GDK – Capítulo 928

0

Capítulo 928: ¿Qué tan fuerte se ha vuelto?


Scarlett quizás había sido la única mujer entre los líderes de las facciones de cazadores de dioses en el Cañón Ronson, pero era tan viciosa y despiadada como los otros. Era infame por hacer planes en contra de otros. Pero desde que Han Hao salvó su vida, comenzó a tratarlo de una manera única. En lugar de hacer planes en contra de Han Hao, los haría para ayudarlo.

Por alguna razón, el adolescente inhumanamente despiadado era como un fuerte campo gravitacional que gradualmente la atrajo. Y mientras pasaba el tiempo, ella misma se encontró en lo profundo de su gravedad.

Si hubiera sido cualquier otra persona quien le dijera ‘déjame tocarte’ frente a sus seguidores, ella habría asesinado a esa persona inmediatamente. E incluso si ella no derrotaba a esa persona, haría planes para que esa persona muriera a cualquier costo.

Sin embargo, después de escuchar esas palabras de Han Hao, a pesar de que ella estaba muy avergonzada, no sentía ningún enojo. Incluso caminaba torpemente hacia él como lo había ordenado casi como si hubiera olvidado que muchos de sus seguidores todavía estaban en los alrededores.

Scarlett tenía un sonrojo a través de su rostro. Su cabeza estaba agachada, muy tímida para encontrarse con la mirada de Han Hao. Esta despiadada líder de una facción de cazadores de dioses quién era aclamada en el Cañón Ronson ahora era una dama tímida y asustadiza. Se sentía nerviosa y se paró en silencio ante él.

Mientras tanto, Han Hao parecía inseguro y perplejo. Los extraños y bizarros deseos que venían desde la profundidad de su corazón le habían causado que estuviera algo perdido. No entendía qué le estaba ocurriendo o por qué tenía semejantes ideas peculiares y desordenadas en su mente.

Han Hao quedó en blanco y vaciló, sin saber si debía actuar de acuerdo con esas ideas novedosas que afloraban en su mente.

“¿Qué están… esperando…?” Scarlett quien había estado de pie allí y espero por un largo tiempo. Sólo se puso más y más nerviosa cuando él la observó sin hacerle nada y por lo tanto rompió el silencio.

“Está bien”, respondió Han Hao en voz baja. Era como si las palabras de Scarlett hicieron que dejara de vacilar y finalmente extendió su mano y muy torpe y lentamente paso su palma en contra de la tersa y roja mejilla de Scarlett. En ese instante, la más extraña e inexplicable sensación que él nunca antes había percibido repentinamente fluyó en su corazón.

Los seguidores de Scarlett quienes habían viajado miles de millas con ella desde el Cañón Ronson, observaron a su líder, extremadamente anonadados. No podían creer en sus propios ojos cuando vieron a ese demonio quien los guiaba para cometer masacres y varias atrocidades, aquella que sólo sabía cómo ser despiadada, feroz e impenetrable, le estuviera permitiendo por voluntad a Han Hao que la acariciara. Era como si la Jefa que conocían se hubiera transformado en otra persona.

‘¿No me digas que ella nos trajo a todos a la Franja solo para… Solo para qué Han Hao pudiera tocarla? ¡¿Qué demonios está ocurriendo?!’

En el instante en que la piel de Han Hao hizo contacto con la de Scarlett, el cuerpo de esta tembló ligeramente. De alguna manera se sentía incómoda y quería mover su mejilla lejos de la helada palma y aun así, al mismo tiempo, sentía como si su rostro estuviera siendo arrastrado por una fuerza invisible. Ella se quedó de pie firme como una roca y le permitió a esa mano que acariciara su adorable rostro. Se sentía avergonzada, pero secretamente deleitada.

Gradualmente, parecía como si el tocar sus mejillas ya no satisfacía lo suficiente a Han Hao. Como si estuviera hechizado siguió el pensamiento que venía de su corazón y lentamente movió su mano hacia abajo a lo largo de su suave cuello blanco y hacia su abundante busto.

Scarlett se sacudió y su rostro se volvió todavía más rojo. Alarmada, pensó, ‘no estará pensando en hacer eso frente a toda esta gente, ¿cierto?’ Ella comenzó a temblar más y más violentamente y ya no podía mantener su calma. Repentinamente alzó su cabeza y observó a Han Hao.

