GDK – Capítulo 887

0

Capítulo 887: La lista


Quincy y Chrison, las dos facciones de cazadores de dioses más poderosas en el Cañón Ronson habían sido destruidas. La muerte de esos dos significaba que aquellos que restaban en sus facciones pronto se disolverían. Esos líderes de facciones quienes se habían marchado antes ciertamente intentarían reclutarlos.

¡Después de esta batalla, ningún cazador de dioses en el Cañón Ronson buscaría pelea con la Casa Han!

La cima de la montaña que atravesaba las nubes estaba cubierta con cuerpos. Los guardias de la Casa Han, llevando rostros helados, volvieron a embarcar en la nave y se pararon firmes, listos para que se les dieran órdenes.

Fue en ese momento que Phoebe y Emily giraron su atención hacia Khitan y Scarlett. Emily fue hacia ellos sonriendo y dijo, “gracias por tu amable ayuda. ¡Si no fuera por tu recordatorio y advertencia, habríamos muerto en esta montaña!”

“De nada. Sólo hice lo que tenía que hacer”, respondió Scarlett cortésmente.

“Era mi deber. Sólo seguía las órdenes del Jefe”, respondió Khitan muy humildemente. Era muy diferente de cómo había hablado con Quincy y los otros. Incluso parecía extremadamente cauteloso.

“¿Es verdad que Han Hao se ha convertido en tu Jefe?” preguntó Emily con una ceja alzada.

Khitan estaba bastante confundido, ya que no podía entender por qué haría semejante pregunta. Quedó en blanco por un momento antes de contarle la verdad como era, “si, desde que el Jefe llegó al Cañón Ronson hace décadas, nos ha guiado en incontables expediciones alrededor de esta tierra. Después de unas décadas, bajo su liderazgo, nos convertimos en la facción más poderosa en el Cañón Ronson. Todos aquellos que han bloqueado nuestro camino han perdido en contra de nuestro Jefe. Si el Jefe estuviera todavía en el Cañón, Quincy y Chrison ni siquiera podría tratar de atacarlos”.

Emily puso un rostro de asombro. Entendía que una existencia que era temida por tantas facciones de cazadores de dioses debía ser un experto extraordinariamente poderoso. No esperaba que ese pequeño esqueleto guerrero tan peculiar que solía conocer, hubiera evolucionado a semejante nivel.

“¡Es tan increíble!” remarcó Lisa. En aquel entonces cuando ella todavía estudiaba en la Academia de Magia y Fuerza Babylon del Continente Profundo, ella había sido atacada por el pequeño esqueleto. Recordaba a la extraña criatura de necromancia mejor que nadie.

“No hay nada de que sorprenderse. Ese tipo se había vuelto muy fuerte desde hace mucho, es sólo que ustedes no lo sabían”, dijo Gilbert orgullosamente. Luego sonrió siniestramente y dijo, “no han estado junto al Maestro tan seguido y por tanto no saben qué tan traicionero es ese pequeño. ¡De regreso en el Bosque Oscuro, ha estado saqueando y robando junto al Maestro todos los días!”

Gilbert le había servido a Han Shuo por un largo tiempo. Con él atado a Han Shuo bajo un contrato de esclavitud, este no le ocultaba las cosas sobre ese aspecto. Por lo tanto, entendía la fuerza e inteligencia, actuales de Han Hao mejor que otros.

“Erm, entonces, ¿dónde está en este momento?” preguntó Phoebe quien deseaba saber más sobre el pequeño esqueleto.

“Mi Jefe actualmente está en la Franja”, respondió Khitan inmediatamente.

“Si ese pequeño está en la Franja, entonces el Maestro debe estar allí”, dijo Gilbert sonriendo.

“Necesitamos dejar pronto el Cañón Ronson. Lo demás puede esperar”, interrumpió Stratholme repentinamente. Sabía que la Casa Han todavía estaba en peligro y él estaba constantemente preocupado de que Hofs y Larikson los alcanzaran.

Con el recordatorio de Stratholme, Phoebe y Emily inmediatamente se dieron cuenta de que no tenían tiempo para conversar. Asintieron hacia Stratholme y Phoebe le agradeció a Khitan y Scarlett nuevamente, “gracias por su ayuda. Nosotros la Casa Han siempre recordaremos el favor que nos hicieron este día. Tenemos prisa y no podemos detenernos en el cañón. Hasta que nos volvamos a encontrar”.

“¡Hasta que nos volvamos a encontrar!” respondió Scarlett con una ligera sonrisa. Asintió hacia Khitan y se marchó.

Este también dio su despedida y les deseo buena suerte. Se marchó después de Scarlett para manejar ciertos asuntos que surgirían de las muertes de Quincy y Chrison.

