GDK – Capítulo 934

0

Capítulo 934: Han Hao contra Sanguis


Sanguis poseía una tremenda fuerza y no hacía falta decirlo, era una vista aterradora cuando él desplegaba todo su poder.

Han Hao permaneció tan frio como un témpano, sin mostrar el más ligero rastro de miedo en contra de los brillos rojo sangre que envolvían el cielo. Observaba mientras el joven de apariencia carmesí descendía desde lo alto, el aura asesina que lo acompañaba era muy amenazante – aun así él no se perturbó. Giró la lanza de hueso en su mano. Una energía siniestra y malvada repentinamente se disparó desde esta e instantáneamente desintegró los brillos rojos que llenaban el cielo.

Un brillo malvado destello a través de sus ojos púrpuras de demonio antes de que una enorme jaula de hueso se manifestara bruscamente. La horrible jaula de hueso tenía pinchos afilados. Fue colocada en el camino de Sanguis con el lado abierto enfrentándolo. Era como un tiburón esperando a que su presa nadara justo a su boca dentada como una sierra.

Sanguis estaba asombrado mientras un escalofrío viajó hacia abajo por su espina. Finalmente, se dio cuenta de que tan aterradoramente poderoso era ese despiadado adolescente. No sólo era capaz de neutralizar su ataque de brillo sangriento que coagulaba utilizando la esencia de sangre con sólo un rápido gesto, incluso había manejado la energía para formar una jaula de huesos blancos utilizando la energía de la muerte.

Él ya había ejercido toda su fuerza en contra de Han Hao. Por alguna razón, parecía como si hubiera ganado un acceso completo a todo su potencial cuando se enfrentaba en contra del oponente más formidable que hubiera encontrado. Las llamas rojo sangre en sus ojos ardían incluso más vigorosamente con rastros rojos desbordándose desde las esquinas de sus ojos. Sus mejillas parecían estarse llenando con sangre mientras que sus venas saltaban bajo su piel. Se miraba como si fuera un monstruo diabólicamente enfurecido que estaba sediento de sangre.

¡Esos eran los signos de que estaba empujando su Mantra del Dios de la Sangre hasta el límite!

Han Shuo, quien había estado de pie a un lado y observando, tomó nota de los cambios ocurriendo en el rostro de Sanguis. Arrugó sus cejas con gravedad mientras alzaba su guardia, listo para intervenir en cualquier momento si las cosas empeoraban.

Sanguis no trató de evadir la jaula. Cuando accedió a todo su potencial, la aterradora aura de sangre a su alrededor instantáneamente se coaguló en materia. La niebla de sangre alrededor de todo el gimnasio se condensó en una palma roja antes de dispararse hacia la jaula de Han Hao.

‘¡Grieta… Explosión!’

La jaula de hueso se partió en fragmentos y las esquirlas de huesos se dispersaron como copos de nieve en todas direcciones.

“¿Oh?” Han Hao parecía un poco sorprendido. Una extraña luz destelló en sus ojos púrpuras mientras observaba intensamente a Sanguis cuyo poder parecía haberse elevado en varios pliegues. Incluso parecía de cierta forma emocionado.

Podía sentir que el poder de Sanguis era extremadamente único y que definitivamente no era ninguna de las energías encontradas en este universo. También sintió el fuerte intento asesino en él que era distintivo de los cultivadores de las artes demoníacas. Después de que Sanguis desbloqueó todo el potencial en su cuerpo, Han Hao finalmente pudo considerarlo como un oponente digno.

El último agitó la lanza de hueso en su mano y el ensordecedor ruido de gritos fantasmales y aullidos hicieron eco desde su interior como si miles de almas atormentadas lucharan para liberarse. En un instante, la lanza de huesos blancos se volvió de un color gris turbio mientras miles de horrendos y malvados rostros aparecían en su superficie. Estos se agitaban violentamente como si trataran de escapar de su prisión eterna, pero parecían atados de forma segura en la lanza de hueso.

“¡Carguen!” Con un repentino movimiento de su brazo, Han Hao lanzó su lanza de hueso al cielo, haciendo chillidos escalofriantes mientras se alzaba. Siniestros brillos oscuros resaltaban desde la punta mientras esas almas atrapadas en el interior de la lanza se reunían en una enorme y aterradora boca con colmillos alineados. Esta cargó hacia Sanguis con ferocidad.

“Gilbert, mira cuidadosamente – ¡observa y siente la energía que Han Hao está aplicando en la lanza de hueso!” dijo Han Shuo, recordándole al emocionado Gilbert que apartara sus ojos de Sanguis.

