GDK – Capítulo 945

0

Capítulo 945: Al borde de la guerra


Andrina parecía muy vigorosa cuando estaba dentro de las tres Barreras de la Muerte. No había señal de que fuera afectada por la Debilidad, Miedo o Envejecimiento. Un fuerte y ardiente brillo que era incluso más intenso que el sol destellaba desde su pecho e iluminaba la región.

La forma ovalada en el centro del cristal de energía resonaba con el fuerte brillo en pecho de la chiquilla. Dejaba salir un ardiente brillo mientras este se disparaba hacia Han Hao con un tremendo poder.

Cuando Han Hao vio que Andrina era inmune a las Barreras de la Muerte, inmediatamente cambió su estrategia de ataque. En un instante, recuperó con su lanza de hueso el elemento de la muerte que alimentaba esas barreras y se retiró abruptamente para esquivar la bola de cristal.

“¿Quieres escapar?” Andrina se burló. Abrió su palma y comenzó a mover sus pequeños dedos como si estuviera tocando un arpa invisible.

La bola de cristal bajo el control de Andrina era extremadamente ágil. Esta maniobraba los alrededores como un jet de combate. Se dio la vuelta y se centró en Han Hao con firmeza, negándole cualquier oportunidad de escapar.

A pesar de la grave situación, el corazón de este permaneció calmado como el agua quieta. Sus hechizantes ojos brillaron con unas luces siniestras. Luego, repentinamente, se detuvo y tomó una postura defensiva.

¡Silbido!

Las siete púas de hueso detrás de su espalda se dispararon violentamente y se apuntaron hacia la Andrina burlona. Simultáneamente, giró la lanza de hueso en su mano. Los chillidos y aullidos de cientos de miles de almas atormentadas sonaron mientras los rastros de un humo negro como la tinta emanaban desde la lanza de hueso. Estos se extendieron y curvaron alrededor de la lanza de hueso antes de convertirse en un enorme y maligno rostro horrible.

Un viento escalofriante y helado sopló de la nada. La lanza de hueso que se suponía era inanimada repentinamente se transformó en un aterrador monstruo feroz. Este abrió su enorme boca con hileras de dientes afilados. Un siniestro intento asesino condensado de cientos de miles de almas atormentadas emergió.

La chiquilla burlona fue sacudida y puso una expresión de asombro. ¡No esperaba que la lanza de hueso de apariencia normal pudiera contener semejante cantidad tan aterradora de poder siniestro!

Antes de que Andrina pudiera reaccionar, el monstruo de la lanza de hueso se tragó su bola de cristal con su enorme boca y comenzó a masticarla.

‘Grieta… Grieta…’ sonaba como si el proyectil de cristal de energía que era más duro que el diamante estuviera siendo roto en pedazos.

¡Silbido! ¡Silbido! ¡Silbido!

Las siete púas de hueso silbaron y rodearon a la niña en un instante. Estas emanaban una energía helada e insidiosa.

Eso hizo que ella estuviera incluso más asombrada. Inmediatamente giró su atención a las siete púas de hueso que la habían rodeado y se dio por vencido con la bola de cristal que fue devorada.

La luz más poderosa estalló desde el pecho de Andrina, transformando rápidamente su cuerpo en un destellante y translúcido cristal viviente. Rápidamente después de eso, una luz cegadora emanó de ella. Era tan intenso que incluso la estructura del espacio tiempo fue alterada con ella. Las siete púas de hueso que la habían rodeado solo podían ir y venir como si no pudieran encontrar su localización.

“¿Quién eres? ¿Por qué tu aura me parece tan familiar?” gritó la Andrina cristalizada con el mismo rostro helado mientras observaba con enojo a Han Hao quien tenía la lanza de hueso de regreso en su mano.

Han Hao nunca era conversador cuando peleaba. Sin incluso reconocer la pregunta, cargo hacia la niña.

