GDK – Capítulo 930

0

Capítulo 930: Provocación


Unos días después, la Diosa del Destino descendió sobre la localización donde Han Hao y Dagmar habían peleado. No espero mucho antes de que una ligera sombra se manifestará en medio del aire.

La concentración del elemento de la muerte en el área instantáneamente se disparó cuando la sombra apareció. Era más intenso que lo que podía encontrarse en el Pandemonio. La Diosa del Destino, llevando un rostro neutral, giró hacia la sombra y dijo, “hola, Nestor”.

La ligera sombra gradualmente se volvió más y más visible hasta convertirse en un atractivo caballero de apariencia afeminada. Los elementos de la muerte se desbordaban continuamente desde su cuerpo en rastros de humo. Asintió sonriendo hacia la Diosa del Destino antes de caminar hacia ella y preguntar, “Althea, era mucho más cercana cuando esto ocurre y cultivas en el edicto del destino. ¿Sabes quién es la persona con el Fragmento y dónde está?”

Althea, la Diosa del Destino, puso una ligera sonrisa y respondió, “debes conocer las características del Fragmento tanto como yo, mientras el portador no lo utilice, estará más allá de tu detección. No puedo obtener más información del portador del Fragmento de la que tú puedes”.

“Los portadores de los Fragmentos siempre pueden sentir nuestra presencia, pero nosotros sólo podemos sentirlos cuando ellos los utilizan. ¡Son una amenaza para nosotros dos Dioses Supremos del Epítome!” remarcó Nestor con sus cejas fruncidas. Se sentía bastante presionado.

“Así es la voluntad del Creador. Los Fragmentos existen para darle esperanza al mundo – la diminuta pero real oportunidad de abrumarnos. Creo que el Creador diseminó los Fragmentos para recordarnos que nosotros no somos irreemplazables”, dijo Althea con un tono y expresión neutrales.

Nestor asintió ligeramente y dijo, “haré todo lo que pueda para encontrar a esa persona. No permitiré que ningún ser que posea un Fragmento del Epítome de la Muerte viva”.

Althea sonrió, pero no hizo ningún comentario más sobre el tema. Sabía que haría exactamente lo mismo que Nestor estaba haciendo, encontrar y destruir al portador del Fragmento a cualquier costo, si ella descubría que alguien poseía un Fragmento del Edicto del Destino, esto para asegurarse de que ella permanecería como ‘la’ Diosa del Destino.

Después de permanecer en silencio por un momento, Althea repentinamente preguntó, “escuche que el Señor de la Ciudad, Hill de tu Ciudad Witherbone ha desaparecido. ¿Es verdad?”

Nestor dejó salir un gruñido suave y respondió, “si no fuera por ti, ya habría acabado con ese chiquillo. Incluso nuestro amigo del Dominio de la Oscuridad lo habría hecho desde hace mucho tiempo en lugar de dejarlo ir. Su Dominio perdió a dos Señores y está en un verdadero desorden”.

Después de hacer una pequeña pausa, Nestor preguntó, “Althea, ¿es ese chiquillo realmente la llave para desbloquear Aethernia?”

“Lo es, en efecto. Es imposible quitar el sello de Aethernia sin él. El lugar está envuelto con cada energía conocida en este universo y por lo tanto ninguna energía de este lugar puede desbloquearlo”, respondió Althea afirmativamente. Continuó, “eso por eso, por lo que les pedí a todos ustedes que lo mantuvieran con vida. Pero, cuando se vuelva lo suficientemente fuerte – después de abrir Aethernia por nosotros, pueden hacerle lo que quieran. No escucharán ninguna objeción por mi parte”.

“Pero, Althea, ¿estás segura de que no estamos nutriendo a una serpiente en nuestro seno? Ese chiquillo cultiva la energía dejada atrás por ‘esa’ existencia y su fuerza se ha elevado a un ritmo increíble. ¡Estoy preocupado de que un día, se volverá tan fuerte que incluso nosotros doce no seremos capaces de derrotarlo!” dijo Nestor. Rastros de miedo podían verse en su rostro como si estuviera recordando un recuerdo extremadamente aterrador.

“No te preocupes, él nunca alcanzará las alturas de ‘esa’ existencia. Él existe sólo para desbloquear Aethernia. Una vez que cumpla su propósito, podrás hacer con él lo que quieras, no me importa”, Althea aseguró nuevamente. Hizo una pequeña pausa antes de instruir, “presta atención a la Franja, un enorme caos azotará a través de esa Tierra. Otros diez mil años han pasado y es tiempo para que sea limpiada de nuevo”.

Nestor asintió. Puso una ligera sonrisa y respondió, “he hecho los arreglos necesarios. Oh, cierto. Para entonces, si resulta que mis fuerzas chocan con las de los Dominios de la Luz y la Vida, por favor no nos detengas”.