Este despertó de su asombro y rápidamente se dio cuenta de que era la cultivación de Han Hao la que debía de emular. Apresuradamente reunió su concentración en la lanza de hueso del pequeño esqueleto y la sintió cuidadosamente con su alma.

Después de hacer una observación, Gilbert quedó abrumado con la sorpresa. Detectó la presencia de miles de almas feroces en la lanza de hueso. Estas estaban llenas con una inconmensurable rabia, odio, desesperación y sed de sangre. Esas energías negativas se fusionaron con la energía de la muerte y formaron una energía nueva y única de puro terror.

Gilbert sólo había estado sintiendo la lanza de hueso con su alma por un momento, pero ya pudo sentir un vago poder atrayéndolo a la lanza para volverlo parte de la colección.

‘¡Maldición, incluso su arma se ha vuelto muy aterradora! ¡Parece que Sanguis se quedó sin suerte!’ exclamó el dragón internamente.

Justo cuando el pensamiento apareció en la mente de Gilbert, la aterradora lanza de hueso convertida en boca se tragó a Sanguis quien estaba fuera de guardia.

En un instante, este había desaparecido completamente. No había nada aparte de la lanza de hueso alargada que flotaba en el campo de batalla. Esta parecía haberse transformado en un enorme gusano. Se sacudía incansablemente, las feroces almas emergían y desaparecían en la superficie de la lanza, rodando rápidamente alrededor con un helado aire místico.

Gilbert, Bollands y los otros sabían que Sanguis en ese momento estaba en el interior de la lanza de hueso mientras destellos rojo sangre podían verse frecuentemente alcanzando la superficie de la lanza desde su interior.

Evidentemente, aunque atrapado, Sanguis no estaba inmovilizado. Los destellos rojos indicaban que todavía estaba luchando vigorosamente, tratando de escapar de la lanza de Han Hao.

Pero en ese momento, era obvio que el poder del último superaba por mucho a Sanguis. A pesar de su violenta lucha, sus esfuerzos no tenían resultados. Esas almas atrapadas en la lanza de hueso no tenían ni cuerpo físico ni sangre y no eran afectadas en absoluto por el aura sangrienta de Sanguis. Estas se acercaban más y más a este, disminuyendo su poder con cada momento que pasaba.

Mientras el tiempo pasaba, parecía como si el formidable poder de Sanguis estuviera cerca de agotarse. Los destellos rojos que alcanzaban la superficie de la monstruosa lanza de hueso se volvían más débiles antes de eventualmente detenerse. Sólo entonces Han Hao extendió una mano, curvo su dedo índice para hacer un extraño gesto e hizo un movimiento.

Repentinamente, el espectro de hueso escupió a Sanguis como una bola de cañón. Se estrelló en el suelo débilmente y las llamas asesinas en sus ojos se habían desvanecido. Parecía como si la mayoría de la resistencia se drenó mientras estuvo en el interior y ya no era una amenaza para Han Hao.

Desde el inicio hasta el final, el último no había hecho muchos movimientos. En lugar de lanzar ataques agresivos y frenéticos con su cuerpo, como Sanguis lo hizo, simplemente maniobró su lanza de hueso alrededor con su mente y derrotó sin esfuerzos a su rival quien llevó su Mantra del Dios de la Sangre hasta el límite. Claramente, Han Hao desplegó sólo una porción de todo su poder.

En este punto, la diferencia entre sus fuerzas no podía ser más obvia.

Con el rostro cenizo y jadeando pesadamente, Sanguis cerró sus ojos y luego observó a su oponente. Un largo tiempo después, asintió y anunció con una voz profunda, “¡he perdido!”

Han Hao lo observó brevemente, sin decir ninguna palabra en respuesta. Se dio la vuelta y llamó a Scarlett quien estaba de pie en la puerta, “ahora ya puedes entrar”.

Ella cautelosa y tímidamente entró al gimnasio. Sólo entonces Han Hao le explicó con calma a Sanguis, “en realidad, tu fuerza es bastante decente, especialmente con el poder que afecta a la sangre. Aun así es inútil en mi contra, ya que la cantidad de sangre en mi cuerpo es la centésima parte de un ser ordinario. La composición de mi cuerpo es diferente de los demás y por tanto, tu energía no tiene efecto en mí”.

Él originalmente era un esqueleto sin ninguna gota de sangre en su cuerpo. Incluso aunque Han Shuo lo refinó después y encanto su esqueleto con métodos únicos, todavía así, contenía sólo unas pocas gotas de la esencia de sangre de Han Shuo.

