GDK – Capítulo 938

0

Capítulo 938: Conspiración


Después de que las energías de los Cinco Zombis de Élite fueron removidas del gimnasio, Scarlett, Bollands, Sanguis y Gilbert finalmente pudieron sentir la presencia de los que estaban en el interior. Después de que la barrera para almas desplegada por Han Shuo se desvaneciera, los cuatro volvieron a entrar al gimnasio.

Gilbert y los otros inmediatamente felicitaron a Han Hao. Scarlett regresó a su lado y ya no estaba preocupada después de ver que estaba más animado.

Han Shuo se sentía contento y no podría estar más orgulloso por los logros de Han Hao. Creía que con más tiempo, él podría alcanzar logros incluso mayores.

En la superficie del Pandemonio, el cuerpo principal de Han Shuo se puso de pie lentamente. El Caldero de la Miríada de Demonios que había estabilizado cada formación demoníaca en la base, regresó al cuerpo de Han Shuo.

Estaba por regresar bajo tierra y preguntarle a Han Hao sobre su situación a detalle. Pero repentinamente, giró su atención al exterior, sus sentidos atravesaron las capas de niebla que rodeaban al Pandemonio antes de comenzar a revisar la cordillera cercana.

Reviso en un sitio de la cordillera donde la energía del rayo era mucho más intensa que en los alrededores. Después de volver a unir su consciencia desde el gimnasio, él inmediatamente sintió la distante y ligera anomalía que ningún experto ordinario podría detectar.

El Pandemonio era esencialmente una gigantesca máquina que reunía las energías elementales del ambiente, significando que las energías elementales alrededor del mismo siempre fluirían de manera gradual hacia el valle. Pero la consciencia de Han Shuo sintió que en alguna parte en lo profundo de la cordillera, había un lugar donde el elemento del rayo no estaba fluyendo hacia el Pandemonio y de alguna manera, era más intenso que el ambiente.

Con un pensamiento, envió una hebra de su consciencia para volar en secreto hacia esa región anómala.

Después de llegar, Han Shuo detectó que un poderoso ser estaba ocultándose allí. ¡El ser emanaba un aura con la que él estaba de alguna manera familiarizado – no era otro que Salas!

Han Shuo dejó salir un gruñido helado. Su cuerpo principal desapareció en un destello, atravesando las capas de niebla y barreras alrededor del valle sin dejar rastros. Él había memorizado los terrenos en los alrededores del valle conociendo la posición de cada roca. Podía ir a cualquier parte dentro de su territorio en un completo secreto.

‘Salas, oh, Salas. ¡Qué tonto de tu parte al regresar aquí y tratar de revisar mi base! ¡Jeje, debería de cumplir tu deseo y convertirte en una ensalada!’ pensó Han Shuo con una mueca burlona en su rostro.

Salas no sólo se había unido a los Superiores de la Alianza de Cazadores de Dioses para emboscarlo en el Mar Brumoso, también trabajaba con la alianza en su invasión a la Franja. Si él pudiera aniquilar a Salas antes de la invasión por llegar, los Franjistas tendrían una ventaja estratégica sobre sus invasores.

Era obvio que Salas venía a vigilar el Pandemonio como preparación para la guerra futura. Era natural que Han Shuo, quien lo había encontrado inadvertidamente, no le permitiera escapar una vez más.

Salas quien se había ocultado a sí mismo en esa zona, probaba cuidadosamente la situación alrededor del Pandemonio utilizando su alma divina. Entendía que el valle estaba lleno con toda clase de peligros y que Han Shuo debía estar en el interior. Por tanto, había sido muy cauteloso en ese aspecto.

Su alma divina estaba vagando y maniobrando en los alrededores cuando de pronto, sintió como si un viento escalofriante estuviera soplando hacia su alma. Salas se sacudió mientras sus instintos le decían que un grave peligro estaba por llegar. Instantáneamente desplegó su alma divina.

