GDK – Capítulo 904

0

Capítulo 904: ¿Cómo podría terminar cuando todavía sigues con vida?


Hill y los patriarcas de los clanes se levantaron de sus asientos con miedo. Observaron con pánico a todas partes como si anticiparan que algo se mostraría.

Un viento helado sopló y la delgada capa que protegía la sala de reuniones se partió mientras explotaban las torres de energía que la alimentaban. Los destellantes cristales de energía estaban esparcidos por todas partes.

Cada defensa protegiendo la sala de reuniones se derrumbó al instante. Inmediatamente siguiendo a eso, una energía siniestra y despiadada fluyó en la cámara y desplazó a las otras energías elementales. Aquellos en la sala de reuniones quienes eran los personajes más influyentes y poderosos en Ciudad Witherbone sintieron escalofríos viajando por sus espinas. Eran incapaces de reunir las energías elementales para defenderse y atacar efectivamente.

Luego, finalmente, Han Shuo hizo su aparición. Caminó tranquilamente hacia esas personas que pertenecían a la élite de su sociedad como si estuviera dando un paseo en su propio patio.

“¿Qué?” El corazón de Hill se hundió. Con una voz bastante ansiosa, preguntó, “¿no te habías ido de la ciudad? ¿Por qué has regresado?”

Hill sabía que la fuerza de Han Shuo sobrepasaba por mucho a la suya y a la de cualquier otro en la habitación incluso combinada. Le temía a cualquiera que hiciera una aparición al destruir inmediatamente cada defensa porque seguramente no estaba allí para hacer amigos.

“Bien, excelente, todo mundo está aquí. Esto me ahorrará el tener que dar viajes extra”, Han Shuo se echó a reír sombríamente después de ver los rostros de los reunidos en la sala y observar que todos esos que habían sido nombrados por Dagassi como los conspiradores en contra de la Casa Han estaban presentes.

“Bryan, ¿qué demonios quieres? ¿Qué el asunto no se arregló ya? ¿Qué más quieres?” Los ojos de Hill eran vacilantes. Tenía un sentimiento inquietante de que no sería tan afortunado en esta ocasión.

“¿Cómo podría terminar cuando todavía sigues con vida?”, remarcó Han Shuo con una risa helada. Luego, cuando el rostro de Hill se sacudió, Han Shuo calmadamente lanzó sus ataques. La Llama Demoníaca Cían mejorada salió y las feroces y fantasmales llamas comenzaron a engullir el pecho del Señor de la Ciudad.

Con un pensamiento de su consciencia, cientos de generales demonios emergieron y enjambraron a todos los patriarcas de los clanes. Esas feroces criaturas sin cuerpo invadieron sus cuerpos y comenzaron a rasgar y devorar su carne y huesos.

Esos demonios que habían sido liberados por el Caldero de la Miríada de Demonios estaban hechos de las almas de dioses medios y dioses altos. De cincuenta a sesenta de ellos atacaban simultáneamente a una persona, tragando esa carne, huesos y materia cerebral. Estos abrumaron a sus objetivos en nada de tiempo.

Un solo demonio quizás no sería capaz de hacerle algún daño a esos patriarcas. Pero si eran docenas de ellos atacando al mismo tiempo, especialmente si eran demonios hechos con las almas de dioses altos, esos patriarcas no tendrían ninguna oportunidad. En sólo momentos, todos los patriarcas de los clanes principales en Ciudad Witherbone se convirtieron en cuerpos tambaleantes y sin vida.

Los demonios generales tenían la habilidad para evolucionar. Podrían mejorar sus fuerzas al devorar la carne, materia cerebral y médula. Si un demonio espíritu evolucionara hasta cierto nivel, podría ser refinado en una encarnación.

Comparado con la carne, materia cerebral y médula, las almas divinas eran el alimento más nutritivo para los demonios. Pero como las almas divinas podían ser convertidas en nuevos demonios, el Espíritu del Caldero los restringía y detenía para que no devoraran las almas de dioses altos.

