GDK – Capítulo 898

0

Capítulo 898: Arrinconados


Dagassi había entregado claramente las palabras de Sha-t’o. La Casa Han debía entregar todos y cada uno de sus secretos a la Casa Kiaran dentro de sólo tres días. De lo contrario, serían exterminados.

Emily, Phoebe, Stratholme, Bollands, Sanguis, Gilbert y los otros miembros núcleo de la Familia Han se reunieron para discutir cómo responder a ese ultimátum. Todos ellos tenían rostros serios y sombríos.

Para ese momento, era obvio para Stratholme que el guardia desaparecido de la Casa Han debió haber sido secuestrado por la Casa Kiaran. De lo contrario, Sha-t’o no habría sabido de la existencia de las formaciones demoníacas de combate restantes.

Emily y Stratholme intercambiaron miradas. Ambos sabían que ya no era necesario ocultar el asunto. Stratholme le reveló al grupo la desaparición de uno de sus guardias antes de decir solemnemente, “parece ser que Sha-t’o debe haber aprendido algunos de los secretos de nuestro clan por ese guardia. De lo contrario, no habría demandado repentinamente que entregáramos todos nuestros secretos en sólo tres días”.

“He entrenado personalmente a cada uno de nuestros guardias y tengo una confianza absoluta de que no dirían ni una palabra”, remarcó Bollands confiadamente después de pensar por un momento.

Antes de que fueran reclutados por la Casa Han, los guardias habían pasado a través de una revisión de orígenes y toda clase de pruebas de personalidad. Luego de eso serían entrenados y templados mental y físicamente a través de varios métodos. Esos guardias colocarían los intereses de la Casa Han sobre su propia vida.

Y como prueba de ese hecho, el guardia de la Casa Han que fue secuestrado, no dijo nada a pesar de haber sido torturado. Él incluso había mordido su propia lengua. Así era la lealtad de un guardia de la Casa Han.

“Sha-t’o cultiva en la energía de la muerte. Como un dios alto en la etapa tardía, su dominio y entendimiento del alma está más allá de nuestra imaginación”. Fanny quien cultivaba en la energía de la muerte, explicó, “creo en la lealtad de los guardias de nuestra casa. Pero después de que una persona muere, sus recuerdos y alma no se desvanecen inmediatamente. Dada la fuerza de Sha-t’o, no debe ser difícil para él extraer alguna información de su alma”.

El grupo inmediatamente entendió lo que debió haber ocurrido después de escuchar la explicación de Fanny.

“Al parecer este será todo el tiempo que podremos comprar. Si él aprendió los secretos de nuestra casa del alma de ese guardia divino, entonces no nos dejara ir. No importa que hagamos, nuestra única manera de salir es muriendo”, dijo Emily después de suspirar con desesperación. Con las cosas llegando hasta ese punto, incluso la optimista Emily vio que no había esperanza de sobrevivir.

Bollands quien todavía llevaba el mismo rostro calmado e indiferente, con una voz firme y decisiva, propuso, “entonces no debemos esperar más. ¡Atacaremos esta noche y tomaremos tantas vidas como podamos!”

Bollands había estado muy tranquilo todo este tiempo. Fue él quien había estado evitando que Sanguis y Gilbert hicieran algo temerario. Había seguido la estrategia de Emily y Stratholme para comprar tanto tiempo como pudieran. Incluso soportó un insulto de Sha-t’o, pero sorprendentemente, también fue el primero en proponer un ataque suicida.

Sanguis y Gilbert quienes estaban preparados para hacer eso desde hace mucho tiempo tenían unas luces feroces que estallaron desde sus ojos. Parecían extrañamente emocionados después de escuchar las palabras del viejo.

Emily asintió con firmeza. Con una voz resuelta, dijo, “¡será esta noche! Daremos nuestras vidas para causar el mayor número de bajas en la Casa Kiaran. ¡La Casa Han quizás será aniquilada, pero no caeremos sin dar una pelea!” al parecer ella le estaba dando la bienvenida a la muerte con sus brazos abiertos.

