GDK – Capítulo 901

0

Capítulo 901: Despellejado vivo


En ese momento, Sha-t’o no podría estar más arrepentido de lo que le hizo a la Casa Han. Enfrentándose a Han Shuo, un oponente con el que no tenía oportunidad de ganar, aparte de intentar poner excusas y esperar que él de alguna manera le creyera que todo eso fue un gigantesco malentendido, ese patriarca no tenía nada más que hacer.

Hill el Señor de Ciudad Witherbone sintió una resequedad en su boca mientras tragaba saliva. Su corazón estaba palpitando a un ritmo inusualmente alto – algo que no le había ocurrido en miles de años. Sabía por las reacciones involuntarias en su cuerpo que su miedo venía desde el fondo de su corazón. Temía que ese demonio de la Casa Han aplastara la Ciudad Witherbone y a él mismo.

Hill anteriormente fue informado por Sha-t’o de la aterradora fuerza de Han Shuo. Basado en su descripción, Hill había estimado que Han Shuo poseía la fuerza de un dios alto en la etapa tardía. Pensó que incluso si él no podía derrotar a Han Shuo por sí sólo, con la ayuda de Sha-t’o y quizás otros dioses altos de la ciudad, podrían hacerse cargo de su oponente sin gastar mucha energía.

Pero nunca en un millón de años espero que Han Shuo hubiera hecho otro rompimiento. Habiendo ascendido al Reino del Rompimiento del Cielo, la fuerza de este era mucho más grande que la de un dios alto en la etapa tardía.

Incluso Salas y Wasir, los Soberanos que habían reinado partes de la Franja por incontables años, no eran competencia en su contra. Él podría aplastar a un experto del nivel de Sha-t’o como una hormiga.

“Un malentendido, ¿eso dices?” Han Shuo inesperadamente había puesto una sonrisa. Sin embargo, Hill y Sha-t’o no se sintieron mejor después de ver esa sonrisa, eso sólo hizo que su cabello se erizara.

“Es realmente sólo un malentendido. Nosotros genuinamente queremos trabajar con la Casa Han. ¡Definitivamente no tenemos ninguna otra idea!” Hill estaba bastante nervioso mientras decía con una voz temblorosa, “quizás la Casa Kiaran ha sido carente en ciertos aspectos, pero esto definitivamente no es la intención de nuestra Ciudad Witherbone. Nosotros estamos cooperando sinceramente con tu clan. Incluso esta batalla fue iniciada por tu Casa Han. Yo vine aquí sólo para resolver la disputa. ¡No tengo nada que ver con esto!”

Cada guardia divino de la ciudad presente podía ver el nerviosismo y la humildad mostrada por Hill. Era como si su Señor de la Ciudad se hubiera convertido en un respetuoso sirviente.

“Es correcto. No sólo rescatamos a la Casa Han de Larikson y Hofs, incluso los albergamos en Ciudad Witherbone y les dimos la más cordial de las hospitalidades. Inexplicablemente asesinaron a muchos de los guardias de mi clan, pero vinimos aquí sólo para descubrir qué está ocurriendo. ¡Todo es un malentendido!” añadió Sha-t’o.

Con las cosas llegando hasta aquí, Sha-t’o y Hill entendieron que si pelearan, como los líderes del ejército rodeando a la Casa Han, serían a los primeros que asesinaría Han Shuo. Sintiendo la abrumadora fuerza que poseía, los dos dioses altos atormentaron sus cerebros para obtener algo para evitar la pelea.

“¡Despreciable!” gritó Emily furiosamente. Luego le dijo a Han Shuo, “Bryan, no escuches las tonterías que escupen estos bastardos viciosos y codiciosos. ¡Están aquí para exterminar a la Casa Han! ¡Si no hubieras llegado a tiempo, todos nosotros habríamos sido aniquilados!”

“Shifu, no hay nada que argumentar. ¡Vamos a matarlos!” Los ojos sedientos de sangre de Sanguis giraron hacia Sha-t’o antes de señalarlo con su espadón que brillaba con un color rojo sangre y decir, “ha insultado a Bollands y a cada uno de los de la Casa Han. ¡Vamos a despellejarlo vivo!”

“Como deseen”, respondió Han Shuo.

