GDK – Capítulo 871

0

Capítulo 871: Una demostración de poder


Han Shuo había masacrado a un puñado de expertos tan pronto como se mostró. Esos que asesino no eran seguidores de Salas, más bien eran observadores inocentes que querían marcharse del área de peligro.

Las diecisiete espadas voladoras silbaron y tomaron una docena de vidas sólo así. Antes de que la multitud pudiera reaccionar, esos observadores inocentes fueron convertidos en un líquido sangriento. Ninguno de ellos se marchó.

Esa era la primera vez que Logue y Wasir se encontraban con Han Shuo. Cuando descubrieron que su fuerza era increíblemente poderosa, sus expresiones se volvieron vacilantes. En lugar de unir sus manos inmediatamente con Salas para atacarlo, simplemente se quedaron de pie en blanco.

“Hola Bryan, tiempo sin verte. He estado peleando con Salas, mientras mantenía seguro tu Pandemonio”, dijo Ossora con una ligera sonrisa.

Han Shuo quien había estado llevando un rostro helado desde su aparición, finalmente, determinó que el Pandemonio había sufrido sólo un daño mínimo y su consciencia sintió el aura de vida de los Cinco Zombis de Élite. Curvo sus labios para formar una ligera sonrisa y le dijo a Ossora, “gracias. Recordaré este favor en mi corazón”.

“De nada, no es un gran asunto”, respondió cortésmente Ossora. Sin embargo, en su mente él no podría estar más feliz. Pensó que la presencia de Han Shuo en la Franja era benéfica para él.

Después de que asesinó a una docena de espectadores como advertencia, ni una persona se atrevió a moverse una pulgada. Observaban nerviosamente la majestuosa figura de Han Shuo.

Logue y Wasir eran incapaces de determinar la verdadera fuerza de Han Shuo. No sabían si debían correr el riesgo de sufrir heridas al apoyar a Salas en la pelea en su contra.

“¡Hey! ¡Logue! ¡Wasir! ¡Qué demonios significa esto!” Salas maldijo cuando vio que esos dos no honraron sus promesas, “malditos hijos de perra sin bolas. Bien, no tiene que pelear con él. ¡Sólo impidan que escape mientras yo lo mato!”

Salas pensó que con Logue y Wasir bloqueando la ruta de escape de Han Shuo, él sería capaz de aniquilarlo. Con él muerto, Ossora no tendría razones para defender el Pandemonio y Salas podría proceder con su demolición, salvado así lo poco que quedaba de su reputación. Luego, si se le daba un poco de tiempo para recuperar su fuerza, podría reconstruir su soberanía y eventualmente regresaría a su antigua gloria.

Han Shuo repentinamente estalló a carcajadas y dijo, “¡corta las tonterías, Salas! No intentaré escapar en este día. ¡Jeje, pero me pregunto si tú no harás lo mismo!”

Después de terminar esas palabras, Han Shuo pareció haberse transformado en un Demonio del Infierno en un instante. Una siniestra y aterradora energía estalló salvajemente de él. Estaba lleno con un deseo despiadado y salvaje de acabar con todas las cosas.

Los rostros de Logue, Wasir y Ossora se transformaron simultáneamente. Observaron a Han Shuo con un gran asombro como si no pudieran creer que ese fuera el Bryan del que habían escuchado hablar.

Todos los dioses en los alrededores fueron afectados por el estallido de energía oscura, especialmente aquellos con sólo la fuerza de dioses medios. Sus mentes fueron abrumadas por el miedo y estaban temblando. Estaban tan aterrados que casi se postraron de manera inconsciente ante Han Shuo.

El Han Shuo en este momento parecía completamente imparable, como si fuera el Maestro del Universo quien podía vaporizar a cualquier ser que le molestara con un chasquido de sus dedos. Todos esos Franjistas que fueron a observar, repentinamente tenían una extraña sospecha – ¡ese Salas quizás perdería en contra de ese forastero!

Logue y Wasir, después de salir de su aturdimiento, giraron para observar confundidos a Salas. No podían entender cómo se las arregló para forzar a Han Shuo a que escapara del Pico Celestial. Basados en la aterradora conducta mostrada por Han Shuo en ese momento, pensaban que Salas no podría ganar en una batalla con todo en contra del primero.

‘¡¿Qué demonios ocurre?!’ gritaron Logue y Wasir en sus mentes, pero no podían obtener alguna respuesta.

De todos los Soberanos, quizás Ossora estuvo feliz en este momento por darse cuenta de que había hecho la apuesta correcta. Aunque no sabían cómo Han Shuo pudo volverse repentinamente tan aterrador, sabía que él mismo se había establecido como su amigo. Mientras pudiera permanecer unido a él, no tendría miedo incluso si se enfrentaban en contra de Tyre, el Soberano más poderoso.

Y de los cuatro, Salas era quien tenía más dificultades para aceptar la nueva situación. Sintió la aterradora energía siniestra emanando desde Han Shuo y se dio cuenta de que este ya no era el mismo con el que se encontró la última vez en el Pico Celestial. En aquel entonces en la montaña, Salas sintió un poder en él que podía amenazarlo. ¡En esta ocasión, sin embargo, Salas sintió un poder que podría asesinarlo!

“”Dime, Salas, ¿quién morirá aquí?” Han Shuo alzo su cabeza hacia el cielo y rio con una voz salvaje y loca. Sintió que su cuerpo estaba lleno con una energía que parecía aniquilar todas las cosas. Tener ese poder imparable corriendo a través de sus venas se sentía asombroso.

Como él sólo había entrado recientemente en el Reino de Romper el Cielo, todavía tenía que comprender la mayoría de las nuevas técnicas y las ideas profundas. Y aun así, el aura que emanaba era tan aterradora que todos a su alrededor se sentían asustados.

