GDK – Capítulo 877

0

Capítulo 877: Preparándose para la batalla


Unos pocos días después, los miembros núcleo de la Casa Han se volvieron a reunir en el mismo salón. Parecían incluso más estresados y sombríos que antes.

Los mensajeros que enviaron habían regresado a la Residencia Han, pero ninguno de ellos traía buenas noticias. Carmelita estaba en cultivación aislada y no pudo ser avisada. Andre había partido a Ciudad Agua Oscura diez días antes y todavía tenía que regresar.

Aobashi y Erebus estaban ejecutando una misión encubierta en una localización secreta. Nadie sabía si estaban en las fronteras de la Ciudad de las Sombras o no. Ninguno de los mensajeros pudo siquiera ver a los receptores.

Andre, Carmelita, Aobashi y Erebus, los cuatro expertos cercanos a la Casa Han se habían vuelto inalcanzables como si lo hubieran planeado por adelantado. Phoebe y los otros sintieron decepción y desesperación de que los cuatro hubieran desaparecido cuando la Casa Han necesitaba su ayuda.

“¡Esto no puede ser una simple coincidencia! ¡Es imposible que los cuatro de alguna forma no pudieran contactarse poco después de que Larikson entró a Ciudad Hushveil!” Phoebe apretó sus dientes y remarcó enfadada, “eran muy cercanos con Bryan cuando todavía estaba en la Ciudad de las Sombras. Especialmente Carmelita y Erebus, quienes no vivirían hasta este día si no fuera por él. ¡Pero resulta que son tan desconsiderados como para girar sus ojos cuando nosotros más necesitamos su ayuda!”

“Quizás no son ellos…” Stratholme llevaba un rostro oscuro mientras decía lentamente, “hay una persona que puede enviar a los cuatro lejos y prevenir que nuestros mensajes les lleguen…”

“¡Wallace!” exclamó Ayermike.

Stratholme asintió y dijo, “él es el hombre más poderoso en la ciudad. Solo él puede enviar a Aobashi, Erebus y Andre lejos de la Ciudad al mismo tiempo. Carmelita es su hija. Puede forzarla a entrar en un período de cultivación aislada”.

“Sí. Dada la relación de los cuatro con Bryan, vendrían en nuestra ayuda si supieran que estamos en peligro. ¡Debe ser Wallace quien es el arquitecto de esta situación! ¡No nos mataría él mismo, no ensuciará sus manos y en su lugar usará a Larikson y Hofs para hacer su trabajo sucio!” dijo Ayermike furioso.

“¡Qué despreciable! ¡Ya no puedo soportar a ese imbécil!” Gilbert propuso lleno de enojo, “¡deberíamos marchar a la Ciudad y asesinar a ese jodido estúpido!”

“No”, Stratholme sacudió su cabeza y dijo, “incluso si sabemos que es Wallace quien ha estado tirando de los hilos, no debemos hacerle nada. Ya tenemos problemas lidiando con Larikson y Hofs. Ahora no es momento de hacer otro enemigo poderoso”.

“Entonces, ¿qué deberíamos hacer?” Gilbert suspiró y preguntó de forma desanimada.

“Sólo tratemos de aguantar aquí tanto como podamos. He contactado con los clanes en los Dominios de la Muerte y Destrucción. Wallace nos quiere muertos, pero nuestros compañeros de negocios no, enviarán hombres al Fuerte Lasberg para ayudarnos a evacuar. Sólo necesitamos permanecer con vida hasta que estén aquí”, Emily forzó una sonrisa y consoló al grupo.

Durante los pasados años, la Perla Celestial había estado cooperando con algunos clanes en los Dominios de la Muerte y Destrucción, abriendo un enorme número de ramas de la farmacia en esos lugares. Cada grupo envuelto en la relación hizo una enorme cantidad de monedas de cristal. Era importante para esos clanes que la Casa Han permaneciera con vida para que las monedas de cristal siguieran fluyendo.

Por lo tanto, inmediatamente después de que esos clanes recibieron los mensajes de Emily sobre la situación de la Casa Han, respondieron diciendo que enviarían hombres a la Ciudad de las Sombras y los ayudarían a escapar e incluso ofrecerían refugio.

“¡Esas son grandes noticias!” Stratholme dijo, “entonces deberíamos empacar. Wallace nos quiere muertos a través de las manos de nuestros enemigos. No podemos vivir en la Ciudad de las Sombras por más tiempo. Cierto, deberíamos comenzar a transferir una porción de nuestros bienes fuera del Fuerte y comenzar a trabajar en las necesidades para nuestra partida”.

“Antes de que nuestros aliados estén aquí, estaremos en el Fuerte y resistiremos a nuestros enemigos. Pero no te preocupes, nuestro Patriarca ha puesto grandes esfuerzos en las defensas del Fuerte. Estas no pueden ser derrotadas fácilmente”, dijo Bollands.

“¡Entonces preparémonos para una batalla gloriosa!” dijo Sanguis.

El Fuerte Lasberg se volvió bullicioso con las actividades relacionadas con la construcción y defensa. Bajo el manejo de la Casa Han, cada esquina del Fuerte Lasberg ahora estaba cubierta con torres de energía, torres con cañones, barreras mortales y sellos. La ciudad anteriormente pobre, ahora era una fortaleza impresionante.

Usando una gran cantidad de monedas de cristal negro la Casa Han hizo que los débiles segmentos del fuerte se fortificaran con cristales de energía basados en barreras y armas. Los guardias del Quinto Cuerpo, los guardias más fuertes de la Ciudad de las Sombras, también equipados con las armas divinas de la mejor calidad, incrementaron más su letalidad. Sanguis y Bollands, las tropas más de élite en el Quinto Cuerpo, habían elevado sus fuerzas durante los pasados años.

