GDK – Capítulo 907

0

Capítulo 907: Transformación de la Miríada de Demonios


La consciencia de Han Shuo y toda su energía fueron transferidas al demonio infante. Su cuerpo físico que estaba sentado con las piernas cruzadas parecía haber envejecido en décadas en sólo unos segundos. Se quedó sin vigor y perdió su color.

El inyectar el demonio infante con la energía de los demonios era similar a impulsar la fuerza de su cuerpo demoníaco usando esa energía. Pero como el demonio infante y los demonios eran formas de vida bastante similares, el este podía utilizar y liberar la energía de los generales demonio mucho mejor de lo que podía su cuerpo demoníaco.

La ‘Transformación de la Miríada de Demonios’ que Han Shuo desplegó era una técnica demoníaca muy riesgosa. Antes de alcanzar el Reino del Rompimiento del Cielo, el demonio infante sería lastimado si era forzado a absorber la energía de los demonios. E incluso si alguien alcanzaba ese reino, pero no poseía un estado de reino estable, había la posibilidad de que pudiera fallar al purgar a los demonios del infante lo cual llevaría a serios daños a este.

Adicionalmente, cuando la técnica era desplegada, la consciencia, vitalidad y cada pequeña parte de su energía serían separados de su cuerpo físico, dejándolo completamente vulnerable.

Si Han Shuo no estuviera atrapado bajo más de cien capas de barreras y con un aterrador vórtice siendo dejado caer sobre él, no habría desplegado esta poderosa pero arriesgada técnica demoníaca.

“¡RUGIDO…!” El ensordecedor rugido de Han Shuo pulso a través de toda la Ciudad de la Glotonería. Muchos de los dioses que vivían en la Residencia Broadhurst con fuerzas por debajo del promedio fueron asesinados instantáneamente. Incluso aquellos que vivían cerca de la residencia sufrieron de estallidos de tímpanos, sangrado interno o heridas en el alma.

Yarus, Wallace y los otros quienes estaban sólo afuera de las barreras fueron los primeros en ser golpeados. Pero la mayoría de ellos tenían la fuerza de dioses altos, el destructivo rugido de Han Shuo no los lastimo. Sin embargo, sacudió enormemente sus almas.

“¿Qué demonios es eso?” gritó Hofs después de que su rostro se sacudió. Su atención fue movida.

Ralph, Wallace, Agua Oscura, Roca Oscura y los otros también fueron tomados totalmente por sorpresa. Sintieron el aura aterradora del demonio inmaterial flotando bajo las barreras.

Del grupo, solo Yarus permanecía tranquilo. Remarcó, “lo que sea, no necesitamos preocuparnos. Sólo concéntrense en inyectar su energía en el agujero negro y esa cosa será destruida”.

La calma de Yarus parecía ser contagiosa. Después de escuchar sus palabras, el grupo dejó su discusión inútil en pánico y continuo inyectando su energía de la oscuridad en el vórtice.

Mientras el grupo inyectaba el agujero negro con su energía de la oscuridad, el disco alrededor del agujero negro creció más y más, girando con más rapidez. El agujero negro también comenzó a descender lentamente.

Después de dejar salir el largo y destructivo rugido, el enorme y flotante Han Shuo que estaba de alguna manera entre el estado material y sin materia, aterrizó en el suelo detrás de donde estaba sentado su cuerpo. Este causó un temblor y sacudió a toda la Residencia Broadhurst.

Yarus pensó que ese enorme Han Shuo era sólo una alucinación que él produjo y no poseía ninguna amenaza. Sin embargo, cuando sintió el temblor, descubrió que ese ser colosal era muy real y su preocupación creció un poco.

Después de aterrizar en el suelo, Han Shuo se encogió ligeramente antes de por la fuerza saltar al cielo con un puño elevado al frente.

Un aura de puro poder salvaje emergió. El golpe era tan poderoso que Yarus y el grupo se sintieron aterrados a pesar de estar separados por más de cien capas de barreras.

‘¡Estallido…!’

De las ciento veinte barreras y sellos, unidos que fueron desplegados por Yarus, Agua Oscura, Roca Oscura y los otros, más de varias docenas fueron destruidas por ese golpe que contenía un poder que podía aplanar las montañas.

Más de un tercio de las barreras que atrapaban a Han Shuo fueron deshechas con sólo un golpe. Este, quien había aterrizado en el suelo de nuevo, sonrió burlonamente antes de lanzar otro golpe.

‘¡Estallido…! ‘

¡Más barreras fueron destruidas!

“¡Esto es malo! Inyecten toda la energía que puedan. ¡Debo hacer caer el agujero negro inmediatamente!” dijo Yarus cuyo rostro se sacudió. Sabía que si le daban la oportunidad a Han Shuo de lanzar otro golpe, todas las barreras restantes que lo detenían se derrumbarían. Si Han Shuo no seguía atrapado en la zona, el agujero negro podría no aterrizar con precisión en él para causarle el daño máximo.

Agua Oscura, Roca Oscura, Wallace y los otros estaban sorprendidos. Después de escuchar el grito de Yarus, inmediatamente fueron con todo y enviaron toda la energía de la oscuridad que podían hacia el agujero negro. Luego, repentinamente, este, que estaba descendiendo lentamente cayó sobre Han Shuo como si el cielo estuviera colapsando.

El Han Shuo de ese momento tenía más de varias docenas de altura, pero el agujero negro alimentado en conjunto por Yarus y los otros, era incluso más enorme. Su tamaño era más grande que el interior de las barreras y no había manera de que él pudiera esquivar.

