GDK – Capítulo 933

0

Capítulo 933: Duelos


En el Pandemonio, dentro de un enorme gimnasio subterráneo.

Sanguis estaba blandiendo su espadón que destellaba con un brillo rojo sangre y peleaba con Bollands y Gilbert. Han Shuo estaba sentado a un lado, observando en silencio la batalla.

Había una delgada niebla de sangre rodeando a Sanguis. Su piel parecía estar manchada con sangre y sus ojos estaban brillando como un par de aterradoras llamas rojas. Gilbert y Bollands estaban ejercitándose a sí mismos, empujando con toda su fuerza, pero apenas eran capaces de resistir los feroces ataques de Sanguis.

Este había nacido con el ‘Cuerpo de Sanguis’ un tipo extremadamente raro de cuerpo que era el más adecuado para cultivar el Mantra del Dios de la Sangre, una rama de las Artes Demoníacas. Habiendo estado entrenando incansablemente y cultivando, él en ese momento había alcanzado un reino extremadamente profundo en el Mantra del Dios de la Sangre. Era capaz de dirigir los ataques de Gilbert y Bollands, presionándolos para que retrocedieran al disparar brillos sangrientos desde su espadón.

Han Shuo había estado en silencio, pero observaba de cerca la pelea. Cuando Gilbert y Bollands fueron empujados tan lejos que no tenían más espacio para retirarse, él finalmente intervino. Alzó una mano y una enorme palma se materializó de la nada, bloqueando ambos bandos para que cesaran su pelea.

“Bien hecho, Sanguis, has alcanzado el nivel más avanzado en el Mantra del Dios de la Sangre”, dijo Han Shuo mientras asentía. Luego se dio la vuelta hacia el muy decepcionado Bollands y le aconsejo, “avanzar en el Camino Demoníaco del Asesinato de Dioses requiere un constante baño de sangre. Aunque has alcanzado el Reino del Deseo de Matar, al parecer todavía tienes carencias en tu estado del reino. Bollands, hay ocasiones en que eres simplemente demasiado calmado. Esto hará que te sea difícil volverte loco en una batalla y caer en un estado de trance demoníaco. Si puedes entrar en un trance demoníaco controlado en cada pelea, tu fuerza se alzara en al menos varios pliegues. Necesitas poner más esfuerzo en este aspecto”.

Bollands guardó su espada voladora, se inclinó humildemente hacia Han Shuo y pregunto, “hermano mayor, ¿qué puedo hacer para caer en un estado demoníaco durante una pelea?”

“Necesitas permitirte perder la racionalidad y volverte salvaje. Esto usualmente requiere una provocación de tu enemigo. Sin embargo, todavía puedes practicar tú mismo el entrar en este estado, o por lo menos acercarte. Trata de imaginar cosas que te hacen enojar e imagina a tu oponente como la persona a la que odias más. Y trata de no pensar mucho cuando peleas – sólo llena tu mente con el deseo de la matanza”, respondió Han Shuo después de pensar por un momento sobre sus pasadas experiencias al entrar en el trance demoníaco.

“Gilbert, un componente mayor en tu práctica de las artes demoníacas es templar tu alma. El otro componente mayor es tu cuerpo el cual forje de la misma manera que haría un arma demoníaca. Aparte de cultivar la energía de la oscuridad, debes poner atención en esos dos aspectos”.

“Maestro, he alcanzado el reino del dios alto en la etapa temprana y mi energía de la oscuridad está comenzando a fundirse con mi energía demoníaca. Sin embargo, todavía me siento bastante estancado. ¿Hay alguna otra forma de hacer que la energía de la oscuridad se fusione mejor con mi energía demoníaca?” Él era el más débil de los tres y era el más desesperado para mejorar su fuerza.

“No tengo una experiencia relevante para guiarte en la fusión de esas energías. Tendrás que averiguarlo por ti mismo”. Las Artes Demoníacas que Han Shuo cultivaba eran las de la escuela ortodoxa las cuales no practicaban Sanguis, Bollands o Gilbert.

