GDK – Capítulo 937

0

Capítulo 937: ¡Fusionándose con el Fragmento del Epítome!


Siguiendo las órdenes de Han Shuo, los Cinco Zombis de Élite permanecieron inquebrantables, sosteniéndose arduamente para mantener el gimnasio a pesar de que la lápida amenazaba con desestabilizar el espacio tiempo.

Aunque estaba empujando y agrietando el techo del gimnasio, los cinco zombis no aplicaban ninguna fuerza en la lápida o trataban de detener que se expandiera de cualquier manera por el miedo a que esto causara una reacción adversa en Han Hao. La consciencia de Han Shuo en forma de millones de hebras, alimentada con la energía de los generales demonio, continuó rodeando el gimnasio y previniendo que la energía de la lápida se filtrara en el ambiente.

Tanto los zombis élite como Han Shuo estaban en un grave peligro. Si la lápida fuera a sobrepasar el techo del gimnasio, el campo de energía alrededor del gimnasio se desestabilizaría y el espacio tiempo podría colapsar. Incluso aunque el cuerpo principal de Han Shuo no estaba allí, su consciencia sufriría heridas serias.

¡Se podría decir que su vida y la de los zombis ahora estaban en las manos del pequeño esqueleto!

Esté, completamente centrado y ocupado en fusionar la energía de la lápida, sin embargo, no parecía estar consciente del grave peligro en el que estaban, actualmente, su alma estaba entrecruzada con la lápida y no podía sentir el nerviosismo de su padre. Sus ojos, destellando con inscripciones, continuó mirando fijamente la lápida que dejaba salir una deslumbrante luz blanca.

A pesar de que ni un rastro de energía del ambiente podía entrar al gimnasio, la lápida no dejó de expandirse. Si continuaba empujando el techo del gimnasio, amenazaba con desestabilizar el espacio alrededor del mismo.

‘Grieta, grieta…’

Ruidos que hacían que su cabello se erizara en sus nucas sonaron sobre sus cabezas. El sudor fluía profusamente desde las frentes de los Zombis Élite mientras trataban de no distraerse y ejercer toda su fuerza para mantener el campo del espacio tiempo.

La consciencia de Han Shuo continúo dividiéndose y uniéndose en el área que la lápida estaba empujando. Para asegurar que ni la menor cantidad de energía se pudiera filtrar del gimnasio, él tenía que llenar las brechas con demonios.

Pszz… Pszz…

Vestigios de un ligero humo gris se veían salir desde la punta de la lápida. Los demonios estaban siendo aniquilados mientras su energía era utilizada para contener la energía de esta.

Han Shuo y los Cinco Zombis de Élite observaban la lápida con sus corazones palpitando, temiendo que un repentino estallido de energía desde esta pudiera destruir el gimnasio y arrojarlos al Infierno.

Luego, mientras no podían ponerse más ansiosos y preocupados, el poder emanado desde la lápida repentinamente se transformó. Hubo una clara indicación de que la energía del alma del pequeño esqueleto y este fueran uno.

Simultáneamente, el poder que exudaba desde la lápida gradualmente comenzó a disminuir e incluso comenzó a encoger su tamaño.

Han Shuo y los Cinco Zombis de Élite dejaron salir un suspiro de alivio al mismo tiempo. Desde el momento en que la lápida comenzó a encogerse, entendían que la fase más peligrosa había pasado y que el espacio tiempo ya no estaba en peligro de colapsar.

Las inscripciones que podían llenar librerías se agitaban alrededor de Han Hao mientras la lápida continuaba encogiéndose. Luego, cuando disminuyó a aproximadamente su tamaño, la lápida repentinamente se partió como el cristal. Todos sus fragmentos eran de un tamaño de alrededor de un pulgar y volaron hacia Han Hao.

Los fragmentos partidos en la lápida llevaban alguna energía milagrosa. Penetraron la piel de Han Hao y entraron en lo profundo de su cuerpo. Como si él fuera despertado repentinamente de un profundo sueño, brillos siniestros destellaban desde sus ojos y se extendieron a sus pies. Él comenzó en el gimnasio una danza peculiar, escalofriante y llena de energía.

