GDK – Capítulo 942

0

Capítulo 942: ¡Lo escondiste!


Han Shuo llevó a los dos Han Hao al palacio subterráneo. Los Cinco Zombis de Élite, Bollands y los otros no podrían estar más sorprendidos. Utilizaron sus almas para examinar profundamente a ambos Han Hao, pero se asombraron al descubrir que no sólo eran completamente lo mismo en apariencia, incluso las auras eran casi indistinguibles. Podían sentir un aura única de la muerte dentro del alma principal de Han Hao.

“Como su alma principal contiene el poder del Fragmento del Epítome, las dos almas no tendrían un aura exacta. ¡Pero el Dios Supremo de la Muerte definitivamente no puede decir que es un sustituto de Han Hao!” dijo Han Shuo confiadamente.

“Padre, ¿debería ir en este momento?” preguntaron ambos Han Hao con una sola voz. Tenían el mismo tono y modulación. Como no estaba acostumbrado a tener dos cuerpos, así que todavía no podía controlarlos independientemente como Han Shuo lo hacía con sus encarnaciones.

“Sí, ve en este momento. Deja la Franja con tu cuerpo principal y dirígete al Nexo con tu sustituto. Recuerda llevar a tus seguidores contigo. Ve a caminar en los alrededores hasta que el Dios Supremo te encuentre”, dijo Han Shuo sonriendo.

“Entiendo”, asintió Han Hao. Dio sus despedidas a Scarlett y los Cinco Zombis de Élite antes de marcharse a través de un túnel subterráneo del Pandemonio, comenzando con su plan para engañar a la Muerte.

Han Shuo no fue al Nexo junto a Han Hao, ya que en ese momento no deseaba encontrarse con el Dios Supremo de la Muerte. Y, además, Han Shuo había asesinado al Señor de la Ciudad, Hill de Ciudad Witherbone, un sirviente importante del Dios Supremo. El reunirse con el Dios Supremo quizás no terminaría bien para él.

Además, el Han Hao que se dirigía al Nexo era sólo un sustituto desechable. Esto no causaría ningún efecto adverso en el cuerpo de Han Hao incluso si el Dios Supremo aniquilaba al sustituto. Por lo tanto, Han Shuo estaba mucho más tranquilo sobre dejar al pequeño esqueleto yendo sólo a la misión.

Tan pronto como Han Shuo se marchó, emocionados Bollands, Sanguis y Gilbert fueron de inmediato para preguntarles sobre sus encarnaciones. Estaban muy interesados en lo que vieron y también querían un sustituto para ellos.

Pero desafortunadamente, Han Shuo tuvo que acabar con su entusiasmo. Como Bollands y Sanguis no cultivaban en la escuela ortodoxa de las artes demoníacas, no podían separar hebras de sus almas. Gilbert, sin embargo, podía hacerlo, ya que practicaba las técnicas demoníacas que templaban su alma.

Sin embargo, se podría decir que su actual cuerpo ya era un sustituto que se había unido muy bien a su alma, por no mencionar la dureza extrema del mismo. Por lo tanto, era inútil gastar tiempo y energía en forjar otro sustituto.

Han Shuo declinó sus peticiones y los apuro para que pusieran esfuerzos en sus cultivaciones en lugar de distraerse con obtener un clon.

El trió no se sintió tan desanimado por sus peticiones negadas. Gilbert regresó inmediatamente a cultivar y meditar. Había aprendido una gran información de Han Hao y en ese momento veía la dirección en que debería fusionar las dos energías en su cuerpo. Tenía confianza de que muy pronto podría hacer grandes progresos.

Mientras tanto, quizás asombrados o inspirados por la fuerza que vieron en Han Hao, Sanguis y Bollands se centraron todavía más en las cultivaciones que ya tenían- Continuaron avanzando en sus fuerzas a un rango increíble.

Con la Alianza de Cazadores de Dioses ahora en la frontera de la Franja y pudiendo lanzar su invasión en cualquier momento, Han Shuo no se atrevía a ser descuidado. Desde que Han Hao partió, él se reunía frecuentemente con Zovic para mantenerse al tanto sobre las últimas actualizaciones de la situación así como sus planes de batalla. También desaparecía misteriosamente del Pandemonio de forma inexplicable. Parecía estar colocando secretamente algo.

Medio mes pasó en un parpadeo. Han Shuo había estado contando los días y pensó que para ese momento, el cuerpo principal de Han Hao debía haber dejado la Franja mientras su cuerpo sustituto debía haber alcanzado el Nexo. Comenzó a sentirse un tanto preocupado, preguntándose cómo estaba la situación del Nexo.

*** En el Nexo.

Han Hao con un grupo de sus cazadores de dioses entraron formalmente al Nexo. Con su grupo enormemente llamativo y ostentoso, vago alrededor de las calles principales comprando materiales únicos.

