GDK – Capítulo 867

0

Capítulo 867: Emergiendo nuevamente


Como uno de los Soberanos, Salas en efecto era extremadamente valioso en su fuerza. Sólo unas cuantas formaciones demoníacas verdaderamente podían causarle algún daño. Él fue capaz de sobreponerse rápidamente y destruir tres formaciones demoníacas por medio de fuerza bruta.

Pero no todas las formaciones en el Pandemonio fueron construidas igual. Después de destruir tres formaciones pequeñas, entró en una enorme formación alimentada utilizando las Cinco Energías Elementales Yuan con un soporte hecho utilizando cinco demonios con la fuerza de dioses altos.

La energía elemental en el Pandemonio era mucho más concentrada que en cualquier otra región. Salas lo noto tan pronto como entró en el valle. Él era capaz de acceder a más elemento del rayo lo cual incrementó su poder. Pero justo en ese momento, fue desconectado de la energía del rayo en el ambiente.

Una ondulación extraña se extendió instantáneamente después de que entró en la formación. Cinco energías lo rodearon antes de dispersar rápidamente todo el elemento del rayo en las cercanías. Inmediatamente, Salas supo que estaba en problemas.

Incapaz de acceder a la energía del rayo en el valle, él no tuvo más opción que utilizar la energía divina en su cuerpo para defenderse en contra de cada ataque. Sentía como si hubiera entrado en un mundo diferente. Toda clase de métodos de ataque que nunca había visto antes lo bombardearon como miles de tsunamis.

Dentro de ese espacio que estaba completamente aislado del mundo exterior, Salas no podía sentir el aura de sus seguidores ni podía ver a través de la barrera. Sólo podía defenderse pasivamente en contra de los constantes bombardeos de las Cinco Energías Elementales Yuan, consumiendo la energía divina de su cuerpo para proteger su cuerpo divino y su alma de los daños.

Ossora quien estaba a punto de entrar en la batalla recobró su asombro cuando descubrió que Salas no era invencible para el Pandemonio. Observando desde lo alto del cielo, vio que este repentinamente se sentó con las piernas cruzadas dentro de una región con unas luces brillantes. Tenía una expresión grave como si se encontrara en graves problemas.

Ossora no esperaba que el Pandemonio pudiera ser una verdadera amenaza para Salas. Después de ver el repentino cambio en la situación, él pausó su avance y decidió no apresurarse a ser un héroe. Se ocultó nuevamente y continuó observando la batalla.

“Salas ha caído en una formación diseñada para agotar la energía del enemigo. Está siendo atacado por las Energías Yuan que el Pandemonio ha estado reuniendo. Dentro de la gran formación, no puede utilizar la energía del rayo en el ambiente y es forzado a utilizar su energía divina para defenderse”, le explicó Han Mu al grupo.

“Estoy seguro de que antes de que Salas pueda escapar de la formación, más de la mitad de sus tropas habrán muerto. ¡Ese es el precio por tratar de invadir el Pandemonio!” dijo Han Huo.

Han Jin suspiró e instruyó a Rose y el grupo, “por favor estén listos, al parecer, después de todo tendremos que evacuar el Pandemonio. ‘Suspiro’, me pregunto qué está haciendo Padre y por qué no ha regresado todavía”.

“¿Huh? ¿No se encuentra Salas todavía atrapado en la formación? ¿Por qué tenemos que evacuar?” preguntó la confundida Rose.

“Si, mira la expresión sería de Salas. Está claro que tiene una gran presión. ¡Debe ser capaz de atraparlo indefinidamente!” Romon tampoco entendía por qué se les pidió que evacuaran.

“Si el Pandemonio hubiera existido por cientos o miles de años, la formación podría mantener a Salas atrapado hasta que agotara toda su energía. Pero, el Pandemonio fue construido apenas hace dos años y sólo se las ha arreglado para acumular una diminuta cantidad de Energía Yuan. La energía acumulada hasta ahora sólo puede contener a Salas por media hora, como máximo”, explicó Han Jin decepcionado.

“No hay nada más que podamos hacer, en media hora, las Energías Yuan en el Pandemonio se agotara y la mayoría de las formaciones dejarán de funcionar. Pero mientras estemos vivos, habrá esperanza. ¡Cobraremos venganza cuando Padre vuelva a emerger!” dijo Han Tu mientras giraba hacia Goron y le ordenaba, “abriré un túnel que va a cientos de metros bajo el suelo. Pídele a tus hombres que estén listos para evacuar”.

Siguiendo las explicaciones de Han Jin y Han Tu, Romon, Rose y los otros ya no tenían dudas. Los Cinco Zombis de Élite, como los diseñadores secundarios y constructores del Pandemonio, conocían todas las formaciones demoníacas. Rose se dio cuenta de la gravedad de la situación después de escuchar su explicación.

“¡Bien, de inmediato!” respondió Goron antes de marcharse rápidamente del centro de comando.

“’Suspiro’, han sido muchos meses. ¿Por qué todavía no ha habido noticias sobre padre?” suspiró Han Shui. Él sabía que si Han Shuo estuviera en el Pandemonio, usando la Energía Yuan disponible y los miles de demonios en el Caldero de la Miríada de Demonios, Salas muy probablemente nunca saldría de la enorme formación.

“¡Padre regresará! ¡Y cuando eso ocurra, humph, será la muerte de Salas!” dijo Han Huo apretando sus dientes. Los Cinco habían gastado una tonelada de esfuerzos y energía para construir el Pandemonio. Se sentían muy indispuestos en abandonar el Valle, sabiendo que pronto sería destruido por Salas.

