GDK – Capítulo 931

0

Capítulo 931: Anormalidad en la lápida


Las inscripciones en la lápida que podrían llenar librerías fluyeron en la mente de Han Hao, aturdiéndolo inmediatamente. Se quedó firme como una roca.

Mientras tanto, la lápida que emergió de su pecho siguió reuniendo los elementos de la muerte, era como si no fuera a detenerse hasta que cada elemento de la muerte de la Franja fuera succionado. Pero en esta ocasión, la lápida no creció después de acumular el elemento de la muerte, en su lugar irradio una luz blanca fantasmal.

La lápida estaba densamente agrupada con inscripciones y sólo una porción de ellas se había separado de ésta y entraron en el cerebro de Han Hao. Las inscripciones que permanecían comenzaron a agitarse en la lápida cuando esta era iluminada con la fantasmal luz blanca, absorbiendo el elemento de la muerte desbordándose en cada dirección.

Scarlett, quien fue arrojada, estaba horrorizada. Sin saber que estaba ocurriéndole a Han Hao, observó en pánico por un momento antes de tratar de acercarse a él para obtener una imagen clara. Pero antes de que pudiera acercarse, otro estallido de energía emergió de la lápida y nuevamente la hizo volar.

El estallido de energía fue intervenido con una hebra de la conciencia de Han Hao. Había reducido el poder que emergió de la lápida. De lo contrario, dada la fuerza de Scarlett, la energía habría desintegrado instantáneamente su alma en lugar de sólo arrojarla de forma segura a la distancia.

Después de varios intentos fallidos más, ella se rindió en tratar de acercarse a él. Se puso de pie en la distancia y lo observó con ansiedad, esperando que no fuera dañado por esa lápida que apareció de la nada.

Los brillos de la fantasmal luz blanca comenzaron a alejarse de la lápida y fueron hacia Han Hao como el líquido más extraño.

El inmóvil Han Hao fue envuelto lentamente por el líquido hecho de luz blanca antes de que cada pieza de ropa en él fuera repentinamente partida y expulsada, dejando su cuerpo desnudo ante Scarlett. Su pálida piel blanca gradualmente se volvió transparente como si se hubiera transformado en un cristal claro. Ella podía ver incluso sus venas, órganos y esqueleto.

A través de los poros en su piel, la fantasmal luz blanca comenzó a introducirse en su cuerpo y se dispersó en cada hueso y órgano. Él comenzó a emanar un aura de energía de la muerte de una extrema pureza.

Scarlett se alivió luego de ver que la luz blanca en la lápida no estaba lastimando a Han Hao y en su lugar lo estaba nutriendo y transformando su cuerpo. Ella observó la transformación con asombro mientras trataba de adivinar que era el alma divina que estaba en el pecho de Han Hao y meditaba en cómo algo tan maravilloso y poderoso fue forjado.

Después de un largo, largo tiempo, todos los brillos blancos se fusionaron con el cuerpo de Han Hao y la lápida se hundió bruscamente y se desvaneció en su pecho.

Simultáneamente, el elemento de la muerte dejó de fluir en la zona y el ambiente inmediatamente regresó a la normalidad.

Un momento después, Han Hao tomó un suave aliento y abrió lentamente sus ojos. El volumen de las escrituras rápidamente se desvaneció de sus pupilas y regresó a la normalidad.

Él arrugó suavemente sus cejas y murmuró para sí mismo, “así que esta cosa se llama Fragmento del Epítome…”

“Han Hao, ¿estás bien?” exclamó Scarlett mientras se apresuraba hacia él inmediatamente después de sentir que la barrera que lo protegía se desvaneció. Extendió una mano para tocar el pecho de Han Hao donde la lápida había desaparecido para examinarlo.

Han Hao sacudió su cabeza. Sus ojos aturdidos regresaron a su habitual tranquilidad helada. Observó a Scarlett quien estaba todavía en pánico y suave y de forma corta respondió, “no te preocupes, estoy bien. Mi cuerpo y alma sólo se han transformado a mejor y aprendí algunas cosas”.