Incluso aunque Han Shuo tenía dos encarnaciones cultivando en las energías de la muerte y destrucción, no podía fusionarlas con el yuan demoníaco de su cuerpo principal, ya que el yuan demoníaco rechazaba esas Fuerzas Fundamentales. Además, como el poder de esta energía estaba ordenada en una magnitud más grande que la de sus energías divinas, fusionar estas sería extremadamente difícil. Han Shuo sólo había experimentado el fusionar dos energías que se encontraban en este universo, pero no la fusión de energías de diferentes universos.

“Maestro, ¿por qué no me enseñas una de esas artes demoníacas? Note que Bollands y Sanguis están haciendo progresos mucho más rápidos que yo al centrar su cultivación en una energía. Quizás si centrara mi cultivación en sólo una energía, podría hacer progresos mucho más grandes”, dijo Gilbert.

“Eso no será necesario”, Han Shuo sacudió su cabeza y respondió, “ya te encuentras en la etapa temprana del reino del dios alto en tu cultivación de la energía de la oscuridad. Sería un desperdicio descartar ese poder. Además, no estás en el camino equivocado, es sólo que todavía no has encontrado el truco. Han Hao cultiva en dos energías al igual que tú lo haces y ha mejorado rápidamente. Cierto, él estará aquí en un momento. Deberías pedirle un consejo después. Debe tener experiencias más relevantes que te ayudarán a hacer rompimientos”.

Desde el Pandemonio, Han Shuo pudo sentir las almas de Han Jin y Han Tu mientras estaban construyendo el nuevo palacio subterráneo de Han Hao. Él y el pequeño esqueleto podían sentir fácilmente la presencia del otro desde sus respectivas bases. Por tanto, él podía saber inmediatamente que Han Hao estaba de camino al Pandemonio utilizando el túnel subterráneo que conectaba sus bases.

Gilbert quedó encantado al escuchar esas palabras. Se rió en voz alta y dijo, “¡así que resulta que ese pequeño tipo también es un cultivador dual! Ha pasado un tiempo desde la última vez que lo vi. Me pregunto cómo es ahora”.

Gilbert había escuchado de él desde que regresó. Siglos atrás, él y Han Hao habían estado asesinando y saqueando a víctimas desprevenidas junto a Han Shuo cuando se encontraban en el Bosque Oscuro del Continente Profundo. Había escuchado mucho sobre los logros de Han Hao y quería ver que tanto había crecido en este mundo hostil llamado Elysium.

Luces de emoción repentinamente destellaron a través de los ojos de Sanguis cuando escuchó que Han Hao llegaría pronto. Desde hace mucho él quería encontrarse con él y tener un duelo para probar sus fuerzas, pero nunca había tenido la oportunidad. Y durante este reciente período, Él había estado templándose arduamente e hizo otro gigantesco salto en fuerza. Estaba en la mejor condición para un duelo. Esta era la oportunidad perfecta que había estado esperando. Por lo tanto, inmediatamente, fue con Han Shuo y le hizo una petición, “¡Shifu, deseo retar a Han Hao a un duelo!”

“Jaja, por supuesto, adelante. A través de las batallas, uno puede identificar mejor sus debilidades. No necesitas contener tu poder o darle alguna advertencia – sólo atácalo directamente. Incluso puedes montar una emboscada. Conmigo siendo su referí, será bastante inofensivo“, Han Shuo aceptó inmediatamente. No sólo no mostró la menor preocupación, incluso parecía bastante feliz con ello.

“¡Gracias, Maestro! ¡Esto es fantástico!” Sanguis estaba feliz, ya que pensaba que Han Shuo no lo permitiría.

Él siempre había pensado que nadie, aparte de su maestro, era más fuerte que él. Siendo un joven competitivo, Sanguis había sido alentado a probar que era más fuerte que Han Hao a través de un duelo desde que descubrió la existencia e identidad de este último.

De vez en cuando, Sanguis se encontraba con rumores creíbles de que Han Hao sería un oponente extraordinariamente poderoso. Sin embargo, en lugar de hacer que lo pensara dos veces, esto sólo hacía que estuviera incluso más emocionado de pelear con él. Esta era la oportunidad que él había estado buscando por un largo tiempo y no iba a dejarla escapar.