El estallido de la energía de un Temblor del Alma repentinamente se disparó hacia él. Salas sintió como si su alma divina hubiera sido apuñalada con estalactitas heladas, amenazando con congelar y atrapar su alma.

Su alma divina fue herida en un instante. Aturdido, guardó nuevamente su alma divina en su cuerpo divino tan rápido como fuera posible. Con una voz que no era ni débil ni fuerte, habló, “¿quién es?”

“Jejeje…” una risa un tanto burlona y siniestra sonó desde la distancia y se movió rápidamente para acercarse a Salas. El sonido era extrañamente aterrador.

El rostro de Salas se sacudió y con una voz profunda, dijo, “en efecto, eres tú”. Por alguna razón, él no trató de escapar inmediatamente y se mantuvo donde estaba, como si esperara por la aparición de Han Shuo.

“¡No esperaba que todavía te atrevieras a regresar al Pandemonio!” dijo con una voz burlona mientras se acercaba más y más. Una escalofriante brisa soplaba de la nada y la figura de Han Shuo se materializó bruscamente ante Salas. Con una sonrisa de burla, preguntó, “Salas, ¿realmente piensas que fue simple suerte que te derrotará? ¿Simplemente debido a que utilizaste algo de poder para pelear con Ossora antes de pelear conmigo?”

Mientras se reía de Salas, sus demonios emergieron de su cuerpo, bloqueando todas sus posibles rutas de escape. Aunque Han Shuo no tenía idea de por qué no escapó de inmediato, simplemente no dejó pasar la oportunidad para atraparlo.

Los miles y miles de demonios habían llegado al espacio alrededor de ellos mientras hablaba. Individualmente, ninguno de los demonios podía lastimar a Salas quien cultivaba en la energía del rayo, una debilidad natural para ellos.

Sin embargo, la intención de Han Shuo no era bloquear directamente a Salas utilizando sus demonios, más bien era afectar el movimiento del espacio tiempo utilizándolos, previniendo que él utilizara un Pergamino de Portal para huir. Y sabía que podía sobrepasar fácilmente a Salas, dejándolo sin oportunidades de utilizar la energía del rayo en contra de los demonios.

“Sé que la suerte no tuvo nada que ver con esto. Incluso si estuviera en mi mejor condición, todavía no sería un oponente para ti”, Salas observó a Han Shuo de forma seria mientras decía, “y después de nuestro encuentro en el Mar Brumoso, tengo más seguridad de que no soy en absoluto tu oponente”.

Han Shuo estaba bastante sorprendido de escuchar esa respuesta. Alzó una ceja, observo de arriba hacia abajo a Salas de manera confundida y preguntó, “¿entonces? ¿Por qué viniste aquí tú solo?” Con una sonrisa de satisfacción preguntó, “¿no me digas que realmente tienes el deseo de morir?”

“Bryan, no vine aquí para pelear contigo”, dijo Salas con firmeza.

“¿Huh?” Han Shuo quedó un poco asombrado y curioso. Con el espacio alrededor de Salas en ese momento bajo la influencia de los demonios, era imposible que pudiera huir. Pensó que no había daño en tomarse algo de tiempo para escuchar sus últimas palabras. “Demolí tu Pico Celestial y tomé tu lugar en el Nexo. Pero ¿me dices que no quieres pelear conmigo?” Han Shuo se rio y sacudió su cabeza como si no pudiera creer lo que había escuchado antes de continuar, “¡bien, esto es interesante! Dime entonces, ¿para qué estás aquí?”

“¡Estoy aquí para proponerte una cooperación!” respondió Salas. Pero después de un momento, como si temiera que Han Shuo no creyera sus palabras, añadió rápidamente, “no hay forma en que pueda ser genuinamente un amigo de los cazadores de dioses, después de todo, no soy uno de ellos. Además, esos Superiores de los cazadores no son de fiar. No tengo forma de confiar en ellos. Conozco muy bien a Tyre y Logue. Hacen planes en contra de los demás todo el tiempo. No hay forma de que pueda cooperar con ellos”.