Las ciento veinte barreras estaban hechas utilizando la energía divina de la oscuridad de Yarus y el grupo – el mismo tipo de energía que formaba el agujero negro. Por tanto, cuando el agujero negro hizo contacto con las barreras, no sólo no lo contuvo, la energía oscura de las barreras fluyó en el agujero negro y alimento su poder, volviéndolo más destructivo.

Antes de que Han Shuo pudiera lanzar su tercer golpe, el gigantesco agujero negro se estrelló sobre él y lo rodeo mientras estaba en su forma de demonio infante. El vórtice giratorio que contenía la energía divina de la oscuridad de Yarus y los otros inmediatamente comenzó a molerlo.

La gran cantidad de energía de la oscuridad cayó como enjambre sobre el infante inmaterial de Han Shuo que estaba lleno con cada demonio en su enorme cuerpo. En sólo instantes, su enorme cuerpo había sido despedazado en un millón de pedazos y este se volvió parte del disco del agujero negro.

Bajo la tremenda fuerza, incluso el espacio tiempo colapsó. Extraños brillos multicolores comenzaron a dispararse alrededor de la zona. Uno incluso podía ver el helado infinito de estrellas.

El agujero negro que fue desplegado por Yarus podía dañar no sólo los objetos físicos, también incluía a las cosas sin materia como las almas. La consciencia de Han Shuo y el demonio infante habían sido despedazadas en pedazos antes de rasgarlos nuevamente en partes incluso más pequeñas.

El agujero negro se fue tan rápido como llego. Un instante después de que el Han Shuo inmaterial fue despedazado y su consciencia pulverizada, el agujero dejó salir un destello y desapareció en una fisura espacio tiempo multicolor.

Todas las barreras desaparecieron y los brillos coloridos se desvanecieron. Ya no había nada en la zona.

Todo lo que quedaba era el cuerpo físico de Han Shuo, sentado inmóvil en el suelo. Sin el demonio infante, consciencia y energía, el cuerpo sin vida era pálido y seco.

Toda la energía del agujero había sido utilizada para pulverizar el demonio infante de Han Shuo y por tanto su cuerpo físico estaba ileso.

Yarus dejó salir un suspiro de alivio. Puso una sonrisa relajada y sonrió, “eso estuvo cerca. Este tipo era verdaderamente formidable. Si hubiera roto las barreras, el ataque de nuestro agujero negro habría sido inefectivo. De haber logrado escapar, nos hubiera causado un sin fin de problemas”.

“Hermano, ¿qué hay de su cuerpo? Todavía está intacto”, preguntó Larikson mientras señalaba el cuerpo físico de Han Shuo.

“No tiene energía y perdió su alma. Es como si estuviera destruido”, respondió Yarus antes de sacudir su cabeza y lamentarse, “que pena. Si este poderoso jovencito me hubiera servido, nuestro Dominio de la Oscuridad habría tenido un gran incremento en su fuerza. ‘Suspiro’…»

«Destruiré su cuerpo como una buena medida”, dijo Wallace después de limpiar el sudor frio de su frente con su manga. Luego comenzó a acercarse a ese cuerpo con cautela. Al parecer de todo el grupo, Wallace era quien más quería que Han Shuo muriera. Ni siquiera dejaría su cadáver entero.

“No te preocupes por eso, este tipo está completamente destruido. El agujero negro destroza todo, tanto los objetos materiales como los inmateriales. Su alma divina se ha convertido en millones de trozos”, dijo Yarus después de burlarse de Wallace. Encontró bastante absurdo que este tomará precauciones en contra del cadáver sin alma.

Wallace forzó una sonrisa avergonzada y respondió, “siempre es mejor ser precavido cuando se lidia con este chiquillo”.

Con el grupo observando, camino paso a paso hacia el cuerpo de Han Shuo. Cuando estaba a menos de cien metros y consideraba si debía lanzar un ataque a distancia, un salvaje y helado viento sopló de la nada.

Repentinamente, cientos de miles de hebras grises y fantasmales se reunieron rápidamente. La energía de los demonios que estaba esparcida por todos lados fluyó de regreso a donde estaba en un instante. El Han Shuo inmaterial que se había desvanecido sin dejar rastros reapareció en sólo un momento.

“¡Sorpresa, hijos de perra!” Han Shuo se rio en voz alta. Su enorme mano que era tan rápida como el rayo se disparó y sujeto al sobresaltado Wallace. ‘¡Aplastar!’ Han Shuo apretó su mano, aplastando cada hueso y órgano en el cuerpo de Wallace, exprimiendo su sangre.

En contra del ataque del agujero negro de Yarus, incluso Salas y Wasir quienes poseían las almas de dioses supremos no tenían posibilidades y serían reducidos a trozos. Sin embargo, la milagrosa consciencia de Han Shuo podía dividirse en cientos de miles de hebras. Incluso si era partida en un millón de pedazos, todavía podría reunirse y resultar ilesa.

No sólo su consciencia, incluso los miles de demonios estaban ilesos. En el instante en que fue envuelto por el agujero negro, Han Shuo dividió su consciencia en miles de hebras y las mezclo con el alma de los demonios antes de dispersarlos de inmediato, escapando así del ataque.

La Transformación de la Miríada de Demonios estaba formada básicamente por cientos de miles de hebras de consciencia y un enorme número de demonios. Por tanto, usar ese ataque para despedazar su alma era como golpear en el agua. Esto era un esfuerzo completamente inefectivo e inútil.