“Él estará aquí muy pronto. Puedes ir con todo tan pronto como entré”, dijo Han Shuo con una mueca al increíblemente emocionado Sanguis.

“¡Sanguis, no te contengas! Si él pudo hacer que alguien como Polo se rindiera ante sus órdenes, debe ser más poderoso que tú. ¡Atácalo con toda tu fuerza!” advirtió Bollands. Él también se estaba sintiendo emocionado, ya que había esperado atestiguar el poder de Han Hao.

“Sanguis, aunque Bollands y yo no somos tus oponentes, ese pequeño tipo definitivamente lo es. Jeje, esto va a ser interesante. ¡Veamos quien de ustedes es más fuerte!” remarcó Gilbert riendo mientras caminaba hacia el lado de Han Shuo y Bollands.

Como Han Hao no ocultó sus pisadas o su aura, todos en el gimnasio podían escucharlo mientras se acercaba y podían sentir el ligero intento asesino que emanaba. Sabían que él estaba justo afuera de la entrada del gimnasio y miraban en esa dirección con anticipación y emoción.

***

“El Maestro está dentro”, dijo Zovic en voz baja después de guiar a Han Hao a las afueras del edificio.

Zovic era uno de los pocos Franjistas que sabían sobre la relación entre Han Shuo y Han Hao. En los años pasados, él había estado a cargo de intercambiar información con los seguidores de Han Hao. Estaba muy consciente de los abrumadores actos que había cometido el jovencito ante él. Y como una persona bien informada, sabía que Han Hao indudablemente comandaba la mayor fuerza en la Franja, después de Han Shuo, Tyre, Logue, Ossora y Wasir. Y desde ciertos aspectos, el implacable y despiadado Han Hao incluso podía ser considerado como un personaje más aterrador que los cazadores.

La Franja siempre había sido un lugar donde el fuerte era honrado. Por tanto, incluso si Han Hao no era el hijo de su maestro, todavía lo trataría con un gran respeto.

Cuando Han Hao llegó a la entrada del gimnasio, arrugó sus cejas, giró hacia Scarlett y le ordenó, “Scarlett, quédate aquí por un momento”.

“Está bien”, ella asintió. Se estaba sintiendo bastante nerviosa y avergonzada, ya que sabía que ella iba a reunirse con su ‘suegro’ junto a Han Hao.

La así llamada emboscada sería completamente inefectiva en contra de Han Hao, ya que su alma era simplemente demasiado sensible. Podía sentir la ligera energía que le apuntaba desde dentro del gimnasio antes de que estuviera siquiera cerca. Incluso aunque Sanguis había tratado al máximo de ocultar su aura y energía, Han Hao, todavía podía seguir detectando el intento asesino centrado en él.

También detectó la presencia de Han Shuo en el gimnasio y razono que esa persona que planeaba una emboscada en su contra probablemente no era un enemigo. No estaba preocupado sobre su propia seguridad, pero le pidió a Scarlett que esperara afuera para que no fuera afectada por las ondas de choque de su encuentro. Después de todo, ella era sólo una diosa alta en la etapa temprana.

Después de escuchar su respuesta, Han Hao tomo una conducta agresiva. Una lanza de tres metros emergió repentinamente desde la palma de su mano derecha. Un aura helada y un terrible intento asesino emergieron desde esta mientras estaba en su agarre. Esto sorprendió a Zovic. Confundido y en pánico, gritó, “Joven Maestro Han Hao, ¿qué está haciendo?”

“No te preocupes, alguien quiere tener un duelo conmigo. Va a estar bien”, explicó Han Hao antes de finalmente entrar en el gimnasio.

Inmediatamente, el gimnasio se iluminó con un intenso estallido de luz roja como la sangre, como si un sol hecho de sangre hubiera aparecido de la nada mientras un intenso hedor fluyo por el gimnasio. Sanguis, cargo su espadón sangriento y el techo del lugar se llenó con dagas hechas de sangre, comenzaron a descender sobre Han Hao.