GDK – Capítulo 948

0

Capítulo 948: Escrito en piedra


Había una barrera idéntica unos cientos de metros al frente. En esta ocasión, Dagmar ni siquiera vaciló e irrumpió a través de la barrera de apariencia fuerte, pero débil, rompiendo a través de esta para ir más profundo en la cavernosa montaña.

Como Dagmar, Dhaka y Asser encontraron barreras similares y lidiaron con ellas de la misma manera.

Semejantes barreras podían ser encontradas bloqueando el camino a través de las tres montañas y fueron rotas una tras otra por los tres superiores que hacían su camino hacia el centro.

“¡Mira!” En las afueras del valle, uno de los subordinados de Dhaka dejó salir un grito de asombro mientras estudiaba con curiosidad las extrañas runas en las tres montañas.

Esas runas que representaban algo que ellos no entendían se iluminaron una tras otra mientras humo de colores salía de ellas y se reunía en las nubes oscuras alrededor de las montañas. Esto causó que el hedor se volviera más fuerte que antes.

Dhaka y el resto habían dejado algunos subordinados en el exterior de las montañas, solo en caso de que alguien pudiera llegar a estas después de que ellos y lo atacara en secreto.

Después de notarlo, sus subordinados sintieron una amenaza mientras continuaban observando los cambios más pequeños en sus alrededores.

“¡Siento que algo está mal!” Un subordinado de Asser dijo, mientras arrugaba sus cejas. “Hay una clase de energía especial en el interior del valle que parece estar reuniéndose alrededor de las extrañas marcas en las montañas. No me digan que hay algo malo…”

“¡Voy a ir a reportárselo a nuestro Señor!” dijo otro mientras cargaba hacia la caverna en que Asser había entrado.

En ese momento, ruidos extraños podían escucharse viniendo desde las montañas mientras el suelo se sacudía ferozmente, causando incontables grietas que se formaron bajo sus pies. El extraño poder dentro de las montañas se concentró alrededor de la cima de las montañas. Instantáneamente, la luz que salía de las runas aumentó hasta niveles cegadores.

“¡Algo está ocurriendo!” El subordinado de Dhaka gritó con pánico. “¡Ve, infórmale de inmediato al Señor!”

Los hombres de Dagmar reaccionaron igual. Sintieron una clase extraña de energía siendo liberada desde las montañas. No sólo afectó el terreno alrededor del valle, también cambió a las mismas montañas.

Los cambios ocurrieron tan rápidamente que antes de que los hombres de Dagmar se las arreglaran para entrar en las cavernas, una fuerte explosión rugió desde las profundidades de la tierra. Corrientes de gas salieron desde las grietas y se mezclaron en el miasma negro.

Al mismo tiempo, el temblor hizo que las tres montañas se volvieran inestables. La de Dagmar se balanceaba de un lado a otro como un gigante ebrio.

“¿Qué está pasando?” los tres Superiores gritaron desde el interior de sus respectivas montañas.

“¡Peligro! ¡Retirada!” Asser gritó. Su voz rugió como un trueno a través de las cavernas.

Ellos sintieron la anormalidad incluso más claramente que los subordinados que fueron dejados en el exterior. Se sentía como si hubiera unos aterradores reactores dentro de las montañas que las llenaban continuamente con energía. Mientras estas seguían temblando, rocas comenzaron a caer desde la cima.

Como los cazadores de dioses, eran seres divinos, no le temerían a simples rocas que caían desde la parte alta, eso sumado a los violentos temblores de las montañas y la energía que los núcleos en el centro desplegaban causó que mucha fuerza se imbuyera en las rocas que caían, volviéndolas una amenaza.

No sólo las energías hacían que las rocas pesaran toneladas, incluso causaban que cayeran mucho más rápido. Con las cavernas tan angostas y llenas de cazadores, la mayoría de ellos apenas podían evitar las rocas y fueron embestidos duramente por ellas.

Bajo el bombardeo de las rocas que estaban energizadas por la misteriosa energía, los cazadores de dioses cayeron no muy diferente de los humanos mortales. Muchos de ellos terminaron rotos y sangrando, con algunos de ellos desplegando frenéticamente barreras sobre sus cabezas, con la esperanza de ser capaces de prevenir algo del daño.

Fue una lástima que las rocas súper cargadas fueran tan poderosas que fácilmente desestabilizaron las barreras desplegadas, antes de aplastarlas como cascarones. Las rocas llovieron en los alrededores de las cavernas y causaron enormes bajas entre los cazadores.

