formaciones demoníacas desplegadas por Han Shuo y los Cinco Zombis de Élite, con un soporte de formaciones defensivas alimentadas por cristales de energía.

Estaba muy interesada en las formaciones demoníacas desplegadas por Han Shuo y sus hijos. Las energías únicas en esas formaciones habían atraído su curiosidad. Aunque tenía una tonelada de preguntas, nadie podía explicarle cómo trabajaban esas formaciones, ya que los Cinco Zombis de Élite todavía seguían cultivando bajo tierra.

Quizás como había estado muy aburrida en el Dominio del Destino, se puso hiperactiva después de entrar al Pandemonio. Era como si no pudiera haber algo que no la emocionara. De momento en momento, incluso entró deliberadamente en las formaciones y trampas para descubrir su poder y saber cómo trabajaban. Parecía estar teniendo mucha diversión, como si esas peligrosas trampas fueran atracciones en un parque de atracciones.

Andrina se emocionó todavía más cuando Han Shuo regresó al Pandemonio. Lo recibió alegremente, “¡Bryan! ¡Así que te mudaste a este lugar! ¿Por qué no me buscaste en todo este tiempo, teniendo el Dominio del Destino tan cerca? ¡Eso es escandaloso! ¿Ya no me consideras como tu amiga o te has olvidado de mí?”

Andrina siempre era fria y distante con los extraños, pero no con sus amigos como Han Shuo.

“He estado muy ocupado con el trabajo y con manejar mi clan. ¿Cómo tendría tiempo para visitarte? Además, no tengo ni idea de donde se encuentra el Santuario del Destino, aparte de saber que está en el Dominio del Destino”, respondió Han Shuo sonriendo. Él no tenía ningún pensamiento en absoluto de ir a visitarla al Dominio del Destino.

Por alguna razón, Han Shuo sentía que necesitaba estar en guardia con la Diosa del Destino. En ocasiones incluso sospechaba que ella conocía su origen. En los pasados años, él había estado enfrentando expertos más y más fuertes, no tuvo más opción que dejar de ocultar la energía demoníaca que cultivaba. Si la Diosa del Destino sabía sobre la aparición del Exaltado Señor Demonio en este universo y descubría que él cultivaba la misma energía, entonces podría deducir fácilmente sus orígenes y secretos.

Después de todo, ¿cómo podría la Diosa que dominaba el Destino, no ser consciente de semejante incidente tan importante?

“¿Tú? ¿Ocupado?” Andrina hinchó ligeramente sus mejillas y resopló antes de decir, “no creas que no sé sobre lo que has hecho en la Franja. ¡De hecho, conozco cada uno de tus movimientos desde que entraste aquí!”

Han Shuo quedó en blanco por un momento y preguntó, “¿huh? Te has estado quedando en el Santuario del Destino todo este tiempo. ¿Cómo conoces cada uno de mis movimientos?”

“Mi madre me lo contó”, Andrina sonrió y explicó, “conoce cada movimiento que has hecho y a menudo me cuenta lo que has estado haciendo. ¡También me dijo que tienes un montón de secretos!”

El corazón de Han Shuo se hundió un poco, ya que sus sospechas parecían ser verdad. Sin embargo, no pensó más sobre el tema. Con la misma sonrisa calmada y serena, le preguntó, “¿a qué has venido? ¿Tu madre sabe de esto?”

“No. Fue a encontrarse con Nestor el Dios Supremo de la Muerte por algunos negocios así que me escape mientras estaba lejos. ¡Jeje!” respondió ella con una enorme sonrisa traviesa, como si no estuviera preocupada de que la Diosa pudiera castigarla.

Han Shuo puso una mueca y no dijo nada, quedando sin palabras.

“Jeje, escuche que la Alianza de Cazadores de Dioses está por invadir la Franja, así que vine para darte apoyo. ¿No me digas que no soy bien recibida?” preguntó Andrina mientras fingía fruncir el ceño.

“¡Desde luego que eres bienvenida! ¿Cómo podría atreverme a decir lo contrario?” respondió Han Shuo después de poner un rostro alegre. Continuó, “resulta que hay algunas torres de energía y baterías que no me satisface su trabajo. ¡Podrías darles un vistazo!”

La energía que Andrina cultivaba estaba relacionada a los cristales de energía. Tenía un conocimiento extraordinariamente profundo y experiencia en la manipulación y el uso de los cristales de energía. Con su ayuda, Han Shuo creía que las defensas del Pandemonio podrían elevarse a una altura mayor.

“¡No hay problema! De hecho, ya he inspeccionado cada una de ellas. Sólo estaba esperando que regresaras antes de modificar si no tu gente pensaría que estoy saboteando la base”, ella aceptó inmediatamente. Había estado rondando en el Pandemonio por un largo tiempo. Había estado muy ansiosa por demostrar sus habilidades y poder.