Las tropas y trabajadores en la Casa Han seguían las órdenes que recibían y comenzaron a trabajar. Deslumbrantes torres de energía y cañones fueron removidos y vueltos a colocar. Los cañones de cristales de energía apuntaban al exterior hacia un campo extenso, esperando en silencio y listos para recibir en cualquier momento a los enemigos con el cálido abrazo de energías destructivas.

*** En una densa jungla a miles de millas del Fuerte Lasberg, estaba de pie Ralph el Jefe del Segundo Cuerpo. Reunidos alrededor de él estaban los guardias del Segundo Cuerpo. Llevaban rostros helados mientras escuchaban los objetivos de la misión.

“Todos deben saber para qué estamos aquí. A pesar de que no iniciaremos al ataque, necesitamos encargarnos de aquellos que logren escapar. La Casa Han ha amenazado severamente los intereses de la Casa Sainte. Bryan le ha lavado el cerebro a Aobashi y Erebus y no barrerán la Casa Han. Somos la única gente que queda quien puede hacer lo necesario”.

Ralph y los guardias de su Segundo Cuerpo iban a ocultarse en la posible ruta de escape para interceptar y asesinar a los miembros de la Casa Han que escaparan del Fuerte después de que Larikson y Hofs invadieran.

Ralph quien llevaba un rostro helado observaba a sus guardias antes de continuar, “aunque la Casa Han puede parecer que no hizo nada en los pasados años, de hecho, han estado trabajando en secreto con los clanes de los Dominios de la Muerte y Destrucción y se han vuelto más fuertes. ¡Si no los exterminamos ahora, quizás nosotros seamos lo que seremos exterminados en el futuro!”

“No se preocupe, mi Señor. La presencia del Quinto Cuerpo ha amenazado la posición de nuestro Segundo Cuerpo. ¡Los barreremos a ellos y la Casa Han de la Ciudad de las Sombras!” dijo despiadadamente uno de los guardias divinos. Hizo una pequeña pausa y vaciló un poco antes de continuar, “sin embargo, no hay ni una pista del paradero de ese tipo Bryan. Es un experto formidable. Si un día en el futuro descubre lo que hicimos, ¿qué nos ocurrirá?”

Muchos de los rostros se sacudieron cuando escucharon el nombre ‘Bryan’. Aunque Han Shuo había estado lejos de la Ciudad de las Sombras por muchos años, los ciudadanos y los guardias divinos no habían olvidado sus logros y acciones. En sus mentes, él era un experto sólo segundo antes el Señor de la Ciudad, Wallace. Han Shuo seguiría siendo una amenaza para ellos mientras siguiera con vida.

Ralph frunció el ceño ligeramente y refuto con una voz helada, “¿a qué deben temer? Nuestro Señor de la Ciudad es la existencia más poderosa en la Ciudad de las Sombras. ¡Incluso si Bryan descubre lo que haremos pronto, el Señor de la Ciudad nos protegerá! ¡No se preocupen, sin importar que, él nos cuidará!”

Aunque esos guardias todavía se sentían nerviosos incluso después de escuchar las palabras de Ralph, ya no expresaron sus preocupaciones. Conocían su temperamento muy bien y sabían de la fricción entre él y Han Shuo. No se atrevían a cuestionar sus palabras.

*** Del lado opuesto a la localización de Ralph, un ejército liderado por Larikson y Hofs estaba dirigiéndose en secreto al Fuerte Lasberg. Aunque la Casa Hofley había perdido a un gran número de expertos hace unos años, Hofs seguía siendo una figura respetada en Ciudad Hushveil. Quedaba un buen número de expertos que le servían. Después de años de reclutamiento, el número de guardias divinos bajo sus órdenes ahora estaba cerca del nivel antes del incidente.

Larikson quien en ese momento volaba al frente del ejército llevaba un rostro oscuro y sombrío. Su mente estaba llena constantemente con pensamientos de tomar venganza. Parecía como si la horrible escena del cadáver de su hijo lo había estado atormentando y abrumándolo a cada segundo del día.

‘¡Bryan, la Casa Han, la Casa Lavers, Donna, voy a matarlos a todos!’ pensaba Larikson mientras volaba hacia el Fuerte Lasberg.

Cuando las noticias de que el hijo de Larikson fue asesinado, Donna inmediatamente supo que fue Han Shuo quien lo hizo. Temiendo que el primero la culpara además de su clan si descubrían la verdad, ella fue con su padre y le contó todo. Felder ordenó decididamente que su clan escapara de la Ciudad de la Glotonería mientras Larikson estaba buscando como loco al asesino.

Después de descubrir la verdad, él activó a sus fuerzas para localizar y aniquilar a la Casa Lavers. Pero como Felder fue rápido para escapar, Larikson falló en hacerlo. La Casa Lavers parecía haberse desvanecido de los Dominios de la Muerte, Oscuridad y Destrucción. No pudo localizar a los miembros de la Familia Lavers sin importar dónde los busco.

Él culpaba a la Casa Lavers, Donna, Han Shuo y la Casa Han como los responsables de la muerte de su hijo y juro destruirlos. Habiendo sido incapaz de localizar a la Casa Lavers y a Han Shuo, giró su atención hacia la Casa Han en el Fuerte Lasberg.

Medio mes después, un grupo de vengadores guiado por Larikson y Hofs llegó ante el fuerte. No desperdiciaron ni una palabra y comenzaron a bombardear el Fuerte tan pronto como llegaron. ¡Planeaban arrasar el Fuerte a través de su poder abrumador!