Emily observó los rostros de todos aquellos reunidos antes de sonreír repentinamente y decir, “¡pero sabemos que no moriremos en vano! Bryan vengara nuestras muertes – será sólo cuestión de tiempo- ¡Él asesinara a todos aquellos que directa o indirectamente participaron en esto!”

“Vamos a dispersarnos y tomemos un descanso rápido. Nos reuniremos antes del amanecer y atacaremos a la vez”, dijo Bollands. Como el instructor que entrenó a cada uno de los guardias de la Casa Han, era el más capaz para coordinar el asalto, sobre todo el que la Casa Han estaba por realizar.

Esos miembros núcleo de la Casa Han se dispersaron en silencio para tomar la posibilidad de su último descanso. Luego de eso Bollands inmediatamente reunió a los capitanes de la Casa Han, informándoles sobre su plan y estrategia.

*** Mientras la Casa Han estaba preparándose silenciosamente, Sha-t’o, el patriarca de la Familia Kiaran fue con el Señor de Ciudad Witherbone a su mansión. Le reveló al Señor de la Ciudad, Hill, la información que extrajo del alma del guardia de la Casa Han.

Este se enojó mucho al inicio, pensando que no era necesario ser molestado con cada detalle sin importancia. Pero después de escuchar que Han Shuo había asesinado a muchos de los dioses altos de Larikson e incluso que forzó a este y Felder a que escaparan, su enojo se transformó en sorpresa. Puso un rostro serio y le dijo a Sha-t’o, “¡dime todo lo que sabes sobre ese tipo con detalles!”

Había muchos rumores sobre la Casa Han de la Ciudad de las Sombras que habían hecho su camino hasta los oídos de Sha-t’o y Hill. Sin embargo, los dos no eran personas que creerían en noticias sin verificar y no estaban conscientes de muchos de los secretos de Han Shuo. Por lo tanto, desde el inicio Sha-t’o y Hill no lo tomaron como una amenaza potencial.

Quizás no creerían en los rumores, pero tenían una confianza absoluta en los recuerdos del alma de ese guardia. Sha-t’o le explicó a Hill todos los secretos anteriormente desconocidos sobre Han Shuo. Ambos notaron la profunda alarma en los ojos del otro.

Hill tomó una respiración profunda mientras se agitaba intranquilo en su asiento hecho de huesos. Con una voz profunda, dijo, “a la Casa Han no se le debe permitir vivir. No sólo debemos asegurarnos de que todos mueran, necesitamos encontrar una manera de lanzar la culpa sobre alguien más. Maldita sea, resulta que ese tipo es más aterrador que los rumores que hay de él. ¡Si viene a Ciudad Witherbone y descubre la verdad, nuestra ciudad seguramente será debilitada!”

“Le di tres días a la Casa Han como fecha final y usaré este tiempo para arreglar las cosas. Aquellos de los otros Dominios están de camino aquí. Mientras planeemos cuidadosamente todo, es posible hacer que ellos sean el chivo expiatorio”, Sha-t’o reveló su traicionero plan.

“Bien, lo has hecho bien. ¡Cuándo todo acabe, serás bien recompensado!” dijo Hill con alegría. Estaba muy complacido con el desempeño de Sha-t’o hasta este momento.

Pero repentinamente, Hill arrugó sus cejas. Giro hacia un guardia divino que acababa de apresurarse a la habitación y con una voz molesta, preguntó, “¿por qué estás tan apurado?”

“¡Señor de la Ciudad, la Residencia Kiaran está en llamas! ¡Al parecer están bajo ataque!” respondió apresuradamente el guardia divino.

Sha-t’o había puesto una humilde sonrisa en su rostro después de ser alabado por Hill. Pero después de escuchar el reporte de emergencia, su rostro se congeló por un momento antes de transformarse instantáneamente en furia. Gritó, “¡cómo se atreven, como se atreven a atacarnos! ¡Voy a despedazar hasta el último de ellos!”