Después de una corta pausa, Andrina continuó, “sin embargo, con el fin de alterar y mejorar tus torres de energía, necesitaré por lo menos tres veces más cristales de energía en esas torres. ¿Tienes todos esos cristales de energía?”

“¡No hay problema!” Han Shuo se rio de corazón mientras le ordenaba telepáticamente a Han Jin quien estaba meditando en el gimnasio subterráneo, que llevará los cristales de energía de sus reservas.

Como el dueño de la Empresa Goldstone, el zombi siempre tenía abundancia de cristales de energía. Como la mayoría de las defensas en el Pandemonio estaban compuestas de formaciones demoníacas, muchos de los cristales no se utilizaron. Además, Han Hao anteriormente había saqueado una tonelada de bienes de los comerciantes del Nexo con algunos de estos siendo cristales de energía. Por lo tanto, el número de cristales almacenados en el almacén subterráneo del Pandemonio era casi inconmensurable.

Han Jin quien estaba practicando la Formación No Muerta de los Cinco Elementos en el gimnasio subterráneo inmediatamente hizo una pausa a su actividad y fue por los cristales al almacén. Cargó todo un anillo espacial con cristales de energía del más alto grado y fue con Han Shuo.

“¡Wow!” exclamó Han Jin antes de que su mandíbula casi cayera al piso. Observaba a Andrina como si hubiera sido congelado. Estaba absolutamente estupefacto.

Brillantes halos blancos irradiaban desde la chica como olas de agua. Observó a Han Jin con sus pupilas brillando con una luz enceguecedora.

Han Jin y Andrina se miraron fijamente uno al otro como si el tiempo se hubiera detenido. Extrañas ondulaciones del alma emanaron desde sus cuerpos como si se estuvieran comunicando de una manera que incluso Han Shuo no podía comprender.

Los dos continuaron comunicándose sin mover un músculo y mirándose a los ojos por horas. Han Shuo sintió como si hubiera sido olvidado.

Al principio, él encontró su conducta bastante extraña, pero pronto se dio cuenta de lo que había ocurrido. Han Jin estaba hecho de la Energía Yuan del Metal y poseía el Báculo Dorado, el Tesoro Supremo del Metal. No sólo había nacido con el conocimiento de todos los metales y rocas, incluso podía manipular las rocas y caminar a través de ellas.

Andrina tampoco era una forma de vida normal, podía comer cristales de energía para recargar e incrementar su energía. Tanto su alma como su energía tenían las características de los cristales. Incluso su cuerpo estaba lleno con el más puro de los poderes de los cristales de energía.

¡Ella básicamente era el cristal de energía más extraño que incluso poseía vida!

Cuanto más única la roca, más atractiva resultaba para Han Jin. Mientras tanto, la Energía Yuan del Metal en él debía ser irresistible para ella. Por lo tanto, era natural que la química ocurriera cuando esas dos formas de vida únicas con las propiedades más complementarias se encontraran.

Han Jin y Andrina se comunicaban de una manera que ningún otro ser en el universo podría entender. Estaban completamente inmóviles y quietos como rocas. Si no fuera por las intensas ondulaciones del alma emanando de ello, Han Shuo quizás los habría confundido con estatuas.

Este continúo observando a la pareja con curiosidad. Estaba sorprendido placenteramente por su química y se sentía feliz. Han Shuo siempre había esperado que el pequeño esqueleto y los Cinco Zombis de Élite no sólo tuvieran fuerzas formidables, sino que también se desarrollarán integralmente como seres humanos normales – para que en realidad vivieran sus vidas en lugar de ser fríos y sin emociones como muertos vivientes.

Quizás debido a su conducta mujeriega, en lo profundo de su corazón, él deseaba que sus hijos tuvieran compañeras románticas propias y quizás incluso a sus propios hijos.

Después de mediodía, Zovic fue repentinamente con Han Shuo para darle importantes noticias. Quizás su voz no fue lo suficientemente baja, Andrina y Han Jin quienes todavía se miraban volvieron en sí.

La claridad regresó lentamente a sus ojos y los dos sonrieron. Caminaron uno al lado de otro y tomaron sus manos sin la menor incomodidad.

Fue tan natural y suave como si los dos se conocieran desde hace cientos de años. Sus sonrisas se volvieron incluso más brillantes y se veían como la pareja más compatible que estaba profundamente enamorada.

Han Shuo estaba estupefacto. ¡Había considerado la posibilidad de que Han Jin y Andrina se volvieran pareja, pero nunca imaginó que se convertirían en enamorados sólo unas pocas horas después de encontrarse!

“¡Padre, finalmente, entiendo cómo te sientes con Phoebe y las otras! ¡Se siente tan extraño y aun así tan maravilloso!” dijo Han Jin como si conociera la respuesta a la pregunta final.

“¡Bien, bien!” Han Shuo se rio de corazón. Él no podía estar más alegre.