Luego, con un movimiento de su mano, la nube oscura que condenso con su intento asesino repentinamente bajó hacia el suelo y envolvió directamente a Sha-t’o. Han Shuo hizo otro gesto y el patriarca fue enviado a volar. Aterrizó frente a Sanguis, Gilbert y Bollands.

La nube oscura se convirtió en hebras de humo, que se introdujeron en el cuerpo de Sha-t’o como incontables gusanos diminutos y restringieron su energía divina. El patriarca notó que sus sentidos habían sido encantados y era incapaz de poner resistencia.

Hill y Sha-t’o los así llamados expertos, eran completamente impotentes en contra de Han Shuo. Este había inmovilizado al patriarca sin siquiera sudar.

El paralizado e inofensivo Sha-t’o ahora estaba tirado impotente entre Bollands, Sanguis y Gilbert. El anciano, quien una vez fue insultado y humillado por el patriarca, desenfundo fríamente una delgada y larga espada y avanzó.

Gilbert y Sanguis iban a participar en la muerte, pero cuando vieron la mirada helada en el rostro de Bollands mientras se acercaba al patriarca, pusieron una mueca siniestra y retrocedieron para disfrutar del espectáculo.

Bollands era tranquilo para todo el mundo. Podía soportar el insulto de Sha-t’o, pero eso no significaba que no le guardara rencor. Entre la Familia Han, él era conocido por su paciencia, su conducta despiadada y ser vengativo. Bollands podría no mostrarlo en la superficie, pero nunca olvido el insulto del patriarca. Sólo había estado esperando la oportunidad para obtener su venganza.

Sha-t’o observó en silencio mientras Bollands se le acercaba con su espada. Él ya no trataba de clamar que todo era un enorme malentendido porque sabía que ninguna cantidad de palabras podría alterar su destino. Como el patriarca de la Casa Kiaran, Sha-t’o no era alguien que le temiera a la muerte. Suspiro y miro al cielo con ojos desesperados, entendiendo lo inevitable.

“¡Hey, hey! ¡¿Qué estás tratando de hacer?!” gritaron los dioses altos de la Casa Kiaran cuando vieron a Bollands caminando hacia su patriarca quien fue capturado con vida de forma simple.

Esos dioses altos de la Casa Kiaran también sintieron el aura aterradora emanada por Han Shuo y sabían que no tenían oportunidad. Sin embargo, después de haber tenido un lavado de cerebro de parte de la Casa Kiaran por años, ponían el prestigio de su clan por encima de todo lo demás. Pensaron en dar pelea antes de que Sha-t’o fuera despellejado.

Los cinco dioses altos se vieron unos con otros a los ojos. Repentinamente chillaron en una voz y cargaron temerariamente hacia Han Shuo.

Para ese momento, había miles de ciudadanos de Ciudad Witherbone alrededor de la Casa Kiaran. Aparte de los guardias divinos de la Casa Kiaran y Hill, también había expertos de todos los clanes mayores quienes notaron la enorme perturbación.

Todos ellos podían decir que tan aterrador era Han Shuo por su aura. Después de llegar, simplemente se quedaron de pie en silencio en lugar de intentar dar ayuda. Nadie se atrevía a lanzar un ataque sobre Han Shuo quien estaba flotando encima de los miembros de su Casa Han.

De los miles de dioses presentes, sólo los cinco dioses altos de la Familia Kiaran lo atacaron. Estaban peleando por el prestigio que su Casa Kiaran había construido y hecho crecer en las pasadas decenas de miles de años.

Han Shuo giró sus helados ojos hacia esos cinco. Con un pensamiento, cinco de sus espadas voladoras salieron silbando desde su nuca. Volaron a través del cielo con un destello y aparecieron en los pechos de los cinco dioses altos.

Han Shuo tenía un control muy preciso sobre sus espadas voladoras. En lugar de volar a través de sus cuerpos y convertirlos en líquido, hizo que estas se detuvieran a medio camino entre sus pechos. Los cinco dioses altos muertos estaban suspendidos en medio del aire.

‘Goteo… goteo…’

La sangre caía lentamente desde los cinco cuerpos alzados en medio del aire. La multitud estaba tan callada que el sonido de la sangre goteando podía ser escuchada con claridad.

“¡¡AAAAHHHH!!”