“Todos, prepárense, nos iremos pronto”, dijo Han Mu mientras observaba los alrededores. Luego, repentinamente, su mente se sacudió. Cerró sus ojos y sintió cuidadosamente por un momento antes de abrir sus ojos con alarma. Gritó, “¡Evacuen inmediatamente! ¡Hay un aura de vida muy poderosa oculta cerca y no es más débil que Salas!”

No sólo Rose, Romon y Zovic, incluso los otros cuatro Zombis Élite estaban aterrados de escuchar esas noticias. Enfrentarse un Soberano ya era suficientemente malo. A dos Soberanos sería desastroso.

Había muchos rumores que se extendieron sobre Salas, alrededor de la Franja. Uno de ellos decía que él había ido con Logue y Wasir, con los Soberanos llegando a un cierto acuerdo. Rose y los otros, quienes habían escuchado de ese rumor, automáticamente asumieron que el poder oculto era uno de los dos Soberanos.

“¡Evacuen inmediatamente, o de lo contrario sufriremos grandes daños!” gritó Han Tu mientras señalaba a un profundo túnel oscuro bajo sus pies.

“¡Espera!” Han Mu gritó de nuevo con una mano alzada, haciéndole gestos al grupo. Él se quedó quieto y cerró sus ojos. Todo el mundo en la habitación que congelo y lo observaron con un profundo silencio.

Después de un tiempo, Han Mu abrió sus ojos y le dijo al grupo con un rostro confundido, “es Ossora. Él sólo lanzó su energía del alma hacia el Valle, esperando saber si Padre está aquí. Logre obtener una conexión con él y dijo que nos ayudara a pelear con Salas. ¿Piensan que es de confianza?”

Han Mu cultivaba en la energía de la vida y poseía una maravillosa conexión con todos los árboles y plantas en el Pandemonio. Su alma era muy diferente de la de un cultivador ordinario de la energía de la vida. Por tanto, Han Mu podía sentir el alma de Ossora y comunicarse con una transmisión de alma.

En las afueras del Pandemonio, Ossora se sorprendió de nuevo. Cuando recibió por primera vez la respuesta de la transmisión de alma, pensó que Han Shuo estaba oculto en el Valle. La energía del alma que lanzó hacia el Valle era muy ligera. Nadie debería ser capaz de detectar la diminuta ondulación de energía, salvo otro experto de su clase.

Pero cuando Ossora recibió el mensaje del alma preguntado ‘¿quién eres?’, instantáneamente se dio cuenta de que quien lo detectó no fue Han Shuo. Él se había encontrado con Han Shuo anteriormente y sabía que su alma se sentía mucho más siniestra y oscura, enormemente diferente de la inquieta y alegre alma de Han Mu.

Los dos se comunicaron usando sus almas y Ossora reveló sus intenciones. No esperaba que Han Shuo tuviera un experto con una habilidad tan enorme para sentir el alma. Eso hizo que él estuviera más determinado a ayudar a los que estaban en el Pandemonio.

“¿Ossora? Zovic alzó una ceja y explicó, “el Maestro se reunió una vez con él en el Nexo. También le regaló al Maestro una de sus Tiendas del Soberano. Parece determinado a ser nuestro amigo. Si este Soberano intercede por nosotros, quizás no tendremos necesidad de evacuar”.

“Pero ¿es de confianza?” Han Mu parecía escéptico. Preguntó, “¿cómo es su reputación en la Franja?”

“Hmm… Él tiene un perfil relativamente bajo y de los Cinco Soberanos, Ossora es el más amable. Creo que no ayuda sinceramente”, respondió Zovic.

“No podemos tomar el riesgo. Procede con la evacuación”, dijo Han Jin después de pensar por un momento, “Pequeño Madera, dile a Ossora que estamos evacuando. Si él realmente quiere ayudarnos, debe detener a Salas para que no destruya el Pandemonio”.

“¡Lo tengo!” Han Mu cerró sus ojos y se comunicó con Ossora. Una docena de segundos después, el zombi abrió sus ojos y dijo sonriendo, “Ossora acepto. ¡Vamos!”

El grupo estaba bastante perplejo. No entendían por qué Ossora haría tanto esfuerzo para ayudarlos. Sin embargo, como tenían prisa, no discutieron el asunto. Los habitantes del Pandemonio comenzaron a entrar en el túnel subterráneo que hizo Han Tu.

***

Dentro de una cordillera montañosa, varios miles de millas lejos del Pico Celestial había una zona de tierra seca y agrietada.

Unos meses antes la tierra estaba saturada con agua y fango. Cualquier bestia o humano que entrara accidentalmente en esta se hundiría en el lodo. Pero en ese momento, la tierra era seca como un hueso.

Bajo el frio cielo nocturno, extraños ruidos de agrietamiento comenzaron a sonar desde abajo del suelo. Momentos después, hubo una explosión. Como si un bastón de dinamita hubiera sido plantado bajo el suelo y fuera encendido, la tierra fue enviada a volar en cada dirección y se formó un cráter.

Una majestuosa figura masculina desnuda fue revelada mientras el polvo se asentaba. Tenía un par de ojos siniestros y helados, pero tenía una sonrisa amable en su rostro. Tenía un comportamiento demoníaco pero aun así hechizante.

Alzó su cabeza y observó el helado cielo claro y se dijo a sí mismo, “¡aunque el estado del reino no es estable y todavía tengo que comprender completamente mi nuevo poder, es suficiente para hacerme cargo de Salas!”

Después de terminar esas palabras, Han Shuo se disparó al cielo y voló hacia el Pico Celestial con una velocidad insondable.

El Pico Celestial estaba a miles de millas de él, pero sólo le tomó unos momentos completar el viaje.

Sin embargo, él descubrió que no había ni un alma en la Montaña. Se paró allí y pensó por un momento. Repentinamente, su rostro se sacudió e inmediatamente se apresuró hacia el Pandemonio.