GDK – Capítulo 868

0

Capítulo 868: Apresurándose al Pandemonio


Han Shuo se dio cuenta de que Salas haría todo lo que estuviera en su mano para encontrarlo y mientras lo hacía, localizaría el Pandemonio. Eso sería sólo cuestión de tiempo.

Han Shuo tenía un buen entendimiento de la fuerza de Salas y el poder defensivo del Pandemonio. Las formaciones demoníacas en el valle podrían contenerlo por un tiempo, pero definitivamente no podrían matarlo. Han Shuo estaba preocupado de que Rose y los Cinco Zombis de Élite que vivían en el valle pudieran perder sus vidas.

Por tanto, se apresuró al Pandemonio con todas sus fuerzas, esperando que no fuera muy tarde para su llegada.

Pero él había subestimado la inteligencia y la astucia de sus cinco chicos. Tampoco esperaba que Ossora defendiera el Pandemonio por él.

Mientras se apresuraba hacia el Valle a la velocidad de la luz, las tropas de Salas estaban siendo masacradas allí. Era como una escena del infierno.

En el centro del Pandemonio estaba un monolito con el tallado del contorno del Caldero. Hebras de luces misteriosas fluían a través de los canales como la sangre en un organismo viviente. Cuando los expertos de Salas perecían, sus almas divinas flotarían hacia el monolito en forma de un ligero humo.

Había una formación de recolección de almas y una formación de alma desplegadas en el monolito. Estaba hecha para que el Espíritu del Caldero pudiera recoger las almas divinas de los intrusos del Pandemonio, incluso mientras estaba lejos. Luego, cuando Han Shuo regresará al Valle, podría recoger las almas y procesarlas. Con eso, esas almas de los fallecidos no se disiparían y ni se desperdiciarían.

Actualmente, Salas, llevando una expresión sería, todavía seguía atrapado en la formación demoníaca. La energía divina en su cuerpo estaba siendo consumida rápidamente para defenderse en contra de las energías que lo bombardeaban por todas partes.

Las Energías Yuan que alimentaban a la mayoría de las formaciones demoníacas en el Pandemonio estaban siendo dirigidas a la formación que atrapaba a Salas. Eso causaba que las formaciones demoníacas menores redujeran su poder destructivo y la presión que enfrentaban los que estaban atrapados dentro se redujera. Con eso, algunas de las tropas de Salas se las arreglaron para escapar de la muerte.

Bajo el Pandemonio, Goron y sus subordinados se habían marchado utilizando el túnel de escape de emergencia que hizo el zombi élite de tierra. Sólo los Cinco Zombis de Élite, Rose, Romon y Zovic todavía no se marchaban.

“Casi son todos. Es nuestro turno de evacuar”, remarcó Romon.

Han Mu, Han Huo, Han Shui, Han Tu, Han Ji y Rose estaban indispuestos a marcharse del Valle del cual se habían enamorado. Eso era especialmente verdad para los Cinco Zombis de Élite quienes ayudaron en la construcción del lugar. Verdaderamente consideraban el Valle como su hogar. Sus corazones picaban cuando consideraban que el posible escenario era que el lugar fuera destruido pronto por Salas.

“Creo que Ossora detendrá a Salas como prometió. No se apesaren por eso, la base estará bien”, Zovic consoló al grupo.

“’Suspiro’, vamos”, dijo Han Tu con algo de melancolía, “si lo peor llega, sólo nos tomará otros dos años reconstruirlo. ¡No es un gran asunto!”

“Vamos. Espero que Ossora mantenga este lugar en su mayoría intacto”, dijo Han Jin antes de entrar en el túnel de evacuación.

Con nada más que pudieran hacer, el resto de los habitantes descendieron por el túnel de escape. El túnel se selló y no quedo nadie en el Pandemonio aparte de Salas y sus tropas.