Bajo el control del Espíritu del Caldero, varios cúmulos grisáceos volaron hacia el cuerpo de Han Shuo. Siguiendo a eso, los demonios regresaron al caldero.

Para ese momento, en la sala de reuniones, la única víctima que Han Shuo todavía debía matar era Hill quien estaba aullando y gritando de dolor. La Llama Demoníaca Cían mejorada ahora poseía un poder destructivo incluso más grande. La piel, carne e incluso el alma de Hill fueron cocinadas lentamente por las fantasmales llamas verdes. Las llamas verdes podían verse ardiendo dentro de sus ojos.

Mientras él chillaba y gritaba, Han Shuo extendió su mano derecha, hizo una garra y la puso sobre la cabeza del Señor de la Ciudad. Después cinco cuchillas se dispararon abruptamente desde las puntas de sus dedos.

Las cinco cuchillas pasaron a través del cráneo de Hill como un cuchillo caliente cortando mantequilla. Después de penetrar profundo en su cerebro, cinco hebras de energía rodearon el alma divina de Hill que estaba ardiendo. No sólo el Señor de la Ciudad no podía escapar, incluso perdió la habilidad de transmitir mensajes.

Las hebras de consciencia fluyeron a través de las cinco cuchillas e invadieron el alma de Hill. Han Shuo pronto localizo la Marca en una esquina del alma de Hill, emanando una poderosa aura de la muerte. Era incompatible con el alma divina de Hill y estaba liberando constantemente diminutas hebras de energía que estimulaban su alma.

Inmediatamente, Han Shuo se dio cuenta de que era la Marca Divina que el Dios Supremo de la Muerte había colocado en el alma del Señor de la Ciudad. Después de sentirla cuidadosamente por un momento, Han Shuo podía sentir una presencia desolada, antigua y poderosa.

Era obvio para él la función de esta Marca Divina. También supo que una vez que Hill fuera asesinado, el Dios Supremo de la Muerte inmediatamente sería alertado sobre todo lo ocurrido.

Han Shuo evadió cuidadosamente la marca del Dios Supremo y cavó profundamente en el alma del Señor de la Ciudad usando su conciencia en la forma de millones de hebras. Luego, de forma similar a como trato a Li Wei, comenzó a borrar las memorias de Hill. Pero en lugar de borrar selectivamente algunos recuerdos, él fue con todo y la barrió completamente. Después de que el alma divina fue borrada, ya no tenía ninguna conciencia propia o pensamiento. Han Shuo luego extrajo el alma del cuerpo de Hill y la almaceno en un contenedor especial.

Habiendo cultivado hasta semejante nivel en las artes demoníacas, su entendimiento del alma había sobrepasado por mucho al de cada dios en el Elysium, incluso aquellos quienes cultivaban en las energías de la vida, muerte y destino. Quizás incluso un Dios Supremo no podría realizar semejante operación tan intrincada con el alma.

Han Shuo había asesinado la conciencia de Hill, pero mantuvo su alma con vida para evitar recibir la ira del Dios Supremo de la Muerta. Llegó a una idea mientras viajaba de regreso a Ciudad Witherbone.

Con su conciencia erradicada, Hill no podría comunicarse con el Dios Supremo de la Muerte a través la Marca Divina. Y como su alma técnicamente seguía con vida, el Dios Supremo no sabría qué Hill era un cadáver.

Pero Han Shuo sabía que esto era una solución temporal. Tarde o temprano, las noticias sobre la muerte de Hill saldrían y para entonces, los otros Señores de la Ciudad en el Dominio de la Muerte le reportarían lo ocurrido al Dios Supremo de la Muerte. Era sólo cuestión de tiempo antes se enterará de este hecho.

Y un breve retraso era todo el tiempo que Han Shuo necesitaba. Se dirigiría al Dominio de la Oscuridad, acabaría con Wallace, Hofs y Larikson, para después marcharse. Para entonces, incluso si los Dioses Supremos de la Muerte y la Oscuridad quisieran matarlo por asesinar a sus enemigos, ya se habría retirado de sus territorios desde hace mucho.

