GDK – Capítulo 903

0

Capítulo 903: Regreso a Ciudad Witherbone


Después de que la Casa Han se marchó, la Ciudad Witherbone se volvió ocupada por un tiempo. No estaban ocupados actualizando sus defensas o reparando los daños, en su lugar estaban ocupados expropiando las riquezas y los bienes de la Casa Kiaran.

El mundo era cruel y no perdonaba. La Casa Kiaran solía ser uno de los clanes mayores de la ciudad. Sin embargo, después de que su patriarca, Sha-t’o y cinco dioses altos fueron asesinados por Han Shuo y cientos de guardias fueron asesinados por la Casa Han, su fuerza e influencia tomó un descenso. Así de simple se fueron al fondo.

Con todos sus expertos principales ahora muertos, la Casa Kiaran era incapaz de proteger sus tremendos bienes. Los otros poderes de Ciudad Witherbone que codiciaban la riqueza de la Familia Kiaran comenzaron a saquear en el momento que la Casa Han se retiró.

Sha-t’o y la Casa Kiaran habían sido dedicados y diligentes en trabajar para Hill el Señor de la Ciudad. Hablando moralmente, este debió haber avanzado y prevenir que esos depredadores robaran a la Casa Kiaran.

¡Pero en realidad, él fue uno de los primeros en robarlos!

Usando su posición como Señor de la Ciudad, tomó la mayoría de los bienes y negocios de la Casa Kiaran, clamando que ese era su castigo por crearle a la ciudad semejante enemigo. Grandes cantidades de bienes de la Familia Kiaran fueron confiscados por Hill en sólo una noche.

Pero para mantener contentos a los otros clanes, él no tomó todo el botín para él mismo. Los intereses restantes de la Familia Kiaran fueron expropiados por esos clanes grandes y pequeños de Ciudad Witherbone:

Mientras Sha-t’o seguía con vida, los rivales y enemigos de la Casa Kiaran nunca se habían atrevido a tocar a los miembros de su clan. Pero inmediatamente después de su muerte, esas personas comenzaron a cazar a los miembros de la Casa Kiaran para obtener su venganza. Al parecer querían exterminarlos a todos.

Habiendo atestiguado a su patriarca, Sha-t’o siendo humillado hasta la muerte, los guardias divinos de la Casa Kiaran sentían que el clan fue marcado con la vergüenza y la desgracia. Muchos de ellos dejaron la Casa Kiaran y se unieron a otros clanes.

Ese clan mayor que había reinado en la ciudad por decenas de miles de años fue destruido prácticamente de la noche a la mañana.

Todos con el apellido ‘Kiaran’, sin importar si eran jóvenes o viejos fueron cazados por sus enemigos. Dentro de unos pocos días, su línea de sangre antigua casi fue exterminada. Sólo había unos pocos de ellos que todavía seguían en la ciudad.

Noventa por ciento de la Familia Kiaran fue asesinado en esa cacería. Pero había una persona a la que nadie se atrevía a tocar.

*** En el distrito noreste de la ciudad había un santuario dilapidado. Li Wei estaba sentada encogida en el suelo, mirando intensamente a la nada. Estaba abrazando una caja de cenizas mientras murmuraba palabras incoherentes.

A su lado se encontraba Dagassi. Tenía un rostro apesarado y suspiraba repetidamente mientras ataba el cabello desordenado de Li Wei.

Los pasados tres meses habían sido un absoluto infierno para ella. Observó a su padre Sha-t’o siendo despellejado vivo, sus hermanos, hermanas y primos asesinados despiadadamente, violados y esclavizados. Observó a su enorme y amorosa familia siendo destruida.

Después de haber atestiguado las incontables tragedias y un abrumador pesar, su mente había cedido ante la presión. La orgullosa y alegre heredera de la Familia Kiaran se había convertido en una chica con un golpe psicótico que murmuraba sola todo el día.

Aunque Li Wei era un miembro de la Familia Kiaran y era uno de los objetivos más fáciles para sus enemigos, fue perdonada debido a que muchos eran conscientes de su amistad con Bryan. Aunque su hermano y hermana fueron asesinados frente a ella, nadie se atrevió a lastimarla.