Mientras todo el mundo tenía su atención en los cinco cadáveres de los dioses altos suspendidos en el aire, un grito que helaba la sangre sacudió a la multitud y muchos de ellos temblaron. Inmediatamente, la multitud giró alrededor hacia la fuente del sonido.

La persona dando esos alaridos era el patriarca de la Casa Kiaran – Sha-t’o.

Bollands había ignorado completamente a los cinco dioses altos y estaba completamente absorbido en su tarea. Usando la espada que Han Shuo hizo para él, cortó y abrió la piel en el pecho de Sha-t’o con una precisión quirúrgica – no lo suficientemente profundo como para matarlo inmediatamente y sólo lo suficiente para hacer el trabajo. Todavía llevando un rostro compuesto e indiferente, con sus manos desnudas, Bollands procedió tranquilamente a rasgar la piel en el pecho del patriarca.

Teniendo la piel arrancada dejando la carne expuesta, no era necesario decirlo, era una experiencia extremadamente dolorosa. Aparte de inmovilizar a Sha-t’o, con el fin de que saboreara el proceso tanto como fuera posible, Han Shuo también encanto los sentidos de Sha-t’o, elevando su sensibilidad en más de diez veces comparado a la normal.

En otras palabras, el dolor que Sha-t’o estaba sufriendo era diez pliegues más de lo que sentiría normalmente.

Por lo tanto, incluso el poderoso patriarca de la Casa Kiaran se derrumbó ante la tortura. Chillaba impotente ante un dolor y agonía absolutos.

Sha-t’o estaba entre los expertos más poderosos en Ciudad Witherbone. Pero hay estaba, totalmente impotente y siendo torturado inhumanamente ante la multitud, haciendo chillidos miserables y desesperados que hacían que la sangre de todos se helara.

Los miles de expertos de Ciudad Witherbone estaban observando. Algunos encontraron la vista demasiado horrible para soportar y bajaron sus cabezas. Algunos apretaron sus dientes y miraron con enojo a Han Shuo con sus ojos inyectados de sangre.

¡Sin embargo, nadie se atrevía a avanzar!

Después de todo, los cinco dioses altos de la Casa Kiaran que habían cargado hacia Han Shuo todavía estaban suspendidos en medio del aire. Su sangre todavía estaba goteando desde sus cadáveres.

¡Esta clase de intimidación era más convincente que cualquier palabra!

Muchos de los miembros de la Casa Kiaran que se habían apresurado para detener a Han Shuo y salvar a Sha-t’o inmediatamente se dieron por vencidos cuando vieron arriba y observaron los cuerpos de los dioses altos colgando en el cielo. Se tragaron su enojo y se contuvieron.

“¡Bryan, por favor, déjalo ir, te lo suplico!” se escuchó una fuerte voz llorosa. Li Wei, cuyo cabello estaba desarreglado, llegó al frente después de avanzar salvajemente a través de la multitud.

Ella una vez visitó la Residencia Han y muchos de la Familia Han la reconocían. Sabían que Han Shuo y Li Wei eran amigos cercanos. Durante la permanencia de la Casa Han en la Residencia Kiaran, Li Wei siempre había tratado de persuadir a Sha-t’o para que detuviera el maltrato de la Familia Han y mantuvieran sus relaciones amistosas.

Sin embargo, cegado por la codicia, el patriarca no se molestó en escuchar su opinión. Al final, cuando se cansó de ser fastidiado, envió a alguien para que encerrara a Li Wei. Fue hasta ese momento, después de que el patriarca fue capturado por Han Shuo, que uno de los guardias de la Casa Kiaran recordó la existencia de la chica. Pensando que ella podría aliviar la situación, él la liberó rápidamente de su confinamiento.

Bollands pauso su ejecución al momento en que Li Wei apareció. Giro hacia Han Shuo y lo miró con una mirada inquisitiva, esperando a su orden.

Este le dio un vistazo a Li Wei. Pensó sobre las cosas que su familia había sufrido en la Residencia Kiaran y le dijo fríamente a Bollands, “¡continua!”

Bollands asintió y continuó.

Sha-t’o nuevamente comenzó a chillar con una absoluta miseria. Cuando Li Wei escuchó de nuevo el terrible grito, sus ojos se pusieron en blanco y se desmayó.