GDK – Capítulo 943

0

Capítulo 943: Sólo mátame


Dagmar había irrumpido temerariamente en el Nexo incluso cuando cuatro de los Soberanos estaban presentes. Su codicia y obsesión por el Fragmento del Epítome habían consumido toda su racionalidad, tanto que estaba dispuesto a sacrificar a esos expertos de élite suyos e incluso se puso en riesgo de ser severamente heridos o asesinados.

Era obvio que tan enfadado y frustrado debía estar después de ir con todo, solo para descubrir que el Fragmento no estaba en Han Hao. Su rostro pasó de la emoción a un rojizo por la ira y exasperación. Sujeto a Han Hao del cuello de su ropa, lo sacudió violentamente y gritó, “¡dámelo, dámelo!”

Han Hao llevaba un rostro indiferente mientras miraba a Dagmar perdiendo la razón. No había rastro de alegría, tristeza, sorpresa o miedo. Era como si la persona que Dagmar capturó no fuera él, sino solamente un frio espectador.

“¡Superior, están viniendo, apúrese!” recordó uno de los ayudantes de Dagmar ansiosamente. De los fuertes gritos que venían desde la distancia, era obvio que los expertos de todas las partes del Nexo se estaban reuniendo en ese lugar. Serían rodeados en sólo momentos.

“Han Hao, entrégamelo y no te mataré. ¡Prometo que no te mataré!” Dagmar hizo una oferta mientras sujetaba fuertemente a Han Hao. La desesperación podría verse en sus ojos inyectados de sangre y lo áspero de su voz.

“Sólo mátame”, respondió Han Hao sin emociones.

“¿Realmente quieres morir?” rugió el Superior, mientras sus párpados se retorcían. Estaba debatiendo internamente si debería destruir a Han Hao o forzarlo a revelar la localización del Fragmento.

“¡Superior, no tenemos tiempo!” gritó nuevamente un ayudante de Dagmar. Casi sonaba como si estuviera llorando. Habían permanecido dentro del Nexo más de lo que habían planeado y Dagmar todavía parecía completamente inconsciente de cuánto tiempo había pasado.

“¡Bien! ¡Como desees!” bramo Dagmar. Apretó sus dientes y reunió su energía divina para dar el golpe final.

Fue en ese momento que repentinamente fluyó un aura helada desde cada pulgada de la región. Corrientes de aire helado salieron de la nada y entraron en Dagmar en un instante, cubriéndolo con una capa de fria nieve blanca. La energía fria inmediatamente hizo que los movimientos de Dagmar fueran extremadamente torpes y prevenían que activará completamente la energía en su cuerpo.

Luego, inmediatamente después, esas corrientes de aire helado se extendieron desde Dagmar hacia sus ayudantes, destruyendo la cadena incorpórea que restringía a Han Hao mientras dejaba un rastro de objetos congelados.

Esas corrientes de aire helado parecían como si estuvieran vivas. Afectaron a Dagmar, sus ayudantes e incluso a los objetos sin vida en el ambiente. Sin embargo, por alguna razón, esas energías heladas no afectaron a Han Hao que estaba a sólo pulgadas del Superior.

Han Hao estaba listo para dejar que Dagmar acabará con la vida de su suplente. Pero en el instante que sintió que el Superior había sido congelado y la energía que lo restringía fue removida, escapó por su vida a máxima velocidad.

Aunque Dagmar había insertado una mano en su pecho, no fue lo suficientemente dañino como para matarlo. El único objetivo de Dagmar era el Fragmento del Epítome. Cuando descubrió que el Fragmento no estaba en Han Hao, inmediatamente sacó la mano en lugar de destruir completamente su cuerpo.

Pero incluso si el Superior hubiera destrozado cada órgano en su cuerpo sustituto, él todavía sobreviviría. Ese cuerpo único manufacturado por Han Shuo, a diferencia de un cuerpo común, podía continuar funcionando sin sus órganos.

“¡Dagmar! ¡Cómo te atreves a irrumpir en el Nexo! ¡Enfrentarás tu perdición!” un grito helado y frio sonó. El Soberano Wasir fue el primero en llegar al escenario y liberó a Han Hao de Dagmar sin ningún retraso.

Wasir había alcanzado al Superior mientras hablaba. Su enorme Dominio de la Divinidad instantáneamente envolvió la zona, causando que el ambiente cayera repentinamente bajo los cero grados Kelvin. Incluso el suelo fue congelado de inmediato e hizo escalofriantes ruidos de agrietado.

La helada energía de Wasir no habría entrado en el cuerpo de Dagmar si este hubiera permanecido en alerta a sus alrededores en lugar de estar preocupado en hacer que Han Hao le entregará el Fragmento del Epítome. Pero afortunadamente para el Superior, también era un dios supremo que era famoso entre la Alianza de Cazadores de Dioses por su formidable fuerza. Aunque la energía helada de Wasir lo lastimó, también lo hizo regresar en sí de esa situación,

Después de varios ciclos de circulación de la energía de la muerte en su cuerpo, se las arregló para purgar esa aura helada de su cuerpo. Con un movimiento de su mano, el elemento de la muerte en el Nexo convergió rápidamente en la zona. Una ligera niebla gris apareció y neutralizo el aura fria, causando de alguna manera que las temperaturas se elevaran.

“¡Superior, corra!” gritó uno de los hombres de Dagmar con todas sus fuerzas.

Era obvio que Dagmar había vuelto en sí y entendía la gravedad de la situación en la que estaban, podía sentir que Ossora se estaba apresurando a la escena. También registro vagamente las auras de Tyre y Logue, indicando que no estaban muy lejos.

Si él no podía escapar antes de que los cuatro Soberanos se reunieran, era muy probable que se quedara para siempre en el Nexo. Dagmar apretó sus dientes y sacó una esfera de cristal verde, gritando, “¡abandonen sus cuerpos! ¡Pongan sus almas en el interior!”

Esos seguidores de Dagmar estaban alegres. Sin ninguna vacilación, abandonaron sus cuerpos divinos y llevaron sus almas divinas a la esfera en la mano del Superior. Inmediatamente después, este agitó su mano libre y liberó hebras de su energía de la muerte en los ahora cuerpos sin alma de sus seguidores.

Repentinamente, esos cuerpos divinos comenzaron a hincharse rápidamente como globos mientras una energía maligna crecía en el interior. Sus formas lentamente se volvieron redondas y sus rostros se distorsionaron y se volvieron irreconocibles.

Wasir, quien estaba planeando hacer todo lo que estuviera en sus medios para detener a Dagmar, se sacudió cuando vio que los cuerpos divinos se inflaban tanto que se elevaban hacia el cielo. Repentinamente se retiró y gritó, “¡cúbranse!”

Han Hao quien no estaba muy lejos de Dagmar inmediatamente busco cobertura cuando vio que esos cuerpos extraños se elevaban al cielo. Como un cultivador de la energía de la muerte, Han Hao pudo reconocer de inmediato que estaba desplegando la Explosión de Cadáveres en los cuerpos divinos de esos dioses altos. Él corrió más rápido que cualquier otro.

Y poco después de que la advertencia de Wasir sonará, esos cuerpos de los seguidores explotaron violentamente, liberando inmensos estallidos de energía de la muerte, rasgando una apertura en la barrera con forma de domo que cubría el Nexo.

El Superior, con la esfera de cristal verde en su mano, inmediatamente voló a través de la pequeña apertura y escapó.

“¡Tras él!” gritó Wasir después de alzar su cabeza y ver el cielo.

Junto a él, tres rastros se alzaron simultáneamente hacia el cielo. La barrera que cubría el Nexo parecía no representar un obstáculo para ellos. Volaron a través de esta y se desvanecieron en un destello.

Han Hao miro hacia el cielo y memorizo los otros caminos de los tres Soberanos. Después de Wasir, Ossora era el más cercano a la escena del crimen por varios kilómetros. Tyre y Logue, mientras tanto, estaban lejos por unos cincuenta kilómetros. Han Hao cálculo en su mente por un momento y dedujo que los últimos debían ser los más cercanos a él en lugar de Wasir y Ossora.

‘¿Por qué Wasir se apresuró tan rápidamente? ¿Por qué me ayudó?’ Han Hao de alguna manera estaba perplejo. Podía decir que ese Soberano había salido de su camino para protegerlo. Si él no hubiera llegado a tiempo, hubiera congelado a Dagmar y destruido sus ataduras, su cuerpo sustituto habría sido destruido por ese Superior.

Wasir pudo haber atacado a Dagmar indiscriminadamente sin preocuparse en nada por su presencia en lugar de elegir congelar al atacante sin afectarlo, incluso cuando estaba a pulgadas de él. Incluso si Han Hao fuera herido o asesinado, la culpa sería de Dagmar y no de Wasir. Han Hao no sabía de ninguna amistad entre ese Soberano y la Casa Han. Si no hubiera algo, él debería ser un antagonista, ya que una vez fue derrotado por Han Shuo en el cráter del volcán.

Mientras Han Hao arrugaba sus cejas y meditaba, Polo se liberó de la prisión de hueso del Superior. Con su propio cuerpo empapado con su propia sangre, preguntó ansiosamente, “Jefe, ¿estás bien?”

Han Hao pauso temporalmente sus especulaciones y respondió calmadamente, “estoy bien. ¿Qué hay de ustedes chicos?”

“Dagmar fue distraído rápidamente y dejó de aplicar su energía en el ataque. Sólo sufrimos heridas menores”, respondió Polo de manera relajada. No parecía estar sufriendo dolor. Habiendo vivido en la Franja por tanto tiempo y siendo un cazador de dioses, esas heridas eran muy leves para preocuparse.

“Es bueno escuchar eso. Ahora descansen”, dijo Han Hao después de asentir. Luego se sentó con las piernas cruzadas donde estaba incluso cuando los Soberanos todavía perseguían a Dagmar.

Polo y su grupo siguieron las acciones de su líder. También se sentaron con las piernas cruzadas como si el área devastada fuera un gimnasio, detuvieron el sangrado de sus heridas y comenzaron a recuperar la energía que agotaron. Pasaban la mayoría del tiempo estabilizando sus heridas y recuperando sus fuerzas.

Esto era algo que habían aprendido de su Jefe después de convertirse en sus seguidores. Se volvió normal para ellos siempre mantener sus fuerzas en la mejor condición sin importar dónde o cuándo.

Han Hao pensaba que su cuerpo sustituto no podría ser de ayuda y por lo tanto no se unió a los Soberanos en la persecución del Superior. Y del hecho que Dagmar había desplegado la Explosión de Cadáveres en los cuerpos divinos de sus mejores expertos, podía decir que debía tener más trucos en sus mangas.

Tyre y Logue no se apresuraron inmediatamente a la escena debido a que querían que Han Hao fuera asesinado por Dagmar. Por lo tanto, los Soberanos fueron incapaces de rodearlo y atraparlo. Han Hao pensó que era muy probable que el Superior escapara de la persecución de los Soberanos.

El Han Hao sustituto continuó analizando lo que ocurrió en lugar de sanar las heridas de su cuerpo, ya que este fue creado para ser desechable y que las heridas no eran severas. Además, después de terminar su meta, el alma secundaria de Han Hao abandonaría ese sustituto y se volvería a unir a su alma principal. Por lo tanto, él no iba a desperdiciar su esfuerzo en reparar ese cuerpo.

‘¿Por qué me ayudó Wasir? ¿Por qué Ossora fue más lento que él?’ Una serie de preguntas saltó en su mente mientras pensaba con sus cejar arrugadas.

El tiempo voló rápidamente. Después de llegar a la escena, los Franjistas del Nexo descubrieron que Dagmar se había desvanecido y que Han Hao estaba sentado en el suelo con heridas por todo su cuerpo. Cuando vieron que la sangre parecía fluir de su pecho, comenzaron a tener ciertas ideas. Algunos de ellos tenían luces siniestras en sus ojos cuando lo miraban.

Habiendo crecido y expandido sus fuerzas y territorios en la Franja por tanto tiempo, Han Hao perdió la cuenta de cuantos Franjistas había ofendido. En días normales, temiendo su formidable poder, sus enemigos no se atrevían a tocarlo. Pero, era obvio que el Han Hao de ese momento estaba seriamente herido. Incluso sus hombres estaban cubiertos con su propia sangre. Era una oportunidad única para atacar.

Esos líderes de las pequeñas y grandes facciones no eran conscientes de la relación entre Han Shuo y Han Hao. Permanecían en los alrededores y observaban en silencio a Han Hao y sus seguidores con ojos feroces.

“El Nexo tiene sus reglas y no puedo recordar algún Franjista rompiendo esas reglas. Jeje, ¿ustedes quieren ser los primeros?” reto Polo con una mueca sugerente después de barrer con sus ojos a esos que los miraban ferozmente.

Mientras tanto, Han Hao, no dijo ni una palabra. Cerró sus ojos como si fueran demasiado insignificantes para ser una amenaza.

Después de escuchar el recordatorio de Polo, la multitud comenzó a dispersarse en silencio. Se dieron cuenta claramente de que atacar a alguien en el Nexo no era una buena idea. Sería convertirse en enemigos de los Cinco Soberanos y no terminaría bien para ellos, especialmente durante semejante período tan sensible.

No tomo mucho para que los acosadores y mirones se dispersaran, dejando a Han Hao y sus hombres en el campo devastado y con partes esparcidas de cuerpos de comerciantes.

Pero en ese momento, una figura gradualmente apareció de las nubes de polvo que se asentaban, caminando hacia Han Hao sin ninguna prisa.

Polo sonrió fríamente y repentinamente se puso de pie. Con una voz maligna, dijo, “¡al parecer algunas personas no le temen a la muerte!” Él sólo había sufrido heridas menores y era un dios alto en la etapa tardía. Aparte de los Cinco Soberanos y Han Hao, no había un experto en el Nexo al que le temiera.

Además, muchos de sus camaradas habían sufrido sólo heridas menores. Polo tenía confianza de ganar incluso si esos acosadores que se dispersaron, atacaran. Para él, ese único atacante no tenía oportunidad.

Un hombre alto y atractivo emergió gradualmente. El recién llegado observó con calma a Han Hao quien en ese momento abrió sus ojos. Tenía un completo desdén por Polo y los otros, observándolo mientras preguntaba sonriente, “¿eres Han Hao?”

“¿Quién eres?” gritó Polo que estaba listo para atacar.

“¡Polo, tranquilízate!” ordenó repentinamente el pequeño esqueleto. Después de asegurarse de que su gente entendiera su orden, observó al recién llegado con un rostro sin emociones, asintió y respondió, “soy Han Hao”.

“Bien, bien, al parecer ya sabes quién soy. Excelente, eso me ahorrará algo de esfuerzo”, remarcó el atractivo hombre que sonreía. Luego, una inmensa ondulación del alma repentinamente se extendió desde su cuerpo y envolvió a Han Hao en un instante.