Todos aquellos que se encontraron con Han Shuo le habían advertido seriamente a sus clanes que nunca se atrevieran a lastimar a Li Wei. Temían que él pudiera buscar venganza sobre ellos. Sabían que si él lo quisiera, podría exterminarlos con un chasquido de sus dedos.

“’Suspiro’… Desearía poder soportar algo del dolor por ti…” Dagassi no pudo evitar suspirar nuevamente.

Una sombra se acercó en secreto y aterrizó en el santuario abandonado. Observó a Li Wei por un momento antes de dejar salir un largo suspiro y decir apesarado, “en la búsqueda de justicia, he cometido una injusticia con Li Wei…”

El rostro de Dagassi se sacudió y se alarmó. Inmediatamente se puso de pie y se puso entre el recién llegado y Li Wei. Pero después de identificar quien era el recién llegado, forzó una sonrisa y dijo, “¿por qué estás aquí?”

El plan original de Han Shuo era comenzar inmediatamente su masacre después de regresar a la ciudad, pero repentinamente pensó en Dagassi y Li Wei. Han Shuo todavía recordaba las firmas del alma de ambos. Dada su fuerza extraordinaria, no podría ser más sencillo localizarlos al sentir sus almas. Vaciló por un momento antes de decidir buscarlos primero.

El corazón de Han Shuo dolió cuando vio a la Li Wei de ahora quien había sido llevada a la locura. Aunque la Casa Kiaran y Sha-t’o habían traicionado a la Casa Han, ella era inocente. Ella incluso había tratado de ayudar a su clan. Aunque sus esfuerzos fueron inútiles, Han Shuo todavía lo consideraba un favor.

“¿Qué le ocurrió?” preguntó Han Shuo.

“El mundo no ha sido amable con ella. Después de haber visto tanto horror y sufrimiento junto a tanta agonía, su espíritu se derrumbó”, Dagassi suspiró antes de continuar, “cuando regrese a la Casa Kiaran, descubrí que mi maestro original había muerto. Nadie en la Casa Kiaran me prestó atención. Li Wei, sin embargo, fue amable conmigo. Bryan, ¿puedes, por favor, encontrar una manera de tratarla?”

Han Shuo pensó por un momento antes de responder, “puedo borrar algunos de sus recuerdos y hacer que olvide todo sobre la Casa Kiaran”, hizo una pequeña pausa antes de continuar, “un reinicio fresco, esa es la única solución en que puedo pensar, es todo lo que puedo hacer por ella”.

“Eso servirá, mientras pueda volver a ser feliz. No estará tan plagada con tanto dolor después de olvidar todo sobre la Casa Kiaran”, aceptó Dagassi después de asentir.

Han Shuo avanzó y presiono su mano en la nuca de Li Wei. Su consciencia envolvió su mente y cubrió gentilmente su alma. Luego, comenzó a fluir como telarañas hechas de hebras deslumbrantes e incorpóreas, buscando cada recuerdo relacionado con la Casa Kiaran. La consciencia de Han Shuo los cubría con sus hebras y los extinguía.

Si Sha-t’o, un dios alto de la muerte en la etapa tardía podía extraer recuerdos del alma de otra persona, entonces Han Shuo quien había alcanzado el Reino del Rompimiento del Cielo en las artes demoníacas podría hacerlo sin siquiera sudar. Tenía un entendimiento mucho más grande del alma y su consciencia era más que adecuada para el trabajo. Ese procedimiento quirúrgico de borrado de memoria hecho por Han Shuo no dejaría efectos secundarios.

Varios minutos después, Han Shuo tomo una respiración profunda y retiró su mano de Li Wei quien parecía haberse quedado profundamente dormida. Giró hacia Dagassi y le dijo, “cuando despierte, no recordará nada sobre la Casa Kiaran. No se queden aquí por más tiempo. Vayan a Ciudad Etérea en el Dominio del Espacio. Pueden buscar refugio en la Perla Celestial de la ciudad”.