“No podrían interesarme menos sus lastimeros conflictos. Hagan lo que quieran, mientras no arrastren a todo el Elysium a una guerra», dijo Althea con una apariencia bastante molesta antes de decir con calma, “por favor recuérdale a nuestro amigo del Dominio de la Oscuridad que no toque a ese chiquillo antes de que Aethernia sea liberada. Muy bien, dije todo lo que tenía que decir. ¡Adiós!”

Después de terminar esas palabras, la figura de Althea se difuminó gradualmente en el aire. Una suave brisa que soplaba fue el único rastro que quedó.

Nestor no abandonó esa área inmediatamente. Utilizando el elemento de la muerte que se desbordaba desde su cuerpo, alcanzó una enorme área del terreno a su alrededor y se tomó su tiempo para vigilar. Ocultó su poderosa aura y se convirtió en el más ordinario y común de los dioses de la muerte antes de finalmente seguir su camino.

***

Después de varios meses de hacer alboroto en las fronteras de varios Dominios, Han Hao finalmente regresó a la Franja. Tan pronto como escapó de Dagmar, volvió a reunir a cada uno de sus cazadores y les ordenó regresar a la Franja junto a él.

La aparición de Dagmar significaba que el ejército principal de la Alianza de Cazadores de Dioses llegaría pronto. Como Han Hao había completado sus objetivos que incluían extender un cierto rumor, sabía que era el tiempo de dispersarse y regresar a casa.

Además, a través de la lápida que estaba en su cuerpo, él sintió que Nestor, el Dios Supremo de la Muerte, se estaba acercando. La amenaza de la Alianza de Cazadores de Dioses no era nada comparada a él.

Han Hao podía sentir constantemente el aura de Nestor y su posición general, algo que incluso Hill y los otros a quienes se les dio la Marca Divina de Nestor no podían. En aquel entonces, Han Hao se había establecido en el Cañón Ronson, en la frontera del Dominio de la Muerte y no se aventuró más profundamente en el Dominio debido a que estaba preocupado por esa aterradora existencia quien estaba constantemente dentro de sus sentidos.

Aunque él no tenía de lo que era realmente la lápida, o que Nestor no podía sentir su localización cuando no la utilizaba, gracias a sus instintos de supervivencia, él trataba de mantenerse tan lejos de Nestor como fuera posible.

Poco después de regresar a la Franja, Han Hao fue con Scarlett quien había estado esperando ansiosamente por su regreso. No podía ser más emocional y deleitada cuando él apareció repentinamente ante ella. Si no fuera por el gran número de sus seguidores a su alrededor, se habría arrojado sobre él y lo habría abrazado.

Por alguna razón, él tuvo una sensación de alegría en su corazón al verla estando así de alegre. Sintió como si se estuviera reuniendo con Han Shuo o sus cinco hermanos.

“Ven, regresaremos a nuestra base y nos prepararemos para la guerra”, dijo a Han Hao.

“Me alegro de que estés bien, Han Hao. ¿Te encontraste con Dagmar?” preguntó Scarlett después de calmar su emoción.

“Si, lo hice”, respondió Han Hao directamente.

“Tú, ¡¿realmente te encontraste con Dagmar?!” Scarlett estaba asombrada. Exclamó, “¿entonces cómo es que pareces completamente ileso? Dagmar es el Superior de la Muerte, el gobernante de todos los cazadores de dioses del Dominio de la Muerte. Su, su poder…”

“Cultiva la energía de la muerte y por tanto no puede matarme”, respondió Han Hao. No le contó a Scarlett sobre la lápida, ya que él mismo no entendía el arma completamente.

Scarlett parecía perpleja, incapaz de entender por qué Dagmar no pudo asesinar a Han Hao sólo debido a que también cultivaba la energía de la muerte. Sin embargo, no le pregunto a Han Hao por aclaraciones, ya que él parecía indispuesto a hablar sobre ello. Ella decidió resumir su plan original mientras viajaban a su base.

Dentro del siguiente periodo de tiempo, ella hizo lo mejor posible para educar a Han Hao en cierto tema. A menudo, enviaba a sus seguidores lejos y enseñaba incansablemente a Han Hao en las relaciones románticas, tratando de adoctrinar su inocente y vacía mente.

Pero ella pronto descubrió que Han Hao no era un buen estudiante. Él no aprendía al escuchar a otros, sino a través de su propia experiencia y exploración.

A lo largo del viaje, aunque él había estado escuchando las enseñanzas de Scarlett, este no las aceptaba. Permanecía en silencio y no hacía ningún comentario. Lo más que haría era arrugar sus cejas.

Un día, los dos llegaron a una colina cubierta con frondosos pastos verdes y flores que dejaban salir suaves y refrescantes fragancias. Las nubes como el algodón blanco se movían lentamente con el suave viento. Era un lugar relajante y sereno, el más adecuado para ciertas actividades.