El rostro sombrío de Salas parecía bastante vacilante después de escuchar la provocación de Han Shuo. En lugar de apresurarse a atacar como lo haría usualmente, estaba actuando con mucha más cautela.

‘¡Está alardeando, debe estar alardeando! ¡Si fuera tan fuerte como luce en este momento, no habría escapado del Pico Celestial! ¡Esto no es real!’ Salas se repetía eso en su mente, tratando de motivarse por su falta de confianza. Observo a Han Shuo con enojo, pero no ataco.

“Jeje, Salas, ¿tienes miedo?” se burló Han Shuo con una mueca sucia antes de decir, “está bien. ¡Si estás tan asustado para hacer el primer movimiento, te ayudaré!”

Después de terminar esas palabras, las diecisiete espadas voladoras, llevando un inmenso intento asesino, se dispararon hacia Salas con unas curvas arriesgadas. Mientras se dirigían hacia él, se transformaron en diecisiete rayos de luz antes de fusionarse milagrosamente. Las diecisiete energías se concentraron en una.

Han Shuo había desplegado con facilidad el ‘Corte Mata Dioses’, la segunda forma de la Formación de Espada Asesina de Dioses Avici. Un inmenso brillo llevando un poder imparable se había centrado en Salas. Cada barrera defensiva que este formó en su apuro se había desvanecido. Su energía del rayo fue destruida fácilmente por el resplandor.

Salas podía sentir que su alma había sido centrada con tanta firmeza que no podía ocultarse del enorme pilar hecho de luz sin importar cuanto corriera. Y cuanto más se retiraba, el resplandor obtenía un mayor poder. Eventualmente sería golpeado.

Todavía había varios planos materiales llenos de mortales que lo adoraban. Y en ese momento, hasta el último de sus seguidores sangro desde cada orificio mientras el poder de la fe era extraído de sus almas. Todas las formas de vida pensantes en esos planos se extinguieron en sólo momentos.

El poder de la fe que Salas exprimió de las billones de almas viajó instantáneamente a través de años luz y se reunió en él. Salas usó la energía que reunió del elemento del rayo y formó un escudo eléctrico sobre su cabeza, interceptando el resplandor en el último momento.

Una explosión de una magnitud nunca antes vista estalló. La tierra se agrietó y dos colinas se aplanaron en un instante. Hubo un estallido de una luz enceguecedora seguido de un ruido incomparablemente fuerte. Era como si el Apocalipsis hubiera llegado.

Aparte de Logue, Wasir y Ossora quienes poseían la fuerza de dioses supremos, ninguno de los espectadores pudo ver lo que ocurrió. La luz cegadora y el ruido ensordecedor habían causado que todos perdieran temporalmente tanto la vista como el oído. Sólo podían sentir los alrededores a través de sus almas.

Después de un largo, largo tiempo, la luz finalmente disminuyó y el polvo se asentó.

Salas estaba jadeando pesadamente mientras miraba al Han Shuo de apariencia indiferente. Dijo, “¡esto será todo por hoy! ¡Pero no voy a dejarte ir! ¡Si yo no hubiera peleado con Ossora, ya estarías muerto!”

Luego, antes de que Han Shuo pudiera decir algo, Salas se convirtió en un relámpago y se marchó. Se desvaneció en un instante, dejando a sus seguidores en los alrededores del Pandemonio.

Sin embargo, Han Shuo permaneció en ese lugar porque sabía que tan difícil era perseguir a un experto con la fuerza de un dios supremo que escapaba con toda su fuerza. Además de eso. Rose, los cinco zombis y los otros habían emergido de abajo del suelo en ese momento. Con los Soberanos Logue y Wasir presentes, él debía quedarse para asegurar la seguridad del Pandemonio y su gente.

Después de volver en sí, los espectadores todavía no podían entender qué ocurrió durante el inmenso estallido de luz. Sin embargo, vieron que Salas se marchó apresuradamente de la zona. La única conclusión era que – ¡Salas le temía a Han Shuo!

Logue repentinamente forzó una sonrisa forzada y le dijo a Han Shuo, “erm… sólo estoy aquí para observar. ¡No tengo la intención de hacer enemigos!” Después de terminar esas palabras, sin esperar una respuesta, se marchó rápidamente del Pandemonio.

Wasir no dijo ni una palabra. Asintió hacia Han Shuo y se retiró después de Logue. Se desvaneció en un parpadeo.

“Pueden marcharse. No me gusta tener rostros desconocidos alrededor de mi Valle”, dijo Han Shuo mientras les hacía gestos a los espectadores, indicándoles que se marcharan de inmediato.

“Erm, ¿podemos, podemos irnos también?” preguntó uno de los seguidores de Salas. Todavía estaban aterrados.

“Váyanse. No creo que tengan futuro bajo las órdenes de Salas. Un Soberano que abandona a sus seguidores y los deja para que se defiendan a sí mismos no es digno de tener seguidores. Sólo márchense. No tengo rencores con ustedes”, dijo Han Shuo magnánimamente. Perdonó sus vidas simplemente debido a que eran más útiles vivos que muertos. Después de todo, ¿quién podría extender la historia sobre su poderío mejor que los mismos sobrevivientes?

Todos esos seguidores de Salas se inclinaron y le agradecieron antes de marcharse rápidamente del Valle.

*** En una montaña calva a una buena distancia del Pandemonio estaba una persona de pie. Se dijo a sí mismo, “interesante, interesante. La Franja ha estado pacífica por mucho tiempo. ¡Es tiempo de que se ponga caótica!” después de terminar esas palabras, se desvaneció con una energía de la destrucción.