*** Diez minutos después.

Salas dejó salir un enorme suspiro de alivio, porque las extrañas energías repentinamente dejaron de bombardearlo. Él sintió una breve alegría al escapar de la muerte.

No sabía que el Pandemonio solo había recolectado una limitada cantidad de Energía Yuan y que la formación no podía atraparlo indefinidamente. Aun así, esta había utilizado una gran parte de la energía divina de Salas. A ese ritmo, repondría completamente su energía divina en cinco días.

Salas se puso de pie y observó los alrededores. Estaba sorprendido al descubrir que la mayoría de las formaciones demoníacas habían dejado de operar. También vio el terreno lleno de los cuerpos de sus tropas.

Antes del asalto, la fuerza invasora reunida por Salas era de cerca de mil poderosos dioses. Pero después de la carnicería, menos de trescientos expertos quedaban con vida. La mayoría de los sobrevivientes estaban heridos o agotados.

Salas había estado en incontables guerras y batallas en la Franja por eones, pero nunca había sufrido una derrota tan aplastante como este día. Más de la mitad de sus tropas fueron asesinadas, pero ni siquiera había visto la silueta de Han Shuo, su objetivo principal.

Había perdido un gran número de sus tropas en el ataque al Pico Celestial meses atrás. Junto a las pérdidas sufridas en este día, ya casi no tenía ejército. Para un Soberano como él, nada podría ser más miserable que eso.

“¡Registren el Valle! ¡Maten a todo el que encuentren! ¡No dejen ni una hormiga con vida!” ordenó Salas con un rostro oscuro, determinado a exterminar a Han Shuo y su gente.

Esas tropas que fueron los suficientemente afortunados para sobrevivir arrastraron sus débiles brazos y piernas, comenzando a vagar cautelosamente alrededor del Valle, tratando de encontrar a sus enemigos y acabarlos, esperando que eso pudiera tranquilizar a Salas.

Ese extraño valle había aniquilado a más de la mitad de ellos. Pero a través de la invasión, ni siquiera encontraron a una sola persona en la defensa. Esa experiencia los había sacudido hasta su núcleo.

Aquellos sobrevivientes agotados tomaron un gran dolor para registrar cada cámara y túnel que había, pero no encontraron a Rose, los Cinco Zombis de Élite y los otros que habían evacuado el Valle. Después de media hora de una búsqueda inútil, los seguidores de Salas regresaron con su Soberano con sus cabezas agachadas.

“¡Mi Señor, no hay ni una persona!”

“¡… Esta vació, no queda nada de valor!”

“Mi Señor, ¿qué deberíamos hacer?”

“…”

Salas se enfureció tanto que los vasos sanguíneos en su cerebro casi explotaban. Le tomó un gran esfuerzo reunir a sus seguidores de todas partes en la Franja para invadir el Valle. Aunque había capturado exitosamente, su enemigo se las había arreglado para escapar. Todos esos hombres que envió a su muerte, todo fue para nada. Si el mundo exterior supiera eso, sería un golpe fatal a su reputación. Él ya había comenzado a planear su retirada.

“Destruyanlo, destruyan todo. Arrazenlo hasta que no quede nada”, ordenó Salas mientras apretaba sus dientes. En ese momento, incluso Salas se preguntaba cómo debería enfrentar al mundo después de sufrir semejante humillación.

En ese momento, esas tropas de Salas tenían luces parpadeantes en sus ojos mientras lo observaban. Comenzaron a sospechar que el Soberano en el que habían confiado quizás no era tan aterrador como ellos imaginaban. Juzgo pobremente la situación y les dio órdenes equivocadas que contribuyeron directamente a la muerte de sus camaradas.

“¡Dije, destruyan todo!” bramo Salas con un rostro enfurecido como si hubiera leído los pensamientos de sus seguidores.

Los seguidores de Salas estaban sorprendidos y regresaron rápidamente al Pandemonio para ejecutar sus órdenes.