Mientras se movía, agitaba violentamente su gran lanza de hueso, causando que cientos de cristales de energía del tamaño de pulgares cayeran desde esta. Esos cristales fueron desprovistos de toda energía y se habían convertido en la roca más ordinaria.

Cuando la bola de cristal fue devorada por la lanza de hueso, fue desconectada de Andrina, su fuente de poder. Después de que la energía en el interior del arma divina de cristal se agotó por causa de la energía de Han Hao, sin nada que recargara su poder, esta crujió y fue destruida.

“¡Identifícate! ¡No quiero lastimar a la persona equivocada!” gritó nuevamente Andrina cuando vio que Han Hao ignoró su pregunta y cargó hacia ella.

Él permaneció en silencio. Giró hacia el frente la lanza de hueso en su mano.

Las púas de hueso que volaron desde su espalda eran incapaces de centrar a Andrina y atacarla. Sin embargo, la lanza de hueso que atrapó miles de almas atormentadas, parecía ser inmune a la intensa luz. Esta atravesó las capas de escudos hechos de luz y fue directamente hacia el pecho de la chiquilla.

El rostro de esta se sacudió nuevamente. El cegador escudo de luz a su alrededor repentinamente se desvaneció mientras ella sacaba un hermoso astrario que tenía varias constelaciones y estrellas grabadas en el. Este salió como si tuviera mente propia.

¡Tintineo!

El astrario se disparó al frente para interceptar la lanza de hueso. Al contacto, la más extraña energía surgió hacia la lanza. Esas almas atormentadas localizadas en la punta de la lanza fueron aniquiladas y convertidas en bocanadas de un ligero humo gris.

Los ojos de Han Hao brillaron. Sin pensarlo, alzó una mano e hizo retroceder su lanza. Decidió activar la energía del Fragmento del Epítome y sus artes demoníacas. Iba a ir con todo.

Han Hao sintió que el astrario contenía la energía del destino. Raramente encontró expertos que cultivarán en esta energía. Sabía que el edicto del destino era el más extraño y misterioso de las Doce Fuerzas Fundamentales. La energía en el astrario también era extremadamente formidable, mucho más de lo que esas almas atormentadas en su lanza podrían soportar.

Después de centrarse, él hizo retroceder su lanza y cargó hacia Andrina sin vacilación.

Su cuerpo principal era extremadamente duro. Había gastado mucho más tiempo y esfuerzo para encantar su cuerpo de lo que lo hizo con su lanza de hueso. Y recientemente, su cuerpo incorporó exitosamente el Fragmento del Epítome de la Muerte. Incluso se podía decir que el arma más aterradora de Han Hao era su cuerpo.

Andrina podía decir que él iba con todo, todos los anteriores ataques de Han Hao eran a través de armas de largo alcance y él tenía una expresión tranquila, casi como si ella no fuera una amenaza. Pero él ahora tenía una expresión grave y obviamente estaba mucho más concentrado.

El formidable poder que él había revelado hasta entonces hizo que ella se sintiera amenazada e incómoda. Si no fuera por el astrario que su madre le dio, habría sido herida por la lanza. Por lo tanto, Andrina se estaba preocupando cuando vio que él iba con todo.

“¿Qué eres para Bryan?” repentinamente gritó cuando él estaba a sólo metros de ella.

Han Hao, cuya mente estaba concentrada en asesinar a su enemiga, estaba sobresaltado. Se detuvo a sólo una docena de metros de ella, la observó con una apariencia confundida y preguntó, “¿quién eres? ¿Cómo conoces a mi padre?”

Andrina estaba asombrada y exclamó, “¡¿qué?! ¿Eres su hijo? ¡¿Cómo es posible?!”

Han Hao descendió lentamente al suelo, observó a la chiquilla tranquilamente y preguntó, “¿eres su amiga o su enemiga?”

