GDK – Capítulo 872

0

Capítulo 872: Reparando el Pandemonio


Esos Franjistas que se reunieron alrededor del Valle se desvanecieron en sólo momentos. Habían atestiguado la batalla entre Salas y Ossora y vieron que Han Shuo ahuyento a Salas usando su siniestra energía incomparablemente aterradora.

Pronto, aparte de Ossora y Han Shuo, no había ningún otro ser en el Valle.

Han Shuo puso una sonrisa y le agradeció de nuevo a Ossora, “realmente aprecio tu ayuda. Sin está, el Pandemonio no habría sobrevivido hasta ahora”.

“Jaja, de nada. ¡Somos amigos y los amigos se ayudan unos a otros!” respondió Ossora sonriendo y de una manera cortés.

En aquel entonces en el Nexo cuando Ossora se encontró por primera vez con él, aunque había sido amable, no estaba ni cerca de ser tan amistoso como en este momento.

La Franja era un lugar donde el fuerte era honrado. La última vez que se encontraron, Ossora no lo considero como un igual y por lo tanto, inevitablemente, su arrogancia como un poderoso Soberano aparecería directa o indirectamente cuando interactuaba con Han Shuo. Pero en esta ocasión, Ossora no mostró ni el más mínimo orgullo cuando hablaba con él. Al espantar a Salas, demostró que poseía la fuerza para retar a cualquier Soberano y por tanto Ossora comenzó a tratarlo como una existencia de igual clase.

“¡En cualquier caso, te debo una!” dijo Han Shuo sonriendo antes de girar repentinamente sus ojos hacia el centro del Pandemonio y volar allí.

Simultáneamente, el Caldero de la Miríada de Demonios, en la forma de un humo gris, salió de su cuerpo y fue hacia el monolito en el centro del Valle.

Decenas de miles de hebras de un delgado humo gris emergieron desde el monolito y volaron hacia el caldero que flotaba en el aire. Estas eran las almas divinas de los seguidores de Salas. Después de haber perdido sus vidas por las poderosas formaciones demoníacas en el Pandemonio, las almas fueron succionadas en el monolito y fueron almacenadas temporalmente para que el Espíritu del Caldero pudiera recogerlas después.

Ossora sintió instantáneamente la circulación de esas extrañas energías. Observó el Caldero flotante con asombro mientras secretamente trataba de adivinar los milagrosos usos y la energía de esa arma divina de apariencia extraña.

A sus ojos, cada detalle de Han Shuo estaba lleno de misterio. Incluso en este momento, Ossora todavía no podía descubrir cuál era la energía que cultivaba. También tenía mucha curiosidad por saber cómo tenía la habilidad para forzar a Salas a que escapara apuradamente. Ossora deseaba desvelar los secretos del insondable Han Shuo.

Mientras las hebras de energía del alma flotaban al Caldero, Han Shuo puso una apariencia calmada y relajada, charlo con Ossora, “entonces, después de este día, ¿crees que Salas todavía pueda mantenerse en lo alto de la Franja como antes?”

Ossora quedo en blanco por un momento antes de reír suavemente y responder, “a menos que Salas de alguna manera pueda probar que puede derrotarnos a ambos, su reputación en la Franja tomara otra caída en picada. Y más importante, escapó del campo de batalla, dejando a sus seguidores atrás. Creo que la mayoría de las personas lo pensaran dos veces antes de enlistarse para servirle a un Soberano como él”.

Han Shuo se rio en voz alta. Parecía estar en un excelente humor mientras decía, “no va a ser fácil para Salas el recuperar su fuerza. ¡Estoy comenzando dudar que venga por mí!” Él sabía que podía derrotar a Salas incluso si este usaba toda su fuerza. Este también sabía esto. Por lo tanto, Han Shuo dudaba de si él sería tan temerario como para cavar su propia trampa.

“Salas tendrá problemas para mantener su agarre sobre la Franja. Bryan, el Nexo siempre ha estado bajo el manejo conjunto de nosotros los Cinco Soberanos. Si Salas cayera, ¿te interesaría llenar el vació?” preguntó el alegre Soberano.

Gracias a la participación única entre los Cinco Soberanos, el Nexo había permanecido en un lugar muy único en la caótica Franja. Como el centro de comercio en la Franja, casi cada negocio y transacción era gravada con impuestos, dándoles a sus administradores una enorme cantidad de ganancias.

Era claro de esas palabras de Ossora que quería que Han Shuo tomara el lugar de Salas y tomara su parte del Nexo.

«¡Desde luego!” Han Shuo nunca dejaría que un tesoro tan grande se resbalara de sus manos. Puso una sonrisa traviesa y dijo, “pronto visitaré el Nexo. Me pregunto si alguien intentara cobrarme la cuota de entrada”.

“Muy bien. Entonces me despido”, dijo Ossora. Él iba a manejar las cosas relacionadas con Salas.

«Muy bien. Muchas gracias, Ossora. ¡Recordaré el favor que me hiciste este día!” aseguró Han Shuo sonriendo y observo como se marchaba el Soberano.

Luego, después de que su figura se desvaneció, puso una sonrisa astuta y murmuró para sí mismo, “¡Ossora, oh, Ossora, que considerado eres!”

Varios minutos después de la partida de Ossora, los Cinco Zombis de Élite, Rose, Romon y Zovic emergieron desde el palacio subterráneo del Pandemonio. Estaban alegres y aliviados al descubrir que el Valle había sufrido sólo daños menores.