Dagassi asintió y respondió, “sí, había estado pensando en dejar este lugar junto a ella. Ciudad Etérea en efecto parece un lugar decente”.

“Lo siento. Fui yo quien le causó todo este sufrimiento”, Han Shuo repentinamente bajó su cabeza y suspiró nuevamente. Se sentía responsable de destruir la vida de Li Wei.

Dagassi le dio unas palmaditas en el hombro y dijo, “no seas muy duro contigo mismo. Si alguien debe ser culpado, deberían ser Sha-t’o y los otros. Vi como trataban a tu Casa Han. No estuviste mal por impartirles justicia”.

Han Shuo se sintió un poco mejor después de escuchar las palabras de Dagassi. Lo pensó un poco antes de pedirle, “cierto, dime todo lo que sepas sobre eso y los nombres de aquellos que participaron en la opresión de mi Casa Han”.

Dagassi quedó en blanco por un momento. Repentinamente se dio cuenta de algo y su rostro se sacudió. “Bryan, ¿no viniste a la ciudad para buscarnos, sino para matar a Hill?”

Han Shuo asintió y dijo, “correcto. ¡Hill fue la mente maestra y no voy a dejarlo ir!”

“¡Pero él es el Señor de la Ciudad y su alma tiene la Marca dejada por el Dios Supremo de la Muerte! Si haces esto, puedes atraer la furia del Dios Supremo sobre ti y…” Daggasi se preocupó y quiso disuadir a Han Shuo de esa idea.

“Lo sé. No te preocupes, estaré bien”, Han Shuo se sintió conmovido. Estaba agradecido por haber hecho amigos en el Continente Profundo que genuinamente se preocupaban por él.

Viendo que Han Shuo seguía firme, el viejo dejó de tratar de disuadirlo. Forzó una sonrisa y sacudió su cabeza, remarcando, “en aquel entonces, cuando te encontré por primera vez en el Mundo Subterráneo del Continente Profundo, eras sólo un pequeño e insignificante nigromante. ¿Quién habría pensado que en sólo unas pocas centurias, te alzarías para ser tan prominente en el Elysium? Lo más destacable, pronto vas a provocar a un Dios Supremo… Si es verdad lo que dices – nunca sabrás lo que el futuro te depara”.

Cuando Han Shuo escuchó sus palabras, su mente automáticamente recordó el tiempo en que se aventuró al Mundo Subterráneo. En aquel entonces, él era simplemente un débil nigromante quien no era rival para Dagassi. Pero en sólo unos cuantos siglos, él había ascendido para ser un dios supremo e incluso estableció un poder que crecía rápidamente en el Elysium.

“Muy bien, hasta donde tengo entendido, aparte de Hill y Sha-t’o, también estaban…” el viejo lagarto comenzó a informar los nombres de aquellos que participaron en la opresión de la Casa Han.

“Deberías irte rápidamente al Dominio del Espacio junto a Li Wei. Ciudad Witherbone está por ser un desastre”, dijo Han Shuo cuyos ojos estaban brillando con luces frías como el hielo. Estaba listo para cometer un festín de carnicería.

“Ten cuidado” dijo el anciano cuando vio que Han Shuo estaba a punto de marcharse.

Este no respondió y se desvaneció de la vista de Dagassi en un instante. Era mucho más rápido y encubierto que marcharse al rasgar el espacio y tiempo.

*** En la Mansión del Señor de la Ciudad, Hill había invocado a los patriarcas de todos los clanes mayores. Estaban discutiendo quién debería ser el sucesor del Jefe del Tercer Cuerpo de guardias divinos que anteriormente le pertenecía a la Casa Kiaran.

Repentinamente, una helada energía siniestra rodeó la mansión del Señor de la Ciudad. Todos esos patriarcas en medio de la discusión se levantaron de sus asientos y miraron los alrededores con miedo.

Habían sentido la energía antes e inmediatamente se dieron cuenta de un hecho aterrador – ¡el Demonio había regresado!