“¡Tiempo sin verte, Salas!” fue en ese momento que Ossora salió lentamente de la oscuridad con una sonrisa cálida en su rostro.

Salas arrugó sus cejas ligeramente y preguntó fríamente, “Ossora, ¿por qué estás aquí?”

“Para persuadirte”, Ossora dijo con una ligera sonrisa, “el dueño de este lugar ha gastado una considerable cantidad de recursos para construirlo. Desea que no destruyas este asombroso valle”.

La voz de Salas se volvió profunda y respondió groseramente, “Ossora, ¿tu cerebro se atascó con polvo? La presencia de Bryan en la Franja sólo va a afectar el orden actual que hemos establecido por incontables años. ¿Cómo puedes estar de su lado? ¿No me digas que quieres dividir algunas de tus posesiones en la Franja y compartirlas con él?”

Ossora sacudió su cabeza sonriendo y respondió, “desde luego que no. Pero me parece que Bryan no está interesado en nosotros. Sólo eres tú el desafortunado”.

Salas no estaba de buen humor y no pudo soportar la burla de Ossora. Gritó con enojo, “Ossora, ¿qué es exactamente lo que quieres? Quieres defender a ese forastero, ¿es eso?”

“Bueno, no realmente. Si hubieras asesinado a Bryan, no podría importarme menos si destruyeras este lugar. Pero ahora, le prometí a alguien defender este Valle. Así que, por favor, hazme el honor y retírate amablemente sin destruir el lugar”, respondió Ossora de una manera amable.

“¡Tu imbécil sin visión!” Salas respondió con enojo, “¡bien, veamos si puedes detenerme!” Salas recorrió sus mangas, listo para la pelea.

La sonrisa en el rostro de Ossora no disminuyó. Se rio mientras decía, “Salas, oh, Salas. ¿No puedes ver que es muy poco sabio pelear conmigo en este momento? Jeje, has gastado una gran parte de tu energía divina en el Pandemonio y el pequeño número de seguidores que te queda no puede ayudarte. Deberías volver a considerar tus opciones”.

“Corta las tonterías. Voy a convertir este valle en un tiradero. ¡Nadie podrá detenerme!” gritó Salas enfadado antes de atacar a Ossora.

Las tropas de Salas estaban increíblemente agotadas después de apenas sobrevivir a las formaciones demoníacas. Muchos de ellos estaban heridos y no estaban en su mejor forma. Si se acercaran mientras dos dioses supremos peleaban, era obligatorio que se hirieran o murieran por el choque de energías y las ondas de choque producidas. Por tanto, esas tropas de Salas que se preparaban para destruir el Pandemonio, rápidamente escaparon a una distancia segura.

Ossora vio que la pelea era inevitable. A menos que quisiera destruir el Pandemonio con las ondas de choque mientras peleaban, él inmediatamente voló a una distancia segura.

Salas en ese momento estaba cerca de enloquecer de furia. Cargo tras Ossora sin pensarlo.

Los rayos se expandieron y llenaron el cielo en un instante antes de converger hacia Ossora quien estaba de pie en el suelo. En respuesta, este reunió dos enormes monstruos utilizando nubes de polvo e interceptando los rayos.

Los dos dioses supremos comenzaron a pelear cerca del Pandemonio. Explosiones ensordecedoras sonaron constantemente tanto del cielo como de la tierra. Los rayos aterradores y la energía de la tierra chocaron y destruyeron dos montañas cerca del Valle en ese proceso.

La batalla entre dos dioses supremos usualmente tomaría un largo tiempo. Los dos Soberanos estarían envueltos en un encuentro y les tomaría al menos uno o dos días antes de que el ganador emergiera.

Los otros tres Soberanos simultáneamente sintieron la gran ondulación de energía. Siguiendo sus sentidos, Tyre, Logue y Wasir se apresuraron hacia el Pandemonio sin la menor vacilación.