“Han Hao, ¿has escuchado todo lo que te he dicho? ¿No entendiste nada en absoluto?” preguntó suavemente Scarlett.

Él sacudió su cabeza y con un rostro en blanco, respondió, “no tengo idea de lo que has estado diciendo. Incluso si lo hiciera, no aceptaré simplemente así. Sólo aprendo algo al tocarlo, sentirlo y experimentarlo por mí mismo. Sólo tomaré lo que yo he sentido como verdadero, no por las palabras de otros”.

Scarlett quedó perdida de palabras por un momento. Preguntó, “¿qué quieres decir exactamente con tocar y sentir?”

“Como ese día – utilicé mi mano para tocar y utilice mi corazón para sentir”, respondió Han Hao con una ceja alzada. Él parecía pensar que la pregunta que ella hizo era tonta.

Cuando a ella se le recordó lo que Han Hao hizo ese día, sus mejillas inmediatamente se volvieron rojas y su corazón palpitaba. Tímidamente le dio un vistazo al Han Hao de apariencia seria y murmuró para sí misma, “este bastardo… ¿Entonces cómo es que funciona su cerebro? Entonces, ¿qué debería hacer? ¿Debería dejarlo explorar libremente mi cuerpo de nuevo?”

“Estás agitada. Eso no es bueno. Eso afectará el estado de tu reino y te hará incapaz de desempeñarte al máximo en la pelea. Deberías ser como yo y siempre estar en calma”, advirtió Han Hao.

Esas palabras de Han Hao habían enfurecido a Scarlett. Frunció el ceño y se quejó, “¡no creo que tú siempre estés en calma!” Después de eso ella reunió su voluntad y avanzó hacia él en contra de su nerviosismo.

Han Hao iba a decir que su corazón siempre estaba en calma como el agua tranquila, pero fue en ese momento que su mente se sacudió. Al parecer algo había despertado la lápida que estaba en su pecho y él estaba perdiendo el control sobre ella.

Scarlett estaba molesta con la actitud de Han Hao. Pensó, ‘¡no creo que no pueda sacudir tu corazón!’ Se volvió incluso más determinada mientras resistía su timidez y caminó hacia él.

Han Hao en ese momento tenía sus cejas fuertemente arrugadas y sus ojos púrpuras estaban destellando brillantemente. Era como si estuviera pensando en algo y no notará las acciones de Scarlett en absoluto. Ni siquiera la estaba mirando. Esto desesperó a Scarlett. Gruñó enfadada y dijo, “¡no creo que no tengas emociones en absoluto!”

Ella repentinamente abrió sus brazos, avanzó y fuertemente a Han Hao. Sus redondos y enormes pechos se convirtieron en esferas ovaladas mientras se presionaban con firmeza en contra del pecho de Han Hao.

Ella también movía sus manos alrededor de la espalda de Han Hao y sintió cuidadosamente los puntos de unión de las siete púas de hueso en su cuerpo. “¡Están, están conectados a la espina!…” Ella no pudo evitar exclamar eso suavemente después de descubrir eso.

Todo el tiempo, ella pensó que las siete púas de hueso eran sólo otra arma de Han Hao con puntos de unión especiales para que él las llevará en su espalda. Pero en ese momento, después de sentirlas con sus manos, descubrió que estas estaban conectadas a su carne y huesos. ¡Eran parte de su cuerpo!

El asombro de Scarlett continuó explorando la espalda de Han Hao con sus pequeñas manos. Frotaba suavemente su tierna piel en contra de la de Han Hao tratando de provocarlo.

‘¡No creo que no tengas ninguna reacción a esto!’ pensó ella antes de darle un vistazo rápido a Han Hao. Su rostro repentinamente se sacudió y exclamó, “Han Hao, ¿estás bien?”

Repentinamente, la lápida comenzó a emerger lentamente del pecho de Han Hao mientras una energía extraña emergía de su cuerpo, arrojando lejos a Scarlett. Las extrañas runas grabadas se separaron de la lápida como si fueran miles de aves siendo liberadas de sus jaulas. Estas se agitaron y bailaron alrededor de Han Hao. El elemento de la muerte a lo largo y ancho se arrastró a él y comenzaron a lanzarse salvajemente a su cuerpo.

Han Hao parecía estar en un aturdimiento. Observaba confundido las runas que lo orbitaban con sus cejas arrugadas. Después de vacilar por un momento, él extendió lentamente una mano y sujetó la lápida que flotaba justo frente a él. Acarició cuidadosamente los grabados con su pulgar.

Luego, de pronto, esas runas cripticas que se agitaban a su alrededor comenzaron a entrar en su cerebro a través de sus ojos. Él se sacudió e inmediatamente cerró sus ojos y permaneció de pie como si se hubiera fosilizado.