Y mientras se volvía más fuerte, usando la esencia de sangre que su padre dejó en su cuerpo como un prototipo, comenzó a realizar su propia sangre. Usándola para activar ciertas técnicas demoníacas y para forjar armas demoníacas. Este tipo de sangre estaba mezclada con parte de la energía de su alma y estaba cubierta con una mezcla de yuan demoníaco y energía de la muerte. Por tanto, era invulnerable al Mantra del Dios de la Sangre de Sanguis.

Como resultado, el Mantra que funcionaba en miles y miles de seres no tenía efectos considerables en esta única forma de vida llamada Han Hao. Además, la base de su fuerza estaba un nivel por encima de la de Sanguis, así que la derrota de este era cuestión de tiempo.

Después de escuchar su explicación, el corazón de Sanguis se sintió un poco menos amargo. Sacudió su cabeza, puso una sonrisa torcida y dijo, “pensé que de alguna manera hiciste tu sangre inmune a mi poder – pero resulta que para comenzar no tienes mucha sangre. ¡No me sorprende que perdiera! Mala suerte para mí”.

“¡Jaja, Sanguis, tu energía puede afectar a la mayoría de personas, pero desafortunadamente para ti, este tipo no es siquiera humano! En efecto, eres desafortunado. ¡Jaja, es casi como si Han Hao estuviera hecho para derrotarte!” Gilbert se burló antes de avanzar hacia Han Hao para observarlo de arriba hacia abajo. Por un momento, exclamó, “¡mi dios, has cambiado tanto, nada parecido a lo anterior!”

Han Hao se giró hacia Gilbert y asintió. Su expresión helada como el hielo se suavizó un poco. Respondió, “y tú te ves muy similar a como eras antes”.

“Gracias por tu ayuda. Si Polo no hubiera intervenido, nosotros tres no estaríamos vivos en este momento”, dijo Bollands repentinamente con un rostro sincero.

Han Hao miró a Bollands y respondió casualmente, “no hay necesidad de agradecerme. Estamos del mismo lado”. Al parecer fue como si no fuera un gran asunto para él.

Fue en ese momento que la sonrojada Scarlett quien había estado de pie detrás de Han Hao fue hacia Han Shuo, se inclinó ante él y le agradeció rápidamente, “gracias por curar mis cicatrices y traerme a este lugar. Realmente lo aprecio”.

Después de escuchar sus palabras, Han Shuo supo que ella debió descubrir su mentira sobre Han Hao invitándole a la Franja. Sin embargo, al parecer ella no sólo no estaba enojada, incluso parecía agradecida por ello. Después de pensar rápidamente, él asintió y respondió, “mi chico, es ignorante en ciertos asuntos. Creo que es necesario para él aprender y experimentar eso en su vida para crecer verdaderamente. De lo contrario, no será un hombre completo. Scarlett, debes saber lo que estoy diciendo, ¿cierto?”

Dada su inteligencia, ella captó sin esfuerzo a que se estaba refiriendo. El escalofrío de un incontenible deleite fluyó en su corazón. Asintió, dando un vistazo a Han Hao mientras respondía suave y avergonzada, “si, lo sé…”

“Eso es grandioso. Creo que lo harás bien al ayudarlo a desarrollarse en ese aspecto”. Han Shuo rio con satisfacción antes de girar al pequeño esqueleto y preguntó, “¿qué te trae al Pandemonio?”

“Deja que Scarlett se quede de momento. No es seguro de mi lado”, Han Hao hizo una pausa por un momento antes de continuar, “aparte de eso, he obtenido el Fragmento del Epítome de la Muerte. Sé que Padre ha invertido considerables esfuerzos en construir las muchas formaciones demoníacas en el Pandemonio. Este es el único lugar en el universo donde puedo investigar con seguridad los secretos del Fragmento sin ser descubierto por ‘ese’ tipo”.

Han Shuo estaba bastante confundido, ya que era la primera vez que escuchaba las palabras Fragmento del Epítome. Alzó una ceja y respondió, “espera, ¿qué es un Fragmento del Epítome y cómo lo obtuviste? ¿Quién es exactamente el tipo al que te refieres?”

Dentro del gimnasio entre ellos, ni Bollands, Sanguis, Gilbert o Scarlett eran forasteros. Con eso, Han Hao reveló todo a detalle, diciéndoles sobre la lápida que obtuvo en el Inframundo y la naturaleza del Fragmento del Epítome.

Han Shuo tuvo una apariencia estupefacta en su rostro cuando su hijo terminó su relato. Él inmediatamente giró hacia Gilbert y le advirtió con gravedad, “¡asegúrate de que no compartir con nadie nada de lo que has aprendido! ¡Absolutamente nada!” Han Shuo estaba muy consciente de los labios sueltos de Gilbert.