“¿Qué hay de Wasir y Ossora? Su reputación en la Franja no es mala. ¿Por qué no los buscaste?”

“He peleado con ambos. Si ni siquiera pueden derrotarme, ¿cómo puedo confiar en ellos?” Salas tenía una apariencia desdeñosa en su rostro mientras explicaba, “yo, Salas, tengo mi propio conjunto de principios y conductas. Aquellos que no pueden derrotarme no son dignos de mi consideración. Esa es mi forma de ser”.

Han Shuo se interesó todavía más en el tema después de escuchar la explicación. Puso una enorme sonrisa y preguntó, “entonces está bien, ¿cómo quieres cooperar? ¿Qué puedes darme y qué puedo ofrecerte?”

“Puedo darte toda la información relacionada a la Alianza de Cazadores de Dioses y guiarlos a tus trampas. ¡No están familiarizados con la Franja y escucharán mi consejo sin dudarlo!” respondió Salas de inmediato como si se hubiera preparado para ello.

Luego, después de hacer una pequeña pausa y tomar una respiración profunda, continuo, “deseo regresar a la Franja. Después de que esta guerra acabe, algunos de los Soberanos morirán. Podría ser Tyre o Logue, quizás Wasir y Ossora. O quizás incluso todos ellos. Para entonces, todo lo que necesitas hacer es darme una mano y reconocer mi posición”.

“¿Así de simple?” preguntó Han Shuo.

“¡Es así de simple!” dijo Salas resueltamente.

Después de pensarlo por un momento, Han Shuo arrugó sus cejas y observó a Salas. “¿Por qué debería confiar en ti?”

Si Salas era sincero en la cooperación con él, tendría una mejor certeza en la guerra por llegar. Pero como ambos solían ser enemigos, había una buena oportunidad de que Salas lo traicionara durante los momentos críticos. Haciendo que incluso el más ligero error pudiera afectar toda la guerra. Por lo tanto, no se atrevía a tomar con facilidad sus palabras.

“También puedo decirte por qué deberías aceptar. Sin embargo, si aceptas mi propuesta, en este momento puedo entregarte algunas piezas críticas de información. ¡Eso te ayudará a entender la situación mejor e incluso puedo darte algunos consejos!” respondió Salas quien parecía tener algunos problemas, como si no pudiera pensar en una forma de probar su sinceridad.

Han Shuo vaciló por un momento antes de asentir y decir, “muy bien, trabajaré contigo. Ahora cuéntame”.

Por alguna razón, Salas parecía confiar en Han Shuo. Sin preocuparse de que Han Shuo pudiera dar vuelta a sus palabras, dijo de inmediato, “Dagmar sabe que Han Hao posee un Fragmento del Epítome y hace planes para quitárselo. Ha traído a todos sus expertos del Dominio de la Muerte y va a ir con todo”.

“Además, descubrí que Tyre y Dhaka del Dominio de la Destrucción podrían estar conectados. Tyre usualmente ha estado informado sobre cada movimiento que da la Alianza de Cazadores de Dioses y Dhaka parece tener espías en la Franja. Sabe mucho sobre este lugar”.

“Pero la conexión entre esos dos es solamente una especulación mía. Todavía no tengo una evidencia concreta. Te digo esto para que no vayas a ser tomado por sorpresa si es verdad. Cierto, ¿no piensas que los dos tienen unas apariencias muy similares?”

Han Shuo puso una mirada de sorpresa. Recordó sus rostros por un momento y le parecieron vagamente similares. También recordó que ambos cultivaban en la energía de la destrucción. Después de pensar por un momento, dijo, “pienso que tenemos mucho que discutir…”

Salas estaba feliz. Era obvio que Han Shuo finalmente se convenció de que era sincero. Los dos desplegaron capas de barreras a su alrededor y llevaron sus discusiones al punto. Después de hacer nacer una conspiración, Salas partió en secreto desde el Pandemonio.