Mientras Han Shuo observaba el alma divina de Hill almacenada dentro del contenedor especial, una bombilla se iluminó repentinamente sobre su cabeza. Tuvo una idea de cómo elevar rápidamente la fuerza de los miembros de su Casa Han.

Podría asesinar dioses altos, extraer sus almas divinas, destruir su conciencia y barrer cada recuerdo irrelevante para la cultivación. Después de eso, Emily y los otros podrían fusionarse con esas almas divinas sin conciencia y poseer la iluminación y conocimiento de los dioses altos en sus energías, ahorrándoles cientos sino que miles de años que necesitarían de otra manera.

Uno podría incrementar su energía divina y por tanto su fuerza, a través del poder de la fe, esencias divinas o al devorar la energía divina de otros cultivadores como lo hacían los cazadores de dioses, pero tarde o temprano la cultivación en el estado del reino era el verdadero obstáculo para hacer rompimientos. Sin ganar la iluminación suficiente y el entendimiento, ninguna cantidad de energía divina le permitiría a alguien ascender al siguiente reino y ganar una mayor fuerza.

Pero si alguien poseía el suficiente entendimiento y conocimiento, hacer rompimientos estaba básicamente garantizado mientras la energía divina pudiera acumularse lentamente con el tiempo.

Han Shuo pensó en esa idea cuidadosamente, examinando la factibilidad y los riesgos. Momentos después, Han Shuo estaba deleitado, ya que estaba seguro de que la idea tenía una viabilidad absoluta. Alzó su cabeza, rio alegremente y comenzó a fantasear en el futuro. ¡Casi podía ver a cada miembro de su Familia Han siendo orgullosos dioses altos!

Él quizás era la única persona en el universo con semejante conocimiento tan profundo y maestría hacia el alma, lo que le permitiría realizar semejante cosa tan antinatural.

Los patriarcas de cada clan mayor en la ciudad estaban a su alrededor como cuerpos sin vida. El Señor de la Ciudad, Hill tenía su conciencia borrada y su alma sin recuerdos era mantenida en un contenedor especial por Han Shuo como un espécimen viviente.

Este último no se quedó más tiempo en la Mansión del Señor de la Ciudad. Después de cometer los asesinatos, él dejó la escena del crimen tranquila y secretamente.

Luego de dejar la ciudad, comenzó a viajar hacia el Dominio de la Oscuridad a su máxima velocidad. Siete días después, apareció en la ciudad más poderosa en el Dominio de la Oscuridad – la Ciudad de la Glotonería.

Su objetivo era Larikson de la Casa Broadhurst. Era un dios alto de la destrucción en la etapa tardía y una vez había montado un ataque sorpresa sobre él junto a Felder.

Han Shuo sabía que Larikson nunca dejaría ir a los de su Casa Han o a él por haber asesinado a su hijo. Eso era evidente por su intento de exterminar a su Casa Han al asediar el Fuerte Lasberg. Para salvar a su clan de potenciales problemas futuros, él estaba determinado a eliminar a Larikson.

Al Inicio, Han Shuo pensó que con su fuerza, acabar con él sería pan comido. Pero cuando llegó a la Residencia Broadhurst, descubrió que no sería para nada tan sencillo como lo que había hecho en Ciudad Witherbone.

La barrera defensiva alrededor de la residencia era increíblemente compleja y fuerte. Una oscuridad eterna hecha de un intenso elemento de la oscuridad flotaba todo el tiempo sobre la residencia como una cubierta gigante.

Con un solo vistazo, Han Shuo podía decir que el Escudo de la Oscuridad que protegía la Residencia Broadhurst no pudo ser desplegado por un dios alto. También sintió vagamente la presencia de una energía de la oscuridad extremadamente poderosa dentro de la Residencia.

“Así que los rumores son correctos. Yarus, el Señor de la Ciudad de la Glotonería en efecto ha entrado en el reino del dios supremo”, Han Shuo murmuró para sí mismo mientras observaba la Residencia rodeada por la oscuridad.