“¡Amiga desde luego! ¡Solía ser su guardaespaldas! Resulta que he estado buscándolo. ¿Por qué no me llevas con él?” respondió ella con una sonrisa risueña.

Han Hao no respondió de inmediato, en su lugar la miró atentamente como si estuviera juzgando si decía la verdad. Después de un tiempo, él respondió, “estoy ocupado. Mi padre está en el Pandemonio en la Franja. Puedes ir a buscarlo tú misma.

Después de terminar esas palabras, Han Hao giro y se alejó sin darle otro vistazo a la niña. Podía sentir que Nestor se estaba apresurando a ese lugar a toda velocidad y ya no debía permanecer en la zona por más tiempo.

Aunque él estaba regresando a la Franja, debía tomar una desviación para evitar al Dios Supremo de la Muerte. Por lo tanto, no podía viajar junto a Andrina.

Antes de que ella pudiera decir algo, él se desvaneció en la distancia. Ella hizo un puchero y se quejó, “¡vaya idiota! ¡Sé dónde está la Franja y yo misma sé cómo llegar!”

Andrina continuó observando en la dirección que él se marchó con sus ojos que brillaban con luces extrañas. Murmuró para sí misma, “la energía que ese tipo liberó deliberadamente es claramente del Fragmento del Epítome de la Muerte. Y no utilizó toda su fuerza. Hmm, escuché que Nestor fue a la Franja. ¿Podría ser que Nestor está detrás de ese tipo?”

Después de pensarlo por un momento, gruñó, “¡si no fuera por Bryan, definitivamente iría a contarle al tío Nestor sobre ti!”

Andrina hizo una mueca y dejó salir un ‘hump’ en la dirección que Han Hao se fue antes de dirigirse a la dirección de la Franja.

*** En el Santuario de la Diosa del Destino.

La figura de la Diosa del Destino tomó forma gradualmente y apareció en el santuario. “Andrina, te traje algo – ¡es tu cristal favorito!” una benevolente voz agraciada y melodiosa sonó a través del santuario.

Después de un largo tiempo, la Diosa sacudió su cabeza y rio. Se dijo a sí misma, “debería haberlo sabido, esta niña nunca se puede quedar… Pero creo que en esta ocasión no se aventurara muy lejos. Estará bastante segura con su nuevo poder”.

La Diosa lanzó su mirada hacia la Franja. Sus ojos se veían como un par de astrarios con constelaciones de estrellas agitándose lentamente. Era como si ella fuera un autómata extremadamente complicado en lugar de un ser vivo con carne y sangre.

“Oh, Han Shuo, espero que puedas desbloquear Arthernia con la energía que ‘Él’ te dejo…” murmuró la Diosa mientras observaba la Tierra del Caos.

***

En el Pandemonio.

Han Shuo quien se encontraba en cultivación aislada había tenido una sensación incómoda. No pudo evitar salir de su gimnasio, volar sobre el Pandemonio y observar en la dirección del Dominio del Destino. Murmuró, “¿podría ser que Han Hao tuvo un accidente en ese lugar?”

Él siempre confió en las sensaciones de su alma. Comenzó a meditar en sí debería dirigirse al Dominio del Destino para dar un vistazo.

“Mi Señor, tengo noticias”, fue en ese momento en que Zovic fue con él y le reportó respetuosamente.

Han Shuo sonrió y preguntó, “¿es del Nexo?”

El anciano asintió y respondió, “hubo un pequeño contratiempo, pero las cosas terminaron exactamente como Su Señoría predijo. El Dios Supremo de la Muerte no atacó al joven maestro Han Hao. Ha dejado el Nexo y es muy probable que dejara la Franja”, Zovic le dio un rápido recuento antes de explicarle todo a detalle.

“La tentación del Fragmento del Epítome fue tan grande que destruyo cada fragmento de racionalidad en Dagmar, llevándolo a algo tan tonto como irrumpir al Nexo. ¡Humph, si no fuera por Tyre y Logue retrasándose deliberadamente, Dagmar habría muerto en ese lugar!” Incluso aunque Han Shuo no estuvo cerca del Nexo cuando eso ocurrió, descubrió fácilmente la verdad en el relato de Zovic.