Después de destruir a las dos facciones más grandes de cazadores de dioses y con la aterradora reputación de Han Hao, la Casa Han no se encontró con ninguna obstrucción en el resto de su viaje. Después de diez días, finalmente, pasaron a través del cañón y entraron en el territorio del Dominio de la Muerte.

Poco después de que la nave que llevaba a la Casa Han entro en el Dominio de la Muerte, sus perseguidores finalmente los alcanzaron.

Sin embargo, Hofs y Larikson sólo pudieron quedarse quietos y observarlos debido a que los guardias de varios clanes mayores del Dominio de la Muerte estaban presentes para escoltar a la Casa Han.

Hofs y Larikson estaban tan molestos que estaban por vomitar sangre. No importaba si tenían la fuerza para derrotar a esos guardias divinos que los escoltaban. Al tratar de herir a un ciudadano del Dominio de la Muerte, irían directamente en contra de las reglas establecidas por el Dios Supremo de la Oscuridad y ofenderían a dos Dioses Supremos.

Incluso aunque Hofs era el Señor de Ciudad Hushveil, incluso aunque Larikson fuera el segundo hombre más poderoso en la Ciudad de la Glotonería, no se atrevían a desobedecer las directivas de los Dioses Supremos. Sólo podían ver furiosos mientras la Casa Han se marchaba con los guardias divinos del Dominio de la Muerte.

Después de haber entrado a ese dominio y haber sido recibidos por sus aliados, la Casa Han finalmente estaban fuera de peligro y podían dejar salir un suspiro de alivio.

***La Ciudad de las Sombras, la Residencia Sainte.

El rostro de Wallace el Señor de la Ciudad se volvió más y más oscuro mientras escuchaba el reporte de la misión de Ralph. Cuando Ralph completo su relato, Wallace gritó, “¡inútiles! ¡Qué inútil montón de basura!”

“Perdóname, Señor de la Ciudad. ¡Hicimos lo mejor que pudimos!” Ralph se encogió de miedo y trato de buscar una excusa, “no esperaba que Hofs y Larikson no le causaran bajas a la Casa Han. También, no sabía que sus expertos llamados Sanguis y Bollands poseían las fuerzas de dioses altos…”

“¡Cállate!” ordenó Wallace. Tomó una respiración profunda y gradualmente se tranquilizó. Luego, dijo, “al parecer la Casa Han sabe del papel que jugué en este ataque. Con todos ellos ahora en el Dominio de la Muerte, no hay nada que pueda hacerles”.

“Mi, mi Señor, ese Bryan… Ha desaparecido por muchos años… Quizás ya esté muerto… y quizás no tengamos nada de qué preocuparnos…” dijo Ralph con inseguridad mientras le daba unas miradas rápidas a Wallace.

“¿Piensas que estoy preocupado por Bryan?” Wallace resopló y dijo, “Bryan en efecto es un joven talentoso. Es extraordinario que pueda poseer semejante fuerza y mente a tan temprana edad. Pero he visto a muchos jóvenes como él. Esa clase de persona, cuanto más brilla, muere más pronto. Incluso si regresa a la Ciudad de las Sombras, ¿qué? ¿Qué puede hacerme?”

“¿Entonces…?” Preguntó Ralph cautelosamente con una expresión confundida.

Wallace dejó salir un pequeño suspiro y frotó su cabeza como si estuviera teniendo un dolor en esta. “Aunque no estoy preocupado sobre ese jovencito, él es cercano a la hija de la Diosa del Destino. En aquel entonces, el Señor Oscuro me ordenó que tratara bien a Bryan. Es de esos dos personajes significativos de los que estoy preocupado…”

Después de escuchar esas palabras, el rostro de Ralph se sacudió. Para él, la Diosa del Destino y el Dios Supremo de la Oscuridad eran existencias más allá de su alcance. Él no conocía la relación entre Han Shuo y la hija de la Diosa del Destino y saber eso lo había impactado profundamente.

“Arregla una reunión con Larikson y Hofs por mí. Es tiempo para que tengamos una buena conversación”, instruyó Wallace después de pensar por un momento.

Ralph se retiró respetuosamente para arreglar inmediatamente una reunión secreta para Wallace.

Unos días después, Larikson, Hofs y Wallace se reunieron en el Fuerte Lasberg. Se habían reunido en la antigua Residencia Han.

Cuando Larikson y Hofs escucharon la revelación de Wallace, sintieron un tremendo dolor de cabeza. Maldijeron a Wallace en sus mentes, ‘¿qué demonios? ¡Cómo pudiste guardar este detalle importante hasta ahora! ¡Jódete!’

Era en la antigua Residencia Han que comenzaron a planear en contra de Han Shuo. Pero desafortunadamente para ellos, como ninguno de ellos era consciente de la condición actual de Han Shuo, la discusión no resultó en nada significativo. Los tres accedieron a unir fuerzas para asesinarlo a él y la Casa Han si trataban de regresar al Dominio de la Oscuridad.