Para su sorpresa, él tenía un rostro ausente. Sus cejas estaban ligeramente arrugadas como si estuviera pensando profundamente. Ella no pudo encontrar un rastro de lujuria en su rostro. Era como si no estuviera tocando a una belleza sobresaliente y fuera más bien un arma o una armadura. Se dedicaba solamente a explorar en lugar de hacer algo indecente.

‘¿Qué… Qué está pensando?’ Ella estaba confundida. No importaba que tan bueno fuera alguien ocultando sus emociones, en semejante situación, ningún hombre tendría posibilidad de ocultar todo rastro de sus deseos lujuriosos. Han Hao, sin embargo, parecía ser una excepción.

Mientras ella estaba meditando, la mano de Han Hao se había movido lentamente hacia abajo y suavemente sujeto su tierno y abundante pecho.

“¡Eh!” uno de los seguidores de Scarlett quien había estado observando desde la distancia no pudo contener más su asombro e involuntariamente dio un grito de incomodidad con su garganta.

Scarlett se sacudió y salió de sus pensamientos y repentinamente dio un paso hacia atrás, liberándose del malvado agarre de Han Hao.

Jadeaba pesadamente como si recién hubiera terminado un maratón. Hablo tartamudeando, “Han… Han Hao… Cómo… Cómo pudiste… “

“Extraño… Muy extraño…” Han Hao murmuró para él mismo mientras observaba su mano derecha que sintió a Scarlett. Tan pronto como coloco su mano en su pecho, él sintió una fuerte urgencia que repentinamente surgió desde su parte baja. Su corazón fue puesto a correr y su mente fue enviada al caos desde la calma absoluta que siempre mantenía. El pequeño esqueleto también estaba asombrado porque al parecer había ganado un nuevo hueso. Pero antes de que pudiera experimentar cuidadosamente la sensación, Scarlett se había retirado rápidamente.

El sorprendido Han Hao quedó en blanco por un momento antes de sacudir su cabeza como si tratara de alejar la extraña sensación de su mente. Observó a la mujer sonrojada y sobresaltada y con un rostro sin expresiones, dijo directamente, “bien. Es todo por hoy. Intentaremos eso la siguiente ocasión”.

Scarlett se avergonzó todavía más. Secretamente observó a sus extrañados seguidores, apretó sus dientes e interiormente maldijo, ‘¡sinvergüenza, cómo pudiste hacer eso frente a tantas personas! ¿No pudiste hacerlo en un lugar más aislado y privado? ¿Estás tratando de humillarme? ¡Qué irritante!’

“¿Han visto lo suficiente? ¡Retírense!” Scarlett le gritó furiosa a sus seguidores con luces asesinas en sus ojos, dirigiendo su resentimiento hacia ellos.

“¡En… Entendemos!” Esos seguidores aturdidos regresaron a sus sentidos y se extendieron rápidamente.

Después de que esos cazadores se retiraron y los dos estuvieron solos, ella tomó una respiración profunda para tratar de calmarse antes de preguntar, “¿qué es exactamente lo que quieres de mí?”

Han Hao quedó en blanco por un momento y la inexpresividad habitual que recién había restaurado se derrumbó nuevamente. Por alguna razón, él parecía no poder mantener su absoluta falta de sentimientos frente a ella. Después de pensar por un momento, sin tener idea exactamente de lo que le ocurría él arrugó sus cejas y respondió, “todavía no he pensado en eso”.

“¡¿Todavía no has pensado en eso?!” Scarlett estaba enfurecida. Gritó en su mente, ‘tocaste mi rostro e incluso mi pecho frente a tantas personas, ¡¿pero me dices que todavía no lo has pensado?!’

“Entonces dime, ¿soy tu mujer o no?” preguntó ella mientras trataba al máximo contener su enojo.

“Si”, respondió Han Hao directamente y sin ninguna vacilación. Pero antes de que ella pudiera sentirse feliz por ello, Han Hao añadió rápidamente, “ahora que estás en la Franja, eres mía, igual que Polo y los otros. Estas bajo mis órdenes. Cierto, necesito poner a los que has traído contigo a través de una ronda de entrenamiento”.

