GDK – Capítulo 910

0

Capítulo 910: Reciprocidad


El cazador guio a Han Shuo por todo el camino hasta un lago bajo una cascada enorme y empinada. Pero antes de que se acercaran, un escuadrón de cazadores los interceptó. Eran liderados por un hombre que tenía una nariz con un rojo profundo. Grito de una manera grosera, “Lamb, ¿por qué estás aquí? ¡Tu jefa está ocupada discutiendo negocios y tú deberías estar patrullando!”

Aunque el tipo con la nariz roja le gritaba al cazador, sus ojos cambiaban repetidamente hacia Han Shuo. Como cazadores del Cañón Ronson, a pesar de que tenían diferentes jefes y diferentes facciones, los cazadores se conocían entre ellos. El tipo de la nariz roja podía decir que Han Shuo no era uno de ellos y por lo tanto era bastante cauteloso con él.

Lamb inclinó su cuerpo ligeramente y asumió una postura humilde. Respondió sonriendo, “por favor, notifícale a mi jefa que un invitado importante quiere reunirse con ella”.

El cazador de nariz roja arrugó sus cejas y dijo de una forma molesta, “¿escuchaste lo que dije? Tu jefa está en medio de una reunión importante. Todos los asuntos pueden esperar hasta que la reunión acabe. ¿No entiendes las reglas?”

Lamb quedó en blanco por un momento antes de girar hacia Han Shuo y decir impotente, “lo siento, pero tendremos que esperar. Creo que la reunión terminará pronto”.

Han Shuo arrugó sus cejas. Con un pensamiento, un demonio suyo salió volando en secreto y entró en la gran cueva bajo esta.

Vio que Scarlett y un número de líderes de facciones estaban teniendo una acalorada discusión. Parecían tener un desacuerdo sobre cuándo deberían atacar a sus presas. Estaban elevando su enojo y sus voces se volvían más feroces.

Después de que el demonio paso alrededor del sistema de cuevas y vigiló la situación, Han Shuo anunció con calma, “voy a entrar”.

“Pero…” Lamb se sorprendió de que Han Shuo quisiera irrumpir en la cueva. Trato ansiosamente de persuadirlo a que esperara, pero fue interrumpido.

“Colega ¿estás un poco sordo no es así? Voy a matarte si das otro jodido paso”, advirtió el tipo de la nariz roja con una voz poco amistosa después de cruzarse inmediatamente en el camino de Han Shuo.

Este alzó suavemente su mano izquierda y palmeo el hombro de ese cazador. ‘¡Crujido!’ el fuerte ruido de huesos partiéndose sonó desde cada pulgada de su cuerpo. Ese tipo tuvo espasmos mientras la sangre fluía desde sus orificios.

Luego, repentinamente, ‘¡salpicar!’ su cabeza explotó y su materia cerebral pintó la roca gris y plana de las cercanías como un arte abstracto.

“¡Enemigo! ¡Enemigo!” esos cazadores de pie detrás del tipo de la nariz roja gritaron con el máximo de sus fuerzas después de que su líder fue asesinado.

“¡¿Cómo, cómo pudiste?!” Lamb estaba aterrado y alarmado. No entendía por qué hizo algo tan temerario.

Han Shuo formo una sonrisa y le dijo, “¡no te preocupes, estarás bien!” Luego, Han Shuo se transformó en un rastro de sombras y se entrelazó entre el escuadrón de cazadores, masacrándolos en un instante. Continuó caminando perezosamente hacia la cascada.

“¡Enemigo! ¡Tenemos un intruso!”

“¡Enemigo fuera de la cueva! ¡Todo el mundo, reúnanse!”

Los gritos de pánico de los cazadores sonaron por todas partes y aquellos que habían estado ocultos alrededor de la cascada se apresuraron inmediatamente a la escena del crimen. Todos estos fueron asesinados sin esfuerzos por Han Shuo y sus almas divinas fueron recogidas por el Caldero de la Miríada de Demonios.