Después de que la discusión terminó, Larikson y Hofs dejaron el Fuerte Lasberg. Wallace, sin embargo, no se retiro inmediatamente. Después de escuchar el recuento de los ataques de Larikson y Hofs sobre la Residencia Han, él se interesó enormemente en esas extrañas pero mortales formaciones demoníacas en esa residencia.

Wallace se quedó en el Fuerte Lasberg por más de un mes en un intento de estudiar cómo esos árboles y pilares de roca aparentemente ordinarios podrían tener semejantes usos tan milagrosos. Pero desafortunadamente para Wallace, no tenía un entendimiento en absoluto de las profundas artes demoníacas. Era comparable a un cavernícola tratando de descifrar el funcionamiento de un motor de cohete sin ningún entendimiento de la termodinámica. No hacía falta decirlo, su intento fue completamente inútil.

Después de más de un mes, Wallace no tenía más opción que rendirse en tratar de estudiar las formaciones demoníacas. Envió a sus hombres para que destruyeran cada parte de la Residencia Han y las formaciones demoníacas. También recobró el control del Fuerte Lasberg y este ya no le pertenecía a la Casa Han.

Wallace le dijo al público que Ciudad Hushveil era completamente responsable del ataque sobre el fuerte. Anunció públicamente que condenaba fuertemente sus acciones y atraparía a esos atacantes para que rindieran cuentas. Sin embargo, al parecer eran simplemente palabras vacías y él no tomó ninguna acción en contra de Ciudad Hushveil.

Algunos de los ciudadanos de la Ciudad de las Sombras que sabían la verdad, denunciaron a Wallace y la Casa Sainte por sus acciones. Le hicieron saber a todos que Wallace conspiró para forzar a que la Casa Han saliera de la Ciudad de las Sombras, disminuyendo la fuerza de la ciudad.

Después de regresar a la Ciudad de las Sombras y saber lo que le ocurrió a la Casa Han, Aobashi y Erebus estaban apesarados. Era claro para ambos que Wallace era parte de eso. Sin embargo, como subordinados suyos, no había mucho que pudieran hacer, sólo se quejaban de su enfado entre ellos.

Andre y Carmelita, sin embargo, no reaccionaron tan tranquilamente después de saber la verdad. Tuvieron una gran pelea con Wallace en la Residencia Sainte en los últimos días.

Incluso con sus propios miembros de la familia, él negó haber tenido cualquier participación en el ataque y lanzó toda su responsabilidad en Hofs y Larikson, clamando que era inocente. Pero Andre y Carmelita no eran tontos. Como miembros núcleo de la Casa Sainte, era fácil para ellos deducir el papel de Wallace en el ataque al tirar de algunos hilos.

Pero no importaba que tan significativo fuera el evento, mientras pasara el tiempo, este eventualmente se desvanecería de las memorias. Gradualmente, los ciudadanos de la Ciudad de las Sombras dejaron de discutirlo. Aparte de la Perla Celestial desapareciendo de la Ciudad, todo parecía haber regresado a la normalidad.

Pero Wallace sabía perfectamente que ahora existía otra barrera invisible entre él y Andre, Carmelita, Aobashi y Erebus debido a Han Shuo y la Casa Han. Sabía que esa barrera no se desvanecería con el paso del tiempo.

*** En el centro de la Tierra del Caos, el Nexo.

Han Shuo no tenía idea de lo ocurrido en la Ciudad de las Sombras a millones de millas. Él estaba centrado en resolver el gran reto puesto por los Soberanos Tyre, Logue y Wasir.

Estos enunciaron que aceptarían que él se uniera a su grupo como uno de los administradores del Nexo. Sin embargo, los tres Soberanos también establecieron que debían tomar el punto de vista de los cientos de miles de comerciantes. Mientras la mayoría de los comerciantes aceptaran a Han Shuo como uno de los dueños del Nexo, inmediatamente le entregarían las Tiendas del Soberano que anteriormente le pertenecían a Salas.

Han Shuo sabía a dónde querían llegar esos Soberanos. Los tres Soberanos eran infames en la Franja. Eran pocos, si no es que ninguno de los comerciantes en el Nexo se atreverían a ofenderlos. Con los tres tirando de los hilos detrás de escena, la mayoría de los comerciantes seguirían sus órdenes y votarían en contra de instalarlo como uno de los dueños del Nexo.

Han Shuo envió a sus hombres a vigilar. Descubrió que había sólo un 20% de los comerciantes que aceptaron que se uniera como un administrador y toda esa gente fue animada por Ossora. Un rango del veinte por ciento estaba por debajo de los estándares de Tyre, Logue y Wasir y Ossora no pudo hacer mucho. Han Shuo debía resolver ese problema por sí mismo.