“¿Igual… igual que Polo?” Scarlett había escuchado antes de Polo. Dijo ansiosamente, “¿Cómo… Cómo podemos ser lo mismo? ¡Polo es hombre y yo una mujer! Además, justo hace un momento, tu…”

“Todos son iguales”, Han Hao puso un rostro recto y dijo despiadadamente, “ambos son mis subordinados. No hay diferencia”.

Después de escuchar esas palabras, Scarlett pasó de la furia a la humillación. Gritó, “Han Hao, ¿qué es exactamente lo que quieres? ¿Cómo puedes ser así? ¿Piensas que simplemente puedes jugar con mis sentimientos? ¡Si sólo me consideras como otra seguidora igual que Polo, entonces, entonces terminamos!”

Han Hao inmediatamente se sintió perdido y débil cuando ella se puso así. Se sintió como si hubiera hecho algo malo, pero no tenía idea de que era. Arrugó sus cejas y pensó en ello profundamente. Luego, se dio cuenta de algo – cuando se enfrentó a Polo, nunca tuvo estas ideas extrañas y apasionadas.

“Si, es un poco diferente…” Han Hao rascó su cabeza y murmuró, “eres mi mujer, así que eres mi mujer. Y Polo es un hombre, así que es mi hombre… ¿cierto?”

Scarlett estaba entre las lágrimas y las risas al escucharlo murmurar tonterías consigo mismo. “¿Huh? ¿Cómo puede Polo ser tu hombre? Tú realmente dices cosas sin sentido…”

Luego, repentinamente, Scarlett recordó algunas de las palabras que Han Shuo le dijo una vez, ‘Han Hao nunca ha intimado con el sexo opuesto. ¡Solía vivir y cultivar en un mundo inhumano y no sabe absolutamente nada sobre esa cosa!

Ella pareció haberse dado cuenta de algo. Pensó por un momento antes de preguntar, “Han Hao, ¿sabes lo que es una relación romántica?”

Él la observó confundido, sacudió su cabeza y respondió, “no lo sé, nunca he visto o escuchado sobre eso antes”.

Repentinamente, todo fue claro para Scarlett.

Resultaba que él no había sido insensible, tratando de humillarla o jugando con sus sentimientos – no tenía idea en absoluto de lo que estaba haciendo. Al parecer sus acciones hace unos momentos fueron simplemente por instinto.

Ella sentía como si hubiera encontrado un tesoro y ahora encontraba adorable esa mirada perdida y confundida de Han Hao. Estaba bastante sorprendida de que semejante hombre atractivo, despiadado e increíblemente poderoso nunca hubiera experimentado una relación romántica.

‘¡No me sorprende!’, pensó ella mientras sacudía su cabeza con una mueca. Lo había perdonado completamente por lo que había hecho y decidió tomar esta gema rara y llenar su cerebro vacío con su amor.

“¡Oh, no!” Cuando ella iba a comenzar a adoctrinarlo con sus ideales, el rostro de Han Hao repentinamente se sacudió y gritó con gravedad, “lleva a tus seguidores a la Franja. ¡Deja este lugar inmediatamente!”

“¿Qué está ocurriendo?” Scarlett se asustó un poco. Se dio cuenta de que algo andaba mal.

“¡Es Dagmar! Viene hacia acá. ¡Me he encontrado con él antes y reconozco su aura!” Han Hao tenía un rostro grave y le dijo a Scarlett, “deja este lugar inmediatamente. ¡Yo lo detendré!”

“¿Nuestro Superior?” Ella estaba alarmada y propuso ansiosamente, “¿por qué no corres y me dejas retrasarlo?”

“No puedes detenerlo, ni siquiera por un segundo”, él tenía un rostro helado e instruyó, “escúchame y márchate. No te preocupes, estaré bien. ¡No puede matarme!”

Scarlett observó a Han Hao por tres segundos antes de asentir con resolución y decir, “¡bien, me marcharé, pero debes vivir para verme nuevamente!” Luego de eso ella se marchó inmediatamente y gritó, “¡todos, vengan conmigo, debemos escapar!”

Sus seguidores quienes esperaban en las cercanías no sabían del peligro. La siguieron confundidos y se marcharon rápidamente.

Han Hao sujeto su lanza de hueso de tres metros y se quedó de pie en silencio, esperando la llegada de Dagmar.