Luego, sin siquiera despedirse de Hill, Sha-t’o se marchó y se apresuró hacia la Residencia Kiaran.

Hill sabía que Sha-t’o estaba ansioso y por eso no se ofendió por su falta de modales. También se levantó de inmediato de su trono blanco y siguió al patriarca.

Esos guardias de Hill dentro de su mansión no estaban al tanto del ataque de la Residencia Kiaran. Cuando vieron a Sha-t’o atravesando apuradamente los corredores con Hill siguiéndolo por detrás, pensaron que este escapaba de su Señor. Habiendo malentendido la situación, algunos de ellos apuntaron sus armas divinas hacia el patriarca, esperando para interceptarlo.

«¡No disparen! ¡Déjenlo pasar!” gritó Hill tan pronto como vio a los guardias alzando sus armas. Su voz resonó a través de toda la mansión.

*** Al mismo tiempo, un extranjero extravagante acababa de entrar en Ciudad Witherbone a través de una de las puertas de la ciudad.

“¡Hey! ¡Detente jus… olvídalo!”

Han Shuo no se molestó en dejar que esos guardias revisaran su tablilla divina. Simplemente pasó rápidamente a través del registro como un destello. Esos guardias a cargo de la puerta de la ciudad estaban por perseguirlo, pero repentinamente vieron una enorme cantidad de monedas de cristal negro esparcidas por el suelo. Pretendieron que no vieron un intruso y rápidamente recogieron las monedas.

Después de entrar en la ciudad, Han Shuo tomó a un dios medio al azar de la calle y le coloco un saco de monedas de cristal negro en sus manos. Preguntó apresuradamente, “¿dónde está la Residencia Kiaran?”

El dios medio estaba molesto de que Han Shuo tirara de él de la nada. Estaba por comenzar a maldecir cuando sintió algo duro y pesado en sus manos. Cuando bajó su cabeza y miro, su rostro pasó del ceño fruncido a una sonrisa de oreja a oreja. Inmediatamente, señaló en la dirección y respondió rápidamente, “¡todo el camino rumbo al este!”

Tan pronto como terminó esas palabras, Han Shuo se desvaneció como si hubiera desaparecido de la existencia. Si no fuera por ese saco de monedas de cristal negro en sus manos, el dios medio habría pensado que estuvo alucinando debido a que Han Shuo se movía tan rápido que ni siquiera pudo verlo al marcharse.

*** En la Residencia Kiaran.

Tomando una completa ventaja del elemento sorpresa, la Casa Han se las arregló para destruir más de la mitad de las estructuras en la Residencia en poco tiempo. Muchos de los guardias de la Casa Kiaran que estaban cultivando, murieron antes de que pudieran reaccionar.

Con muchos de los dioses altos y guardias sin estar listo y fuera de sus posiciones, la Casa Han había sido imparable. Se dividieron a sí mismos en muchos grupos pequeños tomando formaciones de anillo para destruir y asesinar a todos y a todo lo que vieran. Esos guardias apurados y desordenados de la Casa Kiaran fueron aniquilados despiadadamente.

En menos de quince minutos, un centenar o más de los miembros del clan fueron masacrados Mientras tanto, los guardias de la Casa Han sólo sufrieron heridas serias.

Sin embargo, la marea pronto se volvió en su contra. Después de que un gran número de dioses altos de la Casa Kiaran fueron reunidos y cuando los guardias de Hill colocados alrededor de la residencia comenzaron sus contrataques, la Casa Han fue reprimida.

Como la Mansión del Señor de la Ciudad estaba relativamente cerca de la Residencia Kiaran, Sha-t’o, el patriarca de la Casa Kiaran, regreso pronto a su residencia. El Señor de la Ciudad también se mostró después del patriarca, luego de ver a dos dioses altos en la etapa tardía, cada miembro de la Casa Han entendió que su fin estaba cerca.