Lamb estaba aterrado. Se mantenía a una distancia segura de Han Shuo, temiendo que este repentinamente girara para atacarlo.

A pesar de ser extremadamente ruidosos en sus discusiones, esos líderes de facciones notaron la perturbación fuera de la cueva. Detuvieron su reunión y salieron para revisar que estaba ocurriendo.

Cuando salieron de la cascada, vieron que el suelo estaba completamente cubierto de cadáveres. Sus esqueletos y órganos habían sido completamente aplastados y despedazados por puro poder bruto y sus almas divinas se habían ido.

Y de pie, tranquilamente sobre los cuerpos de sus víctimas estaba Han Shuo, el asesino.

“¿Quién eres? ¿Qué quieres?” gritó uno de los líderes con una voz severa.

“Soy el Patriarca de la Casa Han. ¡Vine aquí para cosechar sus almas!” dijo Han Shuo casualmente mientras sonreía.

“¿Por qué, por qué harías eso? Nosotros no atacamos a la Casa Han cuando pasaron a través del Cañón Ronson. ¡No tenemos rencores entre nosotros!” El líder estaba asombrado y aterrado después de conocer la identidad de Han Shuo. Había escuchado una cosa o dos sobre su tremendo poder de los rumores que se originaban de Ciudad Whiterbone.

“No atacaron, no porque no querían, sí no por temor a Han Hao. De lo contrario, la Casa Han quizás ya estaría muerta”, explicó Han Shuo casualmente. Antes de que pudiera refutar, un enjambre de demonios apareció y se lanzó sobre los líderes de las facciones como una enorme ola oscura.

Han Shuo los había atacado no sólo para proporcionarle más energía al Caldero de la Miríada de Demonios. Quería tomar sus almas de dioses altos, borrar sus recuerdos y conciencia, convirtiéndolas en espíritus que pudieran ayudar a los miembros de su Casa Han a avanzar en su cultivación.

Esos líderes fueron inmovilizados rápidamente por el enorme enjambre de demonios. Nadie pudo poner resistencia o siquiera escapar. Su carne y sangre fueron devoradas rápidamente por los generales demonio. Incluso esos cazadores que habían estado flotando a cierta distancia de ellos fueron cazados y atacados.

En menos de cinco minutos, cada cazador dentro y alrededor de la cueva había sido asesinado por los demonios. Han Shuo capturó sus almas divinas y las almacenó en el caldero. Los recuerdos y conciencia de esos líderes habían sido borrados. Esas almas vacías contenían solamente la iluminación y el entendimiento de las fuerzas fundamentales.

Aparte de Han Shuo, sólo Scarlett y Lamb estaban de pie.

Cuando ella vio el cielo con el enjambre de demonios, sintió desesperación, pensando que estaba a punto de morir trágicamente. Pero cuando la amenazante nube oscura la alcanzó, pasó suavemente a su lado como si ella no estuviera allí. Ni un sólo demonio la atacó. Se sorprendió placenteramente e inmediatamente se dio cuenta de que fue perdonada por la manera en que ayudó a la Casa Han.

Un sentimiento de respeto se alzó en su corazón mientras sentía el aterrador poder de esos demonios a su alrededor. Repentinamente entendió por qué Han Hao poseía semejante poder tan misterioso y aterrador.

Momentos después, Han Shuo había terminado con su masacre y todos los demonios regresaron al caldero. Ya no había ninguna amenaza a su alrededor.

Fue en ese momento que él giró hacia Scarlett y preguntó sonriendo, “¿tú debes ser Scarlett?”

Ella de alguna manera se sorprendió al escuchar que él decía su nombre. Se inclinó respetuosamente ante Han Shuo y respondió humildemente, “sí, Señor, ¿cómo puedo ayudarlo?”

