GDK – Capítulo 941

0

Capítulo 941: Engañando a la Muerte


Han Shuo podía fabricar fácilmente un nuevo cuerpo divino con la apariencia exacta de Han Hao. Mientras que este pudiera separar su alma de su cuerpo original, podría poseer el nuevo cuerpo y utilizarlo para engañar al Dios Supremo de la Muerte.

Después de escuchar que Han Hao podía hacerlo, Gilbert, Bollands y los otros se alegraron. Entre ellos, Scarlett estaba especialmente emocionada y aliviada de que hubieran encontrado una solución funcional. Le preguntó a Han Hao, “¿estás seguro de que puedes hacerlo? ¿Causará algún efecto secundario dañino?”

Han Hao asintió y le respondió confiadamente, “estaré bien”.

“¡Asombroso, entonces esto puede hacerse con facilidad!” exclamó Han Shuo sonriendo antes de instruir a su hijo, “entonces vamos a comenzar de inmediato, no hay tiempo que perder. Ven y selecciona los materiales conmigo. Necesitarte el esqueleto de un dios alto y algunos ingredientes medicinales especiales. ¡Con esas cosas, puedo construir un nuevo cuerpo sin mucho esfuerzo!”

“Padre, todavía hay otro problema”, después de vacilar un poco, Han Hao arrugó sus cejas y dijo, “una porción del Fragmento se ha fusionado con mi cuerpo y sus inscripciones se han entrelazado con mi alma. Estoy preocupado de que pueda detectar las inscripciones en mi alma”.

“Todo lo que necesitas es dividir una hebra de tu alma. Te enseñaré como resolverlo”. Como Han Shuo en ese momento tenía una dirección, no le tomó mucho pensar en una solución a ese potencial problema.

A través de las artes demoníacas, Han Shuo podía dividir su consciencia en millones de hebras. Si Han Hao podía separar su alma de su cuerpo, entonces dividir una hebra de su alma también podría ser alcanzable. Han Shuo podría ayudarlo a formar un alma secundaria similar a una encarnación.

Mientras pensaba en la solución, otra nueva idea llegó a su mente. Dijo sonriendo, “no te preocupes, esto puede resolverse con facilidad. Te ayudaré a formar un alma secundaria y usarla para poseer el cuerpo de reemplazo que crearé para ti. Cuando el Dios Supremo llegue, déjalo probar tu alma secundaria y tu cuerpo secundario. Luego, teniendo tu cuerpo principal activaras el Fragmento en las afueras de la Franja. Él no sospechará nada”.

“Padre, ¿a qué te refieres con un alma secundaria?” preguntó Han Hao quien parecía un poco perplejo.

“¡Bien, es algo así!” dijo Han Shuo con una enorme sonrisa mientras sus dos encarnaciones que habían estado sentadas dentro del Caldero de la Miríada de Demonios emergían. Dos copias al carbón de él aparecieron repentinamente a su lado. Se veían exactamente iguales en sus apariencias y conductas.

Han Hao examinó cuidadosamente las dos encarnaciones por un tiempo antes de asentir y decir, “lo entiendo ahora”.

Los Cinco Zombis de Élite, Gilbert y Sanguis sabían que Han Shuo tenía dos encarnaciones, pero Scarlett y Bollands no sabían de este secreto. Estaban asombrados de ver dos clones de Han Shuo apareciendo repentinamente ante ellos y no podrían estar más curiosos.

Han Shuo, sin embargo, no les explico mucho. Le dijo a Han Hao, “no nos demoremos más. Pronto te enseñaré las técnicas. Puedes relajarte. Este reemplazo tuyo tendrá la misma ondulación del alma que tu cuerpo principal, pero no tendrá el aura del Fragmento del Epítome. Estoy seguro de que el Dios Supremo no será capaz de decir que es una falsificación”.

“¡Bien!” dijo Han Hao. Se sintió bastante emocionado.

Han Shuo había ganado sus dos encarnaciones en su mayoría por suerte. Pero ahora que había alcanzado el Reino del Rompimiento del Cielo y habiendo obtenido nuevas memorias e instintos en las artes demoníacas, él en ese momento era capaz de forjar una encarnación completa desde cero, era por eso que estaba tan confiado para que el plan funcionara.

Padre e hijo fueron al almacén en el Pandemonio y eligieron los materiales necesarios para forjar un cuerpo sustituto. Un número de aterradores y brillantes huesos blancos, junto a rocas translúcidas fueron tomados.

El almacén contenía toda clase de materiales valiosos y extraños. Una porción de ellos eran los sobrantes de la construcción del Pandemonio mientras la mayoría restante eran los botines que Han Hao saqueo de los comerciantes del Nexo. Toda clase de materiales milagrosos y raros fueron apilados en la habitación. Tenía más que suficiente para forjar incluso diez encarnaciones más para Han Hao.

“Refinar una encarnación podría tomar un largo tiempo, tiempo que no tenemos. Además, incluso con una encarnación, no sería de ayuda si el Dios Supremo decide aniquilar a tu otro yo. Por lo tanto, sólo haré una marioneta, pero será lo suficientemente buena para engañarlo. Esto nos ahorrará una tonelada de tiempo y energía”. Después de reunir todos los materiales necesarios, Han Shuo llevó a Han Hao a la superficie del Pandemonio y comenzó a forjarle un nuevo cuerpo utilizando una de las formaciones demoníacas disponibles.

Mientras el cuerpo de Han Shuo estaba ocupado manufacturando un nuevo cuerpo, su encarnación le estaba enseñando a Han Hao como dividir una hebra de su alma. Como Han Hao era un cultivador de las artes demoníacas y su alma en su mayoría era la de un humano, con la guía de su padre, él dominó rápidamente la técnica.

