GDK – Capítulo 915

0

Capítulo 915: Forzando una confesión.


Tan pronto como Han Shuo y Donna se alejaron, Dolores se acercó a Felder y susurro, “Patriarca, debería utilizar la Marca Divina que el Dios Supremo te entrego e informarle a Su Señoría que Bryan se encuentra aquí. ¡Quizás el Señor Oscuro podría descender aquí y acabar con él!”

Dolores mantuvo su voz muy baja como si temiera que Han Shuo quien había desaparecido en un bosque con Donna pudiera escucharlo.

Esos miembros de la Familia Lavers que anteriormente le habían rogado a Han Shuo para que perdonara sus vidas inmediatamente levantaron sus ojos después de escuchar la propuesta de Dolores y expresaron su aceptación, esperando que Felder invocara inmediatamente al Señor Supremo de la Oscuridad para que lo asesinara.

Felder arrugó sus cejas hacia Dolores y dijo enojado, “¿quieres que nosotros los Lavers seamos exterminados?”

Dolores fue tomado por sorpresa. Estaba sorprendido por la reacción de Felder a su propuesta y respondió apresuradamente, “¡no, Patriarca! No lo entiendo. ¿Por esto sería tan mala idea?”

Felder miró a los otros miembros de los Lavers quienes también estaban confundidos antes de gruñir y responder con una voz profunda, “si el Señor Oscuro quisiera a Bryan muerto, ¿piensas que habría salido con vida del Dominio de la Oscuridad?”

Dolores quedó todavía más asombrado. “Patriarca, ¿quieres decir que el Dios Supremo de la Oscuridad le permitió escapar? ¿Cómo es eso posible? Hofs y Wallace eran Señores en el Dominio de la Oscuridad. ¿Por qué el Dios Supremo de la Oscuridad le perdonó la vida a Bryan después de que asesinó a dos de los personajes de Su Dominio?”

Felder puso una mirada desdeñosa y respondió, “nunca has estado en presencia del Dios Supremo y nunca entenderás su poder. Aunque no sé por qué el Señor Oscuro no lo mató, tengo la certeza de que si Su Señoría quería, Bryan lo habría asesinado mucho antes de que pudiera salir de Su Dominio”.

Dolores estaba abrumado con la sorpresa y había quedado momentáneamente sin palabras ante esa bomba.

Después Felder dejó salir un gruñido helado y dijo, “es mejor que te des por vencido de siquiera tocarlo tan pronto como sea posible. Y hablando de Bryan, incluso deberíamos agradecerle por nuestro regreso al Dominio de la Oscuridad. Dada la condición y fuerza de nuestra familia, estoy muy lejos de estar calificado para ser el Señor de Hushveil. Supongo que la decisión del Dios Supremo tiene algo que ver con él…”

Dolores estaba abrumado con la sorpresa y parecía como si esa revelación fuera demasiado para que él la digiriera. Murmuró con incredulidad, “¡imposible, esto es imposible! ¿Por qué un Dios Supremo, uno de los seres más poderosos en el universo, piensa tanto en un personaje lamentable?”

“¿Cómo lo sabría?” Felder repentinamente miró al suelo, sacudió su cabeza y suspiró. Se lamentó, “si hubiera sabido que Bryan poseía semejantes poderes tan grandes, yo lo habría recibido personalmente el día en que entró por primera vez en la Residencia Lavers. ‘Suspiro’, en efecto, la visión a futuro de Donna está a años luz de ventaja sobre la nuestra. Si hubiera escuchado su consejo, quizás nuestra Casa Lavers no habría declinado y en su lugar se habría alzado meteóricamente”.

“Pa… Patriarca, sé ha… Se ha rendido… ¿En vengar la muerte del tío Avery?” preguntó Dolores tartamudeando después de vacilar por un tiempo.