“¿Qué ocurrió exactamente?” Scarlett estaba sorprendida de escuchar que incluso su alma fue transformada.

“Nada…” él no lo explicó. Bajó su cabeza y observo su cuerpo desnudo antes de sacar un traje de guerrero negro de su anillo espacial y colocárselo casualmente.

Al parecer fue sólo en ese momento que Scarlett se dio cuenta de que él todavía se encontraba sin vestir. En secreto le dio un rápido vistazo al cuerpo desnudo de Han Hao antes de darse la vuelta avergonzada con sus mejillas ruborizadas.

Después de ponerse sus ropas, como si nada hubiera ocurrido, él ordenó, “vamos, movámonos”.

***

Nestor, el Dios Supremo de la Muerte, todavía estaba buscando los rastros del Fragmento del Epítome cerca de la frontera del Dominio del Espacio. Repentinamente, se dio la vuelta y observó en la dirección de la Franja. Desde una enorme montaña, murmuró para sí mismo, “está en la Franja… ¿Quién podría ser? ¿Es uno de esos Soberanos? Con la localización general descubierta, me será mucho más fácil encontrar al portador…”

El Dios Supremo de la Muerte, quien había ocultado su poderosa fuerza, dejó de vagar en los alrededores de la zona desconocida y se dirigió a la Franja.

***

En la Franja, el Osteoburg.

Logue, un cultivador de la energía de la muerte, estaba recibiendo a los líderes de varias facciones tratando de subyugarlos ante sus reglas. Sin ninguna advertencia, él se giró con sorpresa y observó en la dirección de Han Hao con horror en su rostro.

“Mi Señor, ¿qué ocurre?” preguntó uno de los ayudantes de Logue después de ver que este repentinamente pauso su discurso y reveló una reacción extraña.

Este no respondió. Se puso de pie de su asiento y observó fijamente en la dirección de Han Hao. Había un miedo imposible de ocultarse en su rostro. Después de ver por un tiempo, murmuró, “¡imposible, absolutamente imposible! El Dios Supremo de la Muerte nunca antes ha venido a la Franja. Además de un Dios Supremo, ¿quién más posee semejante poder tan formidable y puro?”

“Mi Señor, ¿todo está bien?” preguntó nuevamente el ayudante de Logue.

“Esto será todo por hoy. El plan permanece igual. Debo irme”, dijo Logue antes de dejar de inmediato su Osteoburg y a un grupo de invitados confundidos y aturdidos.

***

En el Pandemonio.

Durante medio año, los miembros de la Casa Han habían asimilado completamente las almas divinas en las esferas de cristal que Han Shuo les entregó. Y durante este tiempo, el Pandemonio había consumido una tonelada de esencias divinas de varias energías. La gran reserva de esencias divinas que el zombi élite de metal y la Casa Han habían acumulado durante esos años fue utilizada casi completamente durante esos seis meses.

Con sus estados en el reino mejorados, comenzaron a alzar sus niveles de energía divina al absorber las esencias divinas. Esto les permitió hacer rápidos rompimientos. Pero como las esencias divinas eran raras y caras, incluso los asquerosamente ricos de la Casa Han y el zombi élite de metal, eran incapaces de adquirir las suficientes. Con eso, los habitantes del Pandemonio comenzaron a enfrentar un desabasto.

Para empeorar las cosas, había una enorme demanda de ciertos tipos de esencias divinas como la mayoría de los miembros de la Casa Han cultivaban en las mismas Fuerzas Fundamentales. Las esencias divinas de los elementos de la muerte y la oscuridad ya se habían agotado dos meses antes.

Con eso, los habitantes del Pandemonio se encontraron en una situación frustrante. Progresar al siguiente reino requería que alguien poseyera un conocimiento relevantemente profundo y la energía divina. Esos miembros de la Casa Han tenían el primero pero carecían del segundo. Se sentían atorados y gradualmente, comenzaron a desesperarse de alguna manera.