“Muchos de los seguidores más poderosos de Dagmar tuvieron sus cuerpos divinos destruidos. Incluso aunque él escapó con sus almas divinas, todavía pasará un largo tiempo para que ellos recobren sus fuerzas originales. Después de este incidente, él ya no es una amenaza”, remarcó el anciano sonriendo.

“¡Nunca subestimes a un hombre que se ha vuelto loco!” En lugar de ser tan optimista como Zovic, Han Shuo instruyó con gravedad, “presta atención especial a Dagmar. Un dios supremo que ha perdido su racionalidad puede hacer cosas que no podemos predecir. Dile a todos que no dejen el Pandemonio por ahora”.

“¡Entiendo!” respondió el anciano solemnemente.

“Muy bien. Puedes retirarte”, Han Shuo asintió e hizo que el viejo se fuera. Después de marcharse el viejo, Han Shuo observó en la dirección del Dominio del Destino con sus cejas ligeramente arrugadas. Murmuró, “si Han Hao está bien, ¿entonces qué es esta sensación? Hmm… Andrina debería estar en el Dominio del Destino. ¿Podría ser que algo le ocurrió? Eso no tiene sentido. Nadie se atrevería a tocarla en ese lugar…”

Después de pensar por un largo tiempo, él todavía no pudo llegar a ningún escenario posible. Decidió dejar de pensar en ello y regresó para preparar sus defensas en contra de la Alianza de Cazadores de Dioses que invadiría muy pronto.

Con el Dios Supremo de la Muerte ahora lejos de la Franja, la Alianza no tenía razones para prolongar su invasión y su Pandemonio sería ferozmente atacado.

***

Un día después, en una nublada montaña calva a las afueras de la Franja.

Los doce Superiores de la Alianza de Cazadores de Dioses estaban reunidos en la cima con sus ejércitos esparcidos por todas partes. Esos cazadores de apariencias feroces que se contaban en decenas de miles habían ocupado completamente la montaña.

Aunque la Alianza había existido por eones, esta era la primera vez que los doce Superiores se reunían. También era la primera vez que atacaban a un enemigo como un frente unido.

Allí, un anciano con un rostro compasivo y vistiendo una brillante túnica blanca de un sacerdote de la Iglesia de la Luz, sonrió y le pidió su atención a los Superiores.

Pero fue interrumpido antes de que pudiera comenzar su discurso. “Judas, ¿por qué sigues vistiendo ese estúpido traje de sacerdote blanco? ¿Jaja, no me digas que todavía deseas regresar al cálido abrazo del Dios de la Luz?” se burló Dhaka mientras miraba al Superior de la Luz con una expresión burlona.

“¡Si él puede regresar al Dios de la Luz, yo habría sido convocado desde hace mucho para volver al Santuario del Hielo!” se burló Tuckamore, el Superior del Agua.

Judas parecía un tanto avergonzado. Puso una sonrisa incómoda y explicó, “Fue el Dios de la Luz quien se olvidó de mí. Pero en lo profundo de mi corazón, todavía espero servirle. Si Él puede perdonar mis pecados, yo en realidad podría regresar a su lado”.

“Jajaja, ¿regresar a Su lado? ¿Para hacer qué? ¿Apuñalarlo de nuevo?” Dhaka se rio sin el menor escrúpulo. Ahuecó sus manos hacia Judas en saludo y remarcó, “no tengo nada más que un absoluto respeto por ti, Judas. No sólo por el hecho de que una vez fuiste un Guardián de la Luz, también por seguir con vida a pesar de haber cometido semejante acto tan atroz. En serio, eres el más traicionero y fuerte entre nosotros los superiores”.