Ese cuerpo sustituto llegó a las cercanías del Nexo casi cinco días antes. Sin embargo, como su cuerpo principal todavía tenía que alcanzar su destino, se ocultó y espero. Fue hasta ese día cuando el sustituto sintió que el Han Hao principal había entrado en el Dominio del Destino que entró al Nexo.

Su repentina aparición en el mercado había alertado a los poderes principales, especialmente a Tyre quien sabía que poseía el Fragmento del Epítome. Inmediatamente les ordenó a sus hombres que se mantuvieran constantemente vigilado en secreto a Han Hao mientras diseminaban su paradero utilizando a los Soportes.

En el presente, la reputación de Han Hao en la Franja sólo estaba por debajo de la de los Cinco Soberanos. Los Franjistas y varias fuerzas naturalmente sentían curiosidad cuando alguien tan poderoso como él se mostraba en el lugar. También observaban en silencio cada movimiento que hacía.

Ossora fue el primero en llegar a Han Hao.

Después de llevarlo a una de sus Tiendas del Soberano y desplegar múltiples capas de barreras a su alrededor, el viejo arrugó sus cejas y preguntó, “¿por qué has venido al Nexo?”

Él sabía que Han Hao y Han Shuo eran muy cercanos y que también debía expresarle su buena voluntad al primero.

Cuando los Soberanos fueron visitados por el Dios Supremo de la Muerte, ese viejo había escuchado con sus propios oídos los nombres que dio Logue. A través de su propia red de inteligencia, él estaba consciente de que algunos de esos en la lista habían sido asesinados. También le comunicó esas noticias a Zovic por medio de canales secretos. Dado lo peligrosa que era la situación, Ossora no podía entender por qué Han Hao aparecería en público en ese momento.

“Tengo algunos negocios aquí. No soy la persona que ‘Él’ está buscando. Estaré bien”, aunque Han Hao estaba muy poco desarrollado cuando se trataba de interactuar con otros y especialmente en las relaciones románticas, conocía la diplomacia suficiente con un personaje como Ossora.

“¿No eres tú? ¿Estás seguro?” preguntó Ossora con sospecha después de pensar por un momento. Aunque él no tenía idea de que ocurría realmente, de las pistas que reunió hasta ese punto, podía estar seguro de que el Dios Supremo de la Muerte estaba buscando a alguien o algo.

“No soy yo”, afirmó de nuevo Han Hao.

“Entonces está bien…” Ossora asintió y repentinamente cambió el tema, “¿cómo ha estado Bryan recientemente? He enviado múltiples mensajeros invitándolo al Nexo para discutir. ¿Por qué no responde?”

“Se encuentra en un momento crítico de su cultivación aislada. Pero no tienes que preocuparte, ha hecho todas las preparaciones necesarias. No habría problema incluso si la Alianza de Cazadores de Dioses ataca en este momento”, respondió Han Hao de inmediato. Había preparado esas respuestas de antemano junto a su padre.

Ossora luego de eso hizo otras preguntas sobre Han Shuo las cuales fueron respondidas casi espontáneamente por Han Hao. No revelo ningún secreto relacionado al Pandemonio mientras no parecía tratar de ocultar esa información del anciano.

Ossora no pudo obtener la respuesta que quería de ese joven. Después de ver que no parecía ni un poco preocupado sobre el Dios Supremo de la Muerte visitándolo y determinado a seguir dentro de la Franja, no continuó tratando de persuadirlo de lo contrario. Esperado no reunirse por segunda vez con el Dios Supremo, Ossora no molesto por más tiempo al joven. Le aconsejo que no se resistiera si el Dios Supremo lo visitaba y le deseo suerte.

Han Hao le agradeció antes de dejar la Tienda del Soberano con un rostro indiferente. Continúo recorriendo los alrededores del Nexo, esperando a que Nestor lo encontrara.

Alrededor de tres días después, Han Hao, seguido de Polo y su grupo, fueron a comprar en una tienda que vendía ciertos huesos únicos. Uno por uno, reviso todos los huesos de formas grotescas que contenían energías extrañas.

Como un cultivador de la energía de la muerte, Han Hao tenía el pasatiempo de coleccionar toda clase de huesos únicos. Era su interés y pasatiempo, para forjar armas de esos huesos. Necesitaba sólo un vistazo para determinar la calidad de un hueso y si era compatible para ser convertido en un arma.

No hacía falta decir que el dueño de la tienda estaba consciente de la identidad de Han Hao y era increíblemente respetuoso con él. Cuando le presento los productos de más alta calidad, el comerciante llevaba la más sincera de las sonrisas en su rostro y era muy amable en su actitud.