Mientras que ganar energía divina era más sencillo que ganar un entendimiento profundo de las Energías Fundamentales, todavía era un proceso que tomaba tiempo. Aunque la concentración de la energía elemental en el Pandemonio era mucho más grande que en cualquier otra parte y sus cultivaciones estaban aceleradas, esos miembros de la Casa Han todavía sentían que era muy lento. Necesitarían de por lo menos varias décadas para acumular la suficiente energía divina para cada rompimiento, si es que sólo cultivaban en el Pandemonio.

Aunque varias décadas no eran un gran tiempo dado su ridículamente enorme esperanza de vida, para esos miembros de la Casa Han, lo sentían innecesariamente largo cuando había una alternativa mucho más rápida.

Ninguno de esos miembros núcleo, eran cazadores de dioses. Sin embargo, algunos de sus ayudantes, como Goron y los otros, lo eran. Los miembros de la Casa Han quienes estaban sedientos de más poder comenzaron a preguntarles sobre cierto tema. Al parecer era como si estuvieran tentados a cometer ese acto.

Un día, Han Shuo, quien estaba cultivando en su gimnasio subterráneo del Pandemonio, finalmente, hizo un gran rompimiento. Al asimilar las almas de dos dioses altos en la etapa tardía y devorar energía divina, sus dos encarnaciones alcanzaron ese reino.

Con la ayuda de su milagrosa y poderosa conciencia, sus dos encarnaciones se las arreglaron para digerir rápidamente el mar de memorias contenidas dentro de las almas de esos dioses altos. Y con un control completo sobre su mente, Han Shuo era inmune a la adicción que venía de devorar la energía divina de otra persona. Por lo tanto, ocasionalmente, se aventuraba en las afueras del Pandemonio para atacar a Franjistas descuidados y devorar su energía divina.

Con eso, sus encarnaciones fueron capaces de alcanzar el reino del dios alto en la etapa tardía en sólo seis meses. Estaba progresando a un rango más rápido que los miembros de su clan.

“Stratholme, reúne a cada miembro núcleo de mi Casa. Tengo algo que decir”. Han Shuo no procedió inmediatamente a estabilizar los estados de su nuevo reino ni experimentó con el poder de su dominio híbrido de la divinidad. Tan pronto como sus encarnaciones alcanzaron nuevos reinos, emergió de su gimnasio y le dio una orden a Stratholme.

Muy pronto, cada miembro núcleo de la Casa Han se reunió ante Han Shuo.

“Sé que todos ustedes están impacientes y algunos de ustedes están pensando en incluso convertirse en cazadores de dioses”, dijo Han Shuo mientras revisaba al grupo, su brillante mirada se movió algo lento, cuando barrió a través de Gilbert, Ayermike y los otros. La consciencia de Han Shuo cubría a todo el Pandemonio y conocía cada uno de los movimientos y sonidos que hacían.

Él continuó con una voz grave, “pero esto no es algo que ustedes simplemente puedan detener una vez que inicien. Si, su fuerza mejorará rápidamente, pero también descenderán a la locura a un ritmo incluso más rápido. ¡Perderán el autocontrol, sus mentes se corromperán, su intelecto se pervertirá y no podrán dejar de hacerlo por el resto de sus vidas! El costo a largo término por hacerlo sobrepasa por mucho las ganancias. Se los ordeno justo en este momento – ¡ni siquiera piensen en hacerlo! ¡Nunca!”

Han Shuo sabía que tan adictivo era devorar la energía de otra persona. Sólo unos pocos en el universo podrían sobreponerse a la adicción. Él y Han Hao sólo se las arreglaron para sobreponerse dadas sus extraordinarias circunstancias y habilidades.

“Maestro, entonces, entonces ¿qué debemos hacer? ¡Podría hacer un rompimiento inmediato, sólo necesito más energía divina!” preguntó Gilbert quien parecía bastante desesperado.

“No te preocupes, tengo un plan” respondió Han Shuo con confianza.