“Me estás halagando”, dijo Judas humildemente. Luego se dio la vuelta y se inclinó hacia un espacio vació y dijo piadosamente, “¡Alabanzas al Dios de la Luz! ¡Voy a luchar por vivir tanto como sea posible, hasta el día en que el Epítome deje tu cuerpo!”

“Eso es suficiente. No me interesa escuchar tus oraciones. Vamos a movernos”, dijo Dagmar de una manera molesta después de dejar salir un gruñido helado desde su trono de huesos blancos.

“¡O, Dagmar, Judas puede ser el más fuerte, pero tú sin lugar a dudas eres el más heroico entre nosotros! Para infiltrarte y atacar el centro de la Franja todo por ti mismo – eso en efecto aumenta nuestra moral. ¡Jaja, si ganamos la guerra, todos te daremos las gracias por este acto meritorio tuyo!” dijo Regis, el Superior del Trueno con una mueca traviesa. Añadió, “sin embargo, hubiera sido incluso más admirable si hubieras asesinado a Tyre, Logue y los otros Soberanos en lugar de escapar de ellos. Luego nosotros podríamos simplemente entrar y recoger los pedazos. ¿No piensas eso?”

“Regis, ¿quieres pelear?” El rostro de Dagmar se volvió oscuro y reto a Regis, “¡te he derrotado por cuatrocientos años, y puedo hacerlo de nuevo hoy!”

“¡Vamos a ver eso!” Regis se burló y se puso de pie. Al parecer él realmente quería tener un duelo con Dagmar.

A través de su existencia, la Alianza de Cazadores de Dioses se había fracturado en su mayoría debido a la hostilidad entre los Superiores. Se burlaban y ridiculizaban entre ellos y añadían sal a sus heridas.

“Esperen, no en este momento. Vamos a destruir primero a esos de la Franja. Después de que derrotemos a nuestro enemigo, podrán pelear cuando deseen”, dijo Judas sonriendo. Alzó su voz y dijo, “muy bien, regresemos a los negocios. Ahora, ¿cómo dividiremos nuestras fuerzas?”

“¡Voy a derribar a Bryan!” Dagmar dejó salir otro gruñido y se reclinó en su trono. Había sufrido enormes pérdidas en el Nexo, pero falló en obtener el Fragmento del Epítome de Han Hao. Estaba determinado a forzarlo a revelarle la localización del Fragmento y asesinarlo.

A diferencia del Dios Supremo de la Muerte, él lo había visto utilizar el Fragmento del Epítome con sus propios ojos. Por tanto, incluso aunque no pudo encontrar el Fragmento en Han Hao, todavía tenía sus ojos en él. Nunca se detendría hasta obtener el Fragmento y asesinar a Han Hao.

“Asser y yo somos cercanos a Dagmar. Nos uniremos a él para atacar a Bryan y el Pandemonio”, dijo Dhaka mientras le daba una mirada a Asser,

Este asintió después de que él terminó sus palabras. Parecían haber tenido un acuerdo de antemano.

“¿En verdad? ¿Necesitan a tres Superiores para derrotar a la Casa Han?” preguntó Tuckamore, el superior del Agua. Sentía que Dhaka tenía menos carga de trabajo y estaba en contra de ese acuerdo.

“Erm… La Casa Han es muy poderosa. Lo sé debido a que he peleado con Bryan antes. Además, la fuerza de Dagmar en este momento está reducida. Así que es justo que nosotros tres tomáremos juntos el Pandemonio”, Dhaka estaba respondiendo la pregunta de Tuckamore, pero sus ojos estaban en Judas.

Este pensó por un momento antes de sonreír y decir, “creo que tiene sentido. Tuckamore, considerando que Dagmar ha sufrido un accidente, déjalos ir juntos”.

Aunque este había hecho comentarios sarcásticos sobre Judas hace un momento, parecía que todavía tenía algo de respeto por él. Asintió y no dijo más del asunto.