Muchos no pudieron siquiera alzar un dedo en contra de las rocas, especialmente cuando fueron empujados unos en contra de otros como sardinas en un espacio reducido. Sólo tenían oportunidad si aplastaban las rocas con ataques combinados.

Pero incluso entonces, el destruir las rocas, causaba que estas explotaran como granadas, enviando fragmentos penetrantes a todas partes, causándoles heridas serias.

Sus caminos de retirada habían colapsado y fueron atrapados. Por lo tanto, incluso aunque sabían que serían heridos de gravedad, hacían todo lo posible para destruir las rocas. Era su única oportunidad de sobrevivir.

“¡Salas! ¡Tú hiciste esto!” Dhaka rugió mientras destruía las rocas que bloqueaban su camino.

Para ese momento, estaba muy consciente de que había caído en una trampa. Aunque sonaba como si sospechara de Salas, no imaginaba que este en realidad pudiera traicionarlos.

“¿Cómo podría saber que algo como esto ocurriría? Dhaka, ¿piensas que quiero lastimarte?” Salas dijo, ocultando su culpa. “¿Tengo alguna razón para herirte? ¡Tengo un enorme rencor en contra de Bryan! ¡También estoy aquí para ajustar cuentas con él, igual que tú!”

Dhaka no le dio más vueltas. Viendo que tan agitado se veía Salas, dijo, “¡no sé si en realidad nos tendiste una trampa, pero si no fuera por tu sugerencia, no habríamos entrado a este lugar!”

“¡Hey, por una vez reconozcan sus acciones! ¡Dagmar cargó hacia ese lugar! Maldita sea, ¿qué tiene que ver eso conmigo? ¡No culpen a otros sólo porque lo jodieron! ¡Me marcharé si siguen con esto!”

Para comenzar Salas no tenía un buen temperamento. Aunque su temperamento en ese momento era mucho más tranquilo que cuando se encontraba en la Franja, gracias a las pérdidas que sufrió a manos de Han Shuo y su hijo, su fusible corto todavía estaba presente. Junto al hecho de que para comenzar Salas estaba a la defensiva con Dhaka y el resto, empeoro su actitud.

Viendo la rabia de Salas, Dhaka dejó de desperdiciar el tiempo discutiendo con él y gritó después de un ‘humph’ descontento. Sabía que todavía necesitaba a Salas para salir de las cavernas. Si este lo ignoraba en este momento en medio de esa calamidad, como un dios supremo, Dhaka muy probablemente sobreviviría al predicamento. Sin embargo, la mayoría de sus subordinados, perecerían.

Haciendo una nota mental para volver a revisar el asunto, Dhaka guardó silencio y se centró en destruir las rocas que llenaban el camino que tomaban. Mientras las rocas eran casi fatales para expertos ordinarios, Dhaka y Salas eran lo suficientemente poderosos para que no fueran un problema. Eventualmente se las arreglaron para abrir un camino al exterior.

“¡Retirada!” Dhaka gritó, dejando que sus subordinados salieran primero en lugar de él marcharse antes. Sus hombres cargaron apresuradamente a su única esperanza de sobrevivir.

Fuertes explosiones continuaron sonando desde el centro de las montañas mientras los temblores empeoraban. Los dos sintieron como si las montañas pudieran colapsar en cualquier momento.

“Cielos, ¿qué está ocurriendo?” Los subordinados de Dhaka exclamaron en el centro del valle.

Como resultado de las explosiones, grietas con cientos de metros de profundidad se formaron en el pie de la montaña, de manera que se asemejaban a una telaraña. Era como si una boca se abriera desde el pie de las tres montañas, tratando de tragarse a todos.

“¡Rápido, corran!” Dhaka sintió que la montaña se encogía rápidamente. Se preguntó cómo se podía ser tan poderoso como para forzar a que tres enormes montañas cayeran en tan poco tiempo.

Con las cosas escritas en piedra, no había forma de detener a las montañas, de que se hundieran en el abismo. Las fuerzas en el suelo se cerraron en las montañas que se encogían con una enorme presión mientras las energías en el interior explotaban hacia el exterior.

¡Una vez más, otro desastre trágico fue desencadenado! Mientras las montañas se hundían, las runas grabadas en estas, explotaron una tras otra. Luego, como una reacción en cadena, una explosión todavía más grande emergió desde el interior de las montañas, causando que se fracturaran en muchos pedazos. Los cazadores de dioses en el interior, fueron o aplastados por la fuerza de esas explosiones o por las rocas que caían.

Pero en un instante, la mayoría de los subordinados de los tres habían perecido en las montañas.