¡Grieta… Crujido… Krrr… Ruido sordo!…

Los crujidos sonaban desde el cuerpo de Han Hao como si su esqueleto estuviera siendo partido en pedazos. En los siguientes momentos, su cuerpo se volvió tan flexible como si no tuviera huesos, sus extremidades y cuerpo se retorcían y movían más allá del rango natural. Las inscripciones de la lápida también aparecían en su piel. Era una escena peculiar, por decir lo menos.

“Padre, ¿qué está ocurriendo?” le preguntó rápidamente el zombi élite de metal a Han Shuo.

“La energía del Fragmento se ha dividido y esos pedazos se esparcieron para fusionarse con sus huesos. No estoy seguro de si Han Hao está haciendo esto voluntariamente, pero creo que es beneficioso para él. Así que no te preocupes”, explicó la encarnación de Han Shuo que continuó vigilando a Han Hao.

Podía sentir que la energía pura dentro de la lápida se había fusionado con su hijo, las inscripciones se imprimían en su piel y carne, mientras los fragmentos se estaban fusionando con su esqueleto.

Después de realizar un baile escalofriante por un tiempo, repentinamente Han Hao colapsó en el suelo sin fuerza. Quedó recostado en silencio y completamente inmóvil.

Las inscripciones en su piel dejaron de presentarse justo cuando él dejó de moverse. Sin embargo, los aterradores ruidos de crujidos continuaron sonando desde su cuerpo.

Afuera del gimnasio, Scarlett cubrió sus labios con asombro y tristeza. Miraba con sus ojos húmedos a Han Hao quien había colapsado en el suelo. Sintió como si una parte de su corazón hubiera sido arrancada y un dolor tan enorme como nunca antes había sentido. Como estaba fuera del gimnasio, era incapaz de sentir el aura de Han Hao y no tenía idea de que la transformación era benéfica para él.

Bollands, Sanguis y Gilbert también estaban aislados del gimnasio y sólo su vista no estaba bloqueada. Desde su punto de vista, la lápida se había despedazado repentinamente y se disparó hacia el cuerpo de Han Hao. Este se retorció violentamente de dolor, antes de sucumbir al poder de la lápida y colapsar.

Incapaces de sentir que la lápida se estaba fusionando con la carne y huesos de Han Hao, pensaron que la lápida rechazó y atacó a Han Hao y este se encontraba al borde de la muerte.

“¡N, no!…” Scarlett, quien estaba abrumada con la angustia, trató de arrastrarse al gimnasio.

Bollands estaba alarmado y tiro rápidamente de ella para detenerla. Tranquilamente y aun así con severidad, dijo, “¡lo que estamos viendo puede no ser la verdad, no actúes impulsivamente! ¡Entrar de pronto no sólo no ayudará a Han Hao, también serás lastimada por la barrera alrededor del gimnasio!”

Gilbert y Sanguis rápidamente avanzaron y bloquearon el camino de Scarlett, previniendo que ella hiciera algo temerario. Aparte de no desear que se lastimara, estaban preocupados de que pudiera desestabilizar el campo de energía alrededor del gimnasio. Han Hao en ese momento estaba en una fase crítica e incluso la más ligera fluctuación podría causar una cadena de fallas. No se iban a arriesgarse a dejar que Scarlett hiriera indirectamente a los que estaban en el gimnasio.

“Él… ¿él está…?” Scarlett señaló con un dedo tembloroso hacia Han Hao quien estaba en el gimnasio, el pesar brillaba desde sus ojos llorosos.

Bollands estaba bastante asombrado y confundido. Él no esperaba que ella pudiera estar tan profundamente enamorada de Han Hao. Pensó que una forma de vida tan despiadada y sin emociones como Han Hao no tendría la suerte de obtener una compañera romántica.