“¡Padre, finalmente, has regresado!” exclamó Han Jin emocionado.

“¿Dónde está Salas? Padre, ¿a dónde fue?” preguntó Han Huo inmediatamente después de salir del palacio subterráneo.

“¡Escapo! Creo que incluso después de que recupere toda su fuerza, lo pensara dos veces antes de tratar de atacarnos de nuevo”, Han Shuo puso una sonrisa despreocupada y le dijo al grupo, “¡desde hoy en adelante, no le temerán a nadie en la Franja!”

Incluso sin su explicación, los Cinco Zombis de Élite, Rose y los otros podían sentir que algo era diferente en Han Shuo, aunque no podían decirlo específicamente. Sentían que el nuevo Han Shuo parecía tan intimidante como una enorme montaña y tan enigmático como el mar.

Aunque el grupo no sabía exactamente que le ocurrió, sabían que él debió obtener otro rompimiento en su cultivación y que su fuerza debió dar otro enorme paso.

Han Shuo no era alguien que diera palabras vacías o exageradas. Cuando dijo que no había nadie en la Franja a quien le temieran, eso significaba que él ya no le temía a los Cinco Soberanos.

“Padre, ¿te refieres a que ahora tienes el poder suficiente para pelear con los Soberanos?” preguntó Han Mu emocionado.

Han Shuo asintió sonriendo y respondió, «Es correcto”.

“¡Maravilloso!” Han Huo estalló en una risa salvaje y dijo, “entonces, pronto podremos permanecer en el Nexo tanto como deseemos. ¡Nadie nos pedirá una cuota!”

“Muy bien, no hablemos de esto por ahora. ¿Dónde están Goron y los demás?”

“No te preocupes, Padre, están bien, ocultos en el túnel de evacuación que hice. Creo que pronto descubrirán la situación en este lugar y regresaran”, explicó Han Tu.

“¡Excelente!” Han Shuo observó los alrededores y dijo, “el Pandemonio no está destruido, pero aun así, está dañado en cierta medida. ¡Muy bien, nosotros seis trabajaremos y repararemos nuestro Hogar!”

Han Shuo hizo una pequeña pausa antes de reír y decir, “supongo que debo mejorar el poder del Pandemonio. ¡Luego, si llega otro día donde Salas u otro Soberano viene a destruir el Valle, primero deberá pelar su piel!”

Cuando Han Shuo construyó las formaciones demoníacas del Pandemonio, todavía estaba en el Reino del Presagio. Y ahora que él había entrado en el Reino de Romper el Cielo, poseía un enorme poder y un conocimiento más profundo de las formaciones demoníacas. Eso significaba que el Valle se convertiría en algo más mortífero de lo que ya era.

“¡Maravilloso!” celebraron los Cinco Zombis de Élite a una voz. Estaban muy animados.

El padre y los hijos pasaron un periodo de tiempo reparando y remodelando el Pandemonio Trabajaron incansablemente para hacer al valle más y más aterrador.

***

“¿Qué dices?” preguntó Han Hao mientras observaba al soporte a un lado de un lago.

“Salas fue derrotado. Ese forastero llamado Bryan lo derrotó. ¡Todos dejaron el Pandemonio!” respondió el desafortunado soporte con una voz aterrada. Estaba temblando mientras estaba rodeado por un enorme grupo de feroces cazadores de dioses.

Después de sentir la perturbación en el Pandemonio, Han Hao dejó de lado todas sus tareas y comenzó a apresurarse al Valle. Y cuando estaba a un tercio de su viaje, se cruzó con ese soporte quien estaba vendiendo las últimas noticias sobre el Valle. Los subordinados de Han Hao capturaron fácilmente al soporte y lo llevaron ante Han Hao.

“Dime todo a detalle y no te mataré”, Han Hao estaba gratamente sorprendido por las noticias. Escuchando que Han Shuo había derrotado a Salas, Han Hao supo que su padre había hecho un rompimiento monumental. Estaba más emocionado que nadie.

“Salas intentó invadir el Pandemonio y sus fuerzas sufrieron enormes bajas antes de que pudieran tomarlo. No encontraron a nadie dentro…” el tembloroso soporte sabía que esta era su última esperanza para sobrevivir. Trato de calmarse y le explico a Han Hao todo lo que sabía.

Han Hao escuchó pacientemente hasta que el soporte terminó de hablar. Asintió y les ordenó a sus subordinados, “déjenlo ir”.

“Jefe, este tipo cultiva en la energía de la oscuridad. ¿Puedo…?” uno de los cazadores de dioses le preguntó a Han Hao mientras observaba babeando al soporte.

“¡Perdóname! ¡Perdóname, Señor! ¡Te conté todo lo que sé! ¡Por favor!” el aterrado soporte sollozó mientras se postro ante Han Hao.

Este le hizo un gesto y dijo, “puedes irte”, antes de observar enfadado a su subordinado con la energía de la oscuridad y reprenderlo, “¡uno debe hacer lo que dice!”

“Entiendo, Jefe” respondió el cazador de dioses mientras bajaba su cabeza.

“Regresemos. ¡Visitaremos los almacenes de Salas!” ordenó Han Hao. Ya no se dirigió al Pandemonio. Centro sus ojos en barrer con las fuerzas restantes de Salas y saquear la riqueza que este acumuló a través de sus incontables años de reinado sobre la Franja.