Han Hao trato y trato varias veces. En sólo tres días, fue capaz de dividir una hebra de su alma como su padre quería. Fue mucho más rápido de lo que él pensó que tomaría.

“¡Excelente, excelente!” Han Shuo estaba deleitado y estaba complacido por el extraordinario talento en las artes demoníacas de su hijo. Dijo, “ahora que tienes separada una hebra de tu alma, el paso más difícil está completo. Todo lo que tienes que hacer en este momento es separar la hebra de tu cuerpo principal mientras la mantienes enlazada a tu alma. Así es como lo debes hacer…”

En la superficie del Pandemonio, el cuerpo principal de Han Shuo continuaba inyectando el yuan demoníaco y trabajaba con el Caldero de la Miríada de Demonios para construir el sustituto mientras su encarnación de la destrucción le describía a Han Hao los pasos para formar un alma secundaria.

Simultáneamente, su encarnación de la muerte estaba en el palacio subterráneo. Se estaba actualizando con las últimas noticias de la Franja por medio de Zovic.

“Cinco fueron visitados por el Dios Supremo y tres de ellos fueron asesinados. Los dos que resultaron ilesos, fue debido a que no trataron de resistirse”, Zovic, estaba de pie respetuosamente ante Han Shuo, reportando con un rostro solemne.

Han Shuo le pidió al anciano que mantuviera un ojo en esos nombres que Logue le mencionó al Dios Supremo. La mitad de esos expertos en el elemento de la muerte habían tenido al Dios Supremo de la Muerte tocando en sus puertas. Algunos de los Franjistas que sin conocer la identidad del visitante misterioso, fueron arrogantes y presuntuosos, fueron aniquilados por el Dios Supremo.

Mientras tanto, aquellos que sintieron el aterrador poder del Dios Supremo y se postraron humildemente como Logue, fueron perdonados.

“¿Cuántos quedan?” preguntó Han Shuo con sus cejas arrugadas con gravedad.

“Cinco más. Creo que después de visitar a esos cinco, se centrará en encontrar a Han Hao. No pasará mucho. ¿No haremos nada para prepararnos?” preguntó Zovic.

Han Shuo pensó por un momento antes de ordenar, “ahora es un período sensible ante la muerte de expertos prominentes de la energía de la muerte. Esto seguramente causará un alboroto. Utiliza tus recursos para extender un rumor de que los cazadores de dioses van tras los expertos que cultivan en la energía de la muerte. Exagera la fuerza del cazador tanto como sea posible, pero no menciones nada sobre un Dios Supremo con el Epítome. Y asegúrate de que los cinco restantes escuchen el rumor mientras te aseguras de no revelar que esto se origina de nosotros”.

“Esto es para asustarlos y hacerlos que vayan a ocultarse, ¿esto para incrementar el tiempo antes de que sean encontrados?” El anciano inmediatamente entendió el plan de su Maestro.

Han Shuo asintió y respondió, “Es correcto. Es para comprarnos un poco más de tiempo. La solución en la que estoy trabajando estará lista pronto. Para entonces, el Han Hao sustituto se dirigirá al Nexo donde todos los reconocen y el Dios Supremo pueda estar seguro de su identidad”.

En ese momento crítico, Han Shuo necesitaba la información más acertada y relevante del anciano y por lo tanto le reveló ese enorme secreto a Zovic. Además, dado el historial del viejo al servir a su Casa Han por muchos años con una lealtad incondicional, Han Shuo confiaba en que mantendría cerrada la boca sobre el secreto y se desempeñaría de la mejor forma.

“¡Entiendo, iré a hacerlo de inmediato!” respondió Zovic asintiendo antes de marcharse rápidamente.

***

Otros tres días habían pasado. El Han Shuo sentado dentro del gimnasio en la superficie del Pandemonio tomó una respiración profunda y exhaló lentamente. Puso su brazo en una piscina de sangre ante él y tiró de un cuerpo. Era una copia al carbón de Han Hao.

“¿Estás listo?” Han Shuo le preguntó a su hijo solemnemente.

“¡Estoy listo!” respondió él. Parecía calmado y no mostraba ni el menor nerviosismo.

Han Shuo asintió y dijo sonriendo, “en ocasiones me pregunto si conoces lo que es el miedo. Muy bien, puedes comenzar. Posee el cuerpo con tu alma secundaria. Sólo puedo ayudarte hasta este punto y el resto depende de ti“.

Han Hao no desperdicio palabras. Se sentó con las piernas cruzadas en el suelo y miró fijamente a su cuerpo sustituto con sus hechizantes ojos púrpuras. Un rastro de una ondulación del alma ligeramente discernible sobre su cabeza y maniobro lentamente a su clon sin vida.

El extraño resplandor en sus ojos se volvió más y más grande antes de detenerse repentinamente como si el pequeño esqueleto estuviera en estado de suspensión.

La preocupación de Han Shuo se volvió mayor. Él siguió observando de un lado a otro el cuerpo principal de Han Hao y el sustituto. Se volvió más y más ansioso cuando las cosas parecían haber tomado mucho tiempo.

Después de un largo tiempo, la extraña luz destelló en los ojos púrpuras de Han Hao antes de cerrar lentamente sus ojos. Mientras tanto, el sustituto ante él abrió sus ojos y se puso de pie lentamente. Movió sus brazos y piernas con curiosidad y dijo, “Padre, está hecho”.

Han Shuo estaba aliviado y alegre. Se rio en voz alta y dijo, “¡bien, muy bien! Ahora viene la parte divertida. ¡Vas a engañar a la Muerte!”