GDK – Capítulo 889

0

Capítulo 889: Han Shuo contra Wasir


Han Shuo no podía derrotar a Tyre, Logue y Wasir a la vez. Pero si sólo tenía que pelear con Wasir, él tenía la confianza de que podría ganar.

La Franja siempre había sido un lugar donde la persona con el puño más grande hacia las reglas. En ocasiones, en lugar de grandes argumentos inútiles, era mejor dejar que los puños hablaran. De cómo Han Shuo lo veía, Wasir no sólo era el más débil de los tres, también era el más molesto. Al pelear con él, podría demostrar que él poseía la fuerza para tomar el lugar de Salas en el Nexo y también para patear a Wasir.

Este no esperaba que Han Shuo lo retara a una pelea. Bajo las amenazantes miradas de este, Wasir paso de la arrogancia a la vacilación.

Pelear con él uno a uno no era para nada parecido a su plan. Antes de reunirse, Wasir, Tyre y Logue habían llegado al acuerdo de pelear en grupo en contra de Han Shuo. Pensaban que nunca podría ser capaz de escapar de ellos si unían sus fuerzas. Ese era el porqué Wasir le había hablado con semejante arrogancia.

Tyre, Logue y Wasir no eran nada cercanos. De hecho, siempre habían estado peleando unos con otros por una parte mayor de la Franja. Tyre parecía muy asombrado por escuchar que Han Shuo retaba a Wasir a un duelo sin siquiera pensarlo. Miró profundamente al primero por un segundo antes de hablar mientras reía, “jaja, hermano, en efecto estas llenó del espíritu heroico. ¡No me sorprende que te hayas establecido en la Franja en tan poco tiempo!”

Tyre no comentó el reto que este le lanzó a Wasir y no mostró intenciones de detener la situación.

Un pensamiento atravesó la mente de Logue. Giró hacia el vacilante Wasir y se burló, “jeje, Wasir, no le tienes miedo, ¿o sí?”

El último se enfadó porque entendió cuáles eran las intenciones de Tyre y Logue.

Esos dos no tenían una idea clara de la verdadera fuerza de Han Shuo. Aunque todos los Soberanos estuvieron presentes cuando él peleó con Salas, la batalla fue simplemente muy breve para decir algo con seguridad. Además, como Salas había estado peleando con Ossora antes de eso, no podían determinar la fuerza de Han Shuo sin un amplio margen de error.

Era debido a ese sustancial margen de inseguridad que Logue y Wasir no habían tomado ninguna acción apresurada y se marcharon directamente del Pandemonio. Esa también era la razón por la que los tres Soberanos no habían tomado acciones por tanto tiempo en contra del saqueo desenfrenado de Han Hao sobre los comerciantes del Nexo.

Los tres eran personajes pacientes. No tomaban ninguna acción apresurada cuando no tenían una certeza de su verdadera fuerza. Los tres Soberanos sólo lo habían invitado a reunirse después de que llegaron a un acuerdo donde los tres unirían fuerzas y acabarían con la vida de Han Shuo en este volcán extinto si este probaba ser terco al razonar con él.

Pero de escuchar repentinamente su reto a Wasir a una pelea, Tyre y Logue descubrieron que serían capaces de determinar la verdadera fuerza de Han Shuo sin arriesgarse a lastimarse ellos mismos, lo cual sería un evento incluso más fantástico.

Si demostraba una fuerza suprema, donde los tres no pudieran mantenerlo atrapado, Tyre y Logue podrían mantener su relación actual con él y no harían un enemigo poderoso de momento. Pero si él no era tan poderoso como pensaban, podrían entrar en la batalla sin ser notados y unirían manos con Wasir para asesinarlo.

No les tomo nada de tiempo descubrir que haciendo que Wasir y Han Shuo pelearán sería más benéfico para ellos que los tres uniendo fuerzas para atacar. Por tanto, Tyre no había tratado de detener la tensión, mientras Logue trataba de provocar a Wasir.

En su mente, este se reprendió a sí mismo por ser tan impulsivo mientras maldecía a los otros dos por su maldad. Con Han Shuo provocándolo, Wasir no sabía qué hacer.

‘Si acepto el reto, caeré justo en el plan de Tyre y Wasir. Si me niego, los otros podrían creer que tengo miedo de ese chiquillo y eso podría elevar su moral. ¡Grr!’ Wasir no sabía qué opción tomar, especialmente con Han Shuo burlándose de él.

Este último sabía exactamente que estaba en las mentes de Wasir, Tyre y Logue. Viendo que Wasir todavía vacilaba, Han Shuo añadió, “no te preocupes, no tenemos rencores entre nosotros, así que no vamos a pelear hasta la muerte. Jeje, considéralo un encuentro amistoso, si así lo quieres. Eso no debería ser un problema para ti, ¿verdad?”

Han Shuo no quería que este rechazara el reto y con Tyre y Logue alrededor, no quería pelear con Wasir hasta que uno de ellos muriera. Todo lo que quería era patearle el trasero de Wasir para demostrar su fuerza e ir a casa.

“Wasir, ¿qué pasa contigo hoy? ¡Eres mucho más tímido de lo habitual! ¿No escuchaste lo que Bryan dijo? ¿Por qué sigues preocupado? ¿Podría ser que tienes miedo de pelear con él? Jeje…” dijo Logue con una sonrisa provocadora.

Con las cosas llegando hasta ese punto, Wasir sabía que no podía evitar la pelea con Han Shuo. Maldijo silenciosamente a Tyre y Logue junto a todos sus ancestros antes de asentir y decir, “una pelea es lo que tendremos. No creo que poseas el poder para derrotar a Salas. ¡Sólo ganaste debido a que eres afortunado!”