Fue sólo hasta ese momento que Han Shuo se dio cuenta de que Tyre, Logue y Wasir no eran llamados Soberanos de la Franja por nada. Una gran mayoría de los comerciantes le temían a esos tres más que a él, y no se atrevían a desobedecer las órdenes secretas de estos para ir en su contra.

Han Shuo pasó varios días pensando en una solución dentro del Nexo. Luego, fue a una colina en las afueras del Nexo y dejó algunos mensajes.

Un día después, un hombre de apariencia cruel fue al mismo lugar donde estuvo. Después de observar el mensaje dejado por Han Shuo, se marchó silenciosamente.

Siete días después, dentro de una enorme cueva a miles de millas del Nexo, Han Hao recibió el mensaje de ese hombre.

Después de leerlo, Han Hao pensó silenciosamente por un momento antes de ordenar tranquilamente a uno de sus seguidores, “reúne a todos mis capitanes”.

“Como órdenes, Jefe”, el seguidor se marchó respetuosamente y llamó a los líderes de cada región.

Unos días después, todos los capitanes de Han Hao se reunieron en la cueva. El pequeño esqueleto sacó un pergamino y lo clavó en un muro antes de ordenar, “esta es una lista de los comerciantes del Nexo. Intercepten todos los bienes de esos en la lista antes de que puedan enviar sus suministros al Nexo. Pero recuerden, no deben asesinarlos. Si deben, maten a una o dos personas para intimidarlos”.

Polo puso una expresión asombrada y preguntó, “¿sólo saquear? ¿Por qué no matarlos?”

Han Hao miró a Polo y respondió con una voz indiferente, “si los matamos a todos, las cosas no terminaran bien”. El primero no explico mucho antes de hacer gestos con impaciencia a sus capitanes y decir, “vayan y lleven a cabo mi orden”.

Polo no hizo ninguna pregunta más. Asintió y se retiró con su grupo. Los otros capitanes también apuntaron los nombres de la lista y se fueron.

Siguiendo eso, los cazadores de dioses que usualmente se extendían en varias regiones de la Franja, repentinamente se reunieron cerca del Nexo y lo rodearon en secreto.

Como este era sólo un valle, muchos de los bienes vendidos en ese lugar eran importados. Incluso los venenos necesitaban suficientes órganos de bestias mágicas y otros materiales para ser producidos. Había toneladas y toneladas de suministros entregados al Nexo todos los días.

Fuera del Nexo, los comerciantes tenían sus propias formas para proteger sus bienes. Gastaban extraordinarias cantidades de recursos para contratar un enorme número de guardias, o quizás contrataban expertos cercanos a los Soberanos para proteger sus caravanas.

Incluso con todas esas precauciones, sus caravanas no estaban seguras al cien por ciento y los saqueos todavía ocurrían de vez en cuando. Sin embargo, usualmente, el saqueo no era tan extremo, ya que los Franjistas también necesitaban comprar bienes de los comerciantes en el Nexo. Sabían que si cruzaban la línea y causaban una carencia de suministros en el Nexo, los Soberanos intervendrían.

¡Pero las cosas parecían haber cambiado!

Por un mes entero, un gran número de caravanas que entregaban bienes al Nexo fueron saqueadas por un poder desconocido. Casi ningún comerciante podía conseguir sus bienes en el Nexo. Además, los saqueadores parecían extremadamente determinados. ¡No importaba cuantos guardias contratarán o si eran protegidos por los expertos de los Soberanos, todavía saquearían las caravanas de la misma manera!

Los bandidos eran relativamente buenos en sus actitudes. Mientras las víctimas no tratarán de pelear, los bandidos no serían tan violentos. Pero si trataban de resistirse, los bandidos no mostrarían la menor piedad.

Después de que dos caravanas fueron aniquiladas, todos los comerciantes habían aprendido de su conducta. Cuando se encontraban con esos feroces bandidos, se considerarían desafortunados y entregarían todos sus bienes sin resistirse.

Los comerciantes pensaban que ese poder desconocido debió haberse vuelto loco debido a que eran muy pobres y el saqueo extremo no duraría mucho. Sin los suficientes suministros para el Nexo, sería simplemente desastroso para la Franja.

¡Pero pronto descubrieron que estaban equivocados!

Pasó un mes, luego dos, tres… Y aun así ese poder desconocido todavía estaba presente en cada región que las caravanas tomaban para entrar en el Nexo, perturbando el orden en la Franja.

Después de un tiempo, notaron algo en común – ¡ninguno de esos comerciantes que apoyaron a Han Shuo en su toma del Nexo sufrieron de saqueos en sus caravanas!