Diez minutos después, el enmascarado Dagmar sentado en un trono de huesos blancos apareció repentinamente. Evidentemente, su objetivo era solamente Han Hao y no tomo acciones sobre Scarlett.

“Nos encontramos de nuevo, Han Hao”. Dagmar sentado en medio de su trono blanco en lo alto del cielo. Observaba arrogantemente a Han Hao, quien estaba tomando una postura hostil, con un rastro de asombro en sus ojos. Con una mueca siniestra, preguntó, ”oh, ¿estás pensando en pelear conmigo?

“Superior”, saludó Han Hao de forma indiferente.

“Han Hao, he sido generoso contigo. ¿Por qué me traicionaste por ese tipo Bryan?” Dagmar extendió sus manos que estaban ocultas bajo un par de mangas largas. Eran delgadas, de un blanco pálido y tenían uñas largas que se veían como ganchos. La energía de la muerte se acumulaba gradualmente alrededor de sus dedos y formaba hebras grises de humo flotante.

Han Hao miró a Dagmar con sus ojos helados como el hielo y sin ninguna confusión como la que mostró antes. Con una voz calmada, respondió, “mis disculpas, pero simplemente no posees la fuerza que pueda hacer que me incline”.

Dagmar se burló y dijo desdeñosamente, “pero ¿Bryan la tiene? ¿Qué puede darte? No olvides que eres un cazador y él no lo es. No importa dónde o cuándo tu identidad siempre será la de un cazador de dioses. Nunca te liberarás de esa cadena por el resto de tu vida. ¡La Alianza de Cazadores de Dioses es a donde perteneces!”

Han Hao asintió y dijo, “es cierto, no puedo cambiar mi identidad como un cazador de dioses. ¡Sin embargo, puedo cambiar mi estado y posición entre los cazadores!” Señaló a Dagmar con su lanza de hueso y anunció fríamente, “¡Superior, déjame decirte esto, un día, tarde o temprano, mandaré en la Alianza de Cazadores de Dioses y me convertiré en el maestro de todos los cazadores!”

“Que banal”, Dagmar se burló desdeñosamente. Su trono de huesos blancos repentinamente comenzó a caer, llevando consigo una abrumadora energía de la muerte. Sus manos, con un ligero humo verde que flotaba alrededor, repentinamente comenzaron a bailar. Rayos grises cayeron del cielo y los sonidos de zumbidos se hicieron eco.

“Me tomó decenas de miles de años ascender y convertirme en uno de los Superiores. ¿Quién crees que eres? ¡Cómo te atreves a soñar con gobernar a todos los cazadores!” ¡Hoy, tomaré de regreso todo lo que te he otorgado!” Dagmar tuvo suficiente de la charla y quería acabar con la conversación. Su trono de huesos blancos comenzó a disparar lanzas de hueso mientras él hablaba.

“¡No tienes nada que ver con cualquier cosa que tengo! Todo lo que me diste fue un título, un Jefe de los cazadores de dioses – ¡es tan insignificante que ni siquiera vale la pena mencionarse!” Una luz malvada destelló a través del ojo púrpura de demonio de Han Hao mientras las siete púas de hueso salían desde su espalda a velocidades asombrosas. Sin embargo, en lugar de atacar a Dagmar, quien estaba atacando desde el aire, las púas se alzaron en siete direcciones a su alrededor.

Siete energías distintas repentinamente se dispersaron desde cada púa y esto subsecuentemente fue seguido por los gritos de un incontable número de almas aprisionadas en esas púas. En ese momento, la energía de la muerte, mezclada con un poder que Dagmar no conocía, comenzó a emanar con pulsos como olas.

Al mismo tiempo, el pecho de Han Hao repentinamente se abultó y la lápida que había obtenido en el Inframundo salió de él. Se erigió instantáneamente ante él y se expandió en un enorme monumento.

Repentinamente, los intrincados y crípticos grabados en la lápida parecieron cobrar vida, separándose de la misma. Miles de inscripciones que parecían místicas comenzaron a agitarse alrededor de la estela, resonando con los chillidos miserables de esas almas que estaban aprisionadas en las siete púas de hueso.