Han Shuo estaba deleitado de escucharlo aceptar su reto. Comparado a Tyre y Logue, su fuerza y estado en el reino eran ligeramente más pobres. De los tres Soberanos, el trasero de Wasir era el más fácil de patear.

Luego, sin ninguna advertencia, Han Shuo extendió sus manos y las Cuchillas Demoníacas se dispararon desde las puntas de sus dedos. Las cuchillas increíblemente afiladas destellaban con brillos helados.

Después de avanzar al Reino del Rompimiento del Cielo, todas las técnicas demoníacas que él dominaba se habían fortalecido en conjunto. Reforzadas por la nueva forma del yuan demoníaco, las Cuchillas Demoníacas formadas eran incluso más duras y afiladas que un arma demoníaca común. Como las Cuchillas Demoníacas estaban conectadas a las puntas de sus dedos, podría extenderlas y encogerlas con libertad, dándole una ventaja única en el combate cercano.

Wasir cultivaba la energía del agua. Después de quedarse en el Pico Glacial por un largo tiempo, Wasir descifró y domino las otras formas de la energía del agua. La energía del agua manifestada como la energía del hielo tenía un sobresaliente poder defensivo y de ataque. Era la más adecuada para usarse en el combate cercano.

Era obvio por sus Cuchillas demoníacas que Han Shuo quería pelear con Wasir en un combate cercano. El primero no le temía a la fuerte defensa de Wasir. Eso mostraba que él tenía mucha confianza.

Sin embargo, en lugar de apreciarlo, Wasir lo considero como un insulto. Con Han Shuo eligiendo pelear con él en combate cercano causó el enfado de su rival. Gritó, “¡Chiquillo, lo estás pidiendo!”

Mientras Wasir hablaba, una gruesa capa de hielo lo rodeó. Bajo la iluminación del brillante sol, él parecía haberse transformado en un enorme y hermoso diamante destellante. Aunque él estaba dentro de la gruesa capa de hielo, de alguna manera, no afectaba sus movimientos. Sus dos manos podían moverse alrededor como si se encontraran en el aire vació.

Aunque su cuerpo estaba protegido por el duro y sólido hielo, sus extremidades no estaban congeladas y fluían como el agua. Wasir en efecto merecía ser llamado un dios supremo del agua. Su entendimiento de las dos diferentes pero igual de profundos lados del elemento del agua había alcanzado un nivel extremadamente profundo.

Cuando Han Shuo vio que estaba listo para la pelea, supo que había alcanzado su meta. No desperdició palabras con él. Han Shuo conocía toda clase de complicados y poderosos ataques de largo alcance, pero los dejo de lado por un combate cuerpo a cuerpo. Cargo hacia Wasir con su mayor velocidad.

Las heladas Cuchillas Demoníacas construidas en las puntas de sus dedos como su base, eran aterradoramente letales una vez que estaban llenas de yuan demoníaco.

‘¡Choque metálico!’ un agudo y claro sonido de golpe se escuchó cuando la Cuchilla Demoníaca en el dedo medio izquierdo de Han Shuo hizo contacto con el pecho de Wasir.

Este no esperaba que Han Shuo pudiera moverse tan rápido. Sólo vio un destello deslumbrante antes de que este estuviera justo frente a él. Mientras se movía para interceptar el ataque, su pecho había sido impactado.

‘¡Es más rápido que yo!’ concluyó Wasir.

Su maestría en la energía del agua en efecto era profunda. Aunque Han Shuo se las arregló para dar el primer golpe, el increíble filo no se las arregló para destruir esa gruesa capa de hielo que protegía al dios supremo. Sólo se las arregló para rasguñar algunos centímetros del hielo.

Aunque Wasir era un poco lento, todavía se las arregló para aterrizar un ataque sobre Han Shuo. Incrusto dos espadas hechas hielo en el pecho de este.

‘¡Choque metálico, choque metálico!’ una enorme fuerza emergió repentinamente desde el pecho de Han Shuo y Wasir fue enviado hacia atrás.

¡Los Soberanos Tyre, Logue y Ossora quienes estaban observando desde un lado, repentinamente abrieron sus ojos ampliamente y dieron un pequeño grito de incredulidad!

Podían ver con mucha claridad que Han Shuo no formó ninguna barrera defensiva alrededor de su cuerpo y no estaba vistiendo ninguna armadura divina. Había sólo un delgado traje oscuro de guerrero sobre su piel.

Eso significaba que el golpe de Wasir sobre el pecho de Han Shuo fue un ataque directo. No había nada para absorber o disipar la formidable fuerza, aparte de la piel y carne de Han Shuo.

Había toda clase de dioses que cultivaban toda clase de Fuerzas Fundamentales por todo el Elysium. Algunos de ellos poseían cuerpos extremadamente resistentes. Sin embargo, ellos nunca habían visto algún ser que pudiera resistir un ataque sin una barrera, armadura divina o alguna clase de medidas defensivas y lo hiciera sólo con la dureza más básica de su cuerpo.

¡Tyre y Logue estaban asombrados!

¡Tenían la certeza de que si ellos mismos tomaran el golpe de Wasir sin ninguna medida defensiva, solo con su cuerpo desnudo, serían heridos seriamente!

No había ningún conocimiento de que algún ser en el Elysium poseyera un cuerpo con semejante resistencia como para soportar directamente un golpe devastador sin sufrir alguna herida. Quizás incluso un Dios Supremo con el Epítome no podría hacerlo.

Tyre y Logue mostraron emociones mezcladas en sus ojos. Se sorprendieron más y más de Han Shuo.