“Jaja, mi hijo me ha contado sobre ti, que has ayudado a mi Casa Han. Ocurre que pasaba a través del Cañón Ronson así que pensé en hacerte una visita y purgar el lugar de cierta porquería”, dijo Han Shuo de manera cordial.

Scarlett parecía de alguna manera sorprendida de que él, quien había aniquilado sin esfuerzos a cada líder de facción en el Cañón Ronson, pudiera hablar con ella tan educadamente. Ella preguntó respetuosamente, “este hijo tuyo, quien hablo de mí, ¿es…?”

“¡Es Han Hao! Lo conoces, ¿cierto?” respondió Han Shuo sonriendo.

Scarlett parecía extrañamente emocional cuando escucho ese nombre. Asintió de forma aturdida y respondió, “lo conozco, lo conozco…” hizo una pequeña pausa antes de murmurar, “debí haber esperado esto… No sólo se ven similares, incluso sus auras y conductas son bastante similares…”

“Han Hao se ha separado de la Alianza de Cazadores de Dioses. Es sólo cuestión de tiempo antes de que se vuelva enemigo del Superior de la Muerte. Escuche que tienes una relación muy buena con Han Hao. No quieres ser su enemigo, ¿cierto? ¿Por qué no te mudas a la Franja? ¡Sabes, él también se encuentra en ese lugar!” dijo Han Shuo. Se dio cuenta de algo por su lenguaje corporal.

Scarlett se aturdió todavía más y su rostro se puso un poco rojo. Emociones mezcladas de duda, emoción y sorpresa placentera podían verse en su rostro. Después de cambiar su mirada entre Han Shuo y el suelo por un tiempo, pregunto nerviosa y suavemente, “¿es una invitación tuya o de Han Hao?”

“Erm…” Han Shuo quedó en blanco por un momento antes de responder sonriendo, “puedes decir que es una invitación de ambos. Si no fuera por tu ayuda, nuestra Casa Han quizás habría perecido en este Cañón. Han Hao y yo, estamos muy agradecidos con tu ayuda. Si te quedas en el Cañón Ronson, quizás llegará el día en que te conviertas en la enemiga de Han Hao. Es por eso por lo que esperamos que te separes de la Alianza de Cazadores de Dioses y te mudes a la Franja”.

“¡Si Han Hao me quiere en la Franja, entonces estaré lista para ir!” dijo Scarlett sin ninguna vacilación, tan pronto como escuchó que esa era la intención de Han Hao, era como si lo hubiera decidido desde hace mucho tiempo.

Han Shuo se sintió alegre y muy sorprendido. No esperaba que su hijo pudiera hacer que Scarlett cayera tan profundamente enamorada de él como para estar dispuesta a abandonar todo lo que construyó en el Cañón Ronson y mudarse a la Franja.

Después de que todos los otros líderes del Cañón Ronson fueron asesinados, si ella se quedará, fácilmente podría tomar esas facciones sin líder y convertirse en la persona más poderosa del lugar. Pero Scarlett estaba dispuesta a dejarlo todo por Han Hao sin pensarlo. Han Shuo estaba bastante sorprendido de eso.

Luego noto que aunque ella tenía un cuerpo voluptuoso, tenía dos cicatrices repulsivas en su rostro. Inmediatamente tuvo una idea.

“Scarlett, ven aquí. ¡Déjame quitarte esas cicatrices!” dijo Han Shuo.

Ella parecía como si no hubiera creído lo que escuchó. Lo miró y tartamudeo, “se… Se refiere… ¿Puede quitar… Las cicatrices en mi rostro…?”

“Por supuesto. Es bastante fácil”, respondió Han Shuo confiadamente como si pudiera tratar sus problemas sin ninguna dificultad.

Scarlett estaba emocionada. Si alguien más dijera esas palabras, ella quizás no las creería. Creía completamente en la habilidad de Han Shuo debido a que era bien conocido en cada esquina del Elysium por su milagroso arte de curación y por ser el maestro de la Farmacia Perla Celestial. Alegremente camino hacia él.