El anciano sacudió su cabeza y la consoló, “estará bien. Nuestros sentidos no pueden alcanzar el interior del gimnasio y no tenemos idea de si la situación real es como la vemos. Además, con mi Hermano Mayor alrededor, incluso si algo malo le ocurre a Han Hao, su vida no estará en peligro. Puedes estar seguro de eso”.

Bollands no estaba mintiendo o alardeando. Sabía que Han Shuo se las había arreglado para resucitar a Gilbert en el Continente Profundo. Y dado que Han Shuo ahora era miles de veces más fuerte, no debería ser problema para él resucitar a Han Hao.

“Es correcto. De hecho, en el Continente Profundo, yo morí, pero mi Maestro me resucitó utilizando su poder. Así que no tienes nada de que preocuparte. ¡Han Hao definitivamente estará bien!” remarcó Gilbert, compartiendo sus experiencias pasadas en un intento de consolar a Scarlett.

“Si, no te preocupes. He tenido un duelo con ese tipo y sé que su alma es fuerte más allá de la imaginación. Creo que incluso si su cuerpo es destruido por alguna razón, su alma permanecerá intacta. ¡Y mientras su alma permanezca, mi Maestro siempre tendrá maneras para resucitarlo!” añadió Sanguis.

Después de escuchar las palabras de consuelo de Bollands, Gilbert y Sanguis, aunque no estaba completamente convencida, ella de alguna manera se tranquilizó y ya no trataba desesperadamente de entrar al gimnasio.

Fue en ese momento que un dedo de Han Hao hizo un movimiento ligero.

Como una reacción en cadena, sus manos, brazos, cuello y cuerpo parecían haber recuperado repentinamente su energía. Él se alzó bruscamente antes de ejercitar su cuello y flexionar sus brazos con una apariencia de curiosidad en su rostro…

Justo cuando estaba luchando para encontrar más palabras de consuelo para decirle a Scarlett, Gilbert le dio un vistazo al pequeño esqueleto que estaba como nuevo. “¡Santa mierda, está vivo!” exclamó.

“Sabía que no había manera de que pudiera morir tan fácilmente”, remarcó Sanguis antes de murmurar para sí mismo, “al parecer el Fragmento del Epítome se ha fusionado con él. Su fuerza debe haber crecido todavía más. Al parecer tengo mucho que hacer para alcanzarlo…”

Dentro del gimnasio, los Cinco Zombis de Élite simultáneamente festejaron. Aunque todavía tenían que permanecer quietos, sus labios no dejaron de moverse.

“Hermano Mayor, ¿estás bien? ¡Jaja, sabía que estarías bien!”

“Hermano Mayor, realmente nos diste un buen susto. Pensamos que la lápida seguiría creciendo. Honestamente, estaba realmente asustado. ¡Si la energía de la lápida hubiera perdido el control repentinamente, estaríamos muertos!”

“Jaja, Hermano Mayor, ¿has obtenido el control completo de esa cosa? ¿Es buena para utilizarse? Que asombroso…”

Mientras retiraban gradualmente sus energías del gimnasio, los Cinco Zombis de Élite le balbuceaban a Han Hao de forma emocionada y alegre.

El pequeño esqueleto podía decir de las sonrisas genuinas en sus rostros que ellos se preocupaban sinceramente por él. Y después de escuchar sus palabras, se dio cuenta de que habían estado en un gran peligro y sus hermanos habían arriesgado sus vidas por él. Su corazón estaba lleno de calidez. Reveló una ligera sonrisa y respondió, “estoy bien. Me he fundido completamente con el Fragmento del Epítome. Ahora puedo utilizar algunos de sus poderes sin alertar a ese tipo”.

“¡Contemplen a nuestro futuro Dios Supremo de la Muerte!” Han Shuo se carcajeó antes de continuar, “¡en la guerra por llegar a la Franja, debes acabar con Logue por mí!”

Han Hao pensó en silencio por un momento antes de poner una ligera sonrisa y responder, “¡está bien!”