Todo el elemento de la muerte dentro del radio de cientos de millas alrededor de Han Hao fue absorbido por la lápida en un instante. Incluso el elemento de la muerte que Dagmar un dios supremo había reunido a su alrededor fue drenado y tomado. El elemento de la muerte que había integrado a su ataque de alguna manera se había vuelto caótico y sentía que había perdido el control sobre este.

Luego, Han Hao, con la lanza de tres metros en su mano, repentinamente dejó salir un grito penetrante.

Una fluctuación de energía más intensa emano desde la lápida y está afecto directamente a la energía de la muerte en Dagmar. Se asombró al descubrir que la energía de la muerte en su cuerpo estaba escapando rápidamente y era succionada en la lápida bajo él.

“¡¿Qué demonios?! Dagmar observó la enorme lápida bajo él con incredulidad. La lápida que originalmente tenía sólo varias docenas de metros de altura había crecido y ahora era tan alta como una montaña, quizás esto causado al absorber todo el elemento de la muerte dentro del radio de cientos de millas.

Después de que la lápida creció, las anteriores inscripciones diminutas y densamente agrupadas en ella se volvieron visibles. De la nada, varios huesos blancos aparecieron bajo la lápida. Las corrientes de la energía de la muerte fluyeron alrededor de la lápida eran como venas en un cuerpo humano, ¡haciendo que se vieran muy misteriosas y extrañas!

La energía divina de la muerte en el cuerpo de Dagmar comenzó a ser arrastrada hacia la lápida. ¡La extraña fluctuación de energía generada por esta no sólo podía afectar al elemento de la muerte, también lo hacía con los cultivadores de esa energía!

El aterrado y alarmado Dagmar inmediatamente guardó el poder atacante que lanzó hacia Han Hao para recuperar la energía divina. Comenzó a hacer uso de cada esfuerzo para detener su energía de ser drenada.

Como él era un dios supremo, una vez que se rindió en atacar a Han Hao y concentró sus esfuerzos en resistir la influencia de la lápida, se las arregló para estabilizar la energía divina en su cuerpo y esta dejó de volar hacia ese lugar.

“¡Imposible, imposible!” Dagmar estaba jadeando pesadamente. Sus ojos, la única parte de su rostro que no estaba cubierta por su máscara, revelaron asombro y miedo. Ya no tenía una engreída y arrogante voz mientras hablaba, “¡no has alcanzado el reino del dios supremo, no es posible que poseas semejante poder tan aterrador!” No puedes ser Han Hao. ¿Quién eres?”

Han Hao en ese momento estaba de pie en la cima de la lápida. Incontables hebras de aire gris que fluían de los huesos blancos lo habían envuelto y la energía de la muerte que goteaba lo había sumergido. Parecía como si se hubiera vuelto parte de esa lápida.

Su voz sonó de la cima, “esta lápida puede afectar a todos aquellos que cultivan en la energía de la muerte sin excepción. ¡Quizás aparte del Dios Supremo de la Muerte, ningún otro cultivador de la energía de la muerte puede matarme, lo cual te incluye, Dagmar! ¡Incluso aunque te encuentras a un reino sobre mí, no puedes matarme!”

“¿Qué? ¿Qué demonios es esa cosa?” Dagmar estaba impactado. Creía en las palabras de Han Hao porque había experimentado de primera mano el poder de la lápida.

“¡Yo tampoco lo sé!” Han Hao hizo una pequeña pausa antes de continuar, “todavía tengo que aprender completamente su poder. ¡Pero cuando lo haga, cuando pueda desatar todo su poder, será tu final Dagmar!”

Después de terminar esas palabras, un enorme vórtice de la muerte se formó en la base de la lápida. El objeto gigantesco comenzó a desvanecerse desde el fondo mientras el vórtice se alzaba lentamente en el cielo. Y cuando la lápida fue engullida completamente, el torbellino colapsó sobre sí mismo. Un fuerte viento sopló de la nada y dispersó todo rastro del fenómeno.

La gran lápida, las siete púas de hueso y Han Hao se habían desvanecido.

Dagmar observó en blanco y abatido el suelo que había regresado a la normalidad. Después de un largo tiempo, finalmente, volvió a sus sentidos. Sacudió su cabeza mientras se decía a sí mismo, “no me sorprende… No me sorprende que no se incline a mis órdenes… ¡Resulta que se ha vuelto muy poderoso!”