“¿Venganza?” Felder le dio un vistazo al grueso bosque en el que Han Shuo y Donna habían entrado, antes de suspirar nuevamente. Giró nuevamente hacia Dolores y respondió, “Yarus, Agua Oscura, Roca Oscura, Hofs y Wallace – casi cada Señor de la Ciudad del Dominio de la Oscuridad y un puñado de dioses altos unieron sus fuerzas y trataron de asesinarlo. Pero al final, fallaron y costó que Hofs, Wallace y Larikson perdieran sus vidas. Así que dime, ¿cómo obtendríamos una venganza? ¿Quién entre nuestra Casa Lavers es capaz de eso?”

“Pero… Pero…” Dolores tenía palabras que decir pero fue ahogado por la brutal realidad.

Felder interrumpió y ordenó estrictamente, “es mejor que te des por vencido en esa idea tan pronto como sea posible. Cuando estemos en Ciudad Hushveil, céntrate en realizar tus tareas. Ni siquiera tengas fantasías sobre atacar a Bryan, o traerás la calamidad a nuestra Casa Lavers. ¡Recuerda eso de corazón!”

Dolores y los otros miembros de la Casa Lavers encontraron esa orden difícil de aceptar, pero su patriarca no les estaba dando espacio para una negativa. Asintieron y prometieron obedecer su orden.

*** Dentro de una gruesa jungla con una vegetación frondosa y exuberante donde el suelo estaba cubierto con hermosas flores que emanaban ligeras fragancias.

Entre esas flores se encontraba de pie una adorable belleza, sobresaliente y llamativa, vistiendo un ligero vestido púrpura que no ocultaba en absoluto las hermosas curvas en su cuerpo, ni sus largas y delgadas piernas. Había un diminuto rastro de pesar en sus mejillas blancas con un ligero sonrojo que podría invitar la simpatía de cualquiera.

De pie ante ella, Han Shuo sintió como si tuviera millones de palabras por decir, pero ninguna podía salir de su boca. Al final, dejó salir un largo suspiro y dijo, “ha pasado un tiempo, Donna”.

Ella giró sus brillantes ojos hacia él y lo miró torpemente por un momento. Ese jovencito que usualmente se mantenía oculto y llegó al Elysium con nada, se había convertido en uno de los personajes más sobresalientes en el mundo y poseía una enorme influencia.

No sólo era un Soberano en la tierra más conflictiva del Elysium, también peleó en contra de los más poderosos Señores del Dominio de la Oscuridad y escapó de su trampa. En sólo unas cuantas décadas, de un don nadie, se había convertido en uno de los seres más sobresalientes del Elysium. Su fuerza era tan sobresaliente que muchos de los Señores de los Dominios Divinos fueron intimidados por su nombre.

Incluso aunque Donna sabía que un día él eventualmente se alzaría hasta un gran éxito, la altura que había logrado hasta ese día todavía estaba más allá de su imaginación.

“Bryan, verdaderamente no esperaba que lograrás lo que tienes hasta este día”, dijo Donna con una sonrisa de alguna manera forzada. No era tan brillante y encantadora como él la recordaba.

Han Shuo miró torpemente por un momento, pensando en algo que hablar, antes de preguntar, “Donna, ¿cómo te ha ido?»

“Estamos regresando al Dominio de la Oscuridad. El Dios Supremo de la Oscuridad le ha entregado una Marca Divina a mi padre y le ordenó dirigir Ciudad Hushveil y ser el Señor de la Ciudad”, respondió Donna directamente.

“Oh, ya veo. Es grandioso que todos ustedes se hayan beneficiado de la muerte de Hofs, jaja. Cierto, ¿qué hay de la Ciudad de las Sombras? ¿Quién será el nuevo Señor de la Ciudad?” Han Shuo no esperaba que el Dios Supremo de la Oscuridad le entregará la posición a Felder.

“Andre de la Casa Sainte”, respondió Donna.

“¡Es maravilloso! Él es absolutamente adecuado para la posición. Aunque Wallace era capaz como Señor de la Ciudad, era muy intolerante ante la competencia y alejaba a los talentos de la ciudad, entorpeciendo que la ciudad creciera. ¡Estoy seguro de que bajo el manejo de Andre, la Ciudad de las Sombras será próspera!” remarcó Han Shuo sonriendo.