Después de medio días de compras, Han Hao soltó media docena de huesos en un mostrador y le preguntó al comerciante que estaba corriendo incansablemente por todas partes de la tienda, “llevaré estos. “¿Cuántas monedas de cristal valen?”

El comerciante mostró sus palmas, puso una sonrisa halagadora y dijo, “¿cómo me atrevería a tomar tus monedas de cristal, Señor? ¡Por favor, puedes tomarlos de forma gratuita!”

Han Hao quedó en blanco por un momento. Alzó una ceja y preguntó, “¿huh? ¿Por qué no tomarías mis monedas? No me digas que en realidad estás manejando una caridad”.

“No, Señor, es un regalo, solo para ti. Puedes venir en cualquier momento y tomar cualquier cosa de mi tienda. Jaja, estaremos extremadamente agradecidos si a cambio Su Señoría nos perdona en el futuro”, dijo el comerciante con una sonrisa incómoda y un tanto nerviosa.

Han Hao estaba bastante perdido y miraba al comerciante con ojos confundidos. No parecía entender el significado de lo que dijo el comerciante. En ese momento, Polo, quien estaba de pie a un lado de Han Hao rio traviesamente antes de susurrarle al oído, “hace unos años, Jefe nos ordenaste que interceptáramos todos los bienes que fluían al Nexo. Jeje, este es uno de los comerciantes que saqueamos…”

Han Hao entendió de inmediato lo que ocurría después de escuchar las palabras de Polo. En aquel entonces, Tyre y Logue estaban encontrando excusas para evitar que Han Shuo se les uniera y controlara parte del Nexo. Les ordenaron a los comerciantes del lugar bajo sus influencias que se opusieran a la elección de Han Shuo como uno de los gobernantes de la ciudad. En respuesta, Han Shuo hizo que Han Hao saqueara toda la mercancía que llegaba al Nexo, haciendo cerrar los negocios.

“Oh, entonces gracias”, dijo Han Hao de manera indiferente. Tomó casualmente esos huesos y se marchó junto a Polo y el grupo.

Repentinamente, al momento en que salió por la puerta principal, Han Hao se sacudió al sentir como si alguien lo tuviera en la mira. Aunque su cuerpo era sólo un sustituto que no era tan bueno como una encarnación o su cuerpo principal, su alma secundaria todavía poseía el agudo sentido de su alma principal. Inmediatamente supo que algo iba a ocurrir.

Y justo como esperaba, una nube de niebla de la energía de la muerte envolviendo una figura oscura, emergió en secreto de una esquina de la calle y se disparó hacia él con una velocidad increíble. Mientras la sombra se le acercaba a Han Hao, de la nada, las energías del rayo, destrucción y oscuridad aparecieron a su alrededor, bloqueando cada camino de escape.

‘Finalmente, está aquí’, pensó Han Hao. Se quedó de pie en el lugar sin moverse, esperando en silencio a que la energía de la muerte lo atrapara. Parecía haberse preparado para permitir que el Dios Supremo de la Muerte lo revisara sin oponer resistencia.

Pero fuera de sus expectativas, la figura rodeada por la nube de niebla repentinamente se detuvo y sonó una voz fría, “¡atrápenlo!”

“¡Dagmar!” exclamó Han Hao antes de retirarse rápidamente, volando al instante de regreso a la tienda de donde había salido. Ordenó, “¡Polo, dispérsense y griten!”

Él estaba muy sorprendido. ¡No esperaba que en lugar de Nestor el Dios Supremo de la Muerte, el visitante fuera Dagmar el Superior de la Muerte de la Alianza de Cazadores de Dioses!

Fueron al Nexo, el centro de la Franja. Tyre, Logue, Ossora, Wasir, así como los líderes de varias facciones mayores, estaban en ese momento en ese lugar. Era algo lunático de parte de Dagmar el ir y atacarlo en el Nexo.

Él cultivaba en la energía de la muerte y tenía un dominio mucho más profundo del alma que un experto ordinario. En efecto era posible para él ocultar su presencia de los Soberanos e infiltrarse en el Nexo.

Han Hao estaba entre las lágrimas y risas después de servir de carnada para el Dios Supremo de la Muerte por tantos días, pero al final quien se mostró fue Dagmar quien estaba obsesionado con él Fragmento. Mientras entraba de inmediato en la tienda, Han Hao no se olvidó de darle órdenes a Polo.

“¡La Alianza de Cazadores de Dioses está aquí! ¡La Alianza de Cazadores de Dioses está atacando!” No hacía falta decir que Polo era consciente de la identidad de Dagmar. Habiendo trabajado bajo Han Hao por muchos años, sabía exactamente que debía hacer en ese momento. Gritó en voz alta por ayuda mientras escapaba con su grupo.