Donna arrugó sus largas y delgadas cejas ligeramente y lo observó intensamente sin decir una palabra. Eso hizo que él se sintiera realmente muy incómodo.

Por alguna razón, él se sentía bastante sofocado bajo su mirada. No tenía nada que ver con la fuerza. Era una mezcla de emociones como la culpa, un rastro de emoción y ansiedad.

Después de mantener silencio por un tiempo, ella tomó una respiración profunda, levantó sus grandes senos y su apretada ropa parecía como si fuera a romperse. Miró a Han Shuo con sus brillantes ojos sin pestañear. Como si hubiera reunido el coraje suficiente, finalmente, preguntó, “¿por qué lo mataste?”

Aunque ella no dijo su nombre, él supo instantáneamente a quien se estaba refiriendo.

De alguna manera entró en pánico y su corazón parecía estar latiendo incontrolablemente. Dijo muy frenéticamente, “ese tipo era un degenerado y no había hecho nada bueno en su vida. No te merecía. ¡Cómo tu amigo, no podía quedarme quieto y ver como tu futuro era destruido!”

Mientras hablaba, como si pensara que encontró una excusa, su tono pasó de ser frenético a recto.

Pero Donna siguió viéndolo con sus penetrantes ojos. Sólo lo miraba intensamente sin decir una palabra.

Por alguna razón, Han Shuo sintió como si ella pudiera ver a través de él. No se atrevía a mirarla a los ojos y evitaba su mirada.

Después de un largo, largo tiempo, una esquina de los labios de Donna de alzo para crear una media sonrisa y de alguna manera se burló mientras decía, “¡eres tan recto, Bryan! ¿En serio? ¿No lo mataste por razones personales? ¿Ninguna en absoluto?”

La mente de Han Shuo estaba congelada. Repentinamente recordó cómo se sintió después de asesinar al hijo de Larikson. Se sintió liberado y satisfecho, como si supiera que había asegurado algo que le pertenecía, previniendo que cayera en las manos de otro. En su mente inconsciente, lo había hecho para sí mismo.

“Leí tu mente, ¿no es así?” Donna se burló, “Bryan eras la persona más egoísta y todo lo que haces es para ti mismo. ¡Sabías de las terribles consecuencias para mí y mi familia si él era asesinado, y aun así lo hiciste! ¡No lo hiciste por mí, fue para ti mismo!”

“¿Pa… Para mí…?” Han Shuo murmuró y preguntó, “¿por qué? ¿Qué obtendría?”

“¡Debido a que en tu corazón, soy de tu propiedad! ¡Una que incluso cuando no la ocupas, no dejas que nadie la tenga!” Donna repentinamente avanzó, sujetó la solapa de Han Shuo y lo forzó a verla a los ojos. Con una mirada feroz y enfadada dijo, “¡habla! ¿Es lo que piensas?”

“Yo… No lo sé…” era la primera vez que él era tratado por una mujer de esa manera. De alguna manera estaba perdido y sintió que fue tomado con la guardia baja.

De pronto, sintió que su demonio infante estaba pateando y golpeando erráticamente, su estado en el Reino del Rompimiento del Cielo estaba inestable e incluso el yuan demoníaco en su cuerpo se volvió desordenado.

Él estaba asombrado y se dio cuenta de que toda esa situación con Donna de una forma inadvertida evolucionó en una barrera metal por no haber sido honesto consigo mismo. Una serie de pensamientos pasó rápidamente por su mente antes de que él repentinamente apretara sus dientes, abrazara a Donna y confesará, “¡sí! ¡Esos son exactamente mis pensamientos! ¡Eres mía y no dejaré que otros aparte de mí, pongan un dedo en mi mujer! ¡Soy egoísta y posesivo! ¿Qué vas a hacer?”

Las lágrimas repentinamente llenaron los ojos de ella. Donna regresó el abrazo con toda su fuerza, enterró su rostro en el amplio pecho de Han Shuo y comenzó a llorar. Había estado esperando escuchar esas palabras por mucho tiempo.