“¡Han Hao, en esta ocasión no hay escape!” gritó Dagmar con una voz siniestra. Múltiples sombras aparecieron alrededor del joven y lo rodearon. Dagmar, sin embargo, en lugar de ir tras Han Hao, agito su mano para atrapar a Polo y los otros en jaulas de hueso.

Después de su anterior encuentro con Han Hao, aprendió a ser cauteloso del milagroso poder del Fragmento. Temía ser afectado nuevamente por la lápida. Era por esa razón que se había mantenido a distancia del objetivo.

Naturalmente, Dagmar no tenía idea de que ese era sólo un sustituto y que no poseía el Fragmento del Epítome. Mantuvo atrapados a los seguidores de Han Hao mientras hacía que los expertos que no cultivaban en la energía de la muerte lo rodearan.

“¡Todavía no puedes matarme!” gritó Han Hao después de salir saltando por una ventana en la parte trasera de la tienda. Luego arrojó un puñado de Perlas de la Aniquilación por todas partes.

¡Explosión! ¡Explosión! ¡Explosión!

Las tremendas explosiones que sacudieron toda la ciudad, retumbaron. Esos ayudantes de Dagmar detuvieron temporalmente su avance para protegerse del estallido. Uno de los expertos que estaba más al frente que los otros fue reducido a pedazos. Fue una muerte instantánea.

Temiendo que el Han Hao sustituto pudiera ser atacado mientras viajaba al Nexo, su Padre le dio la mitad de las Perlas de la Aniquilación que tenía. Ese cuerpo sustituto era bastante débil y no podía desplegar mucho poder, ya que fue hecho con prisa. Sin embargo, como el alma secundaria heredó las propiedades y recuerdos del alma principal, podía activar las perlas sin ningún problema.

En un instante, la violenta explosión destruyó varias docenas de tiendas en las proximidades. Escombros, trozos de madera, cristales rotos y polvo fueron enviados a volar por todas partes. Todos los comerciantes, puestos y compradores en la zona se convirtieron en víctimas colaterales.

“¡Apúrense y captúrenlo! ¡No tenemos mucho tiempo!” Dagmar emergió de la nube de polvo y gritó ferozmente. Chasqueo sus dedos y envió hebras de energía de la muerte a las jaulas de hueso que tenían atrapados a Polo y los otros. Las espinosas jaulas de hueso comenzaron a encogerse para penetrar sus cuerpos.

Dado que él era un experto con la fuerza de un dios supremo, no debería ser una sorpresa que Polo y los otros no tuvieran oportunidad en su contra. Ellos habrían muerto hace mucho si Dagmar no se hubiera centrado en Han Hao.

Bajo el grito enloquecido de Dagmar, esos seguidores devotos cargaron valientemente a través de las explosiones y continuaron avanzando hacia Han Hao. Parecía como si estuvieran determinados a asesinarlo incluso a costa de sus propias vidas.

Las Perlas de la Aniquilación no podrían asesinar instantáneamente a todos los expertos que llevo Dagmar, ya que todos poseían la fuerza de dioses altos en la etapa tardía. Esa encarnación a medias de Han Hao definitivamente no era rival en contra de un grupo de dioses altos. Con ellos cargando al frente sin preocupación por sus vidas, él no pudo escapar de ellos.

Sin embargo, no estaba preocupado en absoluto. Sabía que si ese sustituto era destruido, no tendría ningún efecto para su cuerpo principal. Además, si era ‘asesinado’ en el Nexo, el Dios Supremo ya no lo cazaría. Aunque esto sería diferente del plan original, todavía completaría el objetivo.

Repentinamente, cinco sombras se reunieron alrededor de Han Hao y lo interceptaron. Inmediatamente después, cinco energías ataron su cuerpo, impidiendo que hiciera algún movimiento.

“¡Superior, lo hemos restringido!” gritó uno de los seguidores de Dagmar.

Él estaba regocijado y estaba temblando de emoción. Dejó de inyectar su energía de la muerte en las jaulas de hueso que estaban por atravesar a Polo y los otros hasta la muerte. Al instante, aterrizó ante Han Hao y puso su mano en el pecho de este.

“Si… Mi precioso… Finalmente, te tengo…” murmuró tontamente Dagmar mientras acariciaba el pecho del joven. Luego, con sus blancas y afiladas uñas, apuñaló ese lugar.

¡Chhhkkk!

Apuñaló con su mano profundamente en el cuerpo sustituto de manera emocionada como si quisiera partir ese pecho para sacar el Fragmento del Epítome.

Pero repentinamente, se detuvo. Su rostro se volvió furioso y maligno. Observó a Han Hao y bramo, “¡no está aquí! ¡¿Por qué no está aquí?! ¡Lo escondiste! ¿Dónde